Panorama Católico

A los Obispos de Entre Ríos y a sus hermanos en el Episcopado

Con todo respeto nos dirigimos a vosotros luego de leer la carta que el 14 de Junio pasado dirigisteis a los fieles de Entre Ríos.

Con todo respeto nos dirigimos a vosotros luego de leer la carta que el 14 de Junio pasado dirigisteis a los fieles de Entre Ríos.

El pueblo todo de la República, no solamente de Entre Ríos, esperaba, en esta angustiante hora, la voz enérgica, clara y definitoria de los sucesores de los Apóstoles, de los representantes de la Religión Verdadera fuera de la cual no hay salvación, de los que tiene que hacer de su lengua espada de dos filos que diga sí, sí, no. no. Pero salís, vuestras excelencias reverendísimas, con este mensaje anodino, politiquero y mediocre.

La Paz es consecuencia de la Justicia, si no la hay, no habrá paz ninguna como no sea la de los cementerios. El diálogo no es un bien en sí mismo y nada garantiza. Para que dé frutos se presupone la Caridad. Por eso Jesucristo Nuestro Señor evitó dialogar con el Demonio cuando lo tentaba, le contestó secamente con la Escritura.

¿Creéis que se puede "dialogar" sinceramente con los perseguidores más terribles que a tenido la Iglesia en la Argentina desde 1810?

¿Ocaso quien ha impedido, no hace mucho tiempo, el ministerio de un Obispo de la Santa Iglesia Católica, con el silencio cómplice si no cobarde de todos vosotros, va a respetar en el "diálogo" a los compatriotas a quienes quiere despojar sin más trámite de sus propiedades?

¿Cesará en su plan de sovietizar la Argentina quien mantiene recluido en sórdidas mazmorras a un sacerdote de Cristo condenado en nulo e inconstitucional juicio por un tribunal especial y leyes posteriores a la comisión de los supuestos delitos, mientras vosotros cerrabais "prudentemente" la boca o la abríais para convalidar la iniquidad, como lo hizo el vergonzante cardenal Jorge Bergoglio, apenas conocido el fallo y sin leer sus fundamentos?

Los responsables del asesinato de niños antes de nacer, los que propenden a la promiscuidad y el contagio del SIDA con sus campañas públicas de reparto de preservativos, los que están escandalizando a nuestros hijos con planes de "degeneración" sexual desde la más tierna infancia. Quienes nos los han quitado dictando leyes que extinguen la patria potestad: ¿Van a ser convencidos ahora en la mesa del diálogo?

Lo que debéis decir es que estamos en manos de una cruel tiranía, de un secta violentísima, otrora echada de la Plaza de Mayo, que ha usurpado el poder destruyendo la legalidad y enterrado la República.

Debéis decir que se intenta destruir los pilares del Orden Romano: la Religión Verdadera, las Fuerzas Armadas, la Familia, y la Propiedad. Debéis decir que, habiéndose ya desmantelado e infiltrado a las FFAA y escarnecido y afrentado a la Iglesia, desde el campo argentino comienza el rescate de la Patria, a partir de la Familia tradicional, que sale a defender no solamente la Propiedad, sino el estilo de vida argentino y católico.

Y finalmente os corresponde a vosotros, poneros a la cabeza de los fieles para impetrar del Dios de los Ejércitos, el fin de los perseguidores más crueles y sutiles de la Santa Religión de Jesucristo en nuestro suelo que son, por ello, enemigos máximos de la Nación.

Para decir lo mismo que Carrió, o Macri, más os valdría mantener la boca cerrada. Así en el día del Juicio, vuestra alma marcada con el sello indeleble de la plenitud del sacerdocio, sea solamente acusada por haber abandonado a vuestras ovejas frente al lobo y no, además, por confundir al rebaño en plena batalla.

Mas, cuando vino Pedro a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión.
(Gal 2, 11)

Queridos Hermanos:

Los obispos de la Provincia de Entre Ríos, en los difíciles momentos que estamos viviendo, como pastores, hermanos y como nos dirigimos a los cristianos y a todos los que profesan fe en Dios, en las diversas confesiones religiosas, pidiendo que oremos con mayor insistencia y con renovada confianza en el Señor.

Con todos queremos pedir la Paz en nuestra Patria y en nuestros corazones, rogando por la solución de esta situación que, al agravarse, amenaza llevar a una fragmentación social.

Queremos pedir al Señor que nos de la sabiduría necesaria para esta hora, y dirija los corazones de las autoridades y de los responsables involucrados a fin de que en el camino de “la razón y la justicia” garanticen el bien común de todos.

Queremos pedir enfáticamente que todos, autoridades, responsables de las organizaciones y pueblo, encontremos el camino del diálogo abierto, leal, sincero y tengamos serenidad para superar las dificultades presentes.

Convocamos a todos a orar por la paz y que todos logremos ser gestores de la paz, de la justicia, de la cordial pertenencia a nuestra Patria en la que queremos trabajar para hacerla cada vez más fraternal.

Los obispos de las diócesis de Entre Ríos

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *