Panorama Católico

Bergoglio lima asperezas y Cristina no quiere transpirar

Son cosas de este mundo, fragilidades humanas. ¿Quién no las tiene? El Cardenal Primado cruza la plaza bajo el ardiente sol para “limar asperezas” con Cristina, cara visible del régimen de Néstor y sabe quien cuántos más en las sombras. Ella se niega a transpirar, por eso salió de la Rosada rumbo a Calafate, donde no falta ni el frescor ni la energía electrica.

Escribe el Editor y Responsable

Son cosas de este mundo, fragilidades humanas. ¿Quién no las tiene? El Cardenal Primado cruza la plaza bajo el ardiente sol para “limar asperezas” con Cristina, cara visible del régimen de Néstor y sabe quien cuántos más en las sombras. Ella se niega a transpirar, por eso salió de la Rosada rumbo a Calafate, donde no falta ni el frescor ni la energía electrica.

Escribe el Editor y Responsable

Ayer por la tarde, mientras hacía gestiones en una zona del conurbano bonaerense, un heladero desesperado preguntó dónde conseguir hielo seco. Sus diez heladeras llenas se estaban convirtiendo en sarcófagos de crema podrida, porque durante muchas horas, y a pesar de los agoreros, sí faltaba luz, lo cual quiere decir, que faltaba agua también, porque en muchos de esos barrios el agua se bombea en cada casa desde la tierra.

Habiendo tal escacez de agua, Cristina se niega a perder la suya, que como primera mandataria está obligada a dar ejemplo de austeridad. Y nada mejor para no perder agua que irse al Calafate, donde las temperaturas no obligan a la desagradable tarea de secarse la cara a cada rato.

Por suerte las autoridades episcopales colegiadas fueron  a la Casa Rosada a dejar su duro mensaje: “hay que buscar acuerdos básicos y duraderos”. Seguramente Cristina transpiró un poco ante la violencia de las palabras de los pastores. Y por eso se fue al Calafate, a descansar al fresco.

En cambio, el ascetismo episcopal no cede ante ninguna temperatura. No importa si el Gobierno ha desvalijado los ahorros de 9 millones de jubilandos, tanto como si está por aprobar una ley de aborto u otra donde penaliza a los presbíteros y laicos que hablen contra la sodomía, por discriminatorios, ¡que tanto! Se impone una reforma del Nuevo Testamento de modo urgente. Ya se ha formado la comisión silenciadora. Tampoco es cuestión de ir presos por un marica más o menos. Y menos escupir para arriba.

Pero en medio de tanto realismo político y tanta intrepidez doctrinal, a pesar del calor y de la falta de luz, (oigo la sirena, otro campo incendiado) de la sequía que está matando la Pampa ex húmeda y volviendo la Pampa Seca en desierto del Sahara, lo muchachos peronistas nos vuelven a dar una refrescante lección. lenguaje llano, al alcance de todos.

Un mensaje claro, sin doble discurso. Gráfico, directo y sincero. Pues bien, en algo tenemos que poner nuestra consuetudinaria tendencia al optimismo: alguien dice la verdad, aunque no sea a favor de las verdades que queremos sean la guía de nuestra  sociedad casi ex cristiana. Y para que no digan que exagero, vean la pancarta de una movilización reciente.

Pues bien, al fin unos que hablan claro, saben lo que quieren y lo dicen.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *