Panorama Católico

Blair atrapado por la contradicción liberal

Blair no exime a la Iglesia católica de la ley que permite a los gays adoptar

Tony Blair cerró ayer una crisis en su Gobierno tras afirmar que nadie se podrá saltar la Ley de Igualdad que permite la adopción a las parejas de homosexuales y lesbianas. El primer ministro británico había pedido tiempo para tomar una decisión después de que, la semana pasada, la Iglesia católica, con el respaldo de la anglicana (mayoritaria en el Reino Unido), dijera que sus agencias de adopción cerrarían si se les obligaba a aceptar a parejas gays.

Blair no exime a la Iglesia católica de la ley que permite a los gays adoptar

Tony Blair cerró ayer una crisis en su Gobierno tras afirmar que nadie se podrá saltar la Ley de Igualdad que permite la adopción a las parejas de homosexuales y lesbianas. El primer ministro británico había pedido tiempo para tomar una decisión después de que, la semana pasada, la Iglesia católica, con el respaldo de la anglicana (mayoritaria en el Reino Unido), dijera que sus agencias de adopción cerrarían si se les obligaba a aceptar a parejas gays.


Blair, a través de un portavoz, dejó claro que «no habrá excepciones», pero da un margen de 21 meses a las agencias de adopción para que se adapten a la nueva normativa, que entrará en vigor en abril.


La posibilidad de eximir a las agencias católicas abrió un duro debate la semana pasada en el seno del Gobierno, hasta tal punto que algunos editoriales pusieron de relieve la debilidad manifiesta que evidencia el primer ministro desde el verano. Encabezado por Alan Johnson, ministro de Educación, un sector importante del Gobierno se mostró contrario a las presiones de la jerarquía eclesiástica. Esto supuso un enfrentamiento con Blair -que tras dejar su cargo tiene previsto convertirse al catolicismo- y con la ministra para las Comunidades y responsable de la ley, Ruth Kelly, reconocida miembro del Opus Dei.


Blair prometió, en plena tormenta, una decisión inmediata. Para esta misma semana. Llegó a media tarde de ayer. Y a Kelly no le quedó otro remedio que decir: «Todos nosotros sabemos que hay una variedad de posibles padres adoptivos ahí fuera, incluidos lesbianas y homosexuales que pueden dar un hogar lleno de amor a los niños».


El cardenal Murphy-O'Connor, responsable de los católicos de Inglaterra y Gales, ha dicho que el cierre de sus siete agencias será una completa tragedia.


Fuente: EL MUNDO

 

 

Comentario Druídico: La esposa de Blair es católica. Se sabe que él ya tiene la intención de hacer pública su conversión cuando deje la primera magistratura británica. Es un político desgastado, con poco hilo en el carrete. ¿Qué mejor modo de anunciar su ingreso a la Iglesia Católica que sostener la objeción de conciencia de los católicos o al menos morir en el intento? Aparentemente Blair ha antepuesto su carrera a su Fe. O se ha confundido pensando que la Fe no lo obliga en cuestiones públicas y solo se limita al ámbito privado. O ambas cosas, la primera consecuencia de la segunda. ¿Cuando entenderán los modernos católicos: "el liberalismo es pecado" y pecado capital, porque da origen a muchos otros?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube