Panorama Católico

Ciudad del Vaticano: el desacuerdo Levada / Benedicto XVI se acentúa.

Los tradicionalistas se alegran mucho, propiamente  por causa de la llegada de "Ecclesia Dei" a la Congregación de la Doctrina de la Fe, tal como Benedicto XVI lo ha anunciado.

Por  Libero Romano

Sin embargo, se preocupan por la poca simpatía hacia  ellos del actual Prefecto de la Congregación, el norteamericano William Levada, un cardenal que Joseph Ratzinger ha conocido desde hace muchos años y del que aprecia su fiel cooperación con el Vaticano a principios de los años 80… pero que no comparte ninguno de los actuales puntos de vista del Papa sobre la antigua liturgia ni su actitud hacia los lefebvristas.

Los tradicionalistas se alegran mucho, propiamente  por causa de la llegada de "Ecclesia Dei" a la Congregación de la Doctrina de la Fe, tal como Benedicto XVI lo ha anunciado.

Por  Libero Romano

Sin embargo, se preocupan por la poca simpatía hacia  ellos del actual Prefecto de la Congregación, el norteamericano William Levada, un cardenal que Joseph Ratzinger ha conocido desde hace muchos años y del que aprecia su fiel cooperación con el Vaticano a principios de los años 80… pero que no comparte ninguno de los actuales puntos de vista del Papa sobre la antigua liturgia ni su actitud hacia los lefebvristas.

De 73 años, el cardenal Levada no permanecerá mucho tiempo en el cargo y los rumores dan a enternder que podría incluso anticiparse su retiro por motivos reales de salud. Esto, sin embargo, asegura a los tradicionalistas sólo la mitad de sus pretenciones, puesto que no confían en el apoyo del Secretario del Consejo, el jesuita español Luis Ladaria, un arzobispo moderado hoy, pero que nunca renunció a la teología de Karl Rahner, aborrecida por los fundamentalistas, que vieron en ella una reducción del mensaje cristiano a la dimensión humana.

Arzobispo William Levada se ha opuesto en los debates silenciosos de la Curia a esta complacencia hacia los integristas y sus asimilados. Sin ser progresista, es considerado un centrista, formado en la Gregoriana en la escuela del Padre Francis Sullivan, aquel espíritu brillante y lleno de matices, que no pasaba precisamente por conservador, y que ha criticado las pretenciones extremas del magisterio romano.

Siendo Arzobispo de San Francisco, el cardenal Levada ha dado pruebas de tolerancia y humanidad hacia los círculos homosexuales. Nunca se opuso a la actividad de ninguna parroquia comprometida con la pastoral de las personas homosexuales y recomendó como su sucesor a un prelado francamente liberal, el obispo George Niederau. Por el contrario, ha sido hostil al reconocimiento de las capillas tradis aunadas en la defensa de la Misa de San  Pío V.

Mencionado por un tiempo como posible Arzobispo de la ciudad de Nueva York, el Arzobispo Levada no ha gozado probablemente ni de la edad ni de la salud necesarios. Algunos han sugerido que se lo transferiría a la Penitenciaría Apostólica, un cargo prestigioso (el cardenal permanece en su puesto durante la vacancia de  la silla petrina), pero sin influencia real.

Los más pesimistas en el seno del tradicionalismo sepregunan si después de este período de buena voluntad (nosotros diríamos de complacencia) que han sido los cuatro primeros años del pontificado de Benedicto XVI, con la deplorable influencia del Cardenal Darío Castrillón Hoyos no se abrirá un nuevo período, muy diferente, de retorno.

En efecto, la opinión de la mayoría está ejerciendo presión sobre el Vaticano, estimulada por los episodios más recientes. Además, en razón de su autoridad personal, un hombre como el cardenal Levada sería difícil de “entornar”. Seleccionado desde el comienzo, se dice, por algunas de sus cualidades como la discreción, el sentido del trabajo duro, un relativo pragmatismo, ha decepcionado a los conservadores, quienes lo creían más cerca de ellos y más maleable.

Con poca dificultad, el Arzobispo Levada queda ahora, reforzado por los escándalos recientes de los medios de comunicación, (caso Williamson, excomunión en Brasil …) y más aún por cuanto desde su llegada a la Curia en 2005, nunca ha dejado de poner en guardia al Papa contra una extrema derechización de su política eclesial. Sin resultado. Al menos hasta ahora.

Fuente: Golias

Comentario Druídico: A destacar: no hay aquí una formulación doctrinal, sino meramente política e ideological. El Papa (ese viejo caprichoso) ha decidido cumplimentar a la FSSPX y a sus asimilados por puro gusto personal. Por suerte, hombres como Levada no han dejado de oponerse. Claro, lo vamos a perder, de un modo u otro (¡y tiene tan buenos antecedentes!) porque está enfermo (tiene cancer, es sabido, aunque aquí no se lo menciona). Bueno, nos queda la esperanza de que su partida no nos deja desguarnecidos, porque el ranherista Ladaria queda en su puesto (¿como lo saben?). Bueno, en tanto las cosas se definen, y aprovechando los escándalos mediáticos, tal vez… tal vez… Levada logre convencer a Benedicto de volver atrás. Aunque por ahora no lo ha logrado…

Si esto no es cinismo…

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
11/06/2009 a las 5:42 pm

INSISTO

ESTA PAGINA ES UNA PORQUERIA COMO EL MISMO VATICANO



    Anónimo
    11/06/2009 a las 8:40 pm

    DEBE SER SU MONITOR; YO A ESTA PáGINA LA VEO BIEN.

    Ahura, si se refiere al sitio de red y a los foreros comentaristas, su enjundioso comentario nos es útil, paisano.

    Gracias por recordarnos que mucha gente no piensa como nosotros.

    Cordialmente,

    Á. B. L.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *