Panorama Católico

¡Ay de ti, Rainiero!

¡Ay de nosotros los católicos si esperamos que los sacerdotes y obispos anuncien a Cristo! Son demasiado pocos. Los hermanos evangélicos nos dan el ejemplo: entre ellos, los laicos anuncian el Evangelio con mucho entusiasmo. A veces, los laicos tienen más posibilidades que nosotros, los sacerdotes.

¡Ay de nosotros los católicos si esperamos que los sacerdotes y obispos anuncien a Cristo! Son demasiado pocos. Los hermanos evangélicos nos dan el ejemplo: entre ellos, los laicos anuncian el Evangelio con mucho entusiasmo. A veces, los laicos tienen más posibilidades que nosotros, los sacerdotes. Nosotros podemos ser pastores de ovejas más que pescadores de hombres. Estamos más preparados para lo primero porque no tenemos la posibilidad de ir en alta mar y encontrar a los que se han perdido.

(Declaraciones del predicador papal, Rainiero Cantalamessa a La Nación

 

Comentario Druídico: ¿Alguien podría explicar cómo este predicador papal y especialista en Sagradas Escrituras puede en tan pocas líneas contradecir tantas veces el Evangelio?  

¡Ay de nosotros los católicos si esperamos que los sacerdotes y obispos anuncien a Cristo!

 ¿En qué queda el mandato "id y predicad a todas las naciones…"?

Los hermanos evangélicos nos dan el ejemplo: entre ellos, los laicos anuncian el Evangelio con mucho entusiasmo.

Los "hermanos evangélicos" anuncian un falso Cristo, a veces grotesco… Un Cristo sin obras, sin cruz, sin sacerdocio, sin Tradición, sin Magisterio, sin sacramentos… ¿Qué Cristo predican los "hermanos evangélicos"?

Nosotros [los sacerdotes] podemos ser pastores de ovejas más que pescadores de hombres.

Y el anuncio de Nuestro Señor Jesucristo a Pedro, Andrés, Santiago y Juan de que serían "pescadores de hombres" ¿ha caducado? ¿Cuál sería la diferencia esencial entre apacentar la ovejas y evangelizar? ¿O no es el Buen Pastor el que deja las 99 en el redil para ir a buscar a la oveja perdida?

Estamos más preparados para lo primero porque no tenemos la posibilidad de ir en alta mar y encontrar a los que se han perdido.

¿No es acaso a Pedro y sus socios a los que el Señor les dijo duc in altum, (navegad hacia alta mar) y arrojad allí vuestras redes. Y todos ellos fueron luego apóstoles, no laicos, es decir sacerdotes con la plenitud del sacerdocio ministerial, o sea, obispos, y uno de ellos el primer Papa?

 

¡Ay de ti, Rainiero! ¿Qué predicas en la Casa Pontificia? ¿Será por esto que cada vez hay menos sacerdotes? ¡Ay de ti, Rainiero! ¡Que la muerte te pille arrepentido, puesto que no eres más que un protestante usurpando el sagrado hábito de San Francisco? 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube