Panorama Católico

Dimes y diretes panorámicos

¿Qué pasa con el número 43? Están siendo muy duros con Benedicto XVI. Están siendo muy benevolentes con Benedicto XVI. ¿Uds. son lefebristas? Porque hablan mucho de la FSSPX. Se la pasan pidiendo plata. Etc. A estos interrogantes intentaremos responder…

 

Escribe el Editor y Responsable

 

¿Qué pasa con el número 43? Están siendo muy duros con Benedicto XVI. Están siendo muy benevolentes con Benedicto XVI. ¿Uds. son lefebristas? Porque hablan mucho de la FSSPX. Se la pasan pidiendo plata. Etc. A estos interrogantes intentaremos responder…

 

Escribe el Editor y Responsable

 

Retraso
Seamos breves. Nuestro druida, Panoramix, personaje del que los lectores tienen alguna referencia, es un poco flojito y suele enfermarse con frecuencia. Por eso lo tenemos solo en la web y le hemos dado descanso hasta el 1º de mayo. A partir de esa epónima fecha y día conmemorativo de San José obrero –o artesano, como gustéis– lo conminamos a trabajar en la versión definitiva en papel. Dice que está en eso… Vamos a creerle. Entre nosotros, no es que nos parezca gran cosa el tipo, pero es el que tenemos… y ante tal escasez hay que cuidarlo.

Benedicto
Sobre el Santo Padre, probablemente seamos ambas cosas, según quien lo juzgue y según quien opine. En Panorama tenemos libertad de cátedra en materias opinables, dentro de los lineamientos de nuestra política editorial, of course.

Lefebrismo
No somos lefebristas. Es más, conocemos muy pocos lefebristas que sean lefebristas… Eso no está mal. Algunos hay, pero pocos, gracias a Dios.

Hablamos de la FSSPX porque hablando de ella hacemos justicia a un sector importante de la Iglesia y porque ella habla de los temas que a nosotros nos parecen esenciales, cruciales y urgentes. Nos preocupan las mismas cosas, lo mismo que a otros movimientos, grupos o individuos que adscriben al así llamado “tradicionalismo” de todo pelo y marca. Aunque sea este, el de “tradicionalista”, un apelativo deficiente. A veces algunos nos denominan también integristas. Recientemente, hablando de la Tradición, el papa Benedicto ha dicho:
 
“Esto queda subrayado en algunos pasajes de las cartas de san Pablo: «os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí» (1 Corintios 15, 3). Y esto es importante. Como se sabe, san Pablo, originalmente llamado por Cristo con una vocación personal, es un auténtico apóstol y, sin embargo, también en su caso lo que cuenta fundamentalmente es la fidelidad a lo que ha recibido. No quería «inventar» un nuevo cristianismo, por así decir, «paulino». Por ello, insiste: «os transmití lo que a mi vez recibí». Transmitió el don inicial que procede del Señor, pues la que salva es la verdad. Después, hacia el final de su vida, escribe a Timoteo: «Conserva el buen depósito mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros. (2 Timoteo 1, 14).


“La Tradición es, por tanto, el Evangelio vivo, anunciado por los apóstoles en su integridad, en virtud de la plenitud de su experiencia única e irrepetible: por su obra la fe es comunicada a los demás, hasta llegar a nosotros, hasta el fin del mundo". (…) (Audiencia general del miércoles 3 mayo de 2006 dedicada a comentar el tema «La tradición apostólica». ZENIT.org)

Aparentemente habría que calificarlo también de “integrista”, claro que no de “ultra”, que es un pecado mucho más grave.

Pedidos de plata
Es verdad, nos la pasamos pidiendo plata. Como hemos dicho con frecuencia, nuestra profesión es la de “editores mendicantes”. Como los ciegos de la Edad Media ofrecían su oración y su canto a los que ponían un óbolo en sus sombreros, nosotros les ofrecemos nuestra menguada opinión sobre los hechos y algunos lúcidos comentarios de amigos esclarecidos.

A cambio les pedimos que nos den limosna para vivir. Uds. tienen nuestro tiempo completo a su disposición. ¿Cuánto vale nuestro tiempo? Lo que Uds. quieran, es a voluntad. Pero, por caridad, no nos dejen pasar hambre porque tenemos hambre y sed de verdad y de justicia… y solo la podemos saciar mediante su limosna. (Ver homilía sobre la limosna del Santo Cura de Ars en esta misma edición).

Así pues, siguendo nuestra inveterada costumbre el tirar de las mangas, vamos a poner a su disposición un código de barras el cual, debidamente impreso por Uds. (cualquier impresora sirve) podrá ser presentado en PagoFacil o Rapipago (en la Argentina por ahora) y con ello hacernos una donación. Y ya que de hambre hablamos, casi todas las cadenas de supermercados que Uds. frecuentan ofrecen en sus cajas estos servicios. Simplemente el mismo lector óptico que marca el precio de un producto que Ud. ha comprado, servirá para que se identifique nuestra cuenta DineroMail y para que Ud. done lo que quiera, indicándole al o la cajero/a (¡uff, la perspectiva de género!).

Eso sí, no sabremos quien nos dona, por lo cual si desean hacérnoslo conocer tienen que avisarnos a panorama@panodigital.com   O llamarnos al (011) 4119 2357 y dejar allí su mensaje: fui yo, tal día, doné tanto, me pueden agradecer al teléfono…. o al correo electrónico…  

Si quieren, por supuesto, que es justicia agradecer los beneficios recibidos, pero derecho de Uds. dar sin darse a conocer. También esto es a voluntad.

Para imprimir el código de barras y darnos su limosna, hagan un click aquí…

Y que Dios Nuestro Señor y su Ssma. Madre se lo paguen.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube