Panorama Católico

Alberto Caturelli: La Iglesia Católica y las Catacumbas de Hoy

Anticipando un comentario más amplio ofrecemos a nuestro público la noticia de la salida de "La Iglesia Católica y las Catacumbas de Hoy", de ediciones Gladius.

 

Anticipando un comentario más amplio ofrecemos a nuestro público la noticia de la salida de "La Iglesia Católica y las Catacumbas de Hoy", de ediciones Gladius.

 

Del Prólogo del autor

“Entonces el Señor dijo a Pablo de noche en una visión: ’No temas, sino habla y no calles’” (Act 18,9). El Apóstol había sido rechazado por los judíos de Corinto y aunque se había “dado todo entero a la palabra” (v.5) su cosecha parecía nula y entonces decidió dirigirse a los gentiles.

Este mandato se dirige principalmente a los apóstoles que tienen el sacerdocio ministerial y, por eso, participan realmente de la autoridad de Cristo; pero también alcanza a todo cristiano que tiene el sacerdocio común de los fieles y carece de la autoridad ex officio. Pero sus deberes y funciones tienen su fundamento sacramental en el Bautismo y en la Confirmación. De modo que la exhortación a no temer, a hablar y no callar, a todos obliga; el hablar, el no callar no se refiere solamente a la fiel transmisión del depósito revelado sino también (aunque en el fondo sea lo mismo) a la vida concreta, a la docencia, a la defensa de la fe y de la Iglesia, a los pequeños asuntos cotidianos que son un hablar participado (sin “palabras” audibles) y frecuentemente son un hablar explícito y doctrinal. Todos estamos llamados. Y el mandato de no callar a todos nos obliga, siempre que tengamos algo de qué hablar.

De eso se trata. He tenido algo de qué hablar en el seno de la vida de la Iglesia; por eso, no callo. Del inevitable no callar ha nacido este libro.

La obra reúne trabajos distribuidos en dos tiempos: un grupo de reflexiones formuladas y publicadas en los años 1973 y 1974; otro, al cabo de más de treinta años de distancia, constituido por trabajos publicados en la década del noventa, hasta el año 2006.

El primer grupo apareció como volumen en 1974 (La Iglesia Católica y las catacumbas de hoy, 150 pp., Editorial Almena, Bs. As., 1974) y ahora constituye la primera parte de esta obra que lleva como subtítulo la “autodemolición” de la Iglesia, expresión utilizada por Pablo VI al considerar la actividad negativa ejercida desde dentro de la Iglesia militante. Sabemos que el Cuerpo Místico es “indemolible”: el Papa quiso señalar dramáticamente la presencia activa de la carcoma cuya larva roe y taladra la madera hasta volverla polvo y derrumbar toda la estructura. Quiso referirse a la “teología” progresista y al secularismo demoledores.

La primera parte está penetrada del problema de la secularización y la consiguiente corrupción de lo sobrenatural y ruina de lo natural. La universalidad del problema y el aparente retroceso de la Iglesia en el mundo, me llevó a hablar de “las catacumbas de hoy”. Fue publicada antes que en el libro, en las revistas Sapientia y en Universitas y Mikael, hoy desaparecidas.

La segunda parte está constituida por estudios que fueron publicados o escritos (con una sola excepción, el capítulo VI) en la década del ’90 y el año 2006. La he subtitulado: La Iglesia demolida. Quiero decir que aquella carcoma que roe y taladra toda la estructura, parece haber completado su tarea hasta tal punto que la iniquidad se ha derramado por el mundo. La “pequeña grey” se encuentra sitiada y el espíritu del mundo habla ya de un postcristianismo; parece llegada la hora de que el pequeño David recoja del río los cinco guijarros, tome su zurrón y su honda para enfrentar a Goliat. Al humilde pastor que parece derrotado, le espera la victoria.

Salvo cuatro capítulos, inéditos en el momento en que escribo, todos los demás vieron la luz en la revista Gladius que se ha constituido en voz y trinchera de nuestra agonía; sin ella nos faltaría una vía segura y permanente para la sana doctrina. Otros aparecieron en volumen colectivo y uno de ellos (el capítulo sobre la Fides et Ratio) en Vertebración de la Universidad de Puebla.

Retoma el tema central de la primera parte desde el proceso de descomposición de Occidente que hiere gravemente a la Iglesia con el relativismo gnoseológico, moral y teológico y afecta la esencia misma de la vida de la gracia; genera esa monstruosidad cínica de muchas “teologías” sin Dios; se abre paso un falso ecumenismo opuesto al predicado por la Iglesia y se intenta la “demolición” de la naturaleza jerárquica del Cuerpo Místico (la “Iglesia democrática”) en compromiso pseudo dialogante con el mundo como mundo.

A quienes aman y defienden la Iglesia, les espera la “conspiración del silencio” que denunciaba San Pío X. Nada nos puede hacer perder el humor cristiano. También el humor va implícito en la exhortación paulina: “No temas, sólo habla y no calles”. Al final, hablará Él.

Alberto Caturelli

Consígalo en

Editorial y Distribuidora
Hipólito Yrigoyen 1970 (C1089AAL) Buenos Aires
República Argentina | Telefax 4952-8383

ventas@vorticelibros.com.ar

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *