Panorama Católico

Apuntes sobre el Anticristo

Estamos, sin tremendismos ni superchería, pero a la vez sin falsos temores ni desdenes por las realidades más importantes en la vida del hombre… estamos, sin que ninguno de estos prejuicios nos nuble el entendimiento, en posición de advertir la proximidad de los tiempos del Anticristo. El autor de estos apuntes nos da una útil guía para discernir.

Escribe Víctor Chequer

Estamos, sin tremendismos ni superchería, pero a la vez sin falsos temores ni desdenes por las realidades más importantes en la vida del hombre… estamos, sin que ninguno de estos prejuicios nos nuble el entendimiento, en posición de advertir la proximidad de los tiempos del Anticristo. El autor de estos apuntes nos da una útil guía para discernir.

Escribe Víctor Chequer

Antes que nada recordemos el apotegma de San Agustín que dice:

En lo definido unidad, en lo opinable libertad, en todo caridad.

Es decir que no podemos discutir las verdades de Fe y sí podemos opinar sobre lo que aún no ha sido definido, opinar fundamentadamente teniendo en cuenta los escritos de los Santos Padre, el Magisterio, las luces que Dios nos da, etc.

Para dar un ejemplo, nadie puede discutir que la Santísima Virgen ha sido concebida sin pecado original (Siglo XIX), pero podemos opinar sobre cómo será el Anticristo o si habrá una o dos resurrecciones al final de los tiempos. Esto aclarado, pasamos a lo nuestro:

I          El Fin de los Tiempos y la Razón Pura

 

Lo primero que hay que decir es que le sería imposible al hombre saber por sí mismo, si habrá un final para la historia y menos cómo será ese final. Si lo sabe es porque Dios mismo se lo ha revelado. Se trata de un conocimiento inaccesible a la razón… como por ejemplo la Santísima Trinidad o la Encarnación del Verbo, misterios a los que jamás se hubiera podido elevar sin la ayuda divina. Prueba de lo cual es la incredulidad de los no cristianos y de no pocos de ellos.

Los que quieren prescindir de la revelación de Dios en este campo han caído en dos extremos:

1                    Los Optimistas que liderados por Kant dicen que habrá un progreso indefinido de la humanidad y que de adelanto en adelanto llegaremos a una era de absoluta perfección y felicidad sobre la Tierra. Y quiso entrever en la Revolución Francesa el principio de esa subida. Kant, luego de haber ensalzado a la Razón Pura un buen día inventa esta teoría que es del todo caprichosa y contradicha por los hechos. Es el hombre que se revela las cosas a sí mismo, revelación patética a la luz de los millones de muertos y las guerras más  sangrientas de la historia que se desencadenaron como consecuencia de esa revolución, inundando de sangre el Siglo XX. Concepción que resulta de eliminar el misterio del mal actuando en el mundo, no hay demonio ni infierno.

2                    Los pesimistas, como Schopenhauer y Niestche, que dicen que las cosas irán de mal en peor hasta que acabemos en una catástrofe… es decir que el mundo está condenado a muerte. Concepción que resulta de suprimir a Dios y a su Divina Providencia.

II         El Fin de los Tiempos y la Física

 

Desde el punto de vista de la ciencia física, y según la 2º Ley de la Termodinámica, sabemos que el universo avanza de día en día hacia un estado de equilibrio térmico que finalmente terminará con la cesación de todo movimiento. Pero no tenemos idea del tiempo que este proceso demande ni de las circunstancias que pudieran alterarlo.

Recuerdo que en un libro de Termodinámica de uso en la UBA el autor decía que, sabiendo que sus leyes aseguraban un estado de inmovilidad final, confiábamos sin embargo en que la intervención de Dios pondrá coto a estas esas leyes. Posición bien católica.

III       El Fin de los Tiempos y la Revelación

 

Pues la Revelación nos enseña que Dios, se ha reservado tres actos centrales del drama de la Historia:

1                    La Creación que nosotros apropiamos a Dios Padre

2                    La Redención que Dios Hijo realizó en la plenitud de los tiempos.

3                    Y la Parusía o Segunda Venida de Jesucristo con la que terminará solemnemente la Historia tal como la conocemos ahora.

La 2º Venida de Jesucristo es dogma de Fe, “y está sentado a la derecha del Padre y de nuevo vendrá con Gloria para juzgar a los vivos y muertos y su reino no tendrá fin” dice el Credo.

Por eso tenía razón el profesor de Termodinámica. El mundo no terminará por falta de energía ni por un choque con un cometa perdido ni por las bombas que el hombre pueda fabricar (aunque mate a la mitad de la humanidad). La historia finará con la venida Gloriosa de Jesucristo:

“Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre… y se golpearán el pecho todas las razas de la tierra y verán al Hijo del Hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria. El enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos, desde un extremo de los cielos hasta el otro”( Mt 24: 30,21)

Dios nos enseño estas verdades por las profecías contenidas en las Sagradas Escrituras, fundamentalmente en los libros de Daniel, Zacarías y Jeremías – Antiguo Testamento-  en el Discurso Escatológico de Nuestro Señor en el Evangelio, en las Epístolas especialmente en San Juan y San Pablo y en el Apocalipsis.

IV       El Anticristo Revelado

 

¿Por qué creemos que vendrá el Anticristo culmen de todos los anticristos que fueron su tipo?  Veamos las pruebas escriturísticas:

1        Dice Jesucristo en Jn 5: 43 a los judíos que no solamente se negaban a creer en él aún viendo los milagros que hacía, sino que le querían dar muerte por llamar a Dios su Padre haciéndose a sí mismo igual a Dios:

“Yo he venido en nombre de mi Padre y no me recibís, si otro viene en su propio nombre a ése le recibiréis”.

Aunque la siguiente interpretación no es excluyente, podría referirse Jesús al Anticristo quien, viviendo en su propio nombre, sea recibido por los que rechacen a Cristo al fin de los tiempos, como no quisieron recibirlo los judíos a Él, es decir, como Mesías Hijo de Dios. 

2        San Juan lo nombra en sus Epístolas 4 veces.

Hijitos míos, ésta es la última hora, y así como habéis oído que viene el Anticristo, así ahora muchos se han hecho anticristos… por donde reconocemos que ya es la última hora. (1º Jn 2: 18)

–                     Enseña san Juan que antes del Fin debe venir el Anticristo y que en los últimos tiempos habrá  muchos malvados, falsos profetas, etc. y su aparición es señal del final.

Todo espíritu que desune a Jesús (niega la Encarnación), no es de Dios. Este tal es el Anticristo de quien tenéis oído que viene y desde ya está en el mundo. (1º Jn 2: 18)

–                     El Anticristo negará la Encarnación, es decir la Divinidad de Nuestro Señor y la  relación única entre el Padre y el Hijo. Y el espíritu del anticristo que ya actúa en el mundo, niega su Divinidad.

Muchos seductores han salido al mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el Seductor y el Anticristo (con mayúsculas)….

Todo el que se excede y no permanece en la Doctrina de Cristo, no posee a Dios….Si alguno viene a vosotros y no es portador de esta doctrina no le recibáis en casa ni le saludéis, pues el que le saluda se hace solidario de sus malas obras. (2º Jn 1: 7)

–                     Parece el Apóstol del amor no era muy Ecuménico (en el sentido falso que se entiende hoy).

3        San Pablo da precisiones:

Que nadie os engañe de ninguna manera. Primero tienen que venir la Apostasía y manifestarse el Hombre impío, el hijo de Perdición, el Adversario que se eleva sobre todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta el extremo de sentarse él mismo en el Santuario de Dios y proclamar que él mismo es Dios. (2º Tesalonicenses 2: 3)

–                      Es decir que a la manifestación del Anticristo tiene que precederle una general apostasía. Lo cual parece lógico… si la Fe estuviera exultante, no podría aparecer. Y si ha de proclamarse Dios, como nos dice aquí San Pablo, necesitará negar antes la relación Única entre el Padre y el Hijo, es decir la Divinidad de Nuestro Señor,  que es lo que nos anuncia San Juan como ya vimos.

¿No os acordáis que ya os dije esto cuando estuve entre vosotros?Vosotros sabéis qué es lo que ahora le retiene, para que se manifieste en su momento oportuno. Porque el ministerio de la impiedad ya está actuando. Tan sólo con que sea quitado de en medio el que ahora le retiene, entonces se manifestará el Impío, a quien el Señor destruirá con el soplo de su boca, y aniquilará con la Manifestación de su Venida. La venida del Impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado.

–                      Hay Alguien que impide su manifestación: el Obstáculo obstaculizante, una persona (el que ahora le retiene) y también un poder o cuerpo (lo que le retiene – neutro) Tiene que ser retirado este Obstáculo que impide su manifestación (El Imperio Romano, el Orden Romano, la Cristiandad, El Espíritu Santo) .

–                      Por influjo del Demonio, habrá toda clase de señales y prodigios mendaces (mentirosos), falsos milagros, que sólo engañarán a los que rechacen el Evangelio.

V         Signos que precederán a la Venida de Jesucristo (y aparición del Anticristo)

Jesucristo nos dijo cuáles serían las señales de su Venida, agregando que aprendamos de la higuera, cuando sus ramas están tiernas y brotan las hojas, sabemos que el Verano está cerca, así, cuando veamos los signos que nos dio sabremos la inminencia de su Parusía.

Estas señales, que están fundamentalmente en el Discurso Escatolígico de Mt 24 y Lc 12, se pueden dividir en remotas y próximas.

1                    Señales Remotas:

–          Conmoción en los cuerpos sociales y en la Naturaleza. Guerras y rumores de guerras, peste y hambre, terremotos y cataclismos.

–          Persecución y martirio de los fieles a Cristo (recuerda el Papa JPII en Novo Milenium Adveniente que de nuevo estamos en época de mártires)

–          Aparición de falsos profetas.

–          Restablecimiento del Reino de Israel que es la condición previa para su conversión a Cristo.

o        Habrá, en efecto, una gran calamidad sobre la tierra, y Cólera contra este pueblo… y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que se cumpla el tiempo de los naciones. (Lc 21: 24)

o        Mirarán a aquel que enclavaron (Jn 19: 37 – Ap 1: 7)

o        ¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina reúne a sus pollos bajo las alas, y no habéis querido! Pues bien, se os va a dejar desierta vuestra casa. Porque os digo que ya no me volveréis a ver hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor. (Mt 23: 37,39)

o        Derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén (parece que tienen que estar juntos) un espíritu de gracia y de oración… y mirarán hacia mí. En cuanto a aquél a quien traspasaron, harán lamentación por él como lamentación por hijo único, y le llorarán amargamente como se llora amargamente a un primogénito. (Zc 12: 10)

–          Incremento de la maldad: y porque se enfriará la caridad, se hará imposible la convivencia.

–          Predicación del Evangelio a todo el mundo.

2                    Señales Próximas:

–          Falsos profetas que hacen prodigios mendaces. (Discurso Esjatológico)

–          Apostasía Universal.

o        Ya lo vimos en San Pablo.

o        Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra? (Lc 18: 8)

–          Aparición de dos testigos que muchos santos padres identifican con Elías y Enoch. Testimonian la verdad durante 1260 días. El Anticristo los mata en Jerusalem, pero resucitarán al los tres días.

–          Manifestación del Anticristo. 

VI       El Apocalipsis, libro eminentemente profético 

Apocalipsis significa Revelación. Proviene del verbo  Kalipto que significa “velado”, “oculto” y la preposición “Apo” que significa “des”. Apocalipsis es entonces “develar”, revelar.

Fue escrita por el Apóstol Juan, a quien Dios reveló en forma de visión imaginaria las cosas que sucederían a su Iglesia hasta el fin de los tiempos., mientras estaba cautivo, como confesor de la Fe, en la isla de Patmos.

Queda excluida la teoría de los racionalistas y progresistas de que es un Juan cualquiera. Al Anticristo le molestará muchísimo esta profecía y tratará de que no se conozca. Por eso quienes desde ahora le preparan el camino, por todos los medios quieren desvirtuarla. Signo del fin será también que la Iglesia no predique el Apocalipsis como corresponde.

En la división tradicional de nuestra Biblia  el Apocalipsis tiene veintidos capítulos. Pero, para un entendimiento más fácil, es conveniente dividirlo en 20 visiones.

Pues bien, en el medio de estas visiones, es decir en la 11º hace su aparición el Anticristo.

Las primeras diez visiones las podemos considerar Histórico-Esjatológicas porque profetizan la historia de la Iglesia con referencia constante al final, y tiene la característica de que cada vez que se acerca la Parusía, el autor recapitula y comienza a relatar nuevamente aunque desde un punto más cercano. Expliquemos:

El Apocalipsis tiene cuatro septenarios a saber:

–          Las Siete Iglesias representan simbólicamente las siete épocas de la Iglesia .

–          Los Siete Sellos significan la ascensión de la Iglesia desde los Apóstoles hasta su caída en los tiempos parusíacos.

–          Las siete Tubas o Trompetas son las grandes herejías.

–          Las siete Redomas o Copas son las plagas y calamidades de los últimos tiempos, castigo de Dios a la Gran Apostasía.

El último de cada septenario es siempre la Parusía. Pero al “abrirlo” el profeta suspende el relato y lo comienza de nuevo en una época anterior desde otro punto de vista. Es una aproximación en espiral (no en línea recta) al momento final de la historia, cuando Cristo vuelva.

Por ejemplo: los sellos significan el ascenso y declinación de la Iglesia. El sexto sello es la Parusía ya comenzada. Abandona Juan el relato para introducir dos visiones de consuelo y cuando abre el séptimo sello aparece una nueva visión… la de las 7 Tubas. La primera de estas Tubas es la herejía de Arrio (siglo IV)… es decir que la visión volvió desde el inicio de la Parusía (fin de los tiempos) al año 400.

Este procedimiento conocido como recapitulatio (recapitulación) fue visto por los intérpretes desde el comienzo (Tertuliano siglo II en adelante). Ignorarlo es caer en un mar de contradicciones y llegar a un punto sin salida.

Con la aparición del Anticristo en la visión 11º comienza la parte Escatológico-Histórico, es decir es la historia del fin final. La revelación de lo que pasará propiamente en los últimos años.

VII      Historia del Anticristo
 

1          Su manifestación  (Ap 13 – Visión 11):

“Y vi surgir del mar una Bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas, y en sus cuernos diez diademas, y en sus cabezas títulos blasfemos… y el Dragón le dio su poder y su trono y gran poderío”.

La palabra griega Theríon  significa Fiera que nuestras biblias traducen por bestia, suponiendo que es una bestia feroz.

El Anticristo surgirá del mundo, que en las Escrituras ha sido simbolizado siempre por el Mar. Éste evoca inestabilibad, tormenta, misterio, en contraposición con la Tierra que por su firmeza representa a la Religión. Esta Fiera que surge del mar, tiene diez cuernos que son símbolo de poder político… poder e imperio que le ha sido conferido directamente por el Dragón (Satanás).  Aceptará la 3º tentación que sin éxito el maligno le hiciera a Nuestro Señor:  Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: Todo esto te daré si postrándote me adoras”.(Mt 4:8,9)

            Sus orígenes serán entonces mundanos y al mismo tiempo misteriosos porque más adelante en Ap 17: 8 se lee que surge del abismo… es decir que no estarán claras las circunstancias ni el lugar de su proveniencia. Será un recién llegado, un inmiscuido entre las naciones.

            El escritor ruso Vladímir Soloviev en su interesantísimo libro “Breve relato del Anticristo” novela la “unción” que éste recibe del demonio:

Hombre de extraordinarios dotes físicos e intelectuales, el “candidato” a anticristo, aquejado de fuerte narcisismo, había supuesto que era una especie de segundo de Dios (ya que consideraba que Cristo era un simple mortal, aunque todavía sentía hacia Él un respeto frío y racional) y estaba esperando el llamado divino que no llegaba. Angustiado por esta tardanza cae en la desesperación y, una noche, sale de su casa y corre hasta llegar al borde de un precipicio:

De golpe cruzó por su mente la idea de acercarse a Cristo.  “¿Y si lo llamo? ¿Y si le pregunto qué debo hacer?”. Entonces divisó entre las sombras una figura benigna y triste. “Tiene piedad de mí… ¡No, jamás! ¡No ha resucitado, no ha resucitado!”. Y se arrojó al abismo.

Pero en ese momento sintió algo elástico como un chorro de agua que lo mantuvo en el aire, una fuerza desconocida que lo arrojó hacia atrás otra vez a unos pasos del borde del precipicio. Vio entonces una figura que surgía difusamente , en medio de una halo fosforescente: dos ojos de aguda luminosidad llenaron su alma de una luz sutil que no pudo soportar. Y escuchó una voz extraña, impersonal que le decía: “Tú eres mi hijo muy amado, en quien me complazco. ¿Por qué no has recurrido a mí? ¿Por qué has honrado al otro, al malo y a su padre? Yo soy tu dios y tu padre… el otro, el mendigo, el crucificado es extraño a ti y a mí. No tengo otro hijo sino tú. Tú eres mi hijo, mi unigénito, semejante a mí. Te amo y nada te pido. Cumple tu misión no en mi nombre sino en el tuyo propio. Yo no te envidio y nada quiero de ti. El otro, aquel a quien considerabas como a Dios, exigió de su hijo la obediencia ilimitada, hasta la muerte en cruz… y no lo socorrió en la cruz. Yo te ayudaré, sin que te pida nada a cambio. Recibe mi espíritu. Así como antes mi espíritu te engendró en la belleza, ahora te engendra en el poder.

 Novela es, pero inspirada en la teología católica.

Tenemos ya al Anticristo surgido del mundo en forma poco clara e investido del poder diabólico cuando una de sus cabezas que parecía herida de muerte se curó y asombrado los habitantes de la tierra por este milagro falaz (pues la herida era aparente) se postraron entonces para adorar al Dragón y a la Fiera diciendo:

¡Quién como la Fiera! ¿Y quién puede luchar contra ella?

Grito que parodia el que dio San Miguel en su lucha contra Lucifer ¡Quién como Dios!.

Qué es este milagro falaz no sabemos, pero servirá de propaganda al Anticristo que lo va a pregonar a todo el mundo y a causa de esto, le adorarán como a Dios .

Es interesante notar que Cristo realizó milagros para afirmar que sus palabras eran veraces… es decir para que creyeran en su Divinidad. Aquí vemos como, los que no aceptan los milagros de Jesucristo, aceptarán los falaces prodigios de su Enemigo y lo adorarán por ello.

Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias, y se le dio poder de actuar durante 42 meses… y ella abrió su boca para blasfemar contra Dios: para blasfemar de su nombre y de su morada y de los que moran en el cielo. Se le concedió  hacer la guerra a los santos y vencerlos… se le concedió poderío sobre toda raza, pueblo, lengua y nación. (Ap 13: 5)

                     Así la Fiera será sacrílega, profiriendo blasfemias contra Dios y su Santos. Es decir que la impulsará un odio satánico a lo que es santo.

Establecerá un reino universal con el cual vencerá a los santos (a los cristianos) afligiéndolos con una persecución tal, que Dios abreviará su reinado a sólo 42 meses, es decir 3 años y medio para evitar que caigan los elegidos. Según el profeta Daniel, su reino duraría media semana de años (coincide).

Porque será tan terrible la tribulación entonces, que no la hubo semejante desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Y si aquellos días no se abreviasen, no se salvaría nadie… pero en atención a los elegidos se abreviarán aquellos días.( Mt 24: 21)

2          La Fiera de la Tierra o Falso Profeta

Luego de la aparición del Anticristo, el vidente ve otra Fiera que sale de la Tierra y tiene dos cuernos como un cordero pero habla como el dragón. Es decir es un lobo vestido con piel de cordero, un falso profeta… quien, efectivizando el poder del Anticristo, y su mentida resurrección, hace que todo el mundo lo adore. Es la propaganda Sacerdotal del Anticristo que aprovechando los adelantos de la técnica y la cretinización de las masas, seduce a todo el mundo.

Vemos aquí como la adoración idolátrica del Anticristo será encausada mediante una religión falsa, culmen de todas las herejías, cuyo profeta será un hombre de la Religión Verdadera (sale de la Tierra). Algunos han visto en sus cuernos la mitra de un Obispo. El Anticristo necesita un culto adulterado, porque tiene que “sentarse en el templo de Dios, como si fuera Dios” según nos dice San Pablo.

Hizo además dos signos portentosos delante de los hombre:

–           Hacer caer fuego del cielo.

–           Ordenó que hicieran una imagen de la fiera a la que luego él animó de manera que esta imagen hablara. Entonces todos adoraron la imagen y el que no, fue muerto.

Veamos que estos portentos se pueden hacer hoy con la Bomba Atómica y la Televisión Satelital. De modo que podría ser la técnica instrumento de esta religión adulterada. Técnica que ya tiene encantados a los hombres con sus logros.

Luego la Fiera de la Tierra hace marcar a todos los hombres grandes y chicos, pobres y ricos con una señal en la mano derecha o en la frente.  Y los que no lleven la marca (es decir los que no adoren a la imagen) no podrán comprar ni vender.

–          Estas son las listas negras, la persecución comercial… ya se ha visto en la historia como por ejemplo en la Inglaterra de Isabel I se cobraban fuertes multas y aún confiscaciones a los que asistían la verdadera Misa. Y durante el Imperio de Dioclesiano, no se podía comprar ni vender si no era con la “tesera” obtenida al ofrecer incienso al emperador. Ahora es una persecución universal… no será posible emigrar para escapar de ella. Pensemos que con la progresiva eliminación del numerario (dinero en efectivo)… con las tarjetas de débito y de crédito, y con la computación globalizada, qué fácil sería para un tirano universal realizar esta profecía. Ya hay experiencias con implantar un chip debajo de la piel que sirve como tarjeta de crédito y evita su pérdida. Ese chip se coloca en la muñeca.

3          La cifra del Anticristo 666

¡Aquí está la sabiduría! Que el inteligente calcule la cifra de la Bestia… pues es la cifra de un hombre. Su cifra es 666. (Ap 13: 18)

Los autores más sensatos y serios dicen que no saben qué es esto ciertamente.

En Hebreo, Griego y Latín las letras tienen valor numérico. De modo que se puede tomar un nombre y calcular qué valor numérico tiene.  Así los enemigos de la Iglesia se dedicaron a buscar algún papa cuyo nombre tuviera un valor numérico de 666. El cardenal Belarmino con humor les contestó componiendo  con números griegos que suman 666 la palabra Sajón, es decir el apodo de Lutero.

El padre Castellani recuerda que un sacerdote dominico del siglo XX, demostró que sumando los valores de las letras de la palabra Francmasonería escrita en griego se obtiene 666. Demostró además que poniendo la palabra Fiera con que San Juan designa al Anticristo en letras hebreas, suman 666… lo mismo que Nerón César. Esto quizá podría significar que el nombre del Anticristo cuando venga, puesto en letras hebreas sumará 666.

Por otro lado, habiendo San Juan tomado como tipo de su profecía la persecución de los emperadores, quizá haya querido designar como tipo del Anticristo a Nerón para que sus lectores supieran por analogía cuál era la imagen de la Fiera. A esto se objeta que, estando el Apocalipsis escrito en griego, hay que transponer Nerón César al hebreo para obtener el 666. Podría ser una cuestión de prudencia, que de hecho está insinuada en el texto.

Desde un punto de vista simbólico, siendo el 7 el número perfecto, que alcanza su plenitud al ser repetido tres veces (La Trinidad), el 666 significaría quien quiere imitar lo perfecto pero no le alcanza. El un falso dios, un ídolo.

En el libro de Daniel, que hace referencia también a la Parusía, el rey Nabucodonosor, que es tipo del Anticristo, hace construir una estatua de oro de 60 codos de alto por 6 de ancho y ordena que todos la adoren bajo pena de muerte. Aquí también el 666 designa al Anticristo típico.

VIII    La doctrina del Anticristo (Síntesis)

Sobre la doctrina del Anticristo tenemos cuatro puntos ciertos:

1                   Negará la relación única entre el Padre y el Hijo, es decir que Jesús sea Salvador y Dios. (Epístolas de San Juan ya citadas)

2                   Se erigirá como salvador absoluto de la humanidad (Jn 5 – Yo he venido en nombre de mi Padre…)

3                   Se divinizará (2º Tes. 2: 3).

4                   Suprimirá, combatirá o falsificará todas las otras religiones. (Dn.)

IX        Exégesis sobre el Anticristo  extractada del P.  Castellani (¿Actualidad?)

Reducirá a la Iglesia a su extrema tribulación, al mismo tiempo que fomentará una falsa Iglesia. Matará a los profetas y tendrá de su parte a una manga de profetoides, de vaticinadores y cantores del progresismo y de la euforia de la salud del hombre por el hombre. Perseguirá sobre todo la interpretación y la predicación del Apocalipsis… y odiará con furor aún la mención de la Parusía. En su tiempo habrá verdaderos monstruos que ocuparán sedes y cátedras y pasarán por varones píos y aún santos porque el Hombre del Delito tolerará un cristianismo adulterado. Abolirá por completo la Santa Misa y el culto público por 42 meses (Dn 9:25). Impondrá por la fuerza y el control de un estado policíaco, un culto malvado que implicará en sus actos apostasía y sacrilegio… y en ninguna región del mundo podrán escapar los hombres a la coacción de este culto. Tendrá por todas partes ejércitos potentes, disciplinados y crueles. Impondrá universalmente el reino de la impiedad y de la mentira, el gobierno puramente exterior y tiránico, una libertad desenfrenada de placeres y diversiones, la explotación del hombre y su propio modo de proceder hipócrita y sin misericordia. Habrá en su reinado una estrepitosa alegría falsa y exterior, cubriendo la más profunda desesperación.

X         Fin del Anticristo y sus secuaces

El Apocalipsis no es un libro de catástrofes sino de esperanza que relata el triunfo de Cristo Rey.  Nos enseña que, a pesar del indefectible desastre intrahistórico a que se encamina la humanidad, el Señor de la Historia vendrá un día y quebrantará al demonio y sus agentes con vara de hierro, los desmenuzará como vasija de alfarero, rescatará a sus fieles y establecerá un tiempo de sin igual felicidad donde el cordero pacerá junto lobo. De modo que, al sobrevenir la tribulación, sabiendo que ha sido así profetizado, nos alegremos ante la inminencia de la Parusía del Señor.

Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco: el que lo monta se llama "Fiel" y "Veraz"… y juzga y combate con justicia.

Sus ojos, llama de fuego… sobre su cabeza, muchas diademas… lleva escrito un nombre que sólo él conoce… viste un manto empapado en sangre y su nombre es: EL Verbo de Dios.

Y los ejércitos del cielo, vestidos de lino blanco puro, le seguían sobre caballos blancos.
De su boca sale una espada afilada para herir con ella a los paganos… él los regirá con cetro de hierro… él pisa el lagar del vino de la furiosa cólera de Dios, el Todopoderoso.

 Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: Rey de Reyes y Señor de Señores.

Luego vi a un Ángel de pie sobre el sol que gritaba con fuerte voz a todas las aves que volaban por lo alto del cielo: "Venid, reuníos para el gran banquete de Dios, para que comáis carne de reyes, carne de tribunos y carne de valientes, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de toda clase de gente, libres y esclavos, pequeños y grandes.

 Vi entonces a la Bestia y a los reyes de la tierra con sus ejércitos reunidos para entablar combate contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército.

Pero la Bestia fue capturada, y con ella el falso profeta – el que había realizado al servicio de la Bestia las señales con que seducía a los que habían aceptado la marca de la Bestia y a los que adoraban su imagen – los dos fueron arrojados vivos al lago del fuego que arde con azufre.

Los demás fueron exterminados por la espada que sale de la boca del que monta el caballo, y todas las aves se hartaron de sus carnes."

(Ap 19, 11)

 

¡Mar&agrave…n Ath&agrave…!

 

¡Veni Domine Iesus!

¡Ven Señor Jesús!

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *