Panorama Católico

Desagravio a Nuestro Señor en la Catedral: la otra historia (4)

Leo con inmensa alegría el acto de amor a Jesucristo y su Iglesia que
hicieron en la Catedral del Buenos Aires un buen número de laicos. No
puedo ocultar vergüenza, siendo sacerdote secular, aunque lejos de la
Capital, que no existiera presencia sacerdotal, y de más está decirlo
episcopal. Lo lamento de corazón, y pido perdón en lo que como
sacerdote y miembro de la Iglesia en el ministerio ordenado me pueda
tocar. Estoy empezando a creer que es la hora del laicado, pero en este
sentido del que me he referido. Han dado hermoso y ejemplar testimonio

Leo con inmensa alegría el acto de amor a Jesucristo y su Iglesia que
hicieron en la Catedral del Buenos Aires un buen número de laicos. No
puedo ocultar vergüenza, siendo sacerdote secular, aunque lejos de la
Capital, que no existiera presencia sacerdotal, y de más está decirlo
episcopal. Lo lamento de corazón, y pido perdón en lo que como
sacerdote y miembro de la Iglesia en el ministerio ordenado me pueda
tocar. Estoy empezando a creer que es la hora del laicado, pero en este
sentido del que me he referido. Han dado hermoso y ejemplar testimonio
de amor al Señor y a su Iglesia.
Se que hay de parte del presbiterio de esa arquidiócesis mucho temor o
miedo a quedar en la boca de algunos, esto pasa en gran parte de la
Iglesia. No se porqué. Quizá se deba a lo que Uds. bien saben, los
vientos de secularización y laicismo lo han inundado todo. Recen,
recemos, por los ministros de Dios, que podamos salir del
adormilamiento y el miedo para junto a Uds. ser testigos, no me
atrevería a decir hoy hasta el martirio, porque tal como están las
cosas es mucho pedir, pero alentar con nuestro ejemplo el querer
sincero de los fieles seglares.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *