Panorama Católico

Cineasta argentino judío galardonado por la Santa Sede

No, no me convertí: los convertí a ellos", bromea Daniel Burman por teléfono mientras camina por las calles del Lido veneciano un rato después de haber recibido de parte del Monseñor Celli -el presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales del Vaticano- el Premio Robert Bresson. El galardón, instituido por el Papa Juan Pablo II, tiene el objetivo de distinguir a los directores que "testimonien la búsqueda difícil del significado espiritual de la vida".

No, no me convertí: los convertí a ellos", bromea Daniel Burman por teléfono mientras camina por las calles del Lido veneciano un rato después de haber recibido de parte del Monseñor Celli -el presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales del Vaticano- el Premio Robert Bresson. El galardón, instituido por el Papa Juan Pablo II, tiene el objetivo de distinguir a los directores que "testimonien la búsqueda difícil del significado espiritual de la vida".

No, no me convertí: los convertí a ellos", bromea Daniel Burman por teléfono mientras camina por las calles del Lido veneciano un rato después de haber recibido de parte del Monseñor Celli -el presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales del Vaticano- el Premio Robert Bresson. El galardón, instituido por el Papa Juan Pablo II, tiene el objetivo de distinguir a los directores que "testimonien la búsqueda difícil del significado espiritual de la vida".

"Fue muy emocionante"

Es el premio Robert Bresson, instituido por Juan Pablo II. El director, de 35 años, lo recibió por el conjunto de su obra.

DISCURSOS EL MONSEÑOR CELLI Y BURMAN HABLARON EN LA CEREMONIA

Por Diego Lerer

No, no me convertí: los convertí a ellos", bromea Daniel Burman por teléfono mientras camina por las calles del Lido veneciano un rato después de haber recibido de parte del Monseñor Celli -el presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales del Vaticano- el Premio Robert Bresson. El galardón, instituido por el Papa Juan Pablo II, tiene el objetivo de distinguir a los directores que "testimonien la búsqueda difícil del significado espiritual de la vida".

"La verdad es que estuvo muy bueno, fue muy emocionante", cuenta el cineasta, que profesa la religión judía. El premio ("un objeto bellísimo", agrega) le fue entregado en una ceremonia en el Hotel Excelsior en la que estaba desde el director de la Mostra, Marco Müller, hasta funcionarios de cultura y cine italianos y argentinos. "Me conmovió el discurso del Monseñor, tenía mucho conocimiento de mis películas e hizo un análisis de ellas que no me esperaba, con mucha profundidad", comenta.

Luego fue el turno de Burman de decir unas palabras y él eligió relatar un cuento jasídico cuya moraleja tiene que ver con la obligación del hombre de hacerse responsable de sus actos, y habló de cómo él, en sus películas, intenta trabajar esa temática. "Cuando lo tradujeron al italiano lo entendieron, creo", bromea el director de El nido vacío y Esperando al Mesías, película por la que viajó por primera vez allí.

"Fue muy raro venir a un festival a ganar un premio sin tener que pelearlo ni competir por él -dice-. Pero está bueno eso también, estás más relajado". Burman se iba hoy a Roma donde fue invitado a una visita oficial al Vaticano y el jueves volverá al país. El lunes parte a Toronto a presentar su película allá. El nido… irá luego a San Sebastián.

Burman se convirtió así en el primer cineasta americano en poner su nombre en la lista de ganadores del premio Robert Bresson, lista que integran Giuseppe Tornatore, Manoel de Oliveira, Theo Angelopoulos, Krzysztof Zanussi, Wim Wenders, Jerzy Stuhr, Zhang Yuan y Aleksandr Sokurov.

Y tiene sólo 35 años.

Fuente: Clarín, Argentina

Comentario Druídico: "No me convertí, los convertí a ellos…" Una broma inquietante.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
24/01/2010 a las 11:12 am

Judios y otros…
Pregunto:

¿no puede acaso un judio realizar un filme que transmita valores o ideas que merezcan un premio de la Iglesia?

¿Si Dios se hubiera hecho carne entre quichuas u otentotes o visigodos no lo hubieran crucificado?

No se molesten en responder , son preguntas retóricas…..



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube