Panorama Católico

Arrecian los rumores sobre la Misa Tradicional

A partir de un artículo de Times londinense, han vuelto a producirse fuertes rumores sobre una inminente "liberación" de la Misa Tridentina o de San Pío V. En realidad, se trata del rito romano tradicional, en contraposición al Novus Ordo Missae o Misa Nueva creada por Mons. Anibale Bugnini y aprobada por el Papa Paulo VI.

A partir de un artículo de Times londinense, han vuelto a producirse fuertes rumores sobre una inminente "liberación" de la Misa Tridentina o de San Pío V. En realidad, se trata del rito romano tradicional, en contraposición al Novus Ordo Missae o Misa Nueva creada por Mons. Anibale Bugnini y aprobada por el Papa Paulo VI. Pase lo que pase, el resultado de la batalla por la misa tradicional será el que marque el destino de la Iglesia en las próximas décadas.

Escribe Marcelo González

La liberación de la Misa Tridentina -si se produce, como todo parece indicar- será el hito que marque objetivamente un cambio de tendencia en la Iglesia. La corriente posconciliar habrá perdido, por vez primera en más de 40 años, una batalla mayor. Su invicta capacidad operativa quedará resentida. El mito de la irreversibilidad del Concilio Vaticano II seriamente herido.

¿Porqué esta prohibición en la práctica?

La argumentación en contra de la Misa Tridentina es con frecuencia contradictoria. Se dice que la gente no la entiende o la rechaza. Lo cierto es que la gente no la conoce. Y cuando la conoce se sorprende ante el descubrimiento de una "Iglesia oculta", tal vez escamoteada. Tanto fieles como clero.

Si yo fuera enemigo de la Misa Tradicional y estuviera seguro de que su liberación plena solo confirmaría el rechazo que, en tal supuesto, los fieles sienten por ella, lejos de oponerme, la promovería. Salvo que no estuviera tan seguro… O que mi odio hacia la Tradición de la Iglesia me cegara.

También se dice que divide. Bien, es Cristo el primero en dividir: con él o contra él. Nadie que esté con Cristo puede sentirse ofendido porque muchos católicos quieran tener su misa y sus sacramentos conforme el ritual milenario de la Iglesia latina. Si esto los ofende, hay en ellos algo que ya los ha separado de Cristo.

Frutos actuales y potenciales

Los movimientos católicos que mantienen la Misa Tridentina crecen, tienen un alto nivel de vocaciones a pesar de la exigencias que les imponen a sus seminaristas, y revistan entre ellos las familias más numerosas y de piedad más regular. Son los católicos más observantes que cuenta la Iglesia. Suman cientos de miles, tal vez varios millones. ¿Realmente puede creerse que no hay una relación de causa-efecto, si observamos el estado de agotamiento de la vida parroquial en buena parte del mundo católico, en Europa y EE.UU. en particular?

Si se nos argumenta que el "movimientismo" reemplazó a la parroquia, debemos admitir que en los hechos parece ser así. También que hay movimientos vigorosos. La pregunta es: ¿cuánto conservan estos movimientos del catolicismo? La tendencia centrífuga iniciada por el CVII arroja a los fieles cada vez más lejos del centro de unidad, es decir, la Fe, objetivamente hablando: la doctrina de la Fe.

Luego la babel litúrgica, resultado natural de lo anterior y potenciador, a su vez, de la confusión doctrinal, hace lo suyo. La declinación disciplinaria resulta inevitable. Ya nadie obedece a nadie y -como ha demostrado el escándalo armado sobre la conferencia papal en Ratisbona- cualquier clericucho de tres al cuarto enfrenta al Papa y lo reta en público.

Los carceleros se agitan

La vieja guardia pretoriana de teólogos conciliares, salvo excepciones entre los que afortunadamente revista el Papa Benedicto, se oponen férreamente a la liberación de la misa. Por algo será, sin duda. Liberación en cierto sentido innecesaria, por otra parte, puesto que nunca fue prohibida de jure, aunque se necesite un "gesto político" del Sumo Pontífice para que todos tengan en claro que esto es así.

Hay ideología, pero también hay prebenda. Los hijos del Concilio se agitan porque muchos perderán, o al menos quedarán en evidencia por comparación. El sacerdote no es un funcionario sino un consagrado, un padre entregado a la custodia de sus hijos, un pastor vigilante y atento de su rebaño. El cura de sotana y misa señala -aún sin querer- al burócrata clerical, tiranuelo en su territorio, pachá, bon vivant. Y a veces lo señala queriendo, lo cual demuestra la presencia de anticuerpos esperanzadores. Claro que a nadie le gusta perder sus canonjías, y por eso se agitan.

Pastores y sátrapas

Los últimos rumores advierten que todo sacerdote del rito latino podrá rezarla sin pedir permiso a nadie, salvo prohibición por escrito del obispo ordinario. Es probable que el rumor sea veraz. El tironeo es demasiado intenso como para que el Papa (tres veces agredido brutalmente por fuera y por dentro de la Iglesia en los últimos dos meses) no haya hecho esta concesión.

En la práctica las presiones sobre los que la recen arreciarán como un vendaval. Pero ahora tendrán un documento para defenderse y el obispo deberá hacer algo más que negarse verbalmente, como sucede en la actualidad. Claro que en una institución jerárquica siempre hay modos de hacerle la vida imposible a un inferior. Esperemos, sin embargo, que muchos prelados de buena fe dejarán a sus clérigos realmente en libertad, aunque ellos no compartan la oportunidad o conveniencia de este retorno litúrgico.

¿Misa liberada = problemas solucionados?

La liberación tan ansiada no significa la solución de los problemas gravísimos de la Iglesia en la actualidad, pero es la apertura de un inmenso canal de gracia santificante. De allí en más, dado a Dios al menos algo de lo que es de Dios, podremos ir viendo que las cosas retornan de a poco, quizás muy de a poco, a sus carriles. Porque las puertas del infierno no prevalecerán…

Sin embargo, ¿quién sabe? Dios siempre sobreabunda en generosidad apenas los pecadores dan un pequeño paso de retorno a su gracia.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube