Panorama Católico

Caso Williamson: la “solución final”

Atención extranjeros, la Argentina, crisol de razas, se ha puesto de pie: bolitas, yorugas, chilotes y paraguas, ¡preparáos! se viene la masiva expulsión de extranjeros. Nadie que tenga la más mínima mácula en su papeleo migratorio puede permanecer en el país. Comenzando por el ciudadano Williamson, que es la cabeza sobre la que cae el peso ejemplificador de la ley para escarmiento y espanto de todos los infractores.

Escribe el Editor y Responsable

Atención extranjeros, la Argentina, crisol de razas, se ha puesto de pie: bolitas, yorugas, chilotes y paraguas, ¡preparáos! se viene la masiva expulsión de extranjeros. Nadie que tenga la más mínima mácula en su papeleo migratorio puede permanecer en el país. Comenzando por el ciudadano Williamson, que es la cabeza sobre la que cae el peso ejemplificador de la ley para escarmiento y espanto de todos los infractores.

Escribe el Editor y Responsable

Si pueden con un británico ¿qué no podrán con Uds., hermanos sudakas? Así que, nada de trabajo en negro, nada de verdulerías no declaradas. Abstenerse de conducir taxímetros declarando dirección trucha en Capital para obtener la licencia. No más puestitos en La Salada. Ya no más venta de DVD piratas en casi todas las esquinas de el Conurbano Bonaerense. Ni se les ocurra vender chipás en las estaciones del Roca o del Sarmiento. Ni mucho menos productos dentro del tren. Kristina Vigila.

De ahora en más todas las verdulerías deberán cumplir las normas ISO 9002. Un solo tomate podrido y serán expulsados. A la menor infracción de tránsito, no quedará un solo uruguayo en la Argentina, más aún si niega la contaminación de Botnia, otra forma de negacionismo. Las fuerzas del orden sitiarán las ferias de La Salada para pedir facturas y documentos que acrediten residencia legal a todos los puestistas paraguayos. Si se llega a descubrir que es mercadería de marca falsificada, ¡fuera¡

En cuanto a los vendedores de chipá: deberán hacerse un examen psicofísico, tener certificado de buena conducta, documento con residencia y recibo de sueldo. Si osaren declarar que venden panchos, gaseosas o churros, cuando a todas luces promueven chipás, serán embarcados en el primer avión de Aerolineas Argentinas que levante vuelo rumbo a su país de origen, en caso de que este pueda determinarse y de que los aviones de Aerolineas Argentinas puedan levantar vuelo.

Ni una sola mucama chilena sin residencia legal, monotributo y aportes jubilatorios. Serán puestas en grandes vagones de tren y depositadas del otro lado de la cordillera.

En cuanto a nuestros hermanos chinos y coreanos, -oh amplio y generoso corazón argentino- no podemos saber si están o no legalmente en el país, porque todos se llaman igual y de hecho todos tienen la misma cara. ¿Quién los puede distinguir? Además contribuyen a la industria de la piratería del asfalto, vendiendo a bajo precio el producido de los atracos, y favoreciendo así la economía de las clases más necesitadas.

Tampoco es el caso de expulsar a etarras, miembros de las FARC o diplomáticos cubanos y venezolanos de función incierta. Prevalecen los altos intereses de la diplomacia nacional. ¿Qué más da que se declaren agregados culturales y luego se la pasen asesorando a Quebracho y otros grupos de jóvenes alborotadores?

Se ha sugerido pedir certificado de residencia legal a los asistentes a los piquetes y actos públicos a favor del gobierno. El ministro Randazzo, sin embargo, considera que esto violaría el derecho de protesta social. ¡Jamás judicializaremos la protesta social! Aún a riesgo de que se nos pase algún inmigrante ilegal o dos.

En fín, extranjeros todos: aprendan en cabeza ajena. El primero que declare una actividad que no es la que realiza -sabemos que todos cumplen con las leyes argentinas, pero prevenir es curar- será expulsado del país sin contemplación alguna…

Particularmente si dice que es empleado de una Asociación Civil con función dar clases en un seminario y resulta ¡que es sacerdote…! ¿Cómo se puede ser empleado docente y sacerdote al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto?  

Es una pena que la Iglesia argentina no estuviera enterada de nada de esto porque podría haber avisado antes. Pero ¿cómo iban a saber? ¿Quién ha visto a un lefebrista? ¿Quién los conoce? No se puede estar en todo…

Pudiera ser, tal vez, que el Ciudadano Cardenal Primado, para reparar este penoso olvido haya movido a reflexión a su amigo el Secretario de Culto; tal vez motivado por los rabinos que tanto ama, y sus amigos de la DAIA y de la AMIA. ¿Se le puede reprochar que nos aleccione con su ejemplo de viajante de subte y celoso denunciador, oficio que ejerce desde antes de alcanzar los honores episcopales y cardenalicios?

En fin, la cosa apesta, pero la justicia asoma. Pronto no quedará ni sombra de nadie que Kristina y su consorte reinante consideren inaptos para vivir en esta bendita tierra.

Así que, amigos periodistas extranjeros, preparen o los sahumerios o las valijas.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *