Panorama Católico

Camino a la Tiranía

Dice Platón que la democracia es la puerta de la tiranía. Este es un principio que tengo plenamente asumido y que cada día veo reforzado con los acontecimientos que van sucediendo a mi alrededor.

Estoy dudando por donde entrar al hecho que quiero comentar, y es que tiene varios frentes:

1º.- ¿Es digno de la atención que se le ha dado en los medios de comunicación?

2º.- ¿Es en sí síntoma de la opresión?, o ¿tal vez el síntoma de la opresión es justamente el hecho de que los medios de manipulación del sistema le dediquen esa atención?

Dice Platón que la democracia es la puerta de la tiranía. Este es un principio que tengo plenamente asumido y que cada día veo reforzado con los acontecimientos que van sucediendo a mi alrededor.

Estoy dudando por donde entrar al hecho que quiero comentar, y es que tiene varios frentes:

1º.- ¿Es digno de la atención que se le ha dado en los medios de comunicación?

2º.- ¿Es en sí síntoma de la opresión?, o ¿tal vez el síntoma de la opresión es justamente el hecho de que los medios de manipulación del sistema le dediquen esa atención?

Sea como fuere, lo que evidencia es que, efectivamente, Platón también tiene razón en esto, y es que los medios de manipulación social no dan puntada sin hilo. Callan lo que deben callar y divulgan lo que deben divulgar, siempre que el hecho sirva para adormecer más y mejor al público, víctima de sus actuaciones y víctima de sus silencios, víctima de las actuaciones y de los silencios de los políticos; víctimas de las actuaciones y de los silencios de la banca; víctimas, en fin, de las actuaciones y silencios del sistema.

¿Y cual es el hecho?… Una nimiedad. Pero una nimiedad que ha provocado este comentario, y es que, como digo, nada en el sistema es nimio.

Es el caso que, en Barcelona, un servidor del sistema establecido, un servidor de uniforme que se gana la vida como puede (como el resto de personas, ni más ni menos), ha impuesto una multa de cincuenta y siete euros a una mujer porque, conduciendo, ha cometido el delito de tocarse el pelo. La verdad, quedo absolutamente impresionado.

Y es que resulta curioso cómo el régimen de las libertades muestra cada día su verdadera faz. En el régimen de las libertades, todos somos libres para callar; somos libres para divorciarnos; somos libres para asesinar a nuestros hijos; somos libres para destruir la familia; somos libres para esclavizarnos al trabajo o a cualquier vicio, y sobre todo somos libres para dejar de ser libres.

¿Será posible? ¿Por qué nos sancionarán mañana? ¿Por llamar invertidos a los invertidos?, ¿por ser honestos?, ¿por llamar asesinos a los asesinos?, ¿por no llamar asesinos a los inocentes?, ¿por no aplaudir la última genialidad escupida por el político de turno? Claro, luego retirarán la multa y demostrarán lo justos que son.

En fin, hacen bien, en definitiva cada quién cuida su finca como mejor le parece.

Cesáreo Jarabo

Fuente: Pensamiento Hispánico

Comentario Druídico: ¿Lo que se nos viene a Hispanoamérica?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *