Panorama Católico

Denuncian a vicario parroquial por haber quemado reliquias

CHILECITO, (De nuestra agencia). La ex mayordoma de la iglesia de Santa Rosa de Lima de la localidad de Anguinán, edificación considerada monumento histórico nacional, denunció al vicario por haber quemado reliquias y documentación de importancia.

CHILECITO, (De nuestra agencia). La ex mayordoma de la iglesia de Santa Rosa de Lima de la localidad de Anguinán, edificación considerada monumento histórico nacional, denunció al vicario por haber quemado reliquias y documentación de importancia.

Susana de Sotomayor señaló a EL INDEPENDIENTE que hace tres semanas tuvo que viajar a la ciudad capital por razones de enfermedad, y cuando regresó se dio que el vicario, David Cuello, había quemado documentación, donaciones de los vecinos, elementos utilizados para la misa, y rosarios, entre otros elementos.

Agregó que de las cenizas pudo rescatar algunas reliquias que se las llevó a su hogar, y cuando le preguntó al sacerdote porque había realizado la quema, recibió como respuesta un “si no le gusta que se vaya”, por lo que la mujer no volvió a la iglesia, donde cumple funciones como empleada municipal desde hace quince años, y desde más de seis está como mayordoma.

La intención de su reclamo es “poner en conocimiento a la población de esta situación, para que después no haya malos entendidos, y se me quiera responsabilizar a mí de esto que yo creo que estuvo mal”.

Consultada sobre qué quemó el vicario parroquial, dijo que “documentación que estaba guardada en la sacristía, en la que se encontraban borradores de los bautismos, algunas Biblias, rosarios de madera, adornos, vasija para guardar ostias, manteles y banderas de los alféreces, cruces; muchas de estas cosas habían sido donadas por los vecinos, por ejemplo un mantel donado en 1912 que estaba bordado”.

Según lo comentado por Susana de Sotomayor, el sacerdote justificó su accionar en que estaba llevando adelante una tarea de limpieza, preguntándose “porque no consultaba para ver que cosas eran útiles, o tratar de buscar un lugar para guardarlas, porque en algún momento se había pensado en que en un museo, que iba a estar en la iglesia, se puedan mostrar estas cosas que tiene mucho valor para la gente”.

Indicó que las cosas estaban guardadas en la sacristía y que no estaban desparramadas, y permanecían en esa dependencia, ya que no se cuenta con un lugar adecuado para ubicarlas, pero –consideró- que no es motivo para quemarlas.

Explicó que ella puso en conocimiento de lo ocurrido a los vecinos, a través de un medio radial y mediante charlas mantenidas con aquellos que se llegaron a su domicilio con la inquietud de conocer los hechos.

La ex mayordoma manifestó que la gente quiere hablar con el sacerdote para pedir algún tipo de explicación, porque la iglesia atesora gran parte de la historia de “nuestro pueblo”.

El templo data del siglo XVII, por ello ha sido declarado Monumento Histórico Nacional, y existía la intención de que las reliquias que allí se guardan sean expuestas en un museo para que la gente tenga la oportunidad de apreciarlas.

Cabe aclarar que el término "reliquia" en lenguaje católico suele designar partes del cuerpo o de bienes utilizados por los santos o empleados en su martirio por causa de la fe. En este caso se trata de documentos y objetos a los que se asigna ese valor sólo por ser antiguos.

Fuente: El Independiente, La Rioja, Argentina

Comentario Druídico: "Adora lo que quemaste y quema lo que adoraste". Cual otro Clodoveo a la inversa, el Vicario, Padre Cuello, quemó, en este caso, lo que debió haber al menos venerado. Claro signo posvaticanista, que ha llevado la sacroclasia al paroxismo, a veces por odio, otras por 30 denarios que les proveían los anticuarios. La buena señora ha tenido la católica reacción de interpelar al cura y denunciarlo, y salvar lo que pudo. Naturalmente recibió la caritativa respuesta: "si no le gusta que se vaya". Otro clásico posvaticanodos. En la era del diálogo con los de afuera, los de adentro te muelen a patadas.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *