Panorama Católico

De Falsos Profetas

El presente artículo contiene, además de consideraciones doctrinales, una denuncia contra el Obispo de Formosa, Argentina. No abrimos juicio ni tomamos posición sobre dicha denuncia, solo le damos cabida al firmante en la certeza de que las vías ordinarias de recurso de los fieles se hallan cuanto menos “congestionadas”. En tiempos de males extraordinarios, recursos extraordinarios.

El presente artículo contiene, además de consideraciones doctrinales, una denuncia contra el Obispo de Formosa, Argentina. No abrimos juicio ni tomamos posición sobre dicha denuncia, solo le damos cabida al firmante en la certeza de que las vías ordinarias de recurso de los fieles se hallan cuanto menos “congestionadas”. En tiempos de males extraordinarios, recursos extraordinarios.

Carlos Eduardo GAÍT
DNI Nº 7.898.263

“Heriré al pastor, y se dispersarán las ovejas” (Mt. 26,31) advierte el Pastor-Hermoso. Ahora bien, para inteligir la observación, hay que saber el Ser-Pastor que, puede verse en el capítulo 10 del Evangelio según San Juan. Los contenidos y las condiciones están allí.

“Heriré al pastor, y se dispersarán las ovejas” (Mt. 26,31) advierte el Pastor-Hermoso. Ahora bien, para inteligir la observación, hay que saber el Ser-Pastor que, puede verse en el capítulo 10 del Evangelio según San Juan. Los contenidos y las condiciones están allí. Y, si alguno hubo —ciertamente que sí— en el curso de la historia, luego del Eterno “El que Es”, ese tal, no es otro que Agustín de Hipona (a. 354-430). Asimilado a Jesucristo, las notas o propiedades fueron selladas por el actuar, el obrar conforme, el “ya no vivo yo” (Gál. 2,20), el “me gastaré y desgastaré por vuestras almas” (2da. Cor. 12,15), y todo aquello que hace al pastor que es legítimo y, que abierto a la Gracia la recibe, vive de ella, al tiempo que por su estado (Rm. 12, 6-8), la particularidad que garantiza autoridad, a saber: En el Nombre de Dios y de la Santa Iglesia, hablar y obrar. Así el Obispo de Hipona. Así todo obispo. Así, porque el Pastor siempre “va delante” de las ovejas, que lo siguen porque conocen su voz, sin necesidad de ‘comunicados de prensa’, ni ‘aclaraciones’, ni ‘desmentidas’.

Conocer la voz del Pastor, es reconocer que tiene y habla con autoridad (Mt. 7,29); hasta tal punto que “da la vida por sus ovejas”. Ello es así, y para actuarlo, quien sea, debe entrar por la PUERTA y no ingresar como “ladrón y salteador” apropiándose de un redil que no es el suyo. Sólo el que accede por la Puerta que es Cristo, recibe la Gracia de estado (o de apostolado según San Pablo), para el pastoreo. Y aquí, no hay vueltas de página, ni democracia que valga, ni opinión que pueda arrimarse. La Palabra de Dios, la Sagrada Tradición, la Sana Doctrina, y el Derecho Canónico —para el caso— así lo determinan. Salirse de estas categorías, o no admitirlas, es nada más y nada menos que carecer de Fe. Si se la tuvo, apostasía (Canon 751).

El Obispo debe ser “insigne por la integridad de su Fe” establece el Canon 378, inc. 1. ¿Cómo podría serlo de otra manera? A más, el Derecho manda que cuando alguien denuncia, cualquiera sea (Canon 1476), debe ser escuchado. Y la simple honradez natural —entendible hasta por un pagano—, exige que el denunciado no admita ministerio alguno hasta tanto no se dirima la materia expuesta por el denunciante. Siendo así, cuanto más si se trata de lo que la Fe exige de aquel que por razones de Fe ha sido puesto en tela de juicio. Y algo más: objetado, impugnado. ¿Hace falta decir que para quien accede al ministerio episcopal ilegítimamente, la pena establecida por el Derecho Canónico es latae sententiae?

¿Qué hace el carente de Fe? Exhibe. El exhibicionismo, siempre emparentado con la megalomanía, es un trastorno psicológico. El teólogo Castellani advertía “exhiben las virtudes los que no la tienen”. Y, como de lo que aquí verso es de la primera de las virtudes teologales, hay que subrayar que si no se la tiene “es imposible agradar a Dios” (Heb. 11,6). Dios Uni-Trino es la causa eficiente de la Gracia, pero si la materia es deficiente, no incoa. El hombre, no sólo puede resistir el Don de Dios, sino que, habiendo recibido el acto saludable de la Gracia, “ésta permanece ineficaz por la resistencia de la voluntad” según el Dogma tridentino. Si se entiende esto, se entenderá que todo aquel que burla las exigencias del Derecho, tanto como ignora la Sana Doctrina, es metafísicamente —en acto— imposible de Gracia. El equilibrio doctrinal no hace concesiones ni al naturalismo, ni al supranaturalismo de los enemigos de Cristo, tanto como no admite el abominable sincretismo y su aliado mentiroso cual es el irenismo.

¿Qué hace el carente de Fe? Se burla del Papa y luego, consiente fotos trucadas abrazándose con él, por ‘ejemplo’; hace oídos sordos a las advertencias canónicas; pide no haya resentimientos sobre la base del suyo; construye palacios “apostólicos” en lugar de edificar almas como manda el Evangelio; cumple ‘horario de oficina’ cuando debiera trabajar día y noche (cfr. Ia. Tes. 1,9); hace préstamos usurarios a los campesinos cuando debiera dar como hizo Jesucristo. Ante esto, debe recordarse que el Concilio de VIENNE (a. 1311-1312; Dz. 479); castiga al usurero como hereje, y el actual Código prescribe debe ser castigado por cometer “grave delito” (Canon 1392).

A lo dicho, se agrega que el carente de Fe, hace “ecumenismo” con las sectas, burlando la Doctrina (cfr. Encíclica “Ut Unum Sint”; Encíclica “Redemptoris Missio” Nº 50), y para completar… se lamenta de que los dólares recibidos de regalo hayan quedado en el corralito, mientras las ovejas andan dispersas por no tener corral, ni pastor, ni pasto.

Sólo recibe la Gracia de estado, aquel que en estado de Gracia recibió tal misión. No aquel que cual lobo vestido con piel de oveja no es más que un falso profeta (cfr. Mt. 7,20). Alguien puede recibir válidamente un sacramento en cuanto sacramento, así sea que lo reciba sacrílegamente como sucedió en Formosa el 19/03/97; pero, y es lo que pasó aquí, tal recibimiento es ilegítimo conforme a las prescripciones canónicas. El Licenciado —en rigor licencioso— Conejero Gallego lo sabe. Fue advertido (Carta Documento 04.569.8030 AR —06/12/96—). Lo mismo sus cómplices, que los hubo. Desde aquel día, y porque no hay posibilidad de subsanar in rádice, todo lo obrado por el intruso, es contra Doctrina. Y le caben las maldiciones que leemos en el capítulo 34 del Profeta Ezequiel. La Diócesis de Formosa, estrictamente, es SEDE VACANTE. Conejero es un asalariado cuyas obras son de la carne y no del Espíritu. “Por sus frutos los conoceréis” dice Jesucristo (cfr. Mt. 7,16)

Para quien lea este escrito, finalmente, con palabras de Pablo le pido tenga en cuenta el “NO os engañéis; de Dios nadie se burla. Pues, lo que uno siembre, eso cosechará” (Gál. 6,7). Y al P. Rafael DEL BLANCO (DNI Nº 16.700.264) que escribió una carta abierta a “favor” de la Iglesia (Diario “La Mañana”, 06/12/06, pág 2) le recomiendo el estudio de la Doctrina Católica a fin de que sepa distinguir lo que es de lo que no es (Ez. 22,26). La confusión habiente en la Iglesia Católica que está en Formosa, a más que un lobo la preSIDA, no es otra que el desconocimiento de la Doctrina de la Fe. Con otras palabras, es la advertencia de San Pablo.

Con este escrito, no doy pábulo a los enemigos de Dios y de la Santa Iglesia. Sólo digo a la comunidad (Mt. 18,17) la causa de la falta de Luz en Formosa, que no es EDEFOR (1). Y si los gentiles y publicanos quieren defenderlo o ‘desagraviarlo’ —a mi obispito, según D. Sandrelli—, sepan que incurren en el mismo pecado. Por lo demás, nada hay que temer, porque “la LUZ que alumbra a todo hombre” es el Pastor que cuidando su UNA-ÚNICA IGLESIA “salvará a las ovejas para que no estén más expuestas al pillaje” (Ez. 34, 22)

Al cabo, en todo y en un todo, al fuero canónico que dirime la legal y legítima autoridad, me someto. El que quiera entender, entenderá desde la Fe; fuera de ella sólo palabras altisonantes, garambainas, galimatías y opinología puede darse. Y si alguien no entiende, consulte la Doctrina. Dios es el Señor, y el infierno es Dogma de Fe.

SAN AGUSTÏN, Padre y Doctor de la Santa Iglesia, intercede ante el Buen Pastor para que envíe a Formosa un Pastor, que como Tú, se asemeje y asimile a Él. Amén.

(1) Empresa de Servicios Eléctricos local.

Comentario Druídico: Formosa ¿limita con Santiago del Estero? Había que averiguar antes de que otro videocassette interrumpa la digestion del Sr. Nuncio Apostólico.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *