Panorama Católico

Abusos litúrgicos en la Diócesis de 9 de Julio

Parecen calcados, pero no por conspiración, sino porque reflejan la misma realidad. Los testimonios de abusos litúrgicos (“de esos tenemos miles”, nos dicen en Culto Divino) sobrepasan lo imaginable, en cantidad y gravedad de los hechos. Va uno de los más frecuentes.

Parecen calcados, pero no por conspiración, sino porque reflejan la misma realidad. Los testimonios de abusos litúrgicos (“de esos tenemos miles”, nos dicen en Culto Divino) sobrepasan lo imaginable, en cantidad y gravedad de los hechos. Va uno de los más frecuentes.

Carta de un fiel de 9 de Julio, Bs. As., Argentina

Estimado Marcelo, le escribo desde esta diocesis progresista del interior de la provincia de Bs As. llegue a este lugar en junio y 3 dias despues empezaron los problemas con los curitas del lugar. En la solemnidad del Sagrado Corazón me negaron la comunión en el monasterio de monjas carmelitas descalzas (si es que se las puede llamar monjas por seguir unas constituciones relajadas a tal punto que no hay rejas ni clausura como tal).

El parroco, Mons. Carlos Arive, de la catedral de la diócesis, me dijo en la misa al llevarle las ofrendas que si comulgaba de rodillas no me daba la comunion: me sorprendió a las 8 de la mañana y para evitar escándalo hice genuflexion. En la catedral y en dias sucesivos comulgué ante ministros extraordinarios de la comunion para evitarlo, pero un día me llamó y me dio un sermón: que mi forma brusca de comulgar era incomoda para la comunidad que esta acostumbrada a comulgar con la mano (que ellos impusieron) y que me prohibía hacerlo, que no lo contradiga porque es el párroco y hay que hacer lo que el diga. Le traté de comunicar que la Instrucción Redemptionis Sacramentum dice lo contrario. Me interrumpió con un exabrupto: Yo se lo que dice la Redemptionis Sacramentum. Y yo la interpreto, ¿por qué? Porque soy el párroco y me corresponde dictar las leyes.

Elevé mi queja al obispo que por escrito. Me dijo que nadie puede negárme la comunión en de rodillas. Lo hizo ante mi expreso pedido de respuesta por escrito y detallarle al párroco con fuentes de documentos litúrgicos los abusos e irreverencias cometidas por el cura. Agregó en la carta que mi concepto de la liturgia es erróneo y pidió que lo viera.

Acudí a la entrevista y al conocer mi situación de viva voz, me recomendó que comulgara en lugares o momentos en que haya poca gente para evitar problemas por ejemplo, caídas de algun fiel que estuviera detrás mío (como si yo fuera idiota). Le dije que lo haría siempre y él último de todos para evitar lios y entre idas y vueltas gane la pulseada. Me recomendó que no le diera importancia al tema, a lo que respondi: si no es importante comulgar de rodillas, ¿porque el párroco me lo prohíbe? Deberia darle tambien poca importancia. La respuesta fue un rotundo silencio…

Dias despues me niega la comunion otro sacerdote que por boca del párroco anterior conoce la situacion y al ir a comulgar me hace levantar delante de todo el mundo. No quise hacer nuevamente, asi que lo acepté, pero elevé mi queja al Nuncio Apostolico, quien respondió a una carta enviada por mí dándole a conocer también otros abusos de otras diocesis. De esta segunda no recibi respuesta, siendo enviada en setiembre. Los abusos se siguen cometiendo como si nada: la comunion se da sin patena, los ministros extraordinarios no tienen vestimentas, los sacerdotes dan la comunion de la manera más irreverente, como si fuera una galleta.

En el altar de la catedral, que está en un lateral, hay un corporal siempre abierto, juntando mugre todos los dias y eso que desde hay sacan las sagradas formas para la misa y los enfermos. No lo renuevan nunca, acumulando tierra durante días.

Un sacerdote baila con palmas en misa de niños, otro en la consagración parte la hostia. Esto ya fue denunciado al Nuncio. Como no recibi respuesta, elevaré mi queja a la Congregacion del Culto Divino para que vea si el Nuncio transmitió o no mi queja.

Ni quiero pensar en los cantos que son de lo peor, ni en ese fraile carmelita, ordenado hace 6 meses, rompiendo la supuesta clausura de las monjas, bajándose del altar en la misa y bendiciendo a cada monja como si le diera la extremauncion a cada una… y aunque me retiré indignado, seguirian allí los pocos fieles que había.

Monseñor esta ocupado visitando otras localidades de la diocesis en su auto nuevo, mientras mira su Rolex de luja para ver la hora, regalo que contradice su condicion de monje. ¡Ah! y hablando de monjes, es común ver a un benedictino sin su hábito y como seglar caminando por las calles. Todavia no conoci a otra adquisicion de la diócesis, un cura sacado de allí hace 30 años porque corria riesgo su vida, por ser tercermundista y estar perseguido por los militares. Se llama Barbudo y estuvo en Santiago del Eestero.

Espero que haga conocer estas pesimas situaciones y por favor que nadie venga a esta diocesis, porque da asco.

Gracias.

Firma real

Nota: las ilustraciones no corresponden a los hechos relatados aquí.

Comentaro Druídico: es un botón de muestra. Esto pasa en casi todas las diócesis, a veces a disgusto de sus obispos, aunque no tienen el coraje o la autoridad para imponerse. Las medidas correctivas de Roma puede ser que vayan saliendo pronto. Pero, ¿quién las va a aplicar? ¿El padre Barbudo?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
17/08/2009 a las 3:46 am

Tramitando abuso, Nicole
También estoy tramitando otro abuso, y para instrucción de todos quiero dejar en claro lo que avala la comunión de rodillas, y otras partes de la liturgia, sacado de la “Redemptionis Sacramentum”

[91.] En la distribución de la sagrada Comunión se debe recordar que «los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos».[177] Por consiguiente, cualquier bautizado católico, a quien el derecho no se lo prohiba, debe ser admitido a la sagrada Comunión. Así pues, no es lícito negar la sagrada Comunión a un fiel, por ejemplo, sólo por el hecho de querer recibir la Eucaristía arrodillado o de pie

[94.] No está permitido que los fieles tomen la hostia consagrada ni el cáliz sagrado «por sí mismos, ni mucho menos que se lo pasen entre sí de mano en mano».[181] En esta materia, además, debe suprimirse el abuso de que los esposos, en la Misa nupcial, se administren de modo recíproco la sagrada Comunión.
[104.] No se permita al comulgante mojar por sí mismo la hostia en el cáliz, ni recibir en la mano la hostia mojada. Por lo que se refiere a la hostia que se debe mojar, esta debe hacerse de materia válida y estar consagrada; está absolutamente prohibido el uso de pan no consagrado o de otra materia.

91 y 94 son abusos de carácter grave

Más información http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccdds/documents/rc_con_ccdds_doc_20040423_redemptionis-sacramentum_sp.html

CONSEJO: busquen los lugares donde se de la Misa en latín, forma extraordinaria y
denuncien estos abusos, haciéndolo con la mayor caridad.
Gracias S.S. Benedicto XVI, por Summorum Pontificum



Anónimo
17/08/2009 a las 12:19 pm

Misa ORDINARIA
Y ¡para que va a esas MACUMBAS?

Dios NO AMA la ORDINARIA. Por los frutos. Y si hay alguno es A PESAR. Como el que vive cristianamente y se sirve del pastor Giménez.

La ORDINARIA ya es EL ABUSO.

Las cosas claras.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *