Panorama Católico

De Todo un Poco, de G.K. Chesterton

Ediciones del Pórtico nos presenta una selección de artículos de Gilbert Keith Chesterton publicados originalmente en “The Illustrated London News“, traducidos por primera vez al castellano y anotados por Carlos R. Domínguez.

De todo un poco
Gilbert K. Chesterton

Ediciones del Pórtico
2005 – Buenos Aires
251 páginas.

Ediciones del Pórtico nos presenta una selección de artículos de Gilbert Keith Chesterton publicados originalmente en “The Illustrated London News“, traducidos por primera vez al castellano y anotados por Carlos R. Domínguez.

De todo un poco
Gilbert K. Chesterton

Ediciones del Pórtico
2005 – Buenos Aires
251 páginas.

“Hay una cosa necesaria: todo.
El resto es vanidad de vanidades.”

G.K. Chesterton

Con el estilo agudo e irónico que lo caracteriza, aborda el autor variadísimos temas: desde los lazos familiares y la educación de los hijos hasta el psicoanálisis y la muerte, desde los cuentos de hadas hasta el deporte, desde el capitalismo hasta los mitos…

Particular gracia tiene un pasaje dedicado a la discusión entre damas y criadas:

No hay absolutamente ninguna diferencia en cuanto a las cualidades presentes en las dos personas. Puede haber alguna diferencia, tal vez, en cuanto a las proporciones de su mezcla. La criada tiene todos los defectos de una criada: (…) tiene una completa irresponsabilidad y una completa frivolidad en cuanto al trabajo y su resultado, que es sólo posible en personas gobernadas despóticamente. Ella tiene esa sorprendente libertad que sólo es posible para los esclavos.

“Aunque la criada tenga los defectos de una criada, el ama tiene también generalmente los defectos de una criada, aunque no en el mismo grado. Ella es también, en un grado más decente, sospechosa, obstinada y, sin embargo, altamente irresponsable. Además ella, la dama, tiene los defectos especiales de una dama. Es decir, es ignorante de como se hacen las cosas (que es la marca de las aristocracias en todos los lugares), es extremadamente temerosa de que las pequeñas cosas anden mal, y tiene sus nervios. Los nervios hacen que la criada cometa errores; los nervios hacen que el ama reprenda a la que se equivocó. Pero el ama llama a sus propios nervios ‘nervios’ y a los nervios de la criada ‘despreocupación’. La criada llama a sus propios nervios ‘nervios’ y a los nervios de su ama ‘tiranía’. (…) El problema entre damas y criadas es algo muy simple. Las criadas no sirven bien. Las damas no se comportan como señoras. Pero la explicación, si es posible, es todavía más simple. Las criadas no sirven bien porque las criadas son seres humanos. Las damas no se comportan como señoras porque las damas son seres humanos. En filosofía y cultura moral hay una pequeña superioridad de parte de las criadas poque comúnmente saben que ellas son seres humanos.”

Con el mismo estilo ligero nos habla de la “grave y solemne festividad” de los españoles y de los gestos característicos de una ballena para “indicar esclavitud humillante o emancipación altiva“, se burla de los “dogmas” de las ciencias experimentales y de sus pretendidos “descubridores” como de la mazmorra doctrinal que constituye el calvinismo.

Un libro, pues, que deleitará a los viejos seguidores del brillante polemista inglés y que puede, a su vez, servir de presentación para aquellos que nunca se le acercaron.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *