Panorama Católico

Carta Abierta a los Obispos Argentinos

Los católicos argentinos hemos asistido consternados, una vez más, a una nueva demostración de la debilidad de muchos de nuestros pastores para con un gobierno que no se da por satisfecho con promover políticas anticristianas, sino que ahora ha llegado a usurpar un lugar sagrado para pedir, con un cinismo insolente, el apoyo a su gestión.

Los católicos argentinos hemos asistido consternados, una vez más, a una nueva demostración de la debilidad de muchos de nuestros pastores para con un gobierno que no se da por satisfecho con promover políticas anticristianas, sino que ahora ha llegado a usurpar un lugar sagrado para pedir, con un cinismo insolente, el apoyo a su gestión.

¿Saben nuestros obispos el estado de confusión y desazón en que se sume al pueblo cristiano al permitir semejante acto? El titular de un gobierno perseguidor de un cabal sucesor de los apóstoles, como Monseñor Basseotto, un gobierno promotor de acciones antivida, propiciador del crimen del aborto, de las uniones contranatura, de la educación sexual anticristiana para nuestros niños y adolescentes, de la división de los argentinos, y toda una política destinada a descristianizar nuestra sociedad… se arroga el derecho de darnos lecciones de catolicismo desde el mayor santuario de nuestra República.

¿Por qué el titular de la diócesis donde se desarrolló este acto vergonzoso permitió que tal cosa sucediera? ¿Por qué no se ve en la gran mayoría de nuestros obispos, no digamos ya acciones propias de santos o de mártires, sino de simple virilidad? ¿Por qué los obispos argentinos callan ante semejantes sucesos? ¿Por qué siguen permitiendo que cualquier aventurero, cualquier simple cazador de votos, siga pisoteando los derechos de Cristo y de su Santa Iglesia Católica?

Los católicos argentinos estamos esperando que nuestros pastores hablen claramente, sin ambigüedades, como habló Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. Estamos a una semana de nuevas elecciones y todavía no se ha escuchado una sola voz, de un solo pastor, que nos advierta sobre la obligación de no favorecer a las corrientes políticas que vayan contra las enseñanzas de la Iglesia. Los obispos argentinos deben señalar a su rebaño, que en cuestiones como éstas, los católicos también ponemos en juego nuestra salvación.

Todos los católicos, consagrados o no, estamos llamados a manifestar nuestra Fe, a dar testimonio, cueste lo que cueste, de la Realeza Social de Nuestro Señor Jesucristo. Cuando las fuerzas flaquean, cuando la naturaleza es insuficiente, conviene recordar lo que El nos dijera:

"No temáis, Yo estaré con ustedes hasta el fin de los siglos"

MARIA VERONICA RUIZ DE TORRES
D.N.I. 16.222.869

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *