Panorama Católico

Agradecer, pedir, rezar…

 
 
 
El mes de mayo nos ha sido propicio. Superamos largamente las 80.000 visitas. Daremos el número final el domingo, cuando cierre el conteo. Debemos agradecer.
 
 
 
Escribe Marcelo González

A los que han seguido y apoyado Panorama Católico desde un comienzo, allá por el año 2000 cuando solo salíamos en soporte papel; a los que se han ido incorporando a lo largo de estos años; a los que nos han ayudado a dar un salto cuantitativo sorprendente, vaya nuestro agradecimiento.

En mayo pasamos largamente las 80.000 visitas. La participación en los foros es muy activa y, aunque algo caótica, creemos que puede ser un buen lugar para buscar información y opiniones. También para confrontar ideas. No siempre tenemos bien en claro la doctrina y a veces nos sorprende advertir que lo que dábamos por cierto, en realidad es erróneo. Gracias a nuestros comentaristas “eruditos”. Nos ilustran con su sabiduría y nos edifican con su paciencia.

Y si bien crecemos en visita, no así en apoyo económico, al contrario. Es verdad, se viven tiempos difíciles, de gran incertidumbre en la Argentina y en el mundo. Sabemos que no se puede apoyar todo. Tampoco nadie debe descuidar sus deberes primordiales por sostener una web católica. Sin embargo, nuestro sitio de algún modo representa a la parte más sana del catolicismo y es punto de referencia de muchos. Lo podemos decir sin presunción, porque no es mérito nuestro. Es un misterioso designio de Dios que hace lo que quiere, así como puede querer que desaparezcamos mañana mismo. Él nos guarde.

Así, pues, los que vean en esta web un servicio a la Iglesia y a la verdad, no olviden que no solo de pan vive el hombre, pero también de pan. Y por ello cotidianamente lo pedimos a Dios en la oración dominical. Nuestro Señor pudo multiplicarlos en el desierto, hará otro tanto si El lo quiere, pero las causas segundas son Uds.

Crisis mundial

En Europa ya se siente el golpe recesivo y el modelo de la abundancia ha revelado su verdadera faz: se está ahogando la economía, las deudas sofocan a las familias, ha colapsado el sistema jubilatorio, nadie cree tener deberes, solo derechos. La vida se vuelve inviable.

Africa: un matadero.

Asia: el triunfo del paganismo y el consumismo.

Hispanoamérica: tan lejos de Dios, tan cerca de los EE.UU. (¿de Obama?)

La Argentina desquiciada. Marchamos hacia el abismo. El gobierno quema sus últimos cartuchos. Pareciera tener los días contados, tal vez en términos de semanas… no se puede precisar. Depende de su grado de enajenación. Ahora que tiene un rival enfrente, al menor amague de resistencia, indefectiblemente colapsará. Dios quiera sea sin sangre.

Motivos de más para mantener encendida la antorcha.

Iglesia

El enésimo ataque del Card. Martini a los fundamentos de la Fe no debe hacerse rutina. Estos hombres están decididos a demoler la Iglesia. Hoy más que nunca: velar y orar.

Velar, es lo que hacemos en nuestra web. Estamos alertas, señalamos a los enemigos, alertamos a los confundidos, marcamos los errores, según nuestro leal saber y entender, en base a lo que la Iglesia siempre ha enseñado.

Y sobre todo, decimos lo que casi nadie dice. Privilegio de no tener ni compromisos ni dependencias (y tal vez tampoco una prudencia elemental). En fin, el mundo se pudre en el silencio y la “prudencia”, en la murmuración y la queja vana. Hay que hablar, animarse, respirar el aire fresco de nuestras convicciones vividas sin terror. Dios no nos echará de su Iglesia por defenderlo. Basta de pánico.

A este respecto casi cotidianamente sabemos de más sacerdotes que se pasan al Rito Tridentino. Esto es un acto de gallardía espiritual, hoy, comparable con el martirio. Y así de fructífero para los fieles. ¡Adelante, padres! Nuestras oraciones están con Uds. y todo lo que gusten mandar. Quedan pechos católicos alentados por el calor de la Caridad. ¡Adelante! Es el momento de Dios, pero está en sus manos, en sus manos consagradas, traer a Dios sobre altares dignos y rendirle un culto digno.

¿Qué podemos esperar de El después de esto sino sus bendiciones?

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *