Panorama Católico

¿A qué raza pertenece Ceferino Namuncurá y cual es su “religiosidad”…?

Con inmensa gratitud a Dios queremos compartir con todos ustedes la buena noticia de la Beatificación de CEFERINO NAMUNCURÁ, que celebraremos el próximo 11 de noviembre en Chimpay (Río Negro).

Celebrar la beatificación de Ceferino es alegrarnos por el reconocimiento del significado de su vida y de sus virtudes. Y así, quienes peregrinamos en este mundo lo descubrimos como:

Con inmensa gratitud a Dios queremos compartir con todos ustedes la buena noticia de la Beatificación de CEFERINO NAMUNCURÁ, que celebraremos el próximo 11 de noviembre en Chimpay (Río Negro).

Celebrar la beatificación de Ceferino es alegrarnos por el reconocimiento del significado de su vida y de sus virtudes. Y así, quienes peregrinamos en este mundo lo descubrimos como:

– modelo de encuentro con Cristo y cercanía de Dios hacia la humanidad; – ejemplo claro del Evangelio hecho vida en lo cotidiano; – fuerza y sostén en las fragilidades y debilidades; – encuentro y aceptación de otra cultura y religiosidad.

En nuestro caminar como Pueblo de Dios en la Argentina, Ceferino es una clara invitación, entre otros aspectos:

* a descubrirnos hijos de Dios, necesitados de Dios, desterrando así toda autosuficiencia. Desde pequeño, Ceferino, a la luz de la religiosidad de su raza y luego con el acontecer de la fe cristiana en su vida, se descubrió en las manos de Dios, necesitado y agradecido al Dios creador y Padre de todos,

Del documento de la CEA al término de la 94ª Reunión Plenaria de los obispos argentinos.

Comentario Druídico: Hay algo que no queda claro: Ceferino era mestizo pues su madre, Rosario Burgos, era una cautiva, es decir, una esclava -chilena- de raza blanca y de religión católica. ¿Cuál es la raza de Ceferino y cuál la “religiosidad” de “esa raza”. Se refiere al padre, Manuel Namuncurá, araucano? Ceferino fue bautizado a los 3 años y educado como cristiano. Sin duda su madre ha tenido una influencia en esto, y ¿por qué no su padre? que llevaba nombre cristiano y mandó educar a Ceferino con los huincas salesianos.

Los padres salesianos tuvieron buen recaudo en proteger a los araucanos, pero también de alejarlos de sus bárbaras costumbres, como por ejemplo la de esclavizar mujeres, violentarlas y abandonarlas a la ira de las otras indias del aduar apenas caían en desgracia. También asaltar poblaciones, saquearlas, incendiarlas y practicar costumbres de una inimaginable crueldad, propias del paganismo más bárbaro.

Sería muy útil que los indigenistas, con o sin mitra, leyeran “Una Excursión a los Indios Ranqueles”, de Lucio V. Mansilla. O los títulos que recomienda en nota sobre el tema el Dr. Olmedo Alba Posse en esta misma web: “Las cautivas” por Estanislao S. Zeballos – del libro “Gestiones del
Arzobispo Aneiros a favor de los indios hasta la conquista del
desierto” escrito por el cardenal Santiago Luis Copello. Muy
recomendable para prelados y clérigos del siglo XXI. <7p>

O el propio Martín Fierro.

A veces uno duda si son heterodoxos o meramente ignorantes. Tal vez ambas cosas, lo que resultaría trágico.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *