Panorama Católico

Discusiones difíciles: alternativas de máxima y de mínima

¿Cuál es el resultado más favorable que uno puede esperar y la peor consecuencia que uno puede temer, de las «discusiones doctrinales» que en teoría están programadas para dar inicio en el otoño de este año en Roma entre la Iglesia oficial y la Sociedad de San Pio X? En práctica, el abismo doctrinal entre el Conciliarismo de Roma y el Catolicismo de la Sociedad es tan fundamental (¿puede o no puede 2 y 2 dar como resultado 4 y también 5?) que podría ser que las «discusiones» ni siquiera den inicio. Sin embargo, suponiendo que los representantes de Roma y de la Sociedad se sienten a dialogar, uno enfrente del otro, ¿qué se puede esperar?

¿Cuál es el resultado más favorable que uno puede esperar y la peor consecuencia que uno puede temer, de las «discusiones doctrinales» que en teoría están programadas para dar inicio en el otoño de este año en Roma entre la Iglesia oficial y la Sociedad de San Pio X? En práctica, el abismo doctrinal entre el Conciliarismo de Roma y el Catolicismo de la Sociedad es tan fundamental (¿puede o no puede 2 y 2 dar como resultado 4 y también 5?) que podría ser que las «discusiones» ni siquiera den inicio. Sin embargo, suponiendo que los representantes de Roma y de la Sociedad se sienten a dialogar, uno enfrente del otro, ¿qué se puede esperar?

A menos de que un estupendo milagro de Dios esté por ocurrir, humanamente hablando no existe esperanza de que los Romanos abandonen su devoción al Vaticano II, ese Concilio cuyas epístolas mezclan la religión de Dios y del hombre mientras que su espíritu es sin duda la religión del hombre. Por más de 40 años los sacerdotes que controlan Roma han estado poseídos por la convicción de que la religión de Dios necesita adaptarse al hombre moderno, y no hay nada que indique que estén colectivamente aproximándose a abandonar su letal «combinazione», sino por el contrario. Por ejemplo, revisen la última Encíclica del Papa, «Caridad en la Verdad».

Por lo tanto, lo más que podemos esperar de los Romanos es que muchos de ellos reaccionen positivamente, probablemente en privado, a la Verdad Católica que les sea presentada por la FSSPX – ¡ojalá puedan salvar sus almas! La FSSPX por lo menos será testigo de la Verdad en la cima de la Iglesia, en donde tiene más importancia, y aún cuando a esas alturas hiciere algún bien, por mínimo que parezca, aún se podría esperar que a partir de las «discusiones» haya una puerta abierta que se presente después a todos los Católicos de buen corazón, una cuenta ilimitada que los ayude a reafirmar su entendimiento de dicha doctrina por la cual los Católicos son Católicos, fortaleciendo su sentido común Católico, natural y sobrenaturalmente, de que 2 y 2 es igual a 4 y solamente 4.

Lo que podemos temer por el contrario es que esta primacía de la doctrina pueda ser poco clara en medio de los encantos del otoño Romano. «Aquel que se acuesta con perros Romanos termina por levantarse con pulgas moradas», dice un proverbio (inventado por un amigo). La tentación para la FSSPX, especialmente si Roma presenta tanto la vara de renovada condenación como la zanahoria de reconocimiento puesta enfrente de la nariz del aún despreciado burrito, será la de «planear» sobre este abismo doctrinal y conformarse con un «acuerdo práctico» por el cual la FSSPX, siendo muy benevolentes con Benedicto XVI, sería concedida un estatus jurídico dentro de la Iglesia oficial a cambio de, por lo menos, un entendimiento implícito de detener el ataque a su Conciliarismo.

Sin embargo, cualquier entendimiento de este tipo representaría el principio del fin, no de la defensa de la FE pero si de su defensa por parte de la FSSPX, porque como era bien sabido por el Comunismo tradicional, uno nunca debe luchar contra los Católicos en asuntos de doctrina, en donde ciertamente los Católicos son más fuertes. Más bien, su estrategia se centraba en proponer cualquier tipo de consenso práctico por medio del cual los Católicos pasarían por alto la doctrina y simplemente cooperarían activamente con los Comunistas. Como era bien sabido por los Comunistas, el resto se daría por sí solo ….

Kyrie eleison.

Londres, Inglaterra

Comentario 113

Comentario Druídico: Las perspectivas son muy buenas. Si se logra el objetivo de mínima, se dará testimonio de la Fe y sabe Dios como actuará esto en cada alma. Si se logra el objetivo de máxima, Dios habrá usado estas conversaciones para hacer un milagro, que para Dios es muy fácil de hacer, aunque para nosotros es muy difícil de merecer. No veo más motivo de preocupación que el no estar a la altura de los hechos históricos extraordinarios que vivimos. Es decir, no hacer suficiente penitencia y oración para merecer el milagro… y criticar menos…

Lo que queda, aparte de esto, es no hacer nada. Enterrar el talento. No confesar la Fe, por temor a los perros, o a las pulgas.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
05/09/2009 a las 23:18

…PARA ESTAR–VERDADERAMENTE–A LA ALTURA DE LOS HECHOS …
…porque como era bien sabido por el Comunismo tradicional, uno nunca debe luchar contra los Católicos en asuntos de doctrina, en donde ciertamente los Católicos son más fuertes. Más bien, su estrategia se centraba en proponer cualquier tipo de consenso práctico por medio del cual los Católicos pasarían por alto la doctrina y simplemente cooperarían activamente con los Comunistas. Como era bien sabido por los Comunistas, el resto se daría por sí solo ….

ESTA ADVERTENCIA ES MUY SABIA Y DEBE ATENDERSE…
ELLA NOS CONDUCE AL NEXO COMUN ENTRE LA REVOLUCION Y LA SECTA MODERNISTA, EN SINTESIS UNA SOLA PRAXIS.

…CON «TALENTO»…»CONFESANDO LA FE»…
¡CON CUIDADO DE LOS PERROS Y NO LLENARSE DE PULGAS!

ESTIMADO DRUIDA: CLARAMENTE OPUESTO A «NO HACER NADA».

PARA ELLO: INEXCUSABLE NO EVITAR QUE «EL RESTO SE VUELVA A DAR POR SI SOLO»…

¡NO SE ME AFLOJE … A LA LLEGADA…AUNQUE LA SENDA SE ESTIRE…!
LE RUEGA
Atanasio desde el exilio



    Moderador
    06/09/2009 a las 00:53

    De qué flojera habla…
    justamente cuando se plantea el combate más difícil…

    Hoy la FSSPX ha puesto el Concilio en discusión en el más alto nivel. Hasta hace pocos meses era el superdogma. ¿A la victoria llama flojera?



      Anónimo
      06/09/2009 a las 19:56

      ES CIERTO…
      –EL COMBATE ES DIFICIL…
      –EL CVII SIEMPRE ESTUVO EN DISCUSION…

      Y LA VICTORIA NO ES DE LOS FLOJOS…

      AHORA: ¿ ESA VICTORIA NO HA LLEGADO…O ROMA SE HA CONVERTIDO …?

      SI LO PRIMERO CAMBIO EL TERMINO MAL USADO, CORRIJO POR:PERSISTA UD Y CONTINUE CON EL ABUNDANTE EJEMPLO.
      QUE AGRADEZCO.

      SI LO SEGUNDO: LO FELICITO MAS LE RUEGO ALGUNA PRESICION AL RESPECTO.-

      ESTIMADO: SE QUE A UD LO «APURAN» DE TODOS LADOS Y NO HA DE SER FACIL MANTENER EL RUMBO TRAZADO, MAS EN ELLO ESTAMOS TODOS CON LA MEJOR BUENA VOLUNTAD.

      SIN SUSPICACIAS QUE NO LAS HAY.

      ESO SI INSISTO: CUIDADO CON LA PRAXIS REVOLUCIONARIA, QUE ES LA MODERNISTA.
      LA QUE USAN LOS INFILTRADOS…AUN EN EL MAS ALTO NIVEL…
      DE ESTO SE TRATA LO QUE DIGO…Y NO DE ALUSIONES PERSONALES.

      En Cristo y en María Santísima
      Atanasio desde el exilio



        Moderador
        07/09/2009 a las 01:16

        El CVII nunca estuvo en discusión

        en el nivel oficial. Esto de que Roma acepte reuniones para recibir oficialmente cuestionamientos del CVII es una victoria. A eso me refiero.

        No ver esto es de una ceguera alarmante… en otros casos, fruto de un mal espíritu evidente y que ya muestra su hilacha en las deslealtades y en el trabajo subversivo.

        Lamento ser tan directo, pero creo que es el lenguaje que Ud. prefiere.

        Atte.



          Anónimo
          07/09/2009 a las 02:02

          La Posición de Monseñor
          La Posición de Monseñor Williamson, es muy realista, y remarca la trampa del acuerdo práctico, como así de lo humanamente imposible de un acuerdo doctrinal. Lo que no significa no dar el combate, sino esperar siempre lo peor para no desilusionarse. Monseñor Lefebvre decia, voy a Roma,creo, como Santa Juana de Arco, iba ante quienes la condenaban. No hay que caer ni en la desesperación de los que dicen nada que hacer, ni en el exitismo, de quienes dicen la victoria , esta las puertas. La victoria puede consistir en el martirio, y para eso hay que prepararse.



          Moderador
          07/09/2009 a las 10:59

          La Victoria muy probablemente signifique la persecución

          ¿O es que acaso los hecho de enero de 2009 presagian otra cosa?

          Cuando Benedicto XVI mostró su determinación de seguir adelante con el decreto de las excomuniones, desataron el «caso Williamson», más para presionar contra una posible reacción romana que por lo que esto significa en contra de la FSSPX. 

          A veces no se logra ver claramente la trascendencia histórica de estos hechos. Son signos de que una tendencia que los enemigos de la Iglesia daban por definitivamente consolidada comienza a debilitarse y hasta sus máximos exponentes, aquellos que conservan buena intención y amor a la Iglesia -más allá de las ilusiones y de las confusiones- reconocen en grave crisis.

          Claro, es una reacción confusa, dubitativa, más fuerte en algunos aspectos que en otros. Pero evidentemente es una reacción muy temida por los enemigos. Por eso tratan de aplastarla apenas se insinúa. 

          La FSSPX tiene el deber de contribuir al desarrollo de esa reacción, y el éxito, es muy posible, signifique una violenta persecución. ¿O es que la visión de Fátima muestra otra cosa?

          Los pecados cometidos por el clero y los fieles en las últimas décadas son enormes. Necesitan de una purificación muy grande. Y la visión muestra el martirio y la sangre como instrumento de esa purificación. 

          Y, «por fin Mi Corazón Inmaculado triunfará». 

          Nade se hace ilusiones. Tampoco sabemos los tiempos ni el alcance de este castigo, así como tampoco podemos valorar el efecto devastador que los rosarios rezados tienen contra los planes del Enemigo, ni hasta donde llegará el Corazón Misericordioso en su Omnipotencia de Súplica y de administración y disposición de las gracias divinas, a ganarnos una indulgencia mayor a la esperada.

          Más oración, más penitencia, menos crítica, menos temores, más entrega a la divina Providencia.

          El Moderador

           



          Anónimo
          07/09/2009 a las 13:09

          Humilde opinión
          De un leguleyo con cierta experiencia. Haber obtenido que el asunto CVII sea puesto en discusión es una batalla ganada. Sea cuales sean las razones o circunstancias de cada parte. El asunto está en litigio y ya es un avance positivo que deja la Tradición en la inmejorable posición de parte litigante, es decir, aceptada como «parte». Ahora bien, el litigio tiene un Juez y no puede esperarse gran cosa de él, por lo que apurar una decisión puede ser un error fatal, creo que la posición de parte litigante regular debe conservarse mediante el mantenimiento «in eternum» de la litis, con paciencia de elefante y en espera de mejores condiciones para un fallo, que de última no es lo esencial. «Los abogados mediocres llevan lentamente sus causas, los buenos no las terminan nunca» reza un dicho. Es un asunto que atañe a cosas eternas e infinitas, no debe haber ningún apuro por terminarlo y si por mantenerlo vivo, con nuestros derechos «en espectativa» pero asentados en una posición de «hecho» bastante aceptable. La trampa está en la sentencia y en el reconocimiento de la jurisdicción, esta es la «audacia» o el peligro que se corre, y sin dudas la contraria busca la elaboración de una nueva síntesis en el asunto, siendo que nuestra parte presenta un bloque innegociable, asunto que resulta siempre una desventaja. En suma, humilde consejo, esta bueno empezarla, pero sería fatal terminarla. DARDO CALDERON



          Anónimo
          07/09/2009 a las 21:05

          Estamos para ser usados por N.S.J. (P.Castellani)
          La FSSPX, está punto de ser usada de una forma mas evidente,por Nuestro Señor; y esto es lo mejor que le pueda ocurrir a quienes de alguna manera la integramos. Esperemos estar a la altura de las circunstancias. El pequeño rebaño (pusillus grex) formado en torno a la misma, necesita estar mas unido que nunca en la Verdad y la Caridad; y es por ello que furiosamente el maligno busca su división. Los que se van para formar supuestos «Restos Fiel» en este momento, no merecen mas que el mote que Monseñor Lefebvre les dió: «ESTO ES PURA Y SIMPLE COBARDIA»



          Anónimo
          08/09/2009 a las 19:09

          Destruír, como sea, los restos de catolicismo
          La condena vendrá si los tradicionalistas no se pliegan a lo esencial del modernismo reinante… Si verdaderamente se dan las discusiones doctrinarias, están desenmascarados y perdidos los Modernistas ya que sus ideologías son insostenibles ante la Doctrina de la Fe: No habrá diálogos doctrinarios sino ultimatum con amenaza de nueva condena.
          La autodemolición continuará por medio del inicio de la persecución de parte de la estructura eclesiástica.
          ¿Maniobra maquiavélica que se está ejecutando?
          No prevalecerán
          ¡Dios nos asista!!



          Moderador
          08/09/2009 a las 19:35

          Esta teoría no tiene sustento lógico

          Si Ud. quiere destruir un grupo minoritario pero ruidoso y creciente debe hacer alguna de las siguientes cosas:

          1) Hacerle unas conceciones formales y amordazarlo en lo esencial. Es decir, comprarlo.

          2) Colocarlo en el camino de la ruptura total: que hagan su vida. Para ello lo inteligente es potenciar sus posiciones, llevarlos al extremo y al fanatismo.

          En el primer caso los tendrá atados a las dádivas.

          En el segundo caso, ellos mismos se destruirán por su dinámica interna.

          Si Ud. quiere destruir un grupo minoritario pero ruidoso y creciente no debe hacer ninguna de las siguientes cosas: 

          1) Concederles protagonismo y ceder a sus peticiones, especialmente a aquellas que han sido bandera de su lucha.

          2) Concederles rango para discutir en el más alto nivel doctrinal. Esto último sería una jactancia inconcebible de parte de Roma, como la de un top gun que le concediera a su enemigo maniatado la posibilidad de un duelo y le entregara una pistola solo para demostrar que es capaz de desenfundar más rápido. 

          La diplomacia vaticana no comete esos errores… normalmente.

          Por otra parte, los sectores más liberales trinan insultos en todos los idiomas, menos en latín, ante la posibilidad de tales discusiones. 

          No, la teoría expuesta en el comentario anterior no tienen sustento lógico.



          Anónimo
          10/09/2009 a las 17:33

          Los ultras se escandalizan de la moral católica
          Acabo de leer el «escándalo» de los ultras de R.C. ante la posibilidad de que la FSSPX pudiera apartarse de las elecciones prudenciales de su Fundador. ¿Qué tienen estos muchachos en el seso? ¿Sabrán que la prudencia consiste precisamente en tomar propias decisiones, regulnado así el ejercicio de otras virtudes, en base a cambiantes decisiones de tiempo y lugar? Parece que para entrar al sedevacantismo hay pagar peaje dejando el sentido común.



          Anónimo
          10/09/2009 a las 21:18

          Le respondo: para hacerse sedevacantista hay que ser:
          un tarambana, un papa frita, un angelista, un burro, un calentón, un bruto, un rebeldón, un infantil, un imprudente, un salamín y un salamón.
          Vieron que se puede describir a un sedevacantista si usar epítetos impropios !
          EL SEÑOR CORRECTO.



          Anónimo
          11/09/2009 a las 03:53

          Correcto Señor,
          Y no sólo los

          Correcto Señor,

          Y no sólo los no-epítetos describen las condiciones que se deben cumplir para ser un sedevacantista, sino para ser católico de cualquier rubro hoy en día… Bueno, a excepción de algunos Santos que confirman la regla: ¿no fue así en todas las épocas???



          Moderador
          10/09/2009 a las 21:21

          El Título de la nota sugiere algo que no dice la nota

          ¿Puede la FSSPX apartarse de su fundador?, Por lo que se dice en Fideliter… SI.

          Sin embargo, lo que dice la entrevista es que es lícito a los sucesores de Mons. Lefebvre apartarse de sus decisiones prudenciales, no así de su espíritu y sus objetivos.

          Allí retomo su comentario: parece evidente que las decisiones prudenciales se tomen de un modo acorde a las circunstancias, conforme a los principios morales. En caso contrario, la moral podría reducirse a un reglamento que habría que consultar según cada caso. 

          Bueno, de hecho hay muchos que creen que la moral es eso…



          Anónimo
          11/09/2009 a las 17:13

          Exacto…
          a ver si estos de Radio Cristiandad por fin se dejan de molestar de una vez por todas. Estas conversaciones nos van a enseñar que hay que ser un poco más «open mind», ser receptivos al diálogo y no dejarnos sofocar por el apego a palabritas. Más mente abierta, más conversaciones, y nos vamos a dar cuenta que al final no todo en Roma es tan malo, como tampoco es todo malo lo que salió del Concilio.



          Anónimo
          11/09/2009 a las 20:18

          ¿Y qué es lo bueno?

          Como es público, no estoy en contra de las conversaciones con Roma. Creo, sí, que salvo milagro, el fruto de esas coversaciones no será gran cosa, si es que hay alguno. Pero al señor que escribió el comentario anterior le pregunto, ¿qué es lo bueno que salió del Concilio? ¿Sin que parte del Concilio no podríamos vivir cristianamente en el siglo XXI? Me acuerdo del padre Le Lay: «todo lo bueno del Concilio es viejo; todo lo nuevo es malo». Que pueda convenir política e incluso pastoralmente el diálogo, puede ser. Pero tampoco exageremos la nota.

          Saludos



          Anónimo
          14/09/2009 a las 13:48

          No se…
          No se que es lo bueno del Concilio, pero poco no debe ser. Al menos Monseñor Fellay dijo que un 95% es bueno, y eso no sé a usted, pero a mí me parece muchísimo. Será cuestión de leer bien los documentos y quizá, como Monseñor nos demos cuenta, que no hay que exagerar la nota y que al final lo malo del concilio es prácticamente inignificante (solo un 5%)



          Anónimo
          07/09/2009 a las 13:21

          De acuerdo con usted completamente Marcelo…
          Más oración, menos crítica, más acuerdo. Como alguien dijo son solo palabras. De esa forma, en 5 años el Kirie Eleison lo vamos a cantar con guitarra y batería, y estaremos haciendo conferencias de las bondades del Concilio, y al final coincidiremos que no fue tan malo (sólo un 5% como alguien mencionó en este blog).



          Moderador
          07/09/2009 a las 16:42

          Su observación es perfectamente estúpida

          No tiene el menor fundamento para decir esto. Solo su ojo turbio.



          Anónimo
          07/09/2009 a las 20:54

          Caballo de noria

          Siempre dando vueltas sobre lo mismo. La neo conducción de la neo Fraternidad es acuerdista. Los valientes atanasios que se opusieron al dictador Fellay fueron marginados. La aceptación del concilio es inminente y en cinco años Kyrie con guitarra y batería. Listo muchachos, pelearon el buen combate contra el acuerdismo y perdieron. Son unos santos mártires, los felicitamos.Suficiente, váyanse y no molesten más. Acepten la derrota como caballeritos y busquen vientos más tradicionales que estos. ¡Pero termínenla de una vez!

          Por otro lado, si la FSSPX termina aceptando el concilio, yo me voy y ya. Que tanta discusión y cháchara.

          Pero cuando pase, NO ANTES.



          Anónimo
          14/09/2009 a las 12:55

          LO MESMO DIGO, PAISANO¡
          Y yo me iría con Ud si deja de ser peronacho¡.



          Anónimo
          14/09/2009 a las 18:51

          ¡Ni ebrio ni dormido…!
          …como dijo Mariano Mores.
          Saludos
          Paisano Alborotador de la gran masa del pueblo.



          Anónimo
          07/09/2009 a las 13:14

          En serio??
          En serio usted piensa que el inicio de las conversaciones es para recibir cuestionamientos al CVII? O es para que nos cuestionen el por qué la FSSPX está en desacuerdo con el mismo, siendo que lo monseñor Fellay lo «acepta en un 95%»????
          Por favor González, se nota que tiene buenas intenciones, pero nada más. ¿Quien es el ciego?
          Una cosa es tener esperanza y otra muy diferente es ser ingenuo. La primera es virtud. La segunda es vicio, porque adormece la voluntad, y por ende lleva a la condenación.



          Moderador
          07/09/2009 a las 16:40

          Estimado,

          Sus dichos parecen demostrar que Ud. nunca ha entendido la expresión de Mons. Fellay, ni su función en estas circunstancias.

          ¿Sabe Ud. lo que es el lenguaje apto para los medios, la síntesis que se debe hacer para que el mensaje llegue a la gente? Bueno, Mons. Fellay es el comunicador de la FSSPX y usa muy bien este lenguaje. Lo usa para que la gente desinformada comience a entender. Pero veo que los «informados» son los que comienzan a no entender.

          Ni modo que esté planteando el tema en términos estadísticos, lo cual sería irrelevante, es más, absurdo. La expresión significa:  de toda la cháchara conciliar, es imposible interpretar de un modo ortodoxo una pequeña parte, pequeña pero importante, la peor de toda. El resto es vaguedad o, en gran cantidad, afirmaciones perfectamente ortodoxas, que son la mayoría en los documentos conciliares. 

          Quite lo ambiguo y solo tendrá dos cosas: Muchas afirmaciones doctrinales perfectamente ortodoxas. Y pocas afirmaciones doctrinales perfectamente heterodoxas. Eso es lo que significa el 5%

          Se puede ser tonto y no entender un registro del lenguaje. Eso no es bueno.

          Pero se puede tener el espíritu envenenado y no ver más que malicia en todo. Eso es realmente malo. Y eso le pasa a un número pequeño de fieles de la FSSPX. No creo que llegue ni al 1%.

          ¿No sé si me entiende?

           



          Anónimo
          07/09/2009 a las 17:28

          Yo si entiendo…
          que el único lenguaje posible es el de siempre SI, SI. NO NO.
          No existe otra forma de comunicar. Para usted es tonto no entender el lenguaje del mundo? Creame que sí lo entiendo. Pero me niego a él. Como la FSSPX lo había hecho hasta no hacía mucho tiempo. Y seguramente usted mismo lo hizo hasta hace no mucho tiempo también.
          Y sobre su alusión al 1% de fieles, veo otra vez su ridícula forma de deificar al «número». Con su criterio de kindergarten, el 70% que votó a Kristina Kirchner estaba en lo correcto, y el 30% restante no.
          Feliz acuerdo!!! (al menos en un 95%)



          Moderador
          08/09/2009 a las 00:32

          Estrechez de miras…

          De «estrechez de miras» se puede calificar su posición frente a estas cosas. Por cierto que Si,Si, No,No. en lo referente a la exposición y el sostenimiento de la doctrina.

          En lo referente a temas de gobierno, prudencia, pastoral, la gradualidad, el lenguaje adecuado al recipiente SIEMPRE ha sido la forma que han adoptado los apologistas y los apóstoles.

          Revise la vida de los santos evangelizadores.

          Revise la vida de Mons. Lefebvre, a quien Ud. ha de tener como modelo de obispo. Verá que él actuaba así. No toda su vida fue un conflicto con Roma, y es un grave error tomar sus homilías de esta época como modelo excluyente de apostolado. 

          Es cierto que la FSSPX es el producto de la crisis posconciliar que llevó a ese conflicto. Pero las circunstancias no quedan fijadas en el tiempo como una fotografía, sino que se modifican como en una imagen de animación. Habría que preguntarse sinceramente que habría hecho él ahora conforme al espíritu que animó su apostolado de toda su vida. 

          Suaviter in modo, fortiter in re.



          Anónimo
          07/09/2009 a las 15:47

          «NO VER ESTO»…¿QUIEN NO LO VE…?
          ¿»VICTORIA»? puede ser…o no…
          ¿»CEGUERA»?
          ¿»MAL ESPIRITU…»?
          ¿»deslealtades»?
          ¿»TRABAJO SUBVERSIVO»‘

          Lenguaje directo?… mas bien insultante…

          CREAME QUE LO LAMENTO Y NO LO ESPERABA DE UD…

          EN EL LENGUAJE QUE SI PREFIERO: REITERARLE LA MERA POSIBILIDAD–CORROBORADA HASTA EL DIA DE HOY POR ACTITUDES «EN EL NIVEL OFICIAL»—ACERCA DE LA PRAXIS REVOLUCIONARIA-MODERNISTA.
          HOY OFICIAL.
          AL RESPECTO LE RUEGO VEA UD EL EDITORIAL DEL SUPERIOR DEL DISTRITO PADRE BOUCHACOURT EN EL N123 DE LA REVISTA JESUCRISTO.

          CON BUEN ESPIRITU Y HONESTAMENTE.

          ASEGURANDO A UD MIS RESPETOS E INTENCIONES
          EN ORACION
          Atanasio



          Moderador
          07/09/2009 a las 16:55

          No se dé por aludido si no lo aluden

          En algunos casos es deslealtad y subversión. ¿Es ese su caso? No lo sé, no lo creo, pero no les haga el campo de orégano a los que la practican.

          Porque sí es el caso de algunos que Ud. bien sabe. Pues bien, asuma los términos dirigidos a los que les quepan. O que se ponga el sayo aquel a quien le caiga. 

          De Ud. no he dicho nada.



          Anónimo
          07/09/2009 a las 17:41

          SE AGRADECE EL NO HABER DICHO «NADA»…
          ADEMAS EL «NO LO CREO».

          AQUELLOS QUE «UD Y YO » SABEMOS VIVEN FUERA: YA POR EL TOBOGAN DEL SEDEVACANTISMO.

          DE LO QUE SE TRATA-SIN DUDA ALGUNA–ES LO QUE EL PADRE BOUCHACOURT ESBOZA AGUDAMENTE EN EL EDITORIAL QUE CITE.

          Y «QUE SE PONGA EL SAYO AQUEL A QUIEN LE CAIGA»

          Y CONSTE: EN VERDAD NO LO ALUDO, SOLO TRATO DE CONVENCER A CON QUIEN VALE LA PENA DIALOGAR.
          ¡Y VAYA DE QUE CON UD SI!.

          Atanasio



          Moderador
          07/09/2009 a las 18:38

          No tan afuera…

          Estimado, No tan afuera, están adentro y afuera, buscando no se sabe qué. Y no por el lado del sedevacantismo necesariamente. Ud. sabe que hay un núcleo que hace tarea de «zapa» en el area Buenos Aires – Martínez bajo el aliento de un sacerdote que ha salido recientemente de la FSSPX.

          Allí hay por un lado confusión, por otro deslealtad y mentira. A estos aludo.

          Respecto al editorial que me indica, no lo he leído, de modo que trataré de conseguirlo. Gracias. Disculpe si he sido un poco terminante en mis juicios. Vea, no me preocupa la gente preocupada, con reservas o temores. Me preocupa la gente que ha cambiado lealtades, pero que en lugar de manifestarlo abiertamente e irse según su parecer o su conciencia se queda tratando de captar gente para su «causa». Me preocupa la traición de los que denuncian la traición.



          Anónimo
          07/09/2009 a las 21:32

          …BUSCANDO NO SE SABE QUE…¡ESTULTOS!
          TAREA DE ZAPA NO SOLO EN EL AREA QUE UD INDICA.
          MAS LEJOS AUN LOS HALLARA…

          QUIENES CONOCEMOS AL RECALCITRANTE DEBEMOS REFERIRNOS A SUS ATRIBUTOS:
          –SOBERBIA
          –ORGULLO
          –ENVIDIA
          –CONFUSION A LOS FIELES HASTA CON FALSEDADES
          EN OTRAS PALABRAS:
          —FORMACION EN SACO ROTO CON SU FRUTO:INDISIMULADO CULTO DE SI, LO QUE ES IGUAL A SECTARISMO.

          MEJUNJE PARA ALGUNOS HOY…HAMBRE SEGURO MAÑANA…

          Estimado Dn Marcelo: la deslealtad y la mentira siempre han de existir, es propio de la naturaleza caida.
          Para ambas solo el arrepentimiento.

          Y para la confusión solo el esclarecimiento.
          Qien quiera oir que oiga…

          EN CUANTO A LO QUE ME CORRESPONDE, SIN RESERVAS NI TEMORES, HE DE DAR TESTIMONIO DE LA VERDAD PARA QUE NI AMIGOS NI ENEMIGOS–si es que los tenga–PUEDAN AFIRMAR JAMAS:
          «ATANASIO NOS INDUJO A ERROR»

          LO DEMAS A LA PROVIDENCIA. ELLA PROOVERA LO QUE MI HUMANA CONDICION DE SEGURO CARECE.

          AH! Un pedido muy especial: luego que Ud lea el editorial de marras le ruego sus reflexiones al respecto.
          Cuento con ellas.

          En Cristo y en María Santísima
          Atanasio en el exilio



          Moderador
          07/09/2009 a las 23:14

          Estimado Atanasio,

          Vale, leeré el editorial de su referencia y lo comentaré, me comprometo.

          Me queda claro, a Ud. no le cabe el sayo. Me alegro mucho de confirmarlo.

          Lo que si me permito señalarle es una pica o punta de «espíritu profético» que tal vez resulte de su postura de «dureza doctrinal». Vaya esto con la mayor amistad y sin ironías, sino en plan de decirnos las cosas.

          Vea Atanasio, me preocupa esto:

          EN CUANTO A LO QUE ME CORRESPONDE, SIN RESERVAS NI TEMORES, HE DE DAR TESTIMONIO DE LA VERDAD PARA QUE NI AMIGOS NI ENEMIGOS–si es que los tenga–PUEDAN AFIRMAR JAMAS:
          «ATANASIO NOS INDUJO A ERROR».

          Nos «indujo al error»… Esta preocupación quizás surja de darse Ud. demasiada importancia. Y no cuestiono la nobleza de su preocupación, sino más bien cierta inmadura jactancia, que es bastante común entre los fieles de la FSSPX.

          ¿Es Ud. doctor de la Iglesia? Entiendo que  nó, porque bajo su seudónimo no adivino a un obispo ni será tampoco Ud. el Papa. Pero hasta su seudónimo imposta la personalidad de un Dr. de la Iglesia, la autoridad de un descendiente de los Apóstoles. ¿Me entiende?

          No es Ud., ni aunque fuese sacerdote, el encargado de erigirse en juez de la ortodoxia. No está Ud. por encima de los superiores a los que debe obediencia religiosa o al menos un coherente acatamiento espiritual, según su estado, y de  los que de alguna manera se convierte en juez y encima en juez antes de los hechos.

          En su fuero íntimo tiene  Ud., aunque no se lo recomiendo, la posiblilidad de dudar. Pero no lo manifieste, porque se podrá decir  «Atanasio nos indujo a la inquietud, a la suspicacia, a asumir funciones que no nos correspondían, a descuidar nuestros deberes propios que son el camino seguro de nuestra santificación». 

          Es la mesura y el equilibrio espiritual lo que está en juego aquí. El sentido común, sin el cual no hay sensus fidei posible. 

          Nadie puede con autoridad propia, juzgar, y mucho menos antes de los hechos, si es acertada o no la medida prudencial que toma quien ocupa la función y  tiene el cargo de hacerlo. Y menos aún de declarar sus juicios viva voce para quedar eximido ante el tribunal de Dios, como si Dios hubiese de juzgarnos solamente por la Fe y  no también por la caridad.

          A veces creo que hay una especie de corrección política tradicionalista, una suerte de «qué dirán» si no soy  tan duro. O, como Ud. lo pone, «nadie podrá decir de mí…». 

          Creo que hay  más orgullo que deseo de defender la Fe. O al menos tanto de uno como de otro.  Eso enturbia la intención y le quita pureza. Ud. debe estar dispuesto a que «digan de Ud….» por la causa de Cristo lo que los imprudentes habladores -es decir todos nosotros- dicen siempre, si ese es el precio de guardar su lugar.



          Anónimo
          08/09/2009 a las 01:56

          VALE…
          HE DE DAR TESTIMONIO DE LA VERDAD:
          —MI SEUDONIMO NO IMPOSTA A NADIE, SOLO PROCURA UNA PRAXIS A SEGUIR. ALGO ASI COMO UN EJEMPLO A IMITAR, SALVANDO TIEMPO Y DISTANCIAS.
          —TODOS PROCURAMOS NO «INDUCIR» A ERROR, HUMILDEMENTE SIN JACTANCIA Y CON LA MAYOR MADUREZ POSIBLE.
          —NO ME SIENTO NADA IMPORTANTE, SOLO UN COMBATIENTE EN EL CAMPO DE LA FE Y LA TRADICION.

          NO SOY JUEZ DE NADIE–SUPERIOR O NO–SOLO APORTANTE A UNA DEFENSA DE LA ORTODOXIA, QUE NOS ATAÑE Y OBLIGA.

          EL QUE CALLA OTORGA, EL SILENCIO OTORGA REFUGIO A ELUDIR DEBERES PROPIOS DE CUYO CUMPLIMIENTO DEPENDE EL CAMINO SEGURO…
          JUSTAMENTE DISPUESTO A»LO QUE DIGAN», AL PRECIO DE GUARDAR LA OBLIGACION DEL CENTINELA…

          SU PRIMER DEBER ES ESTAR ALERTA Y OTEAR EN LA BRUMA LA PROXIMIDAD DEL QUE ACECHA…
          ¿EN QUE ESTORBA TAL FIEL AL SUPERIOR?
          ¿ES QUE NO OBEDECE? ¿ES QUE NO CUMPLE PRECISAMENTE EN CARIDAD?

          HABLA UD. DE DUREZA.
          ¿ACASO–HUMILDEMENTE–SERIA BUENO, NO TANTA PARA QUIEN TRANSITA A NUESTRA VERA.

          Y GRACIAS POR CONFIRMAR EL SAYO QUE NO ME CABE.

          Un abrazo en Cristo Rey
          ….Desde el exilio



Anónimo
06/09/2009 a las 07:03

Si se logra el objetivo de

Si se logra el objetivo de mínima, se dará testimonio de la Fe y sabe Dios como actuará esto en cada alma.

De acuerdo con Panoramix, y es un gusto compartirlo. Y mayor gusto sería que la hipótesis de mínima se superara. Quien esto escribe, no conoce a fondo el tema crítico respecto del Concilio, pero sí sé que  los cuarenta  y cuatro años después no parecen haber sido muy auspiciosos para la Iglesia (Iglesias vacías en Europa y acá depende del lugar; disminución sustantiva de vocaciones -que se quiere reemplazar con «ofertas» como el no celibato-; falta de claridad teológica y doctrinal; formación cristiana en colegios religiosos muy pobre (formación en cinismo, más que en cristianismo, no es que se busque, pero es lo que resulta); «pérdida» de fieles (habría que ver si todo es pérdida); alejamiento masivo del modo de vida cristiano por parte «del mundo» al que la Iglesia se aggiornó, y un más o menos largo etcétera.

Me pregunto si es realista (y ahora veo lo pertinente de hablar de milagro) esperar mucho más que este objetivo de mínima.  ¿Y no depende el cómo entender esa hipótesis de mínima, de una interpretación previa de: si  1) estamos en una época, de «crisis» sí, pero «normal» (una de las varias crisis que tuvo la Iglesia) o si 2) estamos simplemente en la época esjatolójica, a la cual se aplica privilegiadamente, si no me equivoco, aquello del «resto fiel».

Me inclino por la segunda opción, pero igualmente en principio sobre todo, no considero a ese «resto fiel» como exclusivo de la FSSPX. De lo que sí me quedan dudas, a favor de la FSSPX, es si no tiene los mejores argumentos para ir conformando tal resto. Y en ese caso, la hipótesis de mínima, podría maximizarse, misteriosamene a fin de cuentas.

¿Será por esto que Msr. Williamson dice «Sin embargo, cualquier entendimiento de este tipo representaría el principio del fin, no de la defensa de la FE pero si de su defensa por parte de la FSSPX»? porque a su aclaración posterior no la entiendo, como tampoco a ver como algo malo -si así lo ve, que tampoco me queda claro cómo lo considera-, la pérdida de protagonismo de la FSSPX, en tanto lo que se defienda sea la verdad y la práctica de la FE.

Saludos

PD: Una cuestión sobre la edición de los comentarios, que creo que ya explicó don Marcelo (a quien de paso le mando un especial saludo después de haber tenido el gusto de conocerlo en la peña): Para que salgan separados los párrafos (si esto sale como lo veo en la vista previa) hay que ir a «Formato de entrada», abajo de la casilla de edición y tildar «Sin códigos» (ojo con hacerlo mientras se está escribiendo o editando el mensaje, que puede dar ataque de caspa, porque pese al nombre, se llena de códigos en la casilla de edición). Entonces, primero escribir con el «HTML filtrado» (creo que sale así de entrada por default), y al final, tildar «Sin códigos», para que salgan separados los párrafos.



Anónimo
06/09/2009 a las 08:59

Compromiso
Monseñor, es Vd muy inteligente y piadoso, pero, al margen de los erroeres modernistas que haya, se da una situación por parte de la fsspx que no es correcta. La valentía de Monseñor Lefèbvre fue modélica. Fue un aviso en orden a que por la vía emprendida no se podía continuar. Roma tomó nota pero no quiso dar el brazo a torcer. Por eso Monseñor consagró a cuatro Obispos, para que su combate fuese continuado. Pero estoy seguro que si Monseñor Lefèbvre viese una actitud abierta e integradora como la que tiene en la actualidad el papa Benedicto XVI, sería el primero en buscar un compromiso honorable.



    Moderador
    06/09/2009 a las 12:24

    En cierta manera tiene razón

    Lo que está claro es que la FSSPX no busca un compromiso canónico como objetivo, sino plantear cuestiones que afligen a muchos y que no todos dicen en voz alta. Cuestiones que afligen a la Fe y que solo pueden ser resueltas por la autoridad competente, es decir, el Papa y los obispos.

    La cuestión canónica de la FSSPX es algo secundario, aunque importante. Pero inviable mientras no se esclarezcan y se tomen algunas mínimas acciones sobre los puntos anteriores.



Anónimo
06/09/2009 a las 18:13

trabajar más y criticar menos
La posición de Monseñor Williamson termina siendo muy cómoda, sentarse en un cierto limbo de ortodoxia para no contaminarse de errores ni llegar a acuerdo con los pecadores; pero eso no es cristiano. Existe obligación moral grave de anunciar la verdad y Monseñor Fellay está dando la pelea. Se logró algo impensable hace años, muchos católicos «sin problemas jurídicos» cuestionan el Vat II y el mismo Papa lo pone sobre la mesa a discutir. Lo demás es falta de fe en los milagros (opción implícitamente descartada por el obispo inglés), Dios puede y todo parece decir que vienen mejores tiempos para la Iglesia.

Me sumo en un 100% al comentario del Druida.

Luis Alberto Salvatierra (aprendiendo a usar esta página nueva, pero la tecnología siempre me supera)



    Anónimo
    07/09/2009 a las 15:31

    La posicion de M. W.
    Parece que Ud. leyo de carrera el articulo de Monsenor y no lo entendio plenamente, pues Monsenor no esta pidiendo que por temor a los perros y las pulgas no se den los dialogos. Por el contrario, da la impresion de que esta de acuerdo con ellos por lo cual analiza claramente los efectos que se pueden esperar. Mas oracion y menos critica debe ser la Consigna para no provocar diviosiones ni en los Obispos, ni en los sacerdotes, ni en los sinmples felgreses. Mientras haya mas unidad en la FSSPX, habra mas esperanza de exito.



      Moderador
      07/09/2009 a las 16:48

      Tal vez…

      O tal vez presiento que el modo de escribir de M.W. da pasto a los inconformistas que provocan la división. Sé que él está perfectamente de acuerdo con lo que se hace con Roma. Los riesgos de la situación son conocidos por todos los responsables, que han hablado adecuadamente sobre el tema.

      A él lo han tomado por bandera muchos con quienes él no está de acuerdo en casi nada.  Debería decirlo más claramente y no contribuir a la confusión. A veces pienso que hay un poco de veleidad en este modo de expresarse.



        Anónimo
        14/09/2009 a las 13:01

        Se llama formación literaria
        No olvidemos que es Profesor de Literatura, asunto bastante diluyente de la expresión cuando de asuntos teológicos se trata. DARDO



Anónimo
07/09/2009 a las 20:25

¿Todo se reduce a 2 + 2 = 4?

Con todo respeto por Mons. Williamson, me parece que reducir la teología y la fe de la Iglesia a una verdad tan tosca como 2 + 2 = 4 me parece eso, tosco.

¿Para que se gastaron rezando y pensando los Santos Padres y Doctores, refutando herejes, pensando, distinguiendo, aplicando analogías, si todo es tan simple como 2 + 2 = 4?

¿Para que estudian los seminaristas, hay tantos tratados, tanta doctrina, si solo se trata de 2 + 2 = 4?

PUede ser que sea la sencillez evangélica, a mí me parece otra cosa.

Juan.

 

 



Anónimo
07/09/2009 a las 23:38

AVISO AL MODERADOR

Hay un inconveniente técnico, que no molesta, pero está: en la columna de la derecha pueden leerse los comentarios sin problemas. Pero al hacer click en «ver contexto», no aparecen a continuación del artículo central y sale el aviso «su comentario está en cola de moderación…», como cuando uno mismo manda el comentario.

Saludos



Anónimo
08/09/2009 a las 14:00

SINCERIDAD PELIGROSA
Monseñor Williamson,
Comentario Eleison Nº 111,
22 de Agosto de 2009
Sinceridad peligrosa
Si Benedicto XVI no es un verdadero destructor de la Iglesia, entonces —al igual que sus antecesores Juan XXIII, Paulo VI y Juan Pablo II— por lo menos está presidiendo su destrucción. Un excelente análisis de la última Encíclica de Benedicto XVI (disponible en http://www.angelqueen.org), realizado por el Padre Peter Scott, suscita nuevamente una problemática crucial: ¿han estado conscientes estos Papas de la destrucción que se está llevando a cabo bajo su responsabilidad? Hablando en términos generales, existen tres respuestas fundamentales.
Primeramente, liberales y modernistas niegan que exista tal destrucción, por lo que es obvio pensar que los últimos Papas no están conscientes de ser o de haber sido, en su tiempo, destructores. A su manera de ver, ellos han sido Pastores buenos que no deben ser culpados; únicamente necesitan ser seguidos por su rebaño. En segundo lugar y por el contrario, los sedevacantistas dicen que estos Pontífices han sido responsables de la devastación de la Iglesia; que han recibido todos excelente educación, que han conocido muy bien la Iglesia preconciliar (siendo todos ellos en aquél entonces hombres ya mayores) y que todos ellos han pronunciado en repetidas ocasiones (en sus años mozos) el intimidante Juramento Antimodernista, por lo que no se puede decir que no fueron conscientes de la destrucción que han causado. No solamente debemos culparlos —siguen los sedevacantistas— sino que no podemos por lógica reconocer que hayan podido ser Papas, y mucho menos pensar que sea conveniente seguirlos.
En tercer lugar, al igual que el amanecer y el anochecer no son contradictorios o simplemente ilógicos porque mezclan la noche y el día (siendo ambos sucesos reales que ocurren una vez cada 24 horas), así tampoco la postura de Monseñor Lefebvre y de la FSSPX debe ser considerada contradictoria simplemente porque es más complicada, cayendo en la posición intermedia entre las posturas más simples de los liberales y de los sedevacantistas. Por el contrario, esta postura es más real que las otras dos, y corresponde mejor a la compleja realidad de estos Papas católicos liberales (Monseñor Lefebvre solía decir que un Católico liberal es una contradicción ambulante).
Contra los liberales, esta tercera postura sostiene que ha habido una destrucción de la Iglesia bajo estos Papas, quienes con su educación, experiencia preconciliar y juramentos solemnes debieron, ciertamente, ser conscientes de ello. Todos deben ser culpados por faltar a sus responsabilidades fundamentales, aunque el grado exacto de culpa que se les pueda atribuir, sólo es conocido por Dios.

Por otra parte, y contra los sedevacantistas, en nuestra extremadamente enferma era moderna, aunque una ceguera como la de estos Papas sea objetivamente reprobable, puede ser subjetivamente más o menos sincera. Por ejemplo, en el seminario alemán, después de la guerra, el joven José Ratzinger fue expuesto a brillantes e indudablemente carismáticos profesores modernistas, quienes debieron enseñarle que la Iglesia Tradicional necesitaba ser, si no destruida, por lo menos cambiada al punto de no ser reconocida, hasta adecuarse al hombre moderno. Y José Ratzinger lo ha creído así desde entonces: la doctrina Tradicional, la Iglesia Tridentina y sus juramentos solemnes eran buenos, inclusive excelentes para su época, ¡pero ese tiempo ya es pasado! Objeción: ¿Acaso no enseño solemnemente Pío X (“Lamentabili” Nº 58) que la Verdad no puede evolucionar? El Cardenal Ratzinger dijo que “Lamentabili” era una excelente enseñanza, ¡pero para el pasado!
De nuevo, solo Dios es juez de la responsabilidad exacta del joven José y de sus maestros, en el hecho de que su mente haya caído en la trampa de la verdad evolutiva; pero lo que es cierto es que una vez que la inteligencia ha caído en esa trampa, solamente con suprema dificultad —en el entorno actual— podrá ser sacada de nuevo. Hasta que una Señal Divina y/o un castigo limpien el ambiente, los liberales pueden cómodamente vivir en ese grave error, a pesar de todo sincero.
FSSPX, ¡cuídense de esa “sinceridad” que hace que el error se sienta bien! ¡La Verdad ante todo, sin mentiras ni ambigüedades, aún cuando nuestro mundo enfermo caiga encima de ustedes como una tonelada de ladrillos!
Kyrie eleison.



Anónimo
08/09/2009 a las 14:11

Carta de Mons. Tissier de Mallerais
Ecòne,
20 de Agosto de 2009.
Estimado Señor Heiner,
Su Excelencia Monseñor Richard Williamson hizo que alguien me enviara el cuarto volumen publicado de sus “Cartas del Rector”, y tengo que darle las gracias a Usted por esta nueva edición de los escritos de mi obispo colega.
Empecé mi lectura con el poema al final del libro, en el cual Su Excelencia escribió acerca de los “veintiún años” en los EE.UU., que dejó tras de sí “en gemidos y lágrimas”, pero de los cuales también se hizo eco y se alegró: “¡Volveré, ordenaré y confirmaré!” ¡Que esto sea cierto!
Los cuatro volúmenes de las cartas de Ridgefield y Winona, hacen del lector de hoy un espectador de cuarenta años de Historia de la Iglesia, cuarenta años en los que la Iglesia se ha visto conmovida y sacudida como nunca antes. Esos escritos ayudan a ver las cosas a la luz de Cristo Rey, y serán pesadas en la balanza de la verdad eterna por aquel que dijo: “Yo soy la Verdad” (Juan XIV, 6).
El lector se ve compelido a descubrir cómo la Santa Iglesia de Dios, después de serle encomendado el depósito divino para ser sacrosantamente conservado y presentado fielmente a los hombres (“depositum sancte custodiendum et exponendum fideliter”; Vaticano I, Decreto Pastor Æternus), ha visto, por una permisión inescrutable del Cielo, abandonado este depósito sagrado en las manos profanas de los proponentes de la “Iglesia” del hombre, quienes, obviamente, lo han esclavizado bajo el liberalismo opresor y lo han sometido a las mentiras de los funcionarios: “El que se confía a la mentira alimenta los vientos, y es llevado volando como las aves.” (Prov. X: 4).
Gracias a Dios que la enhiesta mente episcopal de nuestro Rector, su mirada clara y su santamente libre pensamiento, han sido una luz en la oscuridad. No sólo ha sido un firme defensor de la Verdad divina, sino que también se ha mostrado como un persuasivo defensor de que la verdadera virilidad y la sana femineidad pertenecen al Cristianismo. Sobre esta base doble, con la gracia de Dios, ha ayudado a reconstituir dos generaciones de hombres y mujeres cristianos, que han reconstruido una Cristiandad completa; en pequeña escala, tal vez, pero con una gran esperanza, la esperanza que encuentran la Iglesia y la Patria en las familias numerosas, en las abundantes escuelas y en el compromiso cívico de los Cristianos valientes, en cuanto a la aplicación de los principios de la realeza política de nuestro Señor Jesucristo en la vida real.
¡Así que debemos decirle adiós, Su Señoría, con lágrimas en los ojos y el corazón agobiado! Pero aún así, ¡“Sursum corda”, elevemos nuestros corazones, los corazones de los reconstructores de la Ciudad de Dios!
Lectores, ¡lean y disfruten! Comiencen con el primero o con el último de estos cuatro volúmenes, y en palabras de la Escritura: “Miren de frente tus ojos, y tus párpados diríjanse a los pasos que des. Examina los pasos de tu pie y sean rectos todos tus caminos” (Proverbios IV: 25-26).
Estimado Señor Heiner, ¡que sea Usted eternamente recompensado por su trabajo!
Atentamente en Cristo Rey,
+ Bernard Tissier de Mallerais.
________________________________________



Anónimo
08/09/2009 a las 20:55

SUGERENCIA al Moderador
en los articulos/noticias nuevos, que se cambian en x segundos. Le pido, si es posible que haya numeritos debajo para poder mover las noticias y poder entrar en cada cual mas rapidamente, como se hace en http://www.aciprensa.com/ por ejemplo.
Gracias



Anónimo
09/09/2009 a las 12:36

CUESTION FUNDAMENTAL
Estimados Sres.: Hasta ahora me he resistido con todas mis fuerzas a insertar ningún tipo de comentario en su sitio web, por dos razones: la primera, que no creo mucho en polémicas sobre temas doctrinales, para las que hay que estar muy bien formado a fin de no caer en ningún tipo de exceso, y la segunda, porque en buena parte no comparto con Vdes. muchos de los criterios que exponen, lo que no supone en absoluto la más mínima falta de respeto a sus posiciones.
En cualquier caso, una vez disculpada esta larga introducción, quiero manifestar mi desacuedo con la postura que se deduce del comentario al artículo de referencia, en el que se escribe «entre la Iglesia oficial y la Sociedad de San Pio X».
Parafraseando a San Pablo, pregunto: ¿somos de Roma?, ¿somos de la SSPX?, ¿somos de Cristo?. Y con S. Pablo repondo: Cristo es uno y fuera de El no hay Iglesia: ¡son un mismo cuerpo!. Por tanto, sobra la distinción entre «Iglesia oficial» y «Sociedad de San Pio X», porque si ésta no está dentro de aquella – la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica -, no tiene sentido siquiera hablar de su existencia.

Reciban un cordial saludo.



Anónimo
09/09/2009 a las 12:43

Qué me contursi de «los duros y anti-acuerdistas»?
Vean este dato sobre el P. Méramo que está en portugués pero se entiende (adhierió públicamente al sedevacantismo, ya no lo esconde):

O Revmo. Padre Basílio Méramo acaba de anunciar que irá celebrar uma missa não “una cum” com Bento XVI. Teria o Revmo. Padre tornado-se sedevacantista? Parece que não há dúvidas disso. Porém, aguardemos os fatos e esperemos que ele mesmo esclareça sua posição.
Padre Méramo foi sagrado por Dom Lefebvre em 1986 e excluído da FSSPX no último mês de abril.
A celebração cantada acontecerá em Paris, capital francesa. Quem quiser e puder comparecer a esta missa, eis o endereço:

MESSE CHANTÉE À PARIS A 10H30
(Confessions à partir de 9H30) à: L’Espace Dubail, 18 passage Dubail, 75010 PARIS.
Métros proches: Gare de l’Est, Jacques Bonsergent et Château d’eau.

Fiquem com Deus e com Nossa Senhora,

Sandro Pelegrineti de Pontes

——————————————–
Bueno, si alguno anda por París, que vaya a chusmear y después nos cuenta.



Anónimo
12/09/2009 a las 00:48

Cara o cruz
Yo siento que toda esta dinámica Roma-FSSPX es como tirar una moneda, puede salir cara o cruz.

La ambiguedad permite que algo pueda ser usado de una manera o de otra. Por ejemplo el tema de la hermenéutica de la continuidad / ruptura, puede ser usada para combatir al liberalismo-progresismo, pero también para combatir al tradicionalismo.

Las dos posiciones extremas en la FSSPX son peligrosas, tanto el optimismo acuerdista como el pesimismo sectario.

La posición correcta será… aquella conforme a la divina voluntad.

Saludos
Matías



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *