Panorama Católico

Carmelitas acogían a gurú yoga, que terminó en escándalo sexual

Gisela Vázquez, monitora de yoga en Madrid, tenía convocado un retiro de esta actividad del 23 al 25 de marzo en el convento carmelita de San Juan de la Cruz de Segovia, una instalación monástica conocida por su reiterada acogida de iniciativas espirituales no-católicas

El encuentro en Segovia lo organizaba una de las pocas monitoras españolas con licencia de la organización internacional Anusara, ahora en entredicho

Actualizado 12 marzo 2012

Gisela Vázquez, monitora de yoga en Madrid, tenía convocado un retiro de esta actividad del 23 al 25 de marzo en el convento carmelita de San Juan de la Cruz de Segovia, una instalación monástica conocida por su reiterada acogida de iniciativas espirituales no-católicas.
             
Sin embargo, este retiro se ha cancelado y su convocatoria retirada de Internet, al parecer a raíz del escándalo sexual del gurú John Friend, dueño de la lucrativa franquicia Anusara-Yoga. Gisela Vázquez se presenta como «la única Profesora Certificada de Anusara Yoga® en Madrid». Otra profesora «certificada» en España es Susana García Blanco, con sede en Barcelona pero que da cursos en diversas ciudades.
           
 El negocio del «anusara-yoga»       

John Friend es un norteamericano que creó en los años noventa su propia variante de yoga «fácil», con visión empresarial (o democratizadora, según como se mire). La clave de su éxito estaba en su sistema de formación de profesores y de licencias: los aspirantes a profesores debían completar al menos 200 horas de formación en talleres (pagados), comprar el manual, el DVD de entrenamiento, cursos y pagar los derechos de licencia renovados anualmente. Friend, por supuesto, desaconsejaba la mezcla de su marca con otras marcas de yoga, yvendía su propio calzado y ropa de Anusara.Según él mismo, contaba con 1.300 profesores y 200.000 practicantes en 70 países.
           
Según Stefanie Syman, autora de «El cuerpo sutil: una nueva historia del yoga estadounidense«, la empresa de Friend ingresaba 2 millones de dólares anuales, con él como único accionista, y un sueldo declarado de 100.000 dólares. Tenía 15.000 seguidores en Twitter y 20.000 fans en Facebook.
           
Poca simplicidad, muchas fiestas            

Pero el pasado 28 de febrero el New York Times (nada sospechoso de conservadurismo) publicaba la historia de cómo diversas mujeres han acusado a Friend de aprovecharse de su posición como guía espiritual para conseguir favores sexuales o, simplemente, llevar una doble vida: predicar austeridad y simplicidad y sin embargo volcarse en fiestas y sexo con numerosas mujeres. (Véase traducción en español aquí; y más información aquí en EducaSectas.org ).
             
Ya en otoño un antiguo profesor de yoga de Anusara hizo circular por internet documentos que reforzarían acusaciones contra Friend por abusos sexuales, financieros, el empleo de drogas y la participación de John Friend en rituales neopaganos(de la «religión» neopagana «wicca»), algo que le servía para apuntalar su dominio sexual y espiritual sobre algunas de sus seguidoras.
           
Por el momento más de 50 profesores han abandonado el movimiento, y miles de seguidores han mostrado su decepción. Friend se ha retirado, al menos temporalmente, a «reflexionar y meditar», pero es evidente que la empresa continuará generando dinero.
           
Del yoga a la dominación sexual          

La relación entre el yoga y las relaciones sexuales entre maestros y discípulas (y a veces discípulos también) salpica la historia del yoga occidental (y, si se rastrea su historia, del oriental). Las técnicas de respiración, la mayor elasticidad, más fuerza en los músculos, etc… puede conllevar un aumento del deseo sexual en el discípulo, y un líder dominante puede lograr que se oriente hacia él.
           
En 1995, la Asociación de Profesores de Yoga de California tuvo que condenar las relaciones sexuales entre maestros y discípulas y establecer un código ético sobre el tema, debido a la frecuencia con que se daba.
           
El maestro Muktananda (1908-82), propietario de grandes santuarios en EEUU, fue acusado a finales de 1981 por un ayudante de usar amenazas y violencia para llevar una intensa vida sexual.

Otro gurú, Satchidananda (1914-2002) fue el «superstar» del yoga que hizo la invocación del famoso encuentro de Woodstock. Las denuncias por abuso sexual llegaron en 1991.
           
El maestro Rama (1925-96) fue denunciado por una mujer en 1994 que aseguraba que abusó de ella en sus instalaciones de Pennsylvania cuando tenía 19 años. En 1997, ya muerto Rama, un jurado otorgó a la mujer casi 2 millones de dólares por daños y perjuicios.
           
El díscolo convento carmelita

Mientras tanto, los monjes carmelitas de Segovia llevan tiempo prestando sus instalaciones para fines espirituales de lo más dudoso desde el punto de vista católico. 

El convento carmelita de Segovia es reincidente en su acogida de actividades espiritualmente heterodoxas de entidades sin ninguna aprobación eclesial, como se comprueba en cualquier sencilla búsqueda por Google. Las escuelas de yoga españolas le tienen aprecio por ser, en palabras de una de ellas, un «lugar de bonita Energía y silencio para meditación, yoga y encuentro con personas de este sendero».
             
?
En verano de 2011 las autoridades provinciales carmelitas ya tuvieron que impedir un encuentro de una asociación masónica que decía ser «cristiana» y que ya había acudido dos veces antes a las instalaciones del convento carmelita de Segovia. En webs masónicas lo explicaban quejosas mientras que en ReligionenLibertad se recogía con detalle. ?
           
Cabe aquí recordar las directrices vaticanas de la Congregación para la Doctrina de la Fe en la que se previene a los Centros de Espiritualidad Católica (y a sus responsables, y superiores, obispos y jerarquía) contra tales practicas. Ahí se les pide que sean vigilantes (que es lo que significa la palabra griega «episcopos»).    

Fuente. Religión en Libertad

Comentario Druídico:  ¡Mira tú, chaval!  Yogis retozones y carmelitas retozones. También en España los obispos se hacen los tontos…  

No es para celebrar.  Mal de muchos, consuelo de tontos.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *