Panorama Católico

DARDO CALDERÓN, OTROS ¿PODRÁN AYUDARME CON SARMIENTO?

Por falta de formación en los aspectos pertinentes, no entiendo qué puede ser anticatólico, ni qué puede tener de inmoral en general, ni en qué habría daño social, en discursos de Sarmiento como este. ¿Podría leerlo yo como parte del acto docente correspondiente? Y si no tuviera más remedio que hacerlo, ¿que precauciones o reinterpretación debiera señalar a los alumnos secundarios que lo escuchen? Desde ya, gracias. TERESITA. 

Por falta de formación en los aspectos pertinentes, no entiendo qué puede ser anticatólico, ni qué puede tener de inmoral en general, ni en qué habría daño social, en discursos de Sarmiento como este. ¿Podría leerlo yo como parte del acto docente correspondiente? Y si no tuviera más remedio que hacerlo, ¿que precauciones o reinterpretación debiera señalar a los alumnos secundarios que lo escuchen? Desde ya, gracias. TERESITA. 

 

 

DISCURSO A LA BANDERA, DE DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO, CON MOTIVO DE LA INAUGURACIÓN DE LA ESTATUA DE BELGRANO EN LA PLAZA DE MAYO

 

(24 de septiembre de 1873)

 

En nombre del pueblo argentino, abandono a la contemplación de los presentes, la Estatua Ecuestre del General Belgrano, y lego a las generaciones futuras en el duro bronce de que está formada, el recuerdo de su imagen y de sus virtudes.

  

¡Que la bandera que sostiene su brazo flamee por siempre sobre nuestras murallas y fortalezas, en lo alto de los mástiles de nuestras naves, y a la cabeza de nuestras legiones; que el honor sea su aliento, la gloria su aureola, la justicia su empresa!

 

Todos los Capitanes pueden ser representados como en esta estatua, tremolando la enseña que arrastra las huestes a la victoria.

 

En el caso presente, el artista ha conmemorado un hecho casi único en la historia, y es la invención de la bandera con que una nueva Nación surgió de la nada colonial, conduciéndola el mismo inventor, como Porta-Estandarte.

 

Nuestro signo, como Nación reconocida por todos los pueblos de la tierra, ahora y por siempre, es esa Bandera, ya sea que nuestras huestes trepen Los Andes con San Martín, ya sea que surquen ambos océanos con Brown, ya sea en fin, que en los tiempos tranquilos, que ella presagió, se cobije a su sombra la inmigración de nuevos arribantes, trayendo las Bellas Artes, la Industria y el Comercio.

 

Tal día como hoy, el General Belgrano, en los campos de Tucumán, con la Bandera en la mano, opuso un muro de pechos generosos a las tropas españolas, que desde entonces retrocedieron y no volvieron a pisar el suelo de nuestra Patria, siendo nuestra gloriosa tarea, de allí en adelante, buscarlas doquiera conservasen un palmo de tierra en la América del Sud, hasta que por el glorioso camino, de que Chacabuco y Maipú fueron sólo escalones, nos dimos la mano en Junín y Ayacucho con el resto de la América, independiente ya de todo poder extraño.

 

Y sea dicho en honor y gloria de esta Bandera. Muchas Repúblicas la conocen como salvadora, como auxiliar, como guía en la difícil tarea de emanciparse. Algunas se fecundaron a su sombra; otras brotaron de los jirones en que la lid la desgarró. Ningún territorio fue, sin embargo, añadido a su dominio; ningún pueblo quedó absorbido en sus anchos pliegues; ninguna retribución exigida por los grandes sacrificios que nos impuso.

 

En la vasta extensión de un continente entero, no siempre son claros y legibles los términos que Dios y la naturaleza imponen a la actividad de las grandes familias humanas que pueblan la tierra.

 

¿Cuál es la extensión que cubre hoy y protege nuestra bandera?

 

La República Argentina ha sido trazada por la regla y el compás del Creador del Universo. Este anchuroso río que nos da nombre, es el alma y el cerebro de todas las regiones que sus aguas bañan. Puerta de esta América que se abre hacia el ancho mar que toca el umbral de todas las Naciones, por ahí subirán aguas arriba con la alta marea del desarrollo, las oleadas de hombres, de ideas, de civilización que acabarán por transformar el desierto en Nación, en Pueblo. Aquí, en estas playas, han de cambiarse los productos de tan vasta hoya, de tantos climas, por los que hayan en todo el globo preparado siglos de cultura y la lenta acumulación de la riqueza. Aquí ha de hacerse la trasmutación de las ideas: aquí se amalgamarán las de todos los pueblos; aquí se hará su adaptación definitiva, para aplicarse a las nuevas condiciones de la existencia de pueblos nuevos sobre tierra nueva.

 

No hablo del porvenir. Es ya, este sueño de nuestros padres, un hecho presente.

 

He ahí, en esos millares de naves, nuestros misioneros hasta el seno de la América. Ved ahí en la masa de este pueblo, el ejecutor de la grande obra, acudiendo de todas partes a alistarse en nuestras filas, y por el trabajo, la industria, el capital, las virtudes cívicas, hacerse miembro de la congregación humana que lleva por enseña en la procesión de los siglos el engrandecimiento pacífico, la Bandera biceleste y blanca.

 

Esta bandera cumplió ya la promesa que el signo ideográfico de nuestras armas expresa. Las naciones hijas de la guerra, levantaron por insignias para anunciarse a los otros pueblos, lobos y águilas carniceras, leones, grifos y leopardos. Pero en las de nuestro escudo, ni hipógrifos fabulosos, ni unicornios, ni aves de dos cabezas, ni leones alados pretenden amedrentar al extranjero. El Sol de la civilización que alboreaba para fecundar la vida nueva; la libertad con el gorro frigio sostenido por manos fraternales, como objeto y fin de nuestra vida, una oliva para los hombres de buena voluntad, un laurel para las nobles virtudes: he ahí, cuanto ofrecieron nuestros padres, y lo que hemos venido cumpliendo nosotros, como República, y harán extensivo a todas estas regiones, como Nación, nuestros hijos.

 

Hasta la exclusión del sangriento rojo, del blasón de todos los pueblos; hasta el color celeste que no tiene escritura propia en la heráldica, se avienen con la idea dominante en este emblema.

 

Las fajas celestes y blancas son el símbolo de la soberanía de los reyes españoles sobre los dominios, no de España, sino de la corona, que se extendían a Flandes, a Nápoles, a las Indias; y de esa banda real hicieron nuestros padres divisas y escarapelas, el 25 de Mayo para mostrar que del pecho de un rey cautivo tomábamos nuestra propia soberanía como pueblo, que no dependió del Consejo de Castilla, ni de ahí en adelante, dependería del disuelto Consejo de Indias.

  

El General Belgrano fue el primero en hacer flotar a los vientos la Banda Real, para coronarnos con nuestras propias manos soberanos de esta tierra, e inscribirnos en el gran libro de las naciones que llenan un destino en la historia de nuestra raza. Por este acto elevamos una estatua en el centro de la plaza de la Revolución de Mayo, al General Porta- Estandarte de la República Argentina.

  

 http://www.acceder.gov.ar/es/td:Objetos.24/1760053

(Acuarela del marino y pintor costumbrista inglés Emeric Essex Vidal realizada en 1816, reproduciendo el Fuerte de Buenos Aires)

 

  Debemos a la España la sangre que corre en nuestras venas, y cuando la desgracia aflige a sus hijos podemos pagar la de sus heroes, los Solís, los Ayola, los Irala, los Garay, que se sacrificaron por fundar estos pueblos. Habrá patria y tierra, libertad y trabajo para los españoles, cuando en masa vengan a pedírnosla como una deuda. Y para los italianos, cuya historia es la de los pueblos de nuestra lengua, cuya arquitectura es el ornamento de nuestros edificios, cuyas bellas artes con intérpretes como la Ristori, Tamberlik, Manzoni y tantos otros, que nos han visitado embelleciendo la existencia, habrá siempre una carta de ciudadanía para ellos y sus descendientes; y nuestros ríos, nuestras ciudades y nuestros campos, para teatro de sus variadas industrias.

 

Y los hijos de la Francia, que tanto han sufrido por la redención de la inteligencia, que tantos errores ha cometido, rescatándolos y rescatándose por la gloria o el patriotismo, tendrá bajo esta bandera, ancho lugar en nuestros gustos, en nuestra cultura y en nuestras ideas.

 

Y la poderosa Albión, la enérgica raza inglesa, cuya misión parece ser someter al mundo bárbaro de Asia, África y de los nuevos continentes e islas al influjo del comercio, e improvisar naciones que transplantan el "habeas corpus", la libertad sin tumulto, la máquina y la industria, bienvenida fue siempre, y bien empleados serán sus capitales en las grandes empresas que completan nuestra existencia como nación civilizada.

 

Y a todas las nacionalidades de la tierra, cuyos hijos tocan estas playas en busca de un lugar para hacerse un domicilio y una patria, ofrézcoles en nombre del pueblo que esta Bandera representa, la protección que ella da gratuitamente, recordándoles sólo, que el hombre es familia, tribu, nación, con deberes para con los demás, y que los sentimientos más generosos, el heroísmo, la gloria, el amor a la patria, se amortiguan no ejercitándolos; y que la elevación del alma humana desciende y desaparece, con la satisfacción exclusiva de las necesidades materiales.

 

Conciudadanos:

 

Una nación está destinada a prevalecer, cuando obedece en su propio seno a las inmutables leyes del desenvolvimiento humano.

 

Sin el espíritu de conquista, Roma vive en nosotros con sus Códigos, como Grecia con sus artes plásticas, su lengua y sus instituciones republicanas, completadas por el sistema representativo. Acaso es providencial que debamos existencia y nombre a Colón y a Américo Vespucio; y si Garibaldi ha de tener su parte en la reconstrucción de Italia romanizada, su lugar en la historia lo conquistará, mezclando aquí su sangre a la nuestra, para endurecer los cimientos de nuestra Constitución, libre, republicana, representativa.

 

Hagamos fervientes votos, porque si a la consumación de los siglos, el Supremo Hacedor llamase a las naciones de la tierra para pedirles cuentas del uso que hicieron de los dones que les deparó y del libre albedrío y la inteligencia con que dotó a sus criaturas, nuestra Bandera, blanca y celeste, pueda ser todavía discernida entre el polvo de los pueblos en marcha, acaudillando cien millones de argentinos hijos de nuestros hijos hasta la última generación, y deponiéndola sin mancha ante el solio del Altísimo, puedan mostrar todos los que la siguieren que, en civilización, moral y cultura intelectual, aspiraron sus padres a evidenciar que en efecto fue creado el hombre a imagen y semejanza de Dios.

 

D. F. Sarmiento

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
27/06/2009 a las 6:06 pm

“La República Argentina ha

"La República Argentina ha sido trazada por la regla y el compás del Creador del Universo." y "el Supremo Hacedor" comentarios recontra masónico por ende anticatólico como también oculata el origen de los colores que provienen del amntod e la Santisima Virgen. También oculta el origen católico de america latina.

No tengo mucho tiempo ahora desgraciadamente de seguir haciendo un analisis otros lo harán mejor que yo, pero lo de Sarmiento es un discurso laicista y anglófilo muy lejos de los ideales católicos con que se originó nuestra cultura. Sarmiento solo tiene el concepto de la cultura europea y es a ella la que admira y no la cultura criolla, sabemos de su odio hacia los gauchos y de hacer de argentina una copia de inglaterra.

Darius

 



Anónimo
28/06/2009 a las 12:33 am

 Sarmiento fue un enemigo de

 Sarmiento fue un enemigo de la nación católica que heredamos de españa. Para el todo lo católico e hispanico era barbarie. Lamentablemente triunfaron en Caseros y queda esta patria mutilada sin conciencia de nación. Alli hay que buscar el origen de nuestros males presentes.

Sobre la bandera creo que fueron tomados sus colores de la orden de Carlos III. Belgrano era monárquico y católico y creo que se trataba de salvar lo que quedaba del reino de españa luego de la defección de Fernando VII, que prefirió la "carcel dorada" que le obsequió Napoleon en vez de jugarse viniendo a américa para tratar de defender y luego recuperar su reinado tal como hizo el emperador de portugal que se vino a Brasil. Alli hay que buscar también la diferencia de lo que ha sido brasil historicamente comparado con nosotros..



Anónimo
28/06/2009 a las 1:15 am

no, gracias

Y lo de Garibaldi…¡ Dios nos libre!

 



Anónimo
28/06/2009 a las 8:59 pm

Sobre los exorcismos en la iglesia hereje evangelica

¿Qué debemos opinar los católicos de los exorcismos que se efectuan en las comunidades hereticas evangelicas?

¿Inducen a las posesiones diabolicas en lugar de hacer exorcismos?¿Quitan el diablo realmente?¿No lo deberian hacer los sacerdotes? Toda herejía viene del diablo y de las fuerzas del mal, ¿los herejes pueden en nombre de Cristo sacar demonios? Quizá es incorrecta la pregunta, pero ya que la hicieron a Cristo la aplico a los protestantes: ¿Se pueden quitar demonios en nombre del demonio? (Pero ellos lo hacen en el nombre de Cristo…). ¿Es desmesurado el numero de exorcismos que practican o está acorde con los diabolicos tiempos en que vivimos?

 

Dios os bendiga,

Vicente



Anónimo
29/06/2009 a las 3:42 pm

Querida Teresita:

      Trate de no darlo entero. Glóselo por párrafos, tratando de elegir los mejores. Su esquema parte de "la nada colonial" a una Argentina como nuevo símbolo en la bandera belgraniana, que deja fuera todos los símbolos anteriores, principalmente y sin nombrarla, es la Cruz. Eso ahórreselo. Lo del dios y el compás etc también ahórreselo. Insista en la Argentina que llama a los inmigrantes a poblar el suelo y es bien usable el párrafo en que llama a los españoles y habla bien de los primeros conquistadores. Resáltelo. Lo de los franceses es… no es necesario, es raro encontrar descendientes de franceses,  la de los italianos es válida.  La parte de los ingleses es vomitiva y seguro que no hay nadie de ese tugurio protestante. El último párrafo es bastante bueno.

     En suma, despersonalice un poco. Presente a la Argentina que llama a su suelo a los inmigrantes y que en boca de su Presidente ( a la sazón Sarmiento) los invita a participar – Bajo el amparo de Dios- a esta empresa Argentina .

  De la primera parte ( hasta la pregunta ¿cual…) use el párrafo 1, 2, 3 y 8.

  De la segunda parte hasta la foto, sólo sirven el 7 y8.

  De la tercera hasta "conciudadanos el 1 y el 2.-

  De ahí pase al último. De ese saque el jugo

  Con eso se puede armar algo bastante potable y por el medio aprovechar para enseñar a los alumnos un poco de catecismo. ¿ De dónde le viene a la Argentina esta vocación generosa que olvida sus rencillas y abre sus puertas a todos los hombres del mundo? pués de su catolicismo, heredado de aquellos conquistadores que fundaron las ciudades bajo el signo de la cruz e hicieron la bandera con el manto de la Virgen… etc., . Llene el hueco con Belgrano, bastante más potable y su muerte con todos los sacramentos.

  Con los niños no hacemos discusión histórica. Todo sirve para darles una pizquita de la Verdad. Hable bien de sus abuelos católicos, los italianos que vinieron de la mano de los salecianos etc.

  Cuando digo que no personalice, le quiero decir que ese que invita a los hombres del mundo y los recibe con brazos abiertos, no es Sarmiento, es el pueblo argentino de raiz católica, es el gaucho que los recibe, que les hace "la gauchada". Traicione al autor sin remordimientos, !que se revuelva el muy masón¡. Recuerde que la revolución trae las verdades cristianas dada vueltas, simplemente hay que volver a enderezarlas. Póngale cariño y no se haga muchos problemas. Ese día vaya radiante y termine con una oración por la bandera o algún poema de buen autor. ( La maravilla sería no nombrarlo, decir … UN PRESIDENTE… y esto justificarlo con las autoridades como celo republicano ¡lo importante es el mensaje y no el mensajero!) Sea astuta como serpiente y mansa como paloma. Después nos cuenta como salió.

  (Hay que reconocer que el muy maldito tiene buena pluma) 

DARDO CALDERÓN 



    Moderador
    29/06/2009 a las 6:29 pm

    Amigo Dardo,

     Sarmiento es una gran pluma. Mucho más española y castiza de lo que él quisiera. Un misterio de este hombre que abominó tanto de lo español, es ser un gran escritor de lengua española… 

    Sería bueno que el revisionismo histórico hiciera una revisión de algunos de sus juicios a los fines de distinguir ciertas cosas. Una de ellas, el valor literario y artístico de algunos escritores liberales…

    El Moderador, alimentando a las fieras.



Anónimo
29/06/2009 a las 9:45 pm

Moderador Salvage Unitario

El Facundo de don  Domingo es la obra de un canalla brillante. Ambas cosas.

Sarmiento no es Echeverría, con su trasnochada y extranjerizante visión del Matadero. ¡Infames sayones! les grita el valeroso joven unitario a los federales que se proponían ultrajarlo. ¿Sayones?¿Lo qué?, se habrá preguntado el Matasiete. Lo de Sarmiento es distinto y peor. No es la irrealidad de un unitario afrancesado. Sarmiento es un hijo de la tierra, que repudia a su madre.

Domingo Faustino conoce perfectamente aquello que abomina. Y suele describirlo con singular belleza. Si no me equivoco,  la oración del Jordán que supo ser editorial de Panorama cuando JPII agregó los "misterios luminosos", está inspirada en la descripción de la oración vespertina en una casa rural de San Luis que efectúa Sarmiento. Y si no se inspira en eso, le salió similar.

No fue un teórico, como los demás emigrados. Sarmiento sabía que no se podía volver a la constitución unitaria del 26, y no se propuso hacerlo. En una oportunidad, rodeado Juan Manuel de Rosas por el correspondiente  grupo de adulones, uno de ellos se burló de un artículo de Sarmiento. Rosas lo paró en seco: "Sarmiento es el único que sabe por qué me ataca", dijo (o algo así; lo tendría que buscar).

"Veo lo mejor y lo apruebo y sin embargo, hago lo peor", dijo Ovidio. Eso es Sarmiento.

Pero aquí hay otro problema más grave, y es el Moderador.

No solamente dice que Sarmiento es una gran pluma. Una vez defendió El Matadero de Echeverría, como ejemplo de lo que debía ser un cuento bien contado.

Violín y violón con el Moderador.

Paisano Alborotador



    Moderador
    29/06/2009 a las 10:15 pm

    ¡Juiiiiiira, paisano…!

     Me han tratado de pusilánime, ahora de "salvage" unitario… No hay derecho.

    Dicen que hacer distinciones es el oficio propio de la inteligencia. En nuestro palo, si uno hace distinciones, es un traidor redomado, por lo menos para las fieras de la barricada intelectual. 

    Cuando me trataron de "pusilánime" me sentí profundamente desconcertado. Yo creía que decir lo que uno considera ser la verdad, aún en los temas contingentes, es siempre oficio peligroso que requiere de magnanimidad. Porque los clisés del palo de cada uno le dan a uno abrigo y pertenencia intelectual. Si sos zurdito, repetís los dogmas zurditos y sos alguien, en el palo zurdito. 

    Así pasa en todos los palos ideológicos, Pero uno espera que los católicos podamos superar esta tara, ya que no somos "buscadores de la verdad" sino adoradores de la Verdad encarnada. Por lo cual, ni sombra de concesión a lo que es políticamente correcto dentro del "palo" de cada uno ha de tolerarse, sino la verdad, debidamente abrigada por la caridad. (Es decir, callar donde la verdad no aprovecha ni es necesario "confesar la Fe", sino que hiere y ofende). 

    Bueno, en eso estamos, sin éxito aparentemente. No es fácil porque llevamos la doble confusión del pecado y la ignorancia, que nos hace pifiar muchas veces. Pero tampoco es fácil porque muchas veces los otros, los "del palo" tampoco quieren que los saquen del libreto en el que se sienten cómodos. 

    Es de agradecer al cielo esta terrible vocación, y de pedir que nos sostenga, porque es más lindo coincidir con todos, especialmente con los amigos del palo…

    El Moderador, a la espera de los palos del "palo".



Anónimo
29/06/2009 a las 11:44 pm

Marcelo

   El vigor polémico de la pluma de Sarmiento, el ritmo y la furia, son exepcionales; en una época de barroquismos va de frente y al nervio; Facundo es una pieza de estudio en su género POLÉMICO. Sin embargo no hay que confundir. El lenguaje es más grande que nosotros mismos. En este y otros casos vamos a ver a los autores que manejan una técnica, ser a veces debordados por el contenido que la palabra trae con su cultura. Hay versos de Borges que son profundamente católicos, y no es Borges, es el castellano, es la cultura y los símbolos del idioma. El proceso revolucionario se da cuenta de ello y quiere destruirlo (vease Onetti y otras yerbas). Sarmiento es por sí mismo insalvable, destila pus por todos lados, pero como en el caso de Sartre para la filosofía, es importante ver al enemigo desembozado y largando sus puestas a cara descubierta ¡sólo por una razón de estilo! como el bizco Jean Paul, que no puede dejar de ser "franco": o Dios o la nausea… y el se queda con la nausea y uno con Dios. En Sarmiento hay algo parecido: Argentina es la revolución que reniega de la "nada colonial" y de Dios, y está para servir a la rubia albión y su empresa comercial;  sin más melindres declara que ella ha nacido para dominar el Asia y el Africa y los "nuevos continentes", su pasión de súcubo es desembozada, pero a la vez, franca. Eso es lo que querian hacer casi todos y ese es nuestro pecado original. Y si no somos esa bosta … pues somos españoles… elijan… y pone de escudo a las guerras libertadoras; sólo te queda "el bando contrario" y perdedor, los godos. Y te das cuenta de que su postura es maligna pero consecuente, y es consecuente porque el estilo no le permite los melindres, es un descastado y un apóstata ¡ y a mucha honra!. Su valor es el de decir lo que otros no se atreven a pensar, y señala el derrotero sin ambages y sin piedad; no quiere reclutar giles, prefiere una matanza y que a los demás les quede claro. Rosas y Sarmiento son los contrapuntos de esa historia ("los Rosas era casa de godos" decía, y no era mucha mentira), el resto es gatopardismo, con mejor o con peor intención. En uno la claridad surge de la nobleza, en el otro de una vileza pornográfica.

    Los idiomas latinos tienen esa condena. Están hechos para ser asertóricos. Hay que degradarlos hasta la casi nada para poder mentir dulcemente. Cuando con ellos se miente, se miente con furia y con rabia, se miente de verdad, se abjura, se apostata, se traiciona. Para hablar difusamente de una difusa mentira, están el alemán y sus derivados. ¿Porqué defendemos el latín para idioma de la Iglesia? Porque en cuanto cambias el credo, se te nota lo de arriano desde lejos, y así en todo. Sólo en el norte pueden surgir esos discursos y esa teología inasible tanto para la verdad como para la mentira. A los latinos no les queda otra que hacerse cargo de la traición. 

    DARDO   



    Moderador
    30/06/2009 a las 12:07 am

    Bueno, estoy de acuerdo

     No sé si suscribir completamente lo que dice Dardo sobre las lenguas, pero estoy seguro de que algo de eso hay. Uno es su lengua en cierta medida. Huelga decir que con las 200 palabras que maneja el vulgo argentino (no offence) no se es casi nada. Pero en cierta medida uno es más (o en este caso menos) que su lengua.

    No sé si la lengua es tan determinante, aunque hay lenguas especialmente aptas para… y sin duda el latín es lengua especialmente apta para la precisión.

    Me viene ahora a la cabeza unos versos de Machado

    … dejar quisiera

    mi verso como deja el capitán su espada

    famosa por la mano viril que la blandiera

    no por el arte del forjador nombrada.

    (Cito de memoria y creo que me falta algo por ahí).

    También me viene a la mente el caso de los grandes ennoblecedores de las lenguas (Dante, Shakesperare, Cervantes…) que "forjaron la lengua" con el genio y la figura de su alma.

    Es de ida y vuelta la cosa, me parece. Y un poco misteriosa.

    El Moderador, divagando.

     



Anónimo
30/06/2009 a las 2:15 pm

Marcelo

  Resulta realmente ingrato condenar por moderado a un moderador. El oficio imprime carácter. Calculo que habrá muchas veces en que ud querría decir ¡vayase fulano a la rrpp! . Por mi parte llevo 25 años de abogado de parte y mi oficio es exagerar la razón que defiendo. Por lo menos resaltarla. Si yo fuera Papa, como Esteban Falcionelli, prohibiría pensar en alemán. ¡Que hagan música! pero cuando quieran pensar que lo hagan en latín. Los franceses que hagan prosa y pintura, los italianos poesía y escultura, los españoles el rezo y el mazo, los orientales utensilios, los ingleses que comercien, los judios las finanzas y los sudamericanos la holganza. De esa manera nos habríamos ahorrado el bodrio de la filosofía alemana. La patochada de Bizet. El fome de Manzzini. El escracho de Picasso. El kung fu. El bostero empirismo. Los hermanos Marx y las revoluciones bananeras. Grecia y Roma para pensar y la Iglesia Romana para contener todo en su sano quicio. ¡No me vengan con las excepciones ni con los matices! Que el moderador modere. Ezra Pound, obligaba a sus discipulos en poesía a leer a Santo Tomás, a fin de concentrar y ajustar los conceptos. Poco después de la segunda guerra, cuando en la ONU se establecían los Derechos del Hombre, el representante chino expresa su contrariedad al explicarles que en su idioma, tal concepto no cabía, era imposible de expresar. Gilsón decía al respecto, que en puridad, esto mismo ocurría con los idiomas latinos, era imposible concebir un derecho que no fuera relativo (relacional, para mejor explicarse, es decir, una obligación). Observen los anticuerpos del idioma forjado en la filosofía. Mi viejo dice que el indigenismo antihispano es un concepto que sólo se puede concebir y expresar en español, es decir, ¡una vez adquirido el mismo!. No descreo de la variedad, pero cada herramienta para su uso y el hábito hace al monje. El mentado Gilsón no pudo escribir El Ente y el Ser en francés, porque en este idioma no existe el modo y no se puede advertir una diferencia que para el castellano es evidente. En suma y para mantener mi calibre asertórico: el idioma de la Verdad, es el Latín, y sin él, ésta es imposible de ser distinguida eminentemente. Y cada idioma supone una condición o condicionamiento que acarrea su historia y su cultura. Sarmiento lo sabía y quería propagar el inglés. Nuestro credo existe mientras se conserve el latín. Puede ser un poco peor servido por las lenguas latinas, va a ser completamente traicionado en las sajonas y germanas,y resulta totalmente ajeno en los dialectos orientales, africanos, árabes e indígenas, y de allí esta enorme responsabilidad adquirida por este don especial del Cielo. Y si Uds preguntan si lo que quiero decir es que tengo una ventaja para la Fe al haber adquirido el español, con respecto a esos otros ¡ pues sí! ¡sin duda!. Cuenta Fernando Diaz Plaja que un español hablaba peste de los curas y un protestante se le acercó para felicitarlo y proponerle el ingreso a la religión  evangélica; el gallego le dijo . "Hombre… no creo en la verdadera, mira si voy a hacerme de una falsa"

DARDO   



    Moderador
    30/06/2009 a las 2:42 pm

    Pero Dardo,

     ¡Ahora ya condena a las lenguas romances, no solo a las germánicas!

    ¿En qué plano situamos la discusión? ¿En el litúrgico, en el filosófico, en el teológico? ¿Todo se limita a la cualidad asertórica?

    ¿O estamos hablando de la lengua como forjadora del espíritu y el espíritu como enriquecedor y forjador de la lengua?

    Claro, para cada oficio la lengua que mejor le va. Pero si de síntesis se trata, el ingles supera al latín, claro, no en precisión. Por eso se puede hacer muy buena poesía en inglés con lujos que no podemos darnos, salvo en las lengua clásicas.

    También para los temperamentos hay oficios. Están los puteadores y están los moderadores. Y cada uno tiene una función, y cada cual será indispensable en su momento. 

    No me negará que la variedad hace a la felicidad del alma. Y que abusar de los juicios asertorios produce arteroesclerosis intelectual. La Iglesia es tan sabia que cobija mil carismas distintos bajo su manto maternal, y nos obliga a creer unos pocos dogmas y sus consecuencias. En el resto no deja en libertad de disputar según la razón natural.

    ¿No estamos invadiendo el terreno profano con armas que son del campo de batalla de lo sagrado?



    Anónimo
    30/06/2009 a las 5:59 pm

    Sobre S.S. Falcionelli, tengo mis dudas …

    acerca de que siga siendo Papa.

    Desde el inicio he decidido reconocerlo como tal, pero la inactividad en la que ha caído – la que se remonta al mismo día de su solemne aparición – no puede menos que hacerme suponer que ha abandonado la Nave.

    Como que siga en uso de aquel mostacho entre agresivo y provocador y absolutamente desaparecido muy a pesar de lo necesaria que se hace hoy en día la dura mano pontificia, por mi parte – y lo aclaro de antemano – adheriría al cisma (no al "cisma cuyano", ya formalmente declarado, pues me queda lejos, sino a un discreto "cisma bonaerense", que quizás le arme).

    Entiéndaseme bien. No me mueve la malicia, ni un espíritu de gratuita rebeldía. No señor. Este es el grito deseperado de una obeja que clama por su pastor. 

    He dicho.

    Ps. S.S., beso su empolvada sandalia y su corta sotana – y hasta si quiere le engomino el tegobi – quedando a la espera de su inminente aparición e implorando su apostólica bendición.



Anónimo
30/06/2009 a las 10:07 pm

Jamás besaría las sandalias …

de un Papa con bigotes. Mucho menos estando éstas empolvadas …

Dante Largueri, il toscano di Toscana.



Anónimo
01/07/2009 a las 9:44 pm

Modere, Moderador

Hace muy poco que fue entronizado S.S. Falcionelli, y ya El Carlista se nos hizo sedevacantista. Así no hay pontificado que aguante.Censure esos comentarios heterodoxos, hombre.

Y no se ponga fulo, que por el momento no lo vamos a degollar. Entre nos, ocurre que me agrada como escribe Sarmiento (lo cual no impide que cada vez que lo leo me acuerde de Paula Albarracín)pero Echeverría me parece un plomo.

El protagonista de La Cautiva se llama Brian. ¿El comandante del fortín cómo se llamaba? ¿Peter?

Y mire que para hacer penitencia me leí el  Dogma Socialista (edición homenaje de la Universidad Nacional de La Plata), que es un mamotreto soporífiero así de gordo.¿Sabía usted que según sus apologistas, el Dogma de Echeverría es fuente indirecta del Manifiesto Comunista de Marx? ¿Qué me cuenta?¿No está orgulloso de ser argentino?

Saludos Federales Apostólicos

Paisano Degollador con Cuchillo Mellado



Anónimo
02/07/2009 a las 2:11 pm

Al paisano y a Marcelo

     No quería malquistarme con el moderador, pero ya, para colmo de males habla bien del inglés ( idioma propio de bárbaros, perros  y mandingas) y no quise meterme en discusión ajena, sin embargo y dado que me ha causado una herida irreparable la amonestación inferida, declaro públicamente que Echeverría me causa arcadas y anatema sea para quien no vomite. Este moderador se ha vuelto insufrible, es verdad de fe que sólo un inglés que ha sido asesinado por sus compatriotas puede ir al cielo, y sólo los perseguidos van al purgatorio. (Estaba en el Dezinger pero fue borrado por la reforma) , existen varios testimonios de que el diablo habla en inglés, y si no… lean el Paraiso Perdido y vean que bien suenan esos fonemas en boca de los demonios, son indudablemente transcripciones del original. Lean El Cuervo de Poe, y veran que la desesperanza y la desesperación se expresan en inglés de una manera inmejorable "nevermoooore" . Ni que hablar del endemoniado Macbeth y aquellas brujas del infierno, ¡qué hondura criminal! ¡qué profundidad en el camino de la condenación!  Qué podía esperarse de ese pueblo con ese idioma? ¡Todo un imperio surgido de la sucia bragueta de Enrique VIII!  Paremos Marcelo con esa tendencia a la moderación. Es más… aunque no verdad de fe, es tradición no contradicha que hasta que existió el limbo, en este se hablaba en alemán. Se sabe de palabras de más de setenta sílabas que significaban "suspiro" pero que expresaban toda una teoría filosófica; algo así como "halitoquesurgedelinteriordelhombremodernoyqueensucontactoconelmundoexpre. salanadaqueconstituyeeltodoesencial" pero que sólo se puede comprender cabalmente si sabes mucho alemán y resulta intraducible en su verdadero sentido (que puedo estar traicionando). Se conocen testimonios de almas límbicas sobre el hecho de que en dicho lugar se discurre sobre El Capital en el original y en un comentario de setecientos tomos compilado por Max Weber con el aporte de cuatromil catedráticos alemanes de la Universidad de Berlín que allí se encuentran y que concluyen en que la obra "serehaceamedidaqueseestudia- ydependedecadaaportedelespírituepocal"  , la que lleva el sintético título de "Pelotudeceneconomiken".

  Os imaginais el Veni Sancte Espiritus en inglés?  ¡Come here holly spirit! … No va ir… delo por descontado, eso es para llamar al boby ¡sit dawn!. En fin… Marcelo, basta de redimir Judas;  que romances ni que ocho cuartos, usted se está yendo al pasto. Hay que sacar del letargo a Esteban I (que válido o no, es la única autoridad que nos queda) y hacerlo condenar con urgencia… ¡¿Echeverría?!… ¡no sea maricón! 

     Su amigo DARDO (con sanas intenciones redentoras) 



    Moderador
    02/07/2009 a las 8:42 pm

    Oiga Dardo,

     Me acusa trayendo el testimonio dudoso del Paisano Alborotador. Yo no dije que Echeverría fuera un buen escritor, dije que el El Matadero está bien escrito. Y eso es todo lo que dije. (Paisano, traidor, a vos te va a pasar lo que le pasó a Sauron).

    El Veni Creator está muy bien en latín. Pero no sea ladino, y además de citar versos sobre desesperación y maldad, recuerde que hay una Inglaterra católica que duró más del doble que la Inglaterra anglicana. La Isla de los Santos le decían. Así que déles a los ingleses los méritos que tienen. Especialmente a los que conservaron la "antigua Fe", y a los que volvieron a ella, entre los cuales no faltan escritores de talla XL. 

    Sobre la tendencia a los conceptos multíparos de los alemanes, no me meto. No rindo culto a la metasutilezaconceptual ni me arroban tampoco las místicas obumbraciones. Mi libro de cabecera el El Quijote, y si pudiera escribir con la sencillez de los evangelistas tocaría el cielo con las manos…. 

    Oiga Dardo, eso de ser fascista en la política no se lo discuto, pero en otros temas… recuerde que el Duce hablaba y apreciaba mucho el alemán, lo mismo que Pío XII. Y están entre las grandes figuras de la cultura y el la política de los siglos presentes. 

    Auf viedersehen.

     



Anónimo
02/07/2009 a las 8:45 pm

Ohhh, Dante Largueri, glorioso vate.

Las sandalias de S.S. Estephanus Paulus I se pueden besar sin problema.

Eso sí: esquivándole las uñas.

Suyo,



Anónimo
02/07/2009 a las 9:14 pm

Breve

JAJAJAJA

Paisano Alborotador



Anónimo
02/07/2009 a las 11:59 pm

No concedo

    Los ingleses previos a la reforma sólo estaban tomando impulso, ¡si Dios tuvo que hacer una Santa para acomodarles los aperos! La única vez que Dios hizo la guerra en la historia, la hizo contra los Ingleses y la hizo con una muchachita para que quedara claro. Dios mismo vengó Agincourt! Merda y mil veces merda a la piojosa isla de ladrones mascullantes!. Con respecto al chucrutense, así le fué a Don Benito por hablar tanto alemán y acaba de poner Ud una piedra para la canonización de Pio XII (al X le favoreció el monoglotismo).

    (Creo que me voy a afiliar a radiocristiandad y caguentodos, sólo estoy esperando la ventanita para clicar que diga "No se de que hablan, pero estoy en contra" ¡qué lema extraordinario! ¡Qué descanso racional!)

    Creo firmemente en alborotador…. ¡abjure de Echeverría sotreta! deje de hacer fintas!

DARDO



    Moderador
    03/07/2009 a las 6:16 pm

    Ud. me obliga, Dardo,

     a calificarlo con un epíteto que nos puede llevar a las manos…

    ¡Afrancesado!

    Lo lamento, pero Ud. se lo buscó.

    P.D. Afíliese a R.C., amenace, haga lo que guste,  pero ni sueñe que voy a soltar alguno de los 100.000 dólares para retenerlo en estos foros.

     



Anónimo
03/07/2009 a las 9:53 pm

¡Afrancesado un cornet!

         ¡Vous avez blesée mon coeur! (pero entre nous, cómo hizo para que esos franchutes aflojen un cobre, acá el P. Bon – que no se diga pero se llama Samuel- nos pela a diario del derecho y del revés y ni vino de misa le hemos podido sacar! xxxxxxxxxxxxx ¡ y cómo mastican! Y ahora en serio, alli van mis amores:  La Roma Cristiana que convierte los bárbaros, la Francia medieval feudal y cruzada de Bernardo, el Imperio Español ( principalmente)  católico, tridentino  y cojonudo, (oh¡ maravillosa Isabel) con la conquista de américa, y el nostálgico Austrohúngaro con sus reyes santos… después de eso… algunas expeciones individuales como perlas de la historia, la rubia de mis sueños, mi caballo, y espero… el cielo. DARDO  

Dardo:

Respondo en el mismo, como Don Felipe II: se le ha censurado una expresión dedicada a cierto sacerdote por escandalosa y ofensiva a los oídos píos. 

Compartimos los mismos amores (salvedad hecha de la rubia, no sea que esto termine en duelo, sus caballos y sus perros). 

Cuando me den los próximos 100.000 verá la cantidad de caballos y perros que me compro.

El Moderador, enriquecido



Anónimo
04/07/2009 a las 4:07 am

Sobre don SARMIENTO; agradezco a Uds. inestimable ayuda

¡Un millón de gracias por todas las observaciones interesantísimas que me aportan sobre el discurso de Sarmiento! Más que observaciones, son concretas maneras para revolver el discurso como una media y al maestre en su sarcófago, como Dardo dice. Ahora sí, hallo menos espinoso hablar el 11 de septiembre de Samiento. A todos, muy agradecida por ayudarme en esto: a Darius, Martín Fierro, Ana, Paisano, Dardo y hasta el humor de El Carlista  recordando al Papa que no vio el día de la Victoria por finao (o más bien por jubilado, como el peor personaje del final del Zarathustra en la sarmientina pluma de Nietzsche).
 
Por mi parte, ando revolviendo libros para ver si logro “despiojarlo” a don Domingo F. (Dardo Calderón, muy agradecida por ayudarme en esto). En estos menesteres, he tropezado con un librito (ochenta páginas) de don Juan Bautista Alberdi, La barbarie histórica de Sarmiento. Plus Ultra (Buenos Aires, 1964). Según dice aquí, el título original de esta obra es Facundo y su biógrafo, publicado por primera vez en 1880. Expresa algunos de los conceptos que ustedes me han señalado y parece estar respondiendo algunos de los comentarios que ustedes han hecho… ¡Increíble!… Saqué algunas de las frases del librito y quiero compartirlas con ustedes. A decir verdad, don Juan B. multiplicó mis interrogantes.
 
En las páginas. 26 y 27 dice:
 
“Lejos de ser las campañas argentinas las que representan la barbarie, son ellas, […] las que representan la civilización del país, expresada por la producción de su riqueza rural […].
 
El obrero productor de esa riqueza, el obrero de los campos, es el gaucho, y ese gaucho a que Sarmiento llama bárbaro, comparable al árabe y al tártaro del Asia arruinada y desierta, representa la civilización europea mejor que Sarmiento, trabajador improductivo, estéril, a título de empleado vitalicio, que vive como un doméstico de los salarios del Estado, su patrón.
 
La civilización del país consiste en la riqueza rural que el país produce, y con la cual compra y paga la riqueza manufacturada que la Europa le vende para llevar la vida civilizada y europea […]
 
Sólo el que ve toda la civilización en el frac, en la silla inglesa, en el sombrero redondo puede tomar por barbarie la vida consumida en producir la riqueza rural que hace la grandeza y opulencia del país.
 
Trabajador improductivo, como doméstico vitalicio o empleado perpetuo a sueldo del Estado, él es el que representa la pobreza, más vecina de la barbarie, según la ciencia de A. Smith, que el trabajo independiente del obrero rural. […]
 
Una república que hace de las funciones públicas su oficio predilecto de vivir, está en decadencia y marcha a su ruina.”
Comparto, pero debo criticar al crítico: siento que aquí falta sustento moral. No puedo explicarlo, pero me sugiere ese vacío. ¿O la alternativa a Sarmiento es más escuadra y compás, menos ruina y mejor economía?
 
En la pág. 41,
 
“Lejos de desaparecer, tanto los indios como los montoneros, han seguido y seguirán existiendo por la obra de Sarmiento, que ha consagrado su vida al trabajo barbarizador de mantener a la República Argentina sin la autoridad nacional real y efectiva, cuya ausencia es todo el origen de los caudillos, de las montoneras y de los levantamientos locales.”
 
 “Desaparecido Rosas, en febrero de 1852, Sarmiento contribuyó a restaurarlo, como escritor, como publicista, como gobernante; a ese título es el representante más completo de la anarquía y de la crisis actual de pobreza y de atraso de todo el país argentino.”
Aquí me parece que Alberdi no se queja de que Sarmiento haya obrado mal, sino de que obró poco. No se queja Alberdi de la ausencia de Dios, menos de olvidar a la Virgen; nada contrapone Alberdi a Sarmiento acerca de por qué vivir unidos en nación: nada de raíces hispanas, menos de Teresas o Teresitas si su perfume era de santidad, promoviendo en su reemplazo doctrinas exóticas que señalan a la mujer como un mal necesario omitiendo, paradójicamente, a Victoria Regina y sus precursoras (¿acaso no eran mujeres también?)… ¿Es crítica a un progresista desde otro progresista? ¿Pactaron silenciar todo lo demás, lo "retrógrado"?
 
 
Y en las páginas 74 y 75,
 
“Cuando el autor del Facundo escribió su libro de ensayo, en 1845, no advirtió que hay dos geografías; la de los gobiernos y la de la naturaleza. Él tomó lo que era geografía política por geografía natural. Así, habló de la navegación fluvial, pero como un papagayo; prueba de lo cual es que siguió explicando la naturaleza unitaria e indivisible del poder nacional argentino, que de hecho, ejercía Buenos Aires por la dirección convergente de todos los ríos argentinos hacia el puerto único. No vio más que un solo puerto, en el país que tiene cincuenta puertos mejores que ese, porque lo vio con el ojo de la política colonial de España.
 
Desconocer ese punto, era desconocer toda la política Argentina. Sarmiento no tenía razón de conocerlo en 1845, año en que escribió el Facundo, […]
Es visible que Alberdi estaba furioso con Sarmiento en 1880. Me llamó la atención la última oración; ¿qué es lo que no conocía o no entendió Sarmiento en 1845 pero que, evidentemente, en 1880 ya era cosa sabida? Acá hay gato encerrado. Seguiré buscando… ¡Ah, si yo tuviera la claridad de ustedes para moverme en esto! La tuvieron mis mayores (que desde 1812 cumplieron su palabra al patriota que los apresó, dejaron la espada e hicieron casa aquí), pero yo todavía transpiro y vivo lidiando para hacer mía mi herencia, por deber y derecho!
 
Si encuentro algo jugoso, prometo compartirlo. Nuevamente, gracias por todo. Un abrazo, TERESITA.
 


    Anónimo
    06/07/2009 a las 3:37 pm

    Las que la adornan

         Querida Teresita: desde mi ángulo amateur, he tenido siempre la impresión de que desde todos los bandos existentes, la historia argentina todavía no ha podido ser historia. Resulta casi imposible hacer un análisis sereno y desapasionado, ya que cada tramo de esta corta historia, se hace política. Los personajes se convierten en "símbolos", al igual que muchos de los "hechos", y uno se encuentra rápidamente necesitado de tomar partido frente a la coyuntura actual. En muchos casos es simplemente ideología, en otros y de buena fe, salvar "algo" para cocinar un nacionalismo potable, y muchas veces la historia temerosa se arrincona en la  simple recopilación de datos. 

        Cuando uno entra en ella, queda enredado en la trifulca y por razón de necesidad se pierde lo histórico. Alberdi es un abogado, y maneja sus causas a base de intereses de clientes que no siempre son los mismos, se lo puede usar para reconstruir el momento político, pero sus análisis no sirven para ponderar lo histórico. Sarmiento es su contendiente en el nivel de los intereses del momento.

         No muy distinto es para un francés hacer la historia desde 1789 en adelante, su ventaja es que tiene una historia anterior, puede rescatar una nación que alguna vez existió. No necesita inventar un Napoleón o a cualquier otro para fundar las bases de su nación, puede enfrentar al Napoleón real. Nosotros parecemos no tener ni eso, la "nada colonial" es un cliché impuesto para todas las perspectivas. Estamos obligados a hacer algo con "eso", y se va produciendo una manipulación que desfigura los personajes y las situaciones. Por ejemplo, todos nos vemos necesitados de inventar un Mayo a la medida, o un San Martín a la medida. Se fuerzan y se dilatan las interpretaciones, perdiéndose en montones de detalles que impiden una visión de conjunto más o menos acertada. Lo anecdótico oculta el proceso y como en el caso que Ud pone, parecen dos personajes muy disímiles, pero son partes de un mismo proceso. Este necesario "distanciamiento" que permite observar los procesos y establecer un juicio, es entre nosotros un asunto casi secreto, para decir al oído y con miedo de escandalizar ( shhh¡ pero debes saber que la argentina es un proceso de decadencia). Ud verá su caso, tendría que decirle a sus alumnos que el día del maestro es un símbolo masón y etc etc.(pobres muchachos), siendo que resulta más práctico (urgente y necesario) utilizar el asunto para dar una lección de buen sentido, pero como el "que no junta conmigo desparrama" sigue vigente, el asunto no termina nunca de cuajar para bien cuan do el nombre del gran mentiroso aparece como ejemplo.

         Hacer historia es un asunto difícil, exige una gran formación. Pero educar jóvenes no lo es tanto, exige un poco de amor. El drama es LA VERDAD, y dicha sin muchas vueltas, es decir: el ejercicio de la autoridad. Nosotros decimos muchas cosas de la falla en la autoridad del Papa, pero somos igualmente remisos en ejercer la que a nosotros nos toca. Resultamos bastante difusos al momento de ejercerla ( o conocen acaso algún padre que le diga a la hija en forma contundente que su novio es un papanatas). Nos resulta incómodo, y cada uno en su puesto, comete el mismo pecado del que nos aquejamos.

        Los muchachos necesitan consignas claras, lo que está bien y lo que está mal, y esto ya no lo dice nadie. Aún más, necesitan que se les diga lo que les conviene y lo que no – a ellos- no a nosotros, desde el plano práctico hasta el teórico, y frente a esto hay que sacarse de encima todos estos personajes (muy divertidos) especialistas en no haber dicho nada claro y en manipular tras bambalinas intereses inconfesables. No digo que hable de CRISTO único y verdadero Maestro, ni que le busque la vuelta con Estrada…, hable de usted y hable de ellos, mírelos como a hijos y deles un consejo, dígales lo que les diría a sus hijos. Esto es lo que está prohibido, esto es lo que ya no se puede hacer, es contrario a la nueva pedagogía, a la nueva filosofía y a la nueva teología. No existe más la autoridad porque ya nadie quiere ejercerla, comenzando por casa. Con cierta astucia… si… pero sin fraude… y usted se está enredando entre dos maestros de la patraña.

       Le escribí a mi mujer en una oportunidad un discurso del día del maestro y tomé a Saint Exupery en su maravillosa carta al General X, "¿que debemos decirle a los hombres?" y a partir de esta dramática pregunta traté de decir algo, muy poco y concreto. Con ese autor se podía, se podía porque quería decir algo de verdad, no para él ni para la "causa", algo para ellos. Y ¿quién puede objetarlo?

       Le cuento una anécdota que quizá será censurada por lo píos. Hace unos meses me encontré con un caballero (hermano de un famoso obispo conservador) actual administrador de una enorme empresa. Me dijo que siendo jóven no sabía que hacer de su vida y la llevaba tontamente; el hermano preocupado lo llevó a hablar con el Prof Calderón Bouchet. Escuchado el problema, el mentado profesor le dijo: " mire jóven, no importa que vaya a hacer, trate denodadamente de no ser un boludo y lo demás vendrá por añadidura". Esto le bastó y hoy de viejo lo reconoce como el gran consejo de su vida, lo que el captó, es que quien se lo decía había dejado de ser un boludo en un momento dado (la Línea de Sombra de Joseph Conrad) . De algo muy parecido a eso se trata lo que ud debe decir. El maestro que debe mostrar no es Sarmiento o un invento con el mismo nombre; es usted misma, y decirles que ellos deben cruzar un línea de sombra en la vida para pasar a ser hombres y que es posible dejar de ser un ….., como usted misma lo demuestra en esta ocasión.

       Concluyo: ojo con la historia argentina, porque estamos todos haciéndonos los boludos y damos la triste impresión de no haber cruzado la línea, a veces es mejor sortearla. Ojo al enseñar a los jóvenes, busquemos ejemplos intachables en su desinterés manipulador.  

    DARDO    



Anónimo
08/07/2009 a las 2:54 pm

 

 

Genial el pasaje que

 

 

Genial el pasaje que describe a Belgrano enarbolando la Bandera en Tucumán y haciendo retroceder a los "españoles" (todas las fuerzas en combate, patriotas y realistas, eran americanas en su composición hasta el último hombre, incluyendo al Jefe vencido Pío Tristán).-

Este personaje, arquetipo del maestro para la cultura oficial, cuan INCURABLEMENTE IGNORANTE  RESULTABA.-



    Anónimo
    28/03/2010 a las 2:54 am

    Algunas citas de Domingo Faustino Sarmiento
    1842– La Patagonia Austral : “He contribuido con mis escritos aconsejando con tesón al gobierno chileno a dar aquel paso… El gobierno argentino, engañado por una falsa gloria, provoca una cuestión ociosa que no merece cambiar dos notas, Para Buenos Aires tal posesión es inútil. Magallanes pertenece a Chile y quizá toda la Patagonia… No se me ocurre después de mis demostraciones, como se atreve el gobierno de Buenos Aires a sostener ni mentar siquiera sus derechos. Ni sombra ni pretexto de controversia les queda”.
    (El Progreso 11 al 28 de Nov. 1842 y La Crónica 11/3 y 4/8/1849).
    “Es una guerra desértica, frígida e inútil. No vale la pena gastar un barril de pólvora en su defensa. ¿Por qué obstinarse en llevar adelante una ocupación nominal?”
    (1868; 30/5/1881 y El Nacional, 19/7/1878).

    1844-El Indio : “¿Lograremos exterminar los indios?. Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa canalla no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso, su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”. (El Progreso, 27/9/1844; El Nacional, 25/11/1876) ( Artículos de “El Progreso”, 27.9.1844 y de “El Nacional”, 19.5.1857, 25.11.1878 y 8.2.1879 )

    1857-Las Provincias : “Son pobres satélites que esperan saber quien ha triunfado para aplaudir. La Rioja, Santiago del Estero y San Luis son piltrafas políticas, provincias que no tienen ni ciudad, ni hombres, ni cosa que valga. Son las entidades mas pobres que existen en la tierra” (El Nacional, 9/10/1857).

    1857-Los Porteños : “Las elecciones de 1857 fueron las mas libres y mas ordenadas que ha presentado la América”. (El Nacional, 13/10/1857). “Para ganarlas, nuestra base de operaciones ha consistido en la audacia y el terror, que empleados hábilmente han dado este resultado (de las elecciones del 29 de marzo). Los gauchos que se resistieron a votar por nuestros candidatos fueron puestos en el cepo o enviados a las fronteras con los indios y quemados sus ranchos. Bandas de soldados armados recorrían las calles acuchillando y persiguiendo a los opositores. Tal fue el terror que sembramos entre toda esa gente, que el día 29 triunfamos sin oposición. El miedo es una enfermedad endémica de este pueblo. Esta es la palanca con que siempre se gobernara a los porteños, que son unos necios, fatuos y tontos”. (Sarmiento, Carta a D. Oro 17/6/1857).

    1859-Los pobres y huérfanos: “Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casas de huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos?. Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad, hijos de padres viciosos, no se les debe dar más que de comer”. (Discurso en el Senado de Buenos Aires, 13 de Septiembre de 1859).

    1861-El Gaucho Argentino : “Se nos habla de gauchos…La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos… Es lo único que tienen de humano. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esta chusma criolla incivil, bárbara y ruda, es lo único que tienen de seres humanos”.(Carta a Mitre de 20 de Septiembre de 1861 y “El Nacional” 3/2/1857).

    1865-La masa popular : “Tengo odio a la barbarie popular… La chusma y el pueblo gaucho nos es hostil… Mientras haya un chiripá no habrá ciudadanos, ¿son acaso las masas la única fuente de poder y legitimidad?. El poncho, el chiripá y el rancho son de origen salvaje y forman una división entre la ciudad culta y el pueblo, haciendo que los cristianos se degraden… Usted tendrá la gloria de establecer en toda la República el poder de la clase culta aniquilando el levantamiento de las masas”. (En Buenos Aires, 1853; Carta a Mitre del 24 de Septiembre 1861; en EEUU., 1865).

    1866-Igualdad de las clases : “Cuando decimos pueblo, entendemos los notables, activos, inteligentes: clase gobernante. Somos gentes decentes. Patricios a cuya clase pertenecemos nosotros, pues, no ha de verse en nuestra Cámara (Diputados y Senadores) ni gauchos, ni negros, ni pobres. Somos la gente decente, es decir, patriota”. (Sarmiento, Discurso de 1866) (interesante apreciación de Sarmiento descendiente de negros, por parte materna y nacido pobre)

    1866-Constitución: “Una Constitución pública no es una regla de conducta para todos los hombres. La Constitución de las masas populares son las leyes ordinarias, los jueces que las aplican y la policía de seguridad. No queremos exigir a la democracia más igualdad que la que consienten la diferencia de raza y posiciones sociales. Nuestra simpatía para la raza de ojos azules.”(OO. CC., 1886)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube