Actualidad por Panoramix

Campaña contra la FSSPX, contra Summorum Pontificum y ¡contra Bergoglio!

Contra la FSSPX

Sin entrar en detalles conviene hacer referencia a un ataque gravísimo que ha recibido la FSSPX en los EE. UU. de parte de una corporación periodística creada y liderada desde hace varios años por el periodista Michael Voris. En un supuesto informe de investigación acusa de graves delitos morales a varios sacerdotes que, para colmo de males, habrían sido encubiertos por sus superiores, según sus dichos.

La situación es compleja, la FSSPX ha hecho su descargo inicial y continúa haciendo públicos informes de hechos aparentemente oscuros. O más bien, oscurecidos, por distintos motivos. Hay casos reales, cierta impericia en el manejo de otros y por sobre todo, un el estado de sospecha permanente sobre el clero en los EE.UU. con causas fundadas por un lado y con un recelo excesivo por otro.

Sin duda debe haber una vigilancia sobre el clero, con la prudencia del caso, como sobre todas la personas que invisten responsabilidades morales graves, como maestros, médicos, entrenadores deportivos, etc. Más en estos casos porque, además del daño directo a la/s víctimas , la caída de un sacerdote es de una gravedad inconmensurable, porque su consagración por medio del sacramento del Orden Sagrado lo hace radicalmente distinto del hombre no ordenado y le impone una exigencia de santidad muy elevada. Por eso son el blanco preferido del demonio. Son almas consagradas que al caer arrastran en su caída la Fe vulnerable de los fieles.

Recordemos también el desprestigio generalizado del clero empaña la rectitud de muchos irreprochables y hasta santos sacerdotes. Una carga más que deben sobrellevar los sacerdotes en estos tiempos de apostasía. En otros, inclusive cuando la disciplina del clero ha estado muy relajada en ciertos lugares, los fieles se daban más al sarcasmo ante el clero pecador, como se puede apreciar en obras literarias universales. En español, El Libro del Buen Amor rebosa de ironía y cierto cinismo cuando el autor, conocido como Juan Ruíz, Arcipreste de Hita, relata con mucho componente biográfico las desventuras de un cura vago y mal entretenido. Pero emociona con los poemas de penitencia que compone desde la cárcel, donde es arrojado por sus delitos canónicos. Particularmente me ha tocado el siempre famoso

Quiero seguir a ti, flor de las flores,
siempre decir cantar de tus loores;
non me partir de te servir,
mejor de las mejores… (*)

Estos pecadores tenían Fe, y los fieles también, de modo que no había ni tanta angustia ni tanta tentación de descreimiento por las caídas, aunque siempre han sido dañinas para la fe de los fieles. Hoy las cosas son mucho más complejas. Se tiende a colocar la confianza en las personas más que en las instituciones, de modo que cuando “el hombre confía en el hombre” -sea él mismo u otros- se pone a tiro de la maldición bíblica (Jer, 17,5).

Lo cierto es que a quienes conocemos a Michael Voris y su Church Militant, desde hace muchos años, y hemos intercambiado ocasionalmente con sus colaboradores, este ataque no nos sorprende: un homosexual converso, Voris tiene la psicología y las habilidades profesionales para la publicidad para estas campañas, hace mucho está obsesionado por difamar la obra fundada por Mons. Lefebvre, y lo que en su momento parecía la objeción legalista típica (no tienen regularidad canónica, etc.) ahora se ha convertido en un ataque brutal, que no convence a quienes seguimos o conocemos al clero de la congregación, pero enturbia el ambiente en una sociedad particularmente dañada por este tipo de aberraciones.

Michael Voris

Sobre esto no creo necesario decir más, pero sí enlazar al pie los comunicados del Distrito de USA de la FSSPX para quien deseen leerlos (en inglés). Porque no faltarán repercusiones en el ambiente anti-fraternidad de nuestro medio.

Este ataque, enmarcado

Lo que sí vale la pena analizar es la ocasión de este ataque que pretende poner un torpedo bajo la línea de flotación del Distrito de EE.UU., cuyo crecimiento es asombroso. Y esta ocasión podría enlazarse con las presiones que se ejercen sobre un Francisco ya desacreditado ante propios y extraños.

Mons. Viganò ha dicho recientemente en ocasión del creciente desprestigio de papa: “Massimo Faggioli (un intelectual del Bergoglio Team entusiasta de sus reformas hasta hace poco N. del E.) … ha comenzado a esparcir aquí y allá dudas sobre la habilidad real de Bergoglio de tomar “decisiones valientes” –como por ejemplo abolir el Celibato, admitir a las mujeres al sacerdocio o legitimar la communicatio in sacris con los herejes- casi deseando que Bergoglio de un paso al costado para elegir un papa más obediente a las élites que tienen en el Pacto de las Catacumbas y en la Mafia de San Galo sus seguidores más inescrupulosos y decididos”. Ver aquí, aquí y aquí.

No irán adelante a la velocidad que pretenden: él, Francisco, más bien dejará hacer y continuará con sus declaraciones que ocasionalmente parecen más bien las de un insano. Esto que opina Mons. Viganò con mucha más autoridad que cualquier analista es algo que, sin embargo, algunos analistas previeron. Un ocaso, precipitado tal vez por la pandemia.

En las redes se comenta que hay una presión grande para que Francisco proceda a la abolición de Summorum Pontificum, el motu proprio que desembargó el uso de la liturgia latina tradicional, extinguida prácticamente en el clero regular y de las órdenes religiosas, y mantenido apenas por grupos fieles de resistencia bajo el liderazgo de alguna figuras destacadas. Una Voce, Michael Davies, principalmente. Pero rebrotado sin solución de continuidad bajo la FSSPX y las congregaciones religiosas que surgieron de diversas separaciones internas, como la FSSP, la principal y más numerosa. Sobre estos reclamos ver la carta pública de Andrea Grillo, otrora entusiasta de Bergoglio, pidiendo la “unidad litúrgica” en portugués aquí y en italiano aquí.

Una curiosa actitud de simpatía (digámoslo así) de Francisco por la FSSPX la ha beneficiado otorgándole, de un modo inorgánico y un poco caótico: jurisdicción para la administración de sacramentos como la confesión y el matrimonio. Por sus gestiones, la FSSPX es legalmente considerada parte de la Iglesia Católica, en el todavía riguroso sistema argentino de calificación de los cultos. Dos áreas: Iglesia Católica y otros, los propiamente llamados “cultos”.

Bergoglio, inclusive llegó a otorgar autoridad a la FSSPX para juzgar a un sacerdote de la congregación que cometió un delito gravísimo de índole sexual. Mons. Fellay comentó muchas veces en conferencias públicas la sorpresa con que recibieron la respuesta a su pedido de que dicho sacerdote fuera juzgado canónicamente en Roma, como procedía: “Júzguenlo ustedes.” Es decir, les otorgo jurisdicción canónica a tal efecto. Lo curioso es que este caso es uno de los que Michael Voris usa para atacar a la FSSPX acusándola de encubrimiento, cuando es público y notorio que el Superior General en ese momento lo mostraba como una de las medidas de incomprensible simpatía de Francisco, mientras le hacía la guerra a varios institutos canónicamente regulares por sus tendencias tradicionales.

Es decir, Francisco, sabe Dios porqué, cooperó para llevar a la Sociedad fundada por Mons. Lefebvre a un estado de regularidad de facto, o al menos a un limbo canónico. Pero se ensañó con los otros institutos. Se pueden ensayar diversas hipótesis sobre las intenciones, lo cierto es que los hechos fueron estos.

Bergoglio decadente, tradicionalismo en auge: contramedidas inmediatas

Como hipótesis, ciertamente, se puede asociar una campaña con la otra. El crecimiento de la FSSPX y de los fieles de misa tradicional en todas sus versiones ha sido explosivo bajo Francisco. Sus seguidores, hasta hace poco devotos, ven esto con cierta preocupación y piden contramedidas. Hay un cisma de facto en la Iglesia, que saldrá a la luz cuando Francisco muera, dimita o quizás antes. Mons. Viganò no está solo, y tiene una posición privilegiada para denunciar contubernios en futuros cónclaves, lo que significa que un nuevo papa no será pacíficamente reconocido por sectores importantes de la Iglesia. Y, por si fuera poco, dice cosas que ni siquiera se dicen en la FSSPX, de modo oficial al menos.

Si las cosas son como parecen, un solo hombre salido de la estructura canónica regular de la Iglesia ha puesto en vilo el proyecto neomodernista en su etapa extrema, cuando abiertamente, desde la Jerarquía se adoptan los principios de la contra-iglesia masónica sin disimulos ni recatos.

No faltan motivos para la furia de las fuerzas infernales ni astucia a sus instrumentos, sean estos “conservadores” o modernistas, para confundir más a las almas y alejarlas de la Fe. Por ahí  va la cosa.

 

Enlaces a los sitios de la FSSPX USA.

El sitio no admite reenvíos de modo que se puede entrar de modo directo en https://sspx.org/en

A Statement of the SSPX concerning a Church Militant Media Campaign

Comentario de FSSPX USA sobre un caso en curso de investigación

Comunicaciones oficiales sobre este temaWeb oficial de la FSSPX USA para la protección de menores y personas vulnerables. https://plantoprotect.website/en

(*) Nota. Sigue el poema de Juan Ruiz:

Grand fianza he yo en ti, Señora,
la mi esperanza en ti es toda hora;
de tribulación sin tardanza,
venme librar agora.

Virgen muy santa, yo paso atribulado,
pena tanta, con dolor atormentado,
en tu esperanza coita atanta
que veo, mal pecado.

Estrella de la mar, puerto de folgura,
de dolor complido e de tristura,
venme librar e conortar,
Señora del altura.

Nunca fallesce la tu merced complida,
siempre guareces de coitas e das vida;
nunca parece nin entristece
quien a ti non olvida.

Sufro grand mal sin merecer, a tuerto,
esquivo tal, porque pienso ser muerto;
más tú me val, que non veo ál,
que me saque a puerto.

Comentarios



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube