El futuro próximo traerá probablemente extravagantes catástrofes, pero lo que más seguramente amenaza al mundo no es la violencia de muchedumbres famélicas sino el hartazgo de las masas tediosas.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com