Panorama Católico

Cuando la lucha “provida” nos hace olvidar la doctrina

Es frecuente. El ejemplo más patético ha sido el de algunos obispos españoles exigiendo ¡el cumplimiento de la ley de aborto!.
Aclaremos. La “ley de aborto” en España, como en casi todas partes, establece ciertos términos máximos para realizar el sacrificio humano. Esta “ley”, por cierto, es nula de toda nulidad porque legisla contra el más elemental derecho natural.

Es frecuente. El ejemplo más patético ha sido el de algunos obispos españoles exigiendo ¡el cumplimiento de la ley de aborto!.
Aclaremos. La “ley de aborto” en España, como en casi todas partes, establece ciertos términos máximos para realizar el sacrificio humano. Esta “ley”, por cierto, es nula de toda nulidad porque legisla contra el más elemental derecho natural.

Ahora bien, en muchas clínicas aborteras se incumple la norma, porque es negocio abortar fuera de los términos de la “ley”, cobrando más y en negro. El descubrimiento público de este hecho es una noticia excelente: por un lado pone en evidencia la falacia del “aborto clandestino” en los países donde aún no está legislado. Siempre habrá aborto clandestino, aunque la “ley” lo permita. Por otro lado da un excelente recurso para accionar contra los empresarios abortistas, que son delincuentes del peor género (sin por ello negar la posibilidad de otros Nathanson).

Todo esto está muy bien, si no olvidamos que jamás puede exigirse el “cumplimiento” de la “ley de aborto”. Ni aún en el sentido en que estas personalidades lo hacían, confundiendo el ardid político con los principios doctrinales. Esto, en boca de dirigentes católicos y antiabortistas, y más aun de prelados es un escándalo, confunde más aún a los simples y pone la pelea en el campo meramente político, en la peor acepción del término.

Esta introducción procede para hacer las salvedades de la nota que reproducimos a continuación. Es un buen testimonio.

Todos por la vida: gran éxito de la concentración ante Sanidad.

Testigo protegido describe clínicas abortistas de Barcelona como "casa de los horrores"

El semanario Alba recogió esta semana el testimonio de un testigo protegido en la investigación sobre cuatro clínicas abortistas de Barcelona donde se practicaban abortos ilegales sin límite de tiempo de gestación. El escalofriante relato parece, para la publicación, el guión de una película de horror.

MADRID, 02 Dic. 07 / 04:09 pm (ACI).
Arquitectos de la cultura de la muerte
Donald De Marco, Benjamin D. Wike

Al margen de la legalidad (???)

"Trituradoras industriales ocultas bajo el mostrador de recepción de la clínica o junto a la sala de espera de las mujeres, para deshacerse de los cuerpos de los fetos-bebé de más de 24 semanas de gestación; desagües atascados por los restos humanos; señoras de la limpieza que administran fármacos o friegan ellas mismas los bisturís; anestesistas sin titulación y psiquiatras que firman informes médicos sin haber visto a la paciente. Esto, que podría ser utilizado para escribir el guión de una película gore de serie B, forma parte en realidad de la declaración que un testigo protegido ha hecho en el Juzgado 33 de Barcelona, declaración a la que ALBA ha tenido acceso", narra el semanario.

En su testimonio, esta persona cercana al Dr. Carlos Morín, dueño de la clínica Ginemedex hoy preso, declara que "en diversas clínicas de este grupo se han realizado en los últimos años prácticas abortivas fuera de los supuestos permitidos por la legislación española", generando muchas ganancias a los abortuarios.

"Las pacientes que se someten a estos abortos ilegales pagan en dinero negro, aportan una cantidad oscilante entre tres mil y seis mil euros por intervención, pagan el dinero al contado, en un sobre que entregan al llegar a la clínica, y en ningún momento estas cantidades se declaran oficialmente", reveló la fuente.

Según Alba, "una de las razones por las que el Dr. Morín y su equipo pueden pagar caro actividades supuestamente delictivas es por la falsificación de los informes psiquiátricos, ya que, según el testigo protegido" se falsificaron informes psiquiátricos para justificar abortos.

Otra de las maneras de "legalizar" un aborto era mentir sobre supuestas violaciones sexuales. "En las hojas de enfermería constaba algún caso de estado avanzado de gestación en que se practicaba el aborto y que la causa que se alegaba era una supuesta violación", sostiene el testigo y aclara las motivaciones reales, fuera de la ley, por las que las mujeres solicitaban estos abortos en estados avanzados de gestación:

"En realidad, las motivaciones que tiene la gente para interrumpir estos embarazos de avanzados estados de gestación, fuera de los casos permitidos por la ley, son de lo más variados: algunas explicaban que se acababan de separar de su pareja y por eso abortaban, en otros casos no deseaban continuar con el embarazo por la presión de la familia, pero que en ningún caso en tantos años ha habido un embarazo que supusiera incompatibilidad con la vida por parte del feto", indicó.


Fuente: Fluvium

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *