Panorama Católico

¿Ante un Nuevo Caso Baseotto?

La declaraciones televisivas de Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, han desatado una tormenta de críticas gubernamentales y mediáticas. No por nada. Son el primer contragolpe efectivo de la Iglesia a las políticas de corrupción de la familia que realiza el Estado Nacional.

“Yo sé que finalmente Dios perdona,
Dios perdona cualquier cosa, pero el sida no perdona”.

Ginés González García, Ministro de Salud de la Argentina.

La declaraciones televisivas de Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, han desatado una tormenta de críticas gubernamentales y mediáticas. No por nada. Son el primer contragolpe efectivo de la Iglesia a las políticas de corrupción de la familia que realiza el Estado Nacional.

“Yo sé que finalmente Dios perdona,
Dios perdona cualquier cosa, pero el sida no perdona”.

Ginés González García, Ministro de Salud de la Argentina.

Escribe Marcelo González

” ¡Esto no puede llamarse educación sexual porque de educación no tiene nada!. Es sólo instrucción descaminada e inicios de corrupción. Habría que decir que se trata de una corrupción legal. Y digo legal porque existe un marco legal que, desgraciadamente, lo autoriza y se trata de una invasión intolerable de los derechos de los padres respecto de la educación de sus hijos. Les recuerdo que estoy hablando sobre el ejemplo de chicos y chicas de trece años”.

“Aquí se juega una cosa muy delicada y muy grave. Me parece que tenemos el derecho de hablar de corrupción porque aquí se está desviando la orientación de los chicos de una vida verdaderamente sana. Además se los está engañando haciéndoles creer que esta “vacuna” es válida cuando uno sabe perfectamente cuales son las consecuencias”.

“Aquí hay una incitación, dicho con palabras un tanto anticuadas, a la fornicación, a la lujuria, a la promiscuidad y a todo aquello que disuelve a la persona y, en definitiva, disuelve a la familia y a la sociedad”.

“Todo esto ocurre al amparo de las leyes. Los padres de familia que están escuchando y conocen todo esto tienen que hacer todo lo posible por enterarse que se enseña a sus hijos en los colegios. Y digo en todos los colegios no sólo en los estatales sino también en los de gestión privada y aún en aquellos del sistema educativo católico”.

Estas, entre otras palabras, han sido las que desataron las iras del gobierno kirchnereano, en particular del sector más empeñado en la corrupción de los principios morales básicos de una sociedad sana. De allí que el arriba citado G.G.G. haya recurrido a su menguado ingenio para devolver en tono burlón unos cargos más dolorosos por la investidura de quien los formula que por lo novedosos.

De hecho la acusación ha sido formulada permanentemente por los movimientos provida, algunas asociaciones profesionales católicas, por fieles en forma pública (correos de lectores, mensajes a radios, etc.) y por muchos ciudadanos argentinos no católicos. Se trata de una cuestión de sentido común, de moral natural, de decencia.

Salvo el Obispo Castrense, Mons. Baseotto, silenciado ahora por el carácter diplomático que ha tomado el entredicho entre la Santa Sede y el Estado argentino, ningún otro obispo se ha atrevido a asestar un golpe testimonial tan duro a la campaña de “salud reproductiva”. Esto constituye una alegría para los católicos y para todos los argentinos de bien. Y lo contrario para los católicos y los argentinos que no pueden ser llamados personas de bien. Y quien pueda entender el retruécano, que lo entienda.

Caerán como fieras…

¿Caerán sobre Aguer como fieras? Depende. La “prensa” ya babea al olor de la sangre mediática, pero el Big Brother argentino tiene en casa a George W., y ha debutado en su “semana cumbre” con una estación de trenes arrasada por una horda de usuarios/agitadores y la sede de un importantísimo municipio del Gran Buenos Aires, Avellaneda, con balacera digna de OK Corral: dos heridos y gran escándalo mediático. Más le vale hacer buena letra.

Por una vez vamos a coincidir con Quito Mariani, (convertido a esta altura de las cosas en un amenazado crónico): esta reunión cumbre de los presidentes de América y su contrapartida la“Cumbre de los pueblos” (organizada por el propio entorno presidencial, con financiamiento de Chávez) amenazan ser “cumbres borrascosas”. Mejor no menear el asunto hasta que Mar del Plata deje de ser la Base Andrews y Bush decida concretamente qué hará por “su amigo Kirchner” o más bien qué hará “su amigo Kirchner” por él.

Kándidos como serpientes, prudentes komo palomas y … komo patos kriollos.

La prudencia no ha sido la virtud rectora del gobierno K. La desmesura y el atropello de cualquier fuero forman parte inseparable de su bagallo cultural, para usar el lenguaje de Aníbal Fernández, maestro del idioma. Así pues, no descartemos que los servidores del Gran Hermano desarrollen una de sus tantas compañas contra el valeroso Arzobispo. Habrá que ajustarse los cinturones de seguridad.

Pero la más dura andanada, sin duda, será de la propia tropa. ¡Fuego amigo! Calma, amigo. El “fuego amigo” es el más mortífero y frecuente de los fuegos. Como decía hace poco un veterano en estas lides, el día del “orgullo gay” defensores de la Catedral de Buenos Aires, deberán formar dos filas: una que enfrente a los degenerados… otra que vigile a los curas.

Difícilmente haya voces que hagan eco de los dichos de Mons. Aguer… tal vez alguna, tímidamente. Seamos inteligentes por una vez: sacudámonos el melindre de sacristía y veámos la realidad tal como es. Mons. Aguer ha pronunciado la mayor herejía clerical de los últimos lustros, más grave que el pecado contra el Espíritu Santo el cual, a pesar de la teología de Ginés González, no se perdona: ha dicho una blasfemia de lesa ayuda estatal, ha pecado contra el subsidio. Aunque lo que dijo sea una verdad grande como la Catedral de la Plata:

“Y digo en todos los colegios no sólo en los estatales sino también en los de gestión privada y aún en aquellos del sistema educativo católico“.

Ha tocado el tótem. Ha dicho, implícitamente: “ya no hay más colegios católicos”. Queridos lectores, ¿tienen noción de la gravedad sanadora de estas palabras? Tocó la pústula con la puntita del bisturí. Ni siquiera el dios de Ginés perdonaría este pecado.

Bienaventurados los veraces, bienaventurados los que no temen oír ni decir la verdad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia. Ellos son del Señor. “Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz”, aunque después termine crucificado. Mons. Baseotto antes, Mons. Aguer ahora. Aún quedan obispos en la Argentina. ¿Habrá más?

Nota.

A propósito de contracumbres, nos parece atingente reproducir parte de las conclusiones a las que se arribaron en Québec 2001. Los “representantes de los pueblos de América” han dicho en buen romance paladino lo que sigue:

“LO QUE NOSOTROS QUEREMOS”

Queremos anteponer los derechos humanos y colectivos tal y como quedan definidos en los tratados internacionales sobre acuerdos comerciales. Estos derechos deben respetarse sin distinción ni exclusión basada en el género, orientación sexual, edad, etnia, nacionalidad, religión, convicciones políticas o condiciones económicas. Queremos el respeto absoluto de los derechos humanos que son universales, iguales e indivisibles.

(…)

Queremos Estados promotores del bien común, capaces de intervenir activamente para asegurar el respeto de todos los derechos humanos, incluyendo, para la mujeres, el derecho a una maternidad libremente consentida… para fortalecer la democracia, incluyendo el derecho a la comunicación… asegurar la producción y distribución de la riqueza.

Queremos que los Estados garanticen el acceso universal y gratuito a una educación pública de calidad, a los servicios sanitarios y sociales, particularmente en lo que se refiere a los servicios destinados a las mujeres (maternidad, contracepción, aborto)… eliminen la violencia para con la mujer y el niño… y velen por la defensa del medio ambiente para las generaciones presentes y futuras.

(…)

Exigimos la abolición del embargo estadounidense contra Cuba.

Exigimos el cese inmediato del Plan Colombia, que militariza a toda la región y empeora la situación ya deplorable de los derechos humanos.

Exigimos mecanismos democráticos para la adopción de cualquier posible acuerdo, lo que incluye su ratificación por referéndum.

Acogemos con alegría las conclusiones de los diferentes Foros de la Cumbre de los Pueblos. Esas conclusiones enriquecerán nuestro proyecto alternativo para las Américas.

Hacemos un llamamiento a los pueblos de las Américas a intensificar su movilización y en contra del proyecto del ALCA y a desarrollar otros modos de integración basados en la democracia, la justicia social y la defensa del medio ambiente.”

¡OTRAS AMÉRICAS SON POSIBLES!

Québec 2001.

Esta es la América que van a defender Maradona, Bonasso y la claque presidencial, financiada por los dineros públicos y los aportes de Chávez.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *