Panorama Católico

Dialogolatría

Los obispos entrerrianos, encabezados por el cardenal Estanislado Karlic, han reclamado enfáticamente que se encuentre el camino del diálogo. El cardenal tiene experiencia al respecto. Enabril de 2000, siendo presidente del Episcopado, se reunió con las autoridades de la Masonería y la conclusión del encuentro fue -según la prensa- "un diálogo fructífero que permitiera superar falsas leyendas".

Los obispos entrerrianos, encabezados por el cardenal Estanislado Karlic, han reclamado enfáticamente que se encuentre el camino del diálogo. El cardenal tiene experiencia al respecto. Enabril de 2000, siendo presidente del Episcopado, se reunió con las autoridades de la Masonería y la conclusión del encuentro fue -según la prensa- "un diálogo fructífero que permitiera superar falsas leyendas". Al correr de los años, los frutos le dieron muchísima razón al beneplácito masónico.

Escribe Juan Olmedo Alba Posse

Fruto Los obispos entrerrianos, encabezados por el cardenal Estanislado Karlic, han reclamado enfáticamente que se encuentre el camino del diálogo. El cardenal tiene experiencia al respecto. Enabril de 2000, siendo presidente del Episcopado, se reunió con las autoridades de la Masonería y la conclusión del encuentro fue -según la prensa- "un diálogo fructífero que permitiera superar falsas leyendas". Al correr de los años, los frutos le dieron muchísima razón al beneplácito masónico. La ley 1420 fue reafirmada, perfeccionando su laicismo la nueva Ley Nacional de Educación: ahora incluso se dicta instrucción sexual, instando a la promiscuidad segura de los jóvenes. Sobre la ley de matrimonio civil avanza la culminación del matrimonio homosexual. En la persecución religiosa fue destituido el Obispo castrense, por objetar a un ministro escandaloso. Otorgan lugares públicos para las expansiones de los degenerados y exhiben el obelisco porteño cubierto por un preservativo gigantesco. Promueven el aborto, la homosexualidad y la prostitución. Ocurren profanaciones de templos y exposiciones sacrílegas apoyadas oficialmente. A través del canal “Encuentro” del Ministerio de Educación, destilan el veneno diario contra la cultura católica nacional. Y un sinfín de atropellos… En suma, el completo programa anticatólico del decreto 1086/05, desarrollado a fondo y sin obstáculos.

Talismán Mientras tanto, conforme a una costumbre arraigada, el Episcopado sigue invocando aldiálogo. Palabra repetida por todo el mundo como un conjuro mágico, o talismán salvador y único. A punto ya, de transformarse en la principal devoción colectiva que una a doctos e ignorantes, rústicos y refinados, pobres y ricos.

Desde luego, el diálogo puede ser una conveniente ocasión para que las personas manifiesten sus pensamientos o afectos con el uso de la palabra, para entenderse intercambiando ideas mutuamente comprensibles. Pero es algo absolutamente impensable en dos circunstancias. Cuando no se utiliza el mismo idioma y si uno o todos los dialogantes mienten. En tal sentido, resulta indiscutible -porque está a la vista- que se ha producido un verdadero envilecimiento de las palabras. Particularmente en las discusiones políticas y en las peroratas mediáticas. Es algo que se siente como una bruma pegajosa que impide la visión. No cabe duda que ello se debe a la decantación de muchísimos años –sin freno alguno- ahora corporizada en la figura, los gestos y los dichos de los principales actores del escenario oficial.

Derecho a mentir Así las cosas, todo llevaría a clamar y luchar con alma y vida por la Verdad, tras el pregón de sus heraldos. Muy lejos de la palabra ociosa, de la que "se habrá de dar cuenta en el día del juicio". Y por supuesto, sin incurrir de igual a igual con la mentira, en coloquios que hacen el caldo gordo al caos marxista.

No hace mucho, el descaro de la mendacidad le inspiró decir a cierto comentarista, que se estaba percibiendo algo endemoniado. Lo cual no parece exageración, sino lo contrario… Por de pronto entonces, podría decirse que si está pervertido diabólicamente el significado de las palabras, a nada bueno lleva discutir con semejante ambientación. En lugar de proclamar a los cuatro vientos la Verdad salvadora, invitando a la conversión de los desviados. Además, el diálogo con la mentira vendría a acumular otro pernicioso ingrediente a la tremenda confusión general. Por sumarse al perjuicio del engaño, el escándalo de compartirlo mano a mano con el mentiroso; como reconociéndole derechos a la falacia. Por tal camino y no cambiando las cosas, habrá que lamentar la insensatez del diálogo.

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *