Panorama Católico

Algo mas sobre el levantamiento de las excomuniones

Como dijimos en nuestro artículo “Una cuestión con muchos bemoles” el superior de la Fraternidad San Pío X tomo la acertada DECISION RELIGIOSA, de realizar una cruzada de rosarios, para implorarle a la Ssma- Virgen la gracia de la “supresión del decreto de excomunión” de los cuatro obispos de la congregación.

Esto significa entonces que para justipreciar correctamente los hechos hay que hacerlo desde esta perspectiva religiosa.

Lo que ocurrió, como ya sabemos, fue que el Santo Padre -contra viento y marea- levantó la excomunión, que aunque en si misma inválida, pesaba legalmente sobre los obispos tradicionalistas.

Escribe Alberto G. del Castillo

Como dijimos en nuestro artículo “Una cuestión con muchos bemoles” el superior de la Fraternidad San Pío X tomo la acertada DECISION RELIGIOSA, de realizar una cruzada de rosarios, para implorarle a la Ssma- Virgen la gracia de la “supresión del decreto de excomunión” de los cuatro obispos de la congregación.

Esto significa entonces que para justipreciar correctamente los hechos hay que hacerlo desde esta perspectiva religiosa.

Lo que ocurrió, como ya sabemos, fue que el Santo Padre -contra viento y marea- levantó la excomunión, que aunque en si misma inválida, pesaba legalmente sobre los obispos tradicionalistas.

Escribe Alberto G. del Castillo

Consecuentemente el superior general, en carta a los fieles del 24/I/09 aludió en primer lugar al millón setecientos mil rosarios ofrecidos para conseguir “por la intercesión de Ntra Señora el fin de este oprobio”.

 En segundo lugar, invitó a todos a “agradecer a la Ssma. Virgen” por tan fausto acontecimiento, que consistió en “inspirar al Santo Padre este acto unilateral, benevolente y valeroso”.

Y para mejor valorar la trascendencia que tiene esta loable decisión pontifical, planteémonos  el siguiente interrogante: ¿qQué habría sucedido si Roma, reparando en su invalidez no se hubiera animado a decretar a excomunión? Pues sencillamente que la congregación habría crecido en progresión geométrica, y el peso de la reacción tradicionalista ya se hubiera hecho sentir en el mismísimo Vaticano.

Desgraciadamente en cambio -si bien inválidamente- la excomunión fue decretada en julio del ‘88, lo que les proporcionó a los obispos y sacerdotes enemigos de la tradición una terrible y eficacísima arma para coaccionar y engañar impunemente a los fieles. No se puede negar que para una abrumadora mayoría la legalidad del decreto fue un hecho decisivo, y solo una ínfima minoría, reparando en su insanable invalidez, tuvo el coraje de oponerse y de ignorarlo.

Y entonces, pese a su nulidad, la excomunión fue hasta el 21 de enero del corriente, una pesada lápida.

No queremos terminar esta breve nota, sin recomendar a nuestros amables lectores, que de ahora en más, en el rosario diario le pidamos a la Ssma. Virgen un TERCER MILAGRO: el de que por su omnipotente mediación ROMA ABJURE DEL MODENISMO Y VUELVA A LA TRADICIÓN BIMILENARIA.       

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube