Panorama Católico

Denuncian a sacerdotes por dar misa en jeans y alpargatas

En La Pampa

Un grupo de fieles cuestionó a tres salesianos en General Pico


SANTA ROSA.- Nada de vestir jeans, zapatillas o alpargatas mientras dan misa.


En La Pampa

Un grupo de fieles cuestionó a tres salesianos en General Pico


SANTA ROSA.- Nada de vestir jeans, zapatillas o alpargatas mientras dan misa.

Eso es por lo menos lo que piensa un grupo de fieles católicos que
envió dos cartas ni más ni menos que al Vaticano, para protestar por la
vestimenta que utilizan curas salesianos que residen en la ciudad de
General Pico.

Las insólitas notas provocaron la reacción del
Episcopado de la Iglesia Católica, que envió a un sacerdote inspector
proveniente de La Plata, Horacio López, que permaneció tres días en la
ciudad para informarse de la situación y escuchar la opinión de los
salesianos y de los fieles.

El sacerdote inspector ya se fue
de General Pico, aparentemente con una buena opinión sobre la tarea de
los salesianos. Pero les envió una carta a los religiosos, que se leyó
en todas las parroquias el domingo, en la que expresó "un apoyo
irrestricto".

El cuestionamiento apunta a tres sacerdotes:
Pablo Bustos, Raúl Rodríguez y Néstor Zubeldía. Y se sabe que son seis
personas, que todavía no han sido identificadas públicamente, las que
firmaron los polémicos escritos.

Sin respuesta

Hay un dato no menor en la controversia: se dice que una de las notas
estaría firmada, o al menos impulsada, por un sacerdote diocesano, que
está a cargo de otra parroquia de la ciudad.

En General Pico
-la segunda ciudad de La Pampa, con 60.000 habitantes, situada 130
kilómetros al nordeste de esta capital-, los salesianos están a cargo
de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, de la Capilla Nuestra
Señora de Luján, de los oratorios y del Centro Naim.

Los
padres Bustos y Rodríguez, luego del escándalo, se fueron esta semana a
un retiro espiritual a Rawson, Chubut. Zubeldía, en tanto, hace tiempo
que se fue de General Pico y permanece en La Plata.

El
teléfono celular del padre Pablo Bustos ayer permanecía apagado. Pero
el domingo explicó en la radio local La Red que durante sus estuidios
en el seminario nadie le impidió utilizar alpargatas, que las quejas
eran una "exageración" y que quería seguir haciendo votos de pobreza.

"¿A qué atribuyo la denuncia? Desde nuestro lugar ayudamos a descubrir
rostros de Iglesia que a veces nos han alejado del Evangelio", sostuvo
el sacerdote.

En las misas del domingo los salesianos
recibieron un amplio respaldo de la comunidad de General Pico. La
parroquia Nuestra Señora de la Merced y la capilla Nuestra Señora de
Luján estuvieron totalmente colmadas.

Los feligreses,
incluso, ya mostraron su intención de defender a los salesianos. Y
anunciaron su decisión de firmar una nota que enviarán al obispo de
Santa Rosa, monseñor Rinaldo Fidel Brédice.

"Una vez más
resaltamos que los fundamentos de esta denuncia faltan a la verdad. Es
por eso que solicitamos a usted que no se dé lugar a tales injurias en
perjuicio de nuestros salesianos", escribieron los fieles que defienden
a los presbíteros en la nota.

¿Un monje negro?

En la ciudad todos hablan del tema. Y sospechan de un grupo que estaría
encabezado por otro cura local. Es un sacerdote diocesano, que está
enfrentado con los salesianos.

"Quieren quedarse con las parroquias de los salesianos", dijeron los feligreses consultados por LA NACION.

Los salesianos no reportan directamente al obispo diocesano, sino a la obra de Don Bosco.

Estos curas, que están presentes en más de 130 países, realizan
actividades educativas (oratorios y centros juveniles, escuelas,
centros de formación profesional, internados y casas para jóvenes) y
evangelizadoras.

El Centro Naim, una entidad de los
salesianos que en General Pico se ocupa de la prevención de la
drogadicción, también salió a defenderlos. "Hay una crítica hacia el
uso de las vestimentas. Pero entendemos que lo importante es su
posición comprometida hacia la sociedad", sostuvo Jorge Botaro,
integrante de la comisión directiva del Naim.

Las vestimentas
no son lo único que les cuestiona: incluso se los critica por el tipo
de música que usarían en las misas y por no visitar a los enfermos. "No
es el primer embate contra los padres salesianos. Pero la mayor parte
de los fieles está acompañando a los padres. Eso es lo importante",
sostuvo Botaro.

Por Sergio Romano

Para LA NACION

Comentario Druídico: Varias novedades.

1) Primera vez que este tipo de cuestiones litúrgicas llega a las planas de los grandes diarios.

2) La nota, claramente favorable a los curas imputados, por confusión o deliberación admite que esto ha causado un fuerte impacto en la CEA.

3) Los sacerdotes de Don Bosco, desde hace muchos años, han adoptado el más furioso progresismo y nada tienen ya de Don Bosco, al menos en la Argentina, salvo mártires en vida que padecen lo indecible. Por tanto no es de extrañarse de que la Inspectoria Salesiana de La Plata, competente en la zona de La Pampa, haya apoyado a los tres curas, si bien uno se fue del lugar, al menos momentáneamente.

4) Se atribuye a la supuesta malicia de un "monje negro" diocesano la carta de queja que los fieles habrían dirigido a Culto Divino, cuando estaban perfectamente habilitados y en su derecho de hacerlo.

5) Los acusados admiten parte de las imputaciones y se escudan en su "obra social" y en el apoyo de los otros feligreses… Es más, parecen carecer de toda conciencia de la normativa litúrgica.

Conclusiones provisorias: a falta de mayores datos: Es posible que se haya iniciado una reacción contra los abusos litúrgicos, respaldada por parte de la jerarquía pampeana y esto haya producido el alarma de la CEA, a menos de sus cabezas decisorias. Más alarmante cuanto habría tenido apoyo en Roma. La respuesta desafiante de los curas y sus excusas demuestran que están contrariados y no las tienen todas con ellos. Finalmente, la CEA querría frenar un antecedente tan peligroso por lo cual habría dejado llevar el caso a nivel nacional, seguros de que la prensa laica y eclesial unánimemente se pondrá a favor de los sacerdotes imputados.

En fin, Dios dirá. Seguiremos el caso.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *