Panorama Católico

¿”Capricho católico” o fenomenal burrada?

El autor del artículo que comentamos debería inaugurar una sección nueva de Panorama: Burradas fenomenales. Lo vamos a pensar. Por ahora vaya su "opinión" y nuestro comentario.

Capricho Católico

Por Antonio Larreta

El País de Montevideo, 22 diciembre 2006

El autor del artículo que comentamos debería inaugurar una sección nueva de Panorama: Burradas fenomenales. Lo vamos a pensar. Por ahora vaya su "opinión" y nuestro comentario.

Capricho Católico

Por Antonio Larreta

El País de Montevideo, 22 diciembre 2006

Como católico, si no de cuna y de fé, sí de educación y de empecinada tolerancia, tengo derecho a escandalizarme con la última frivolidad litúrgica promulgada por Roma.

Dentro de dos años, ya no será igual la Santa Misa, la Palabra de Cristo habrá sido retocada, y en un sentido que explicaré enseguida, ya no seremos católicos. Leo en el diario un simple comunicado de la Congregación del Culto Divino, nada menos. Ese augusto tribunal ha detectado un viejísimo (tan viejo como la misma misa) error de traducción en el texto supuestamente sagrado y se propone corregirlo ahora. Concierne nada menos que a los destinatarios del derramamiento de sangre de Nuestro Señor Jesucristo. El original latín dice "pro-multis", que desde ahora se traduciría parcamente "por muchos" en lugar del tradicional “por todos los hombres" como se rezó siempre.

Aparte del velo de inquietud que arroja sobre todos los textos sagrados, y sobre la fiabilidad de la propia Congregación, la sustitución de esa sola palabrita puede provocar un estruendoso derrumbe. Si Cristo no derramó su sangre por todos los hombres y lo hizo "por muchos", esa expresión fácilmente se puede trocar "por algunos", con la tentación de interpretarla "por los elegidos", por ejemplo.

Pienso que el traductor original, ahora condenado, tuvo un rapto de inspiración divina y se atrevió a interpretar a Cristo corrigiendo el prudente "pro-multis" del texto que manejaba.

Pero hay algo más, y es el nombre mismo de la Iglesia, decidido allí por el siglo II. La palabra griega "catholika" significa precisamente "universal", lo que pudo ser una predicción presuntuosa de los primeros concilios, pero pronto fue el nombre de la Iglesia Romana para toda la feligresía en Roma, en toda Europa y hasta en el Lejano Oriente o en la América española, e incluso la palabra con la que identificaban los herejes, los protestantes, los enemigos. El pro-multis no hace más que cuestionar la universalidad, donde el "para todos los hombres" la legitimaba. La Iglesia pasa a ser un poco menos católica, se inclina – ¿sin quererlo?- por la discriminación.

Comentario Druídico: ¡Qué burro, pero qué burro es el Sr. Larreta! Su breve texto es un compendio de errores materiales, especulaciones personales y contradicciones indigno de ser publicado en ningún medio que se considere serio.

1) Frivolidad litúrgica: así define a la corrección de un error que altera el sentido teológico de la fórmula de la consagración…

2) Ya no seremos católicos… porque, dice Larreta, el fruto del sacricio redentor no será aprovechado por todos sino por muchos. Es decir que hemos de negar la existencia del bien y del mal, del juicio particular y final, de los mandamientos, del pecado mortal, de innumerables textos evangélicos, docrina dogmática y hasta del sentido común. ¿Donde queda la justicia divina si no hay premio y castigo? Sin contar un tema al cual el Sr. Larreta ha de ser especialmente sensible: ¿qué pasa con el libre albedrío? ¿Hemos de creer en un determinismo o predestinación según los cuales nigún humano puede condenarse por horriblemente pecador o incrédulo que haya sido y sin que medie arrepentimiento alguno o el menor acto de fe? "El que crea se salvará y el que no crea se condenará". "La Fe sin obras es una fe muerta"… etc. ¿le sugieren algo al Sr. Larreta?

3) ha detectado un viejísimo (tan viejo como la misma misa) ¿Admite que es un error? ¡tan viejo como la misa! ¿Cuál es el error tan viejo como la misa? ¿El por todos o el por muchos? Su ambigüedad solo resulta en un contrasentido.

4) en lugar del tradicional “por todos los hombres" como se rezó siempre. Sr. Larreta: por todos no es "tradicional" ni se rezó siempre. Ni siquiera figura en el Novus Ordo, sino en las traducciones del Novus Ordo, en la mayoría, no en todas. ¿De dónde sacó lo de "tradicional".

5) Si Cristo no derramó su sangre por todos los hombres y lo hizo "por muchos"… Se ha explicado hasta el hartazgo. Jesús derramó su sangre por todos, pero aprovecharán de su sacrificio redentor "muchos" no "todos". El lo expresó así, la sagrada liturgia lo conservó así, la teología dogmática lo explicó así, la Iglesia, siempre, en todo lugar, toda ella lo ha creído así. Eso es la "tradición católica". Lo otro es una veleidad personal o una desviación doctrinal impuesta abusiva y fraudulentamente por la autoridad eclesiástica durante más de 35 años.

6) (el traductor) tuvo un rapto de inspiración divina y se atrevió a interpretar a Cristo corrigiendo el prudente "pro-multis" del texto que manejaba. ¡Esto es el colmo! Los traductores infieles resultan ser nuevos profetas que "por inspiración divina" ha creído necesario ¡interpretar a Cristo corrigiéndolo! Y lo dice tan fresco… Esto ya es caradurismo.

6) Finalmente, el pro multis (vean que objeta el texto evangélico y litúrgico mismo, no ya su traducción) es un camino a la discriminación. Este es el punto. Y de aqui la importancia de la corrección. Sin salvación "asegurada" para todos se cae el falso ecumenismo, el indiferentismo religioso, y en definitiva, la esencia del pensamiento teológico progresista. Cuando el Papa apuntó al "pro multis" sabía que apuntaba bien a un punto medular.

Claro que no es todo lo que queda por corregir, ni mucho menos. Pero es un paso importantísimo.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *