Panorama Católico

¿A donde apunta Morales Solá?

En su columna semanal del domingo 30 de noviembre, Joaquín Morales Solá, el comentarista estrella de La Nación, termina su comentario político con unos sugestivos párrafos referidos a la interna eclesiástica argentina.

Escribe Marcelo González

En su columna semanal del domingo 30 de noviembre, Joaquín Morales Solá, el comentarista estrella de La Nación, termina su comentario político con unos sugestivos párrafos referidos a la interna eclesiástica argentina.

Escribe Marcelo González

“Un temor sordo se extiende entre los funcionarios. La crisis social, consecuencia del freno económico, podría terminar con protestas masivas, sobre todo en el conurbano. Quizá por eso la Presidenta no demoró un instante en recibir a la conducción de la Iglesia, que ha sido siempre un factor importante para la contención del reclamo social. Bergoglio será el jefe de la Iglesia hasta el final del mandato de Cristina.

“La reunión entre la Presidenta y el cardenal fue distendida, corta y evanescente. Podría haberse planteado la necesidad de reinstalar el Diálogo Argentino, la experiencia más útil que la Iglesia hizo en los últimos años a la convivencia de los argentinos. Nada. Kirchner detesta hablar de eso y su esposa se contagió de esas fobias. Estuvo el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que nada tiene que ver con la Iglesia, y faltó sonoramente el jefe de Gabinete, Sergio Massa.

Massa arrastra un pecado. Propuso como embajador en el Vaticano a su asesor oficial, el empresario Jorge O´Reilly, que milita en el sector ultraconservador de la Iglesia. En mayo pasado se reunió en la Nunciatura con importantes diplomáticos vaticanos. Actuó casi como un embajador de hecho y presentó un documento con su firma en el que proponía varias decisiones para recomponer la relación dañada con el Vaticano. Tras algunas ideas obvias, el funcionario escribió un párrafo que explotó entre diplomáticos y sacerdotes: "Sería favorable el desplazamiento del arzobispo de Buenos Aires", sugirió. Pedía, lisa y llanamente, el relevo de Bergoglio, uno de los cardenales más prestigiosos en el Vaticano, de su sede apostólica en Buenos Aires.

“La información fue confirmada por tres obispos y por una alta fuente del propio Vaticano. El documento existe, aunque no está firmado por Massa, sino por su asesor. El asunto llegó a tratarse en una reunión de la Asamblea Permanente de los obispos argentinos. Finalmente, O´Reilly no fue designado embajador y el cargo se lo llevó Juan Pablo Cafiero, un hombre querido por la Iglesia. Dios oyó el ruego unánime y desesperado de sus obispos. Relevo de Bergoglio. Premura para recibir a Bergoglio. ¿Dónde está el verdadero gobierno?”

Subrayados nuestros.

Fuente: La Nación

Algunas preguntas

¿Por qué se revela este dato en noviembre, cuando es de mayo? ¿Por qué en la columna política más leída de la Argentina? ¿Por qué tras la reunión Bergoglio- Cristina?

O’Reilly es un conocido militante por la misa tradicional. Esto le ha valido la persecución de su obispo, Jorge Cassareto, del propio Primado y toda la runfla que maneja los cargos directivos y la “caja” de la Iglesia argentina.

Su paper al Vaticano, si es verdadero lo que dice Morales Solá, podría interpretarse como un acto de ingenuidad del embajador en ciernes, o por el contrario, como un acto de realismo. Si realmente esperaba llegar al cargo, ese comentario le achicaba notablemente las chances de recibir apoyo de la estructura burocrática del cuerpo colegiado. Si sabía que aún llegando a tan importante posición nada podría hacer mientras el episcopado argentino esté bajo la férula de hierro del Cardenal Primado, sujeto a sus maniobras sinuosas y muchas veces incomprensibles, el Sr. O’Reilly ha debido jugar una carta más “patriótica”: dejar constancia en papeles que no carecen de valor de que la situación actual está llevando a la Iglesia local a la ruina espiritual, moral y, en cualquier momento nos sorprenderá tal vez la noticia, inclusive material.

Sabemos que Bergoglio jugó (o fue jugado) como carta del progresismo más radical, liderado por un notorio heterodoxo, el cardenal Martini, candidato fallido al papado del sector progresista, a causa de la larga sobrevida del Papa Juan Pablo II que lo dejó fuera de edad, además de su precaria salud. Esto es lo que para Morales Solá lo convierte en uno de los cardenales más prestigiosos.

Se olvida de que el Papa decidió ir a Brasil para la reunión de la CELAM, cuando la candidatura más votada para sede de la reunión era la de la Argentina. Se olvida de que el Secretario de Estado, Card. Bertone, no fue recibido por el Primado cuando su visita para la beatificación de Ceferino Namuncurá, durante el año 1997. Y que se reunió con el entonces presidente Kirchner sin la presencia de ninguna autoridad eclesiástica argentina. Se olvida que el Delegado pontificio para la celebración de los 30 años del tratado por el Beagle, logrado por mediación del Vaticano, es el Cardenal Arzobispo de  Sao Paulo, y el representante argentino, el obispo de Trelew, Mons. Romanin.

O bien no se olvida, y por eso deja un final abierto y ambiguo a su comentario.

¿El comentario de Morales Solá es un ataque a O’Reilly y a algunos obispos de su amistad que no son de obediencia bergogliana, (a los cuales decide ignorar hablando de que “Dios oyó el ruego unánime y desesperado de sus obispos.”) o es una sugerencia de que el poder del primado no está tan firme como parece?  Tal vez una apuesta doble.

En fin, este indicio señala que está brotando un ala de oposición en la CEA, y que ese brote pudo tener un fuerte crecimiento con la colocación de un embajador. Y a estas instancias no se llega solo por ser asesor del Jefe de Gabinete nacional. Hay una pata romana que sostiene. Habrá que ver como sigue la lucha, pero al menos queda una esperanza de encontrar algo de agua en el desierto más estéril por el que ha transitado la Argentina católica en toda su historia.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube