Panorama Católico

¿Cristianofobia o persecución de la Fe?

Autoridad vaticana pide a estados combatir "cristianofobia"
con determinación

.- Al participar en el Encuentro para la amistad entre los pueblos de Rimini, el secretario para las relaciones del Vaticano con los Estados, Mons. Dominique Mamberti, hizo un llamado a la comunidad internacional a combatir la "cristianofobia" con la misma determinación que se combate el rechazo a los judíos o los musulmanes.

El Arzobispo ofreció una ponencia sobre la "Protección y derecho de libertad religiosa" en la que explicó, entre otras cosas, por qué la Santa Sede defiende de manera inagotable la libertad religiosa que "es vulnerada en diferentes partes del mundo".

Autoridad vaticana pide a estados combatir "cristianofobia"
con determinación

.- Al participar en el Encuentro para la amistad entre los pueblos de Rimini, el secretario para las relaciones del Vaticano con los Estados, Mons. Dominique Mamberti, hizo un llamado a la comunidad internacional a combatir la "cristianofobia" con la misma determinación que se combate el rechazo a los judíos o los musulmanes.

El Arzobispo ofreció una ponencia sobre la "Protección y derecho de libertad religiosa" en la que explicó, entre otras cosas, por qué la Santa Sede defiende de manera inagotable la libertad religiosa que "es vulnerada en diferentes partes del mundo".

Según recoge Radio Vaticano, Mons. Mamberti reiteró que la Santa Sede repite ante todas las instancias institucionales de la comunidad internacional que el fundamento del derecho a la libertad religiosa se encuentra en la paridad de la dignidad de todas las personas.

Por lo tanto, para promover tal dignidad de manera integral se debe combatir con eficacia la llamada "cristianofobia", así como la islamofobia y el antisemitismo.

El Prelado explicó que la expresión "cristianofobia" fue introducida en 2003 en una resolución de la Asamblea de la ONU. Aunque la palabra nunca fue definida, "comprende los ámbitos de una educación errónea o desinformación sobre los cristianos y la intolerancia y la discriminación de la que son víctimas, ya sea por legislaciones, por violencias o persecuciones".

Mons. Mamberti enumeró las circunstancias de discriminación y persecución que viven los cristianos en distintas partes del mundo así como las situaciones en las que son víctimas de prejuicios, estereotipos e intolerancias de carácter cultural.

"Frente a esta situación, se comprende que la eficacia de la acción internacional dependa, en buena medida, de su credibilidad, y por tanto, también de su carácter ‘inclusivo’. En otras palabras sería una paradoja omitir la adopción de medidas concretas para garantizar que los cristianos gocen de libertad, o bien crear una especie de ‘jerarquía’ de las intolerancias, precisamente cuando se trata de eliminar la discriminación y la intolerancia", advirtió.

También precisó que "sería un error que las comunidades religiosas instrumentalizaran cualquier medida legal o administrativa hacia ellos, tachando de discriminación cualquier procedimiento legítimo derivado de sus actividades".

Prioridades de la diplomacia pontificia

Previamente, el Arzobispo explicó que "las prioridades estratégicas de la diplomacia Pontificia son sobre todo asegurar condiciones favorables para el ejercicio de la misión propia de la Iglesia católica en cuanto tal, pero también a la vida de fe de sus miembros y al libre ejercicio de sus derechos humanos y de sus libertades fundamentales".

La autoridad vaticana explicó que la libertad religiosa para la Iglesia es un derecho subjetivo que no puede ser suprimido, inalienable e inviolable, con una dimensión privada y una pública, una individual y una colectiva, además de la institucional.

Comentario Druídico: Mons. Mamberti resume todas las contradicciones de la doctrina de la libertad religiosa.

1) Pone a la Iglesia en pie de igualdad con cualquier manifestación religiosa y declara que todas han de tener la misma libertad.

2) Defiende la libertad de la Iglesia como un "derecho humano", no como un derecho divino.

3) Advierte que no podrán, en nombre de la religión  o de la discriminación, instrumentar medidas contra los cristianos cuando hagan uso de un procedimiento legítimo derivado de sus actividades.

Es decir, pide lo imposible.

1) Si la Iglesia tiene los mismos derechos que cualquier religión, ¿cómo actuar cuando los principios o las morales están en pugna? ¿Cuál es la moral pública?

2) Si se trata de un derecho humano, no pasa de una simple cuestión subjetiva. Los musulmanes pueden creer que es un derecho humano islámico perseguir a los cristianos. Si bien ellos tienen un argumento mucho más sólido: dicen que es un mandato divino.

3) Si la Iglesia no tiene la verdadera Revelación, ¿porqué habría de predicar contra el aborto, la homosexualidad, etc.y reclamar que no se le enrostre actuar con un espíritu discriminador? Para uds. si, para nosotros no, será el argumento.

Si nos rebajamos al lenguaje del enemigo, ya estamos vencidos, porque hemos adoptado las ideas del enemigo.

¡Que mambo, Mamberti!

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *