Panorama Católico

Carta de una catequista a Mons. Garlatti sobre la Ley de Educación

Bs. As., 8 de Febrero de 2007

Bs. As., 8 de Febrero de 2007

Sr. Presidente
de la Comisión de Educación Católica
Mons. Guillermo GARLATTI
S / D

De mi consideración:

Como fiel cristiana consagrada especialmente a la Gloria de Dios y la plena santificación de mis hermanos a través del apostolado en el campo educativo, me siento profundamente defraudada tanto por la "declaración" sobre la nueva ley como por la rápida "aclaración" que Ud. ha hecho al ser difundida la misma en el Curso de Rectores.

No sé por qué se ha tomado Ud. el trabajo de aclarar algo que es obvio, como lo es también la ausencia de un criterio verdaderamente sobrenatural, católico, respecto del daño inmenso que se viene haciendo en las conciencias de los niños y jóvenes por el martilleo constante de los medios de comunicación en torno a la "ideología de género", los atrevidos avances en esta materia de muchas de las editoriales de textos destinados a la educación y ahora, gracias a esta nueva "Ley", la entronización oficial de dicha ideología (de modo transversal, además, en todas las áreas curriculares…) con su consiguiente obligatoriedad, tanto en la gestión estatal como en la privada…

Si esto no es "ideologización de la educación", como tan claramente dijera el Sr. Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, ¿qué es?

Me cuesta creer que su mayor preocupación ante la sanción de la nueva "Ley" (y el encomillado es adrede, pues este texto no llena las condiciones que Sto. Tomás de Aquino nos señala respecto del concepto de "ley"…), sea el de que "En los Institutos de gestión privada pueden suscitarse inconvenientes y serias dificultades en el futuro por la ambigüedad de algunas disposiciones de la nueva Ley en cuanto no contempla la particular relación laboral de su personal, ni la primacía que debe tener -para su permanencia o eventual prescindencia de servicios- su identificación con el ideario educativo institucional. Asimismo nos preocupa que entre Institutos Superiores de gestión estatal y privada no se haya diferenciado cuando se establecen mecanismos colegiados de gobierno."

¿Por qué se esmera en encontrar "elementos positivos" en las disposiciones que emanan de esta ley, cuando ponen en serio riesgo la libertad de enseñar en fidelidad al Evangelio?

¿No le preocupa que, aún cuando hubiera coincidencia del personal docente con el ideario de una Institución, cualquiera de ellos podría ser denunciado (por ej. ante el INADI) por "homofobia", solamente por enseñar los principios de Orden Natural en Biología, Filosofía, Antropología, Derecho, Literatura, Historia, etc.?

Dudo mucho que algún Instituto de educación católico fuera a perder la subvención o estuviera a punto de ser inhabilitado con declaraciones y aclaraciones como las que Ud. ha hecho públicas… Sí me preocupan, en cambio, las conciencias de los niños y jóvenes a merced de esta ley, y la suerte de los pobres docentes que hablamos claro en las cátedras y que dotamos a nuestros alumnos de criterios ciertos de discernimiento a la luz del Orden Natural y la Doctrina de N.S.Jesucristo y el Magisterio de la Iglesia.

¿Habrá pastores que nos defiendan? ¿O deberemos mudar nuestros sitios de trabajo a San Luis, La Plata, San Justo…?

No deseo que estas líneas sean interpretadas como una falta de respeto o menosprecio hacia la investidura episcopal; muy por el contrario, pido al Señor cada día (y conmigo muchos otros fieles, gracias a Dios) que nos otorgue obispos santos, pastores valientes y conductores fieles del rebaño que se les ha confiado, que sean como los que "guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús" (Ap 12, 17). Y para los que no están a la altura de tan santa misión en los tiempos que nos tocan vivir, que la Madre de la Gracia interceda por ellos y les obtenga el vino nuevo de esas Bodas Místicas con el Verbo hecho carne que los transformará en Pastores y modelos del rebaño…

Que María Ssma. nos conceda esta gracia.

Atte.

María de Luján Torre
Llavallol 1717- Cap. Fed.-
Prof. en Cs. de la Educación, U.C.A.- Catequista, Inst. San Pío X, San Luis –

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *