Panorama Católico

Aceptar la dictadura de lo “políticamente correcto”, es prostituir el alma, dice el Papa

"Me vienen a la mente unas bellísimas palabras de San Pedro, en el primer capítulo, versículo 22 de su primera carta. En latín suena así: "Castificantes animas nostras in oboedientia veritatis". La obediencia a la verdad debe 'castificar' nuestra alma y así guiar a la palabra recta y a la recta acción.

"Me vienen a la mente unas bellísimas palabras de San Pedro, en el primer capítulo, versículo 22 de su primera carta. En latín suena así: "Castificantes animas nostras in oboedientia veritatis". La obediencia a la verdad debe 'castificar' nuestra alma y así guiar a la palabra recta y a la recta acción. En otros términos, hablar para buscar el aplauso, hablar orientándose a todo lo que los hombres quieren oír, hablar obedeciendo a la dictadura de la opinión común debe considerarse una especie de prostitución de la palabra y del alma. La 'castidad' a la que alude el apóstol consiste en no someterse a este estándar, a no buscar el aplauso sino la obediencia de la verdad. Y pienso que esta quizás sea la virtud fundamental del teólogo, esta disciplina tan dura de la obediencia a la verdad que nos hace colaboradores de la verdad, bocas de la verdad, porque no hablamos nosotros en medio de este humo de palabras de hoy, sino realmente purificados y dispuestos castamente a la obediencia de la verdad, la verdad habla en nosotros. Y así podemos ser verdaderamente portadores de la verdad".

S.S. Benedicto XVI a los miembros de la Comisión Internacional de teólogos, 6 de octubre de 2006.

Fuente. Settimo Cielo, de Sandro Magister

http://blog.espressonline.it/weblog/stories.php?topic=03/04/09/3080386

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *