Panorama Católico

A los papas les pasará lo mismo que a los reyes de Francia

Sor Lucía de Fátima cuenta una revelación de gran importancia que ella recibió en Rianjo, cerca de Pontevedra, en agosto de 1931: “En una comunicación íntima Nuestro Señor me dijo, quejándose: “¡No quisieron escuchar mi petición!… Como a los reyes de Francia, se arrepentirán, lo harán, pero será tarde.

Sor Lucía de Fátima cuenta una revelación de gran importancia que ella recibió en Rianjo, cerca de Pontevedra, en agosto de 1931: “En una comunicación íntima Nuestro Señor me dijo, quejándose: “¡No quisieron escuchar mi petición!… Como a los reyes de Francia, se arrepentirán, lo harán, pero será tarde. Rusia ya habrá difundido sus errores en el mundo, provocando guerras y persecuciones contra la Iglesia. El santo padre tendrá mucho que sufrir”.

Infidelidad y castigo de los reyes de Francia.

Desgraciadamente la devoción al Sagrado Corazón no fue siempre bien recibida. En junio de 1689, Santa Margarita María comunicaba al Rey Luis XIV el deseo manifestado por el Sagrado Corazón de reinar sobre el corazón del Rey, y por este sobre todas las naciones:”El Rey obtendrá su nacimiento de gracia y de gloria por la consagración que hará de sí mismo a mi Corazón adorable, que quiere triunfar sobre el suyo, y por su intermedio, sobre los grandes de la tierra. Quiere reinar en su Palacio, ser pintado en sus estandartes y grabado en sus armas, para heacerlas victoriosas de sus enemigos, abatiendo a sus pies a esas cabezas orgullosas y soberbias para hacer triunfar sobre todos los enemigos de la Santa Iglesia".

Por designio incomprensible, el rey no hizo la consagración pedida y en los últimos años de su reinado la masonería y los filósofos impíos empezaban su trabajo destructor.

A un siglo exacto de este pedido, el 17 de junio de 1789, el Tercer Estado se declara soberano y da comienzo a la llamada Revolución Francesa, una de las más sangrientas de la historia, que acabó con la casa real y buena parte de la nobleza y el clero. Un notable paralelismo con la bolchevique de 1917…

Tomado de Panorama Católico Internacional, Nº 3: La Consagración al Sagrado Corazón.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *