Panorama Católico

Doctrina Católica o Eneagrama

Día a día nos llegan más repercusiones sobre la difusión en ámbitos católicos de una de las falaces doctrinas de la New Age, el Eneagrama, realizada por miembros de la jerarquía de la Iglesia argentina. Las diócesis de San Isidro, San Miguel y Buenos Aires están particularmente infectadas de esta doctrina heterodoxa. Uno de sus pastores lo difunde personalmente. ¿Qué está pasando?

Día a día nos llegan más repercusiones sobre la difusión en ámbitos católicos de una de las falaces doctrinas de la New Age, el Eneagrama, realizada por miembros de la jerarquía de la Iglesia argentina. Las diócesis de San Isidro, San Miguel y Buenos Aires están particularmente infectadas de esta doctrina heterodoxa. Uno de sus pastores lo difunde personalmente. ¿Qué está pasando?

Según información que nos proveen lectores de Panorama, en distintos puntos de la Argentina viene enseñándose esta doctrina denominada Eneagrama, que forma parte del plexo de inventos de la New Age, no solo con la tolerancia sino con el entusiasta apoyo de párrocos, predicadores y hasta obispos.

Las diócesis más afectadas, según la información que manejamos, serían San Isidro, San Miguel y Buenos Aires, aunque en algunas los principales promotores no estarían directamente bajo la autoridad del obispo, sin que por ello deje de difundírsela también en ámbitos que son de la jurisdicción del prelado local.

Principalmente se difundiría a través de la orden jesuita, orden por la cual se ha colado este falso método de espiritualidad en el ámbito de la Iglesia. En diferentes ocasiones se lo presenta bajo el nombre de «ejercicios ignacianos» cuando en realidad lo que se ofrece a los ejercitantes es la doctrina del ocultista ruso Georges Gurdjieff, perfeccionada luego por Oscar Ichazo y reformulada múltiples veces bajo distintas versiones.

Los datos que circulan involucran al director del periódico «El Domingo», que viajaría con frecuencia a «predicar» el Eneagrama a distintos puntos del país. También al P. Bradley, del Colegio del Salvador, en Buenos Aires y al staff de profesores del Colegio Máximo de San José, de los Jesuitas, en San Miguel.

En San Isidro estos cursos, bajo nombres diversos o directamente presentados con su nombre, pero descriptos como un método de espiritualidad católico, se enseñan muchas muchas parroquias, siendo inclusive el titular de la diócesis un entusiasta de su difusión, según estas versiones.

Naturalmente las informaciones deben ser corroboradas. Sin embargo los diversos testimonios recibidos de personas que no tienen relación entre sí parecen suficientes indicios como para que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto y ordenen una investigación, puesto que resulta difícil de creer que no existan tales cursos. De hecho hemos comprobado muchísimas denuncias en distintas partes del mundo. Ilustramos la promoción de estos cursos en Chile, también bajo forma de espiritualidad jesuítica. Al efecto reproducimos un aviso que se puede encontrar en internet.

Una historia de larga data

También recogemos información de la Fundación Spes, dedicada al estudio de estos fenómenos denominados «nuevos movimientos religiosos». En un dossier de mayo de 2004 afirma: «El seminario jesuita de Berkeley organizó en 1971 una introducción al eneagrama impartida por Claudio Naranjo. Asistieron la medium Helen Palmer y el padre jesuita Robert Ochs, que serían sus principales difusores. El P. Ochs fue a Chicago y enseñó el eneagrama a sus hermanos jesuitas en un seminario intensivo de ocho días (mayo de 1972) durante los cuales se ejercitaron también en yoga y ‘meditación oriental’. Discípulos jesuitas del P. Ochs son: el P. Patrick O’Leary, difusor internacional del eneagrama entre los religiosos, con seminarios sobre la dirección espiritual; el P. Mitchell Pacwa, que después de enseñarlo se arrepintió y hoy – gran experto en New Age – denuncia sus peligros; el P. Jerry Hair, maestro de eneagrama en casas de retiros; el P. Colin Maloney, llevó el eneagrama a los jesuitas del Canadá; el P. Tad Dunne, lo aplica a la vida espiritual; Richar Riso, que dejó la compañía de Jesús y fundó The Enneagram Institute en Nueva York, Paris, Tokio y Zurich.

El Padre Pacwa

Una figura clave en el desenmascaramiento de esta doctrina es el sacerdote jesuita, P. Pacwa, que ha escrito literatura esclarecedora sobre el tema, basado no solo en estudios teóricos, sino en su experiencia personal. Al respecto dice el dossier de Spes:

El P. Pacwa S.J. recuerda: «Fue como una plaga. En los talleres de eneagrama nos animaban a usar drogas alucinógenas para adquirir los estados alterados de conciencia que después aprenderíamos a alcanzar por nosotros mismos sin el uso de drogas. Esta pseudo espiritualidad enseña que lo que ves en un estado de conciencia alterada es la realidad… Para los consejeros pastorales el eneagrama no es ni teológicamente correcto ni psicológicamente efectivo… es una mezcla de mala teología y pobre práctica pastoral’ (Crisis, setiembre 1997, 19)

Los cursos siguen, pese a todo

Sin embargo los cursos de eneagrama se siguen dando en lugares oficialmente católicos. Algunos de los dados en 1997 son: los dirigidos por el P. Arnaldo Pangrazzi, discípulo de O’ Leary, S.J., a religiosas en el Instituto Regina Mundi de Roma (anexo a la Pontificia Universidad Gregoriana), y a los agentes para la pastoral sanitaria en el Instituto Camilianum; el curso del Instituto pastoral de la Universidad Loyola de los jesuitas de Chicago del 7 al 11 de julio: esta universidad usa el eneagrama para orientar a los jóvenes estudiantes (William J. Callahan, The Enneagram for Youth, Loyola University Press, Chicago 1992); citemos por fin el curso del exsacerdote Pat Aspell en la Conferencia nacional de diáconos católicos.

Los promotores del eneagrama ‘católico’, no hablan de los aspectos ocultos y esotéricos del eneagrama porque quieren presentarlo como compatible con la fe católica y por eso mezclan sus teorías con las ideas de los místicos católicos, como Santa Teresa y San Juan de la Cruz (Mitchell Pacwa, S.J., Catholics and the New Age Servant Publications, Ann Arbor, Michigan 1992, 111).

El P. Ochs, S.J. después de difundir el eneagrama por los seminarios jesuitas se retiró a la Universidad Loyola de Chicago con el P. O’Leary, S.J. y la religiosa Mary Beesing, O.P. para verificar si ese método era compatible o no con la fe cristiana. En 1984 Beesing propuso en un libro su versión cristiana del eneagrama.

¿Hay un eneagrama católico?

El P. Pacwa, S.J. no cree que el eneagrama pueda ser purificado de sus ocultas raíces paganas y hacerse aceptable para un uso cristiano. En su experiencia todos los que se han aficionado por el eneagrama han practicado el Zen, la meditación trascendental, la numerología el tarot o la astrología. Mezclar estas prácticas con el cristianismo no es diverso de la Santería donde el vudú es combinado torpemente. con ciertos aspectos del catolicismo. El P. Pacwa denuncia el eneagrama como infiltración gnóstico-esotérica entre los fieles católicos y advierte de sus resultados catastróficos: «Ningún jesuita de mi clase que tomó enseñanzas del eneagrama, excepto yo, sigue siendo jesuita. Todos han dejado el sacerdocio» (Crisis, Setiembre 1997, 20).

¿Qué dice la Iglesia?

En un artículo breve pero muy adecuado para introducirse en el tema, el P. Jordi Rivero nos recuerda las definiciones del Magisterio de la Iglesia sobre el Eneagrama.

«El documento oficial de la Santa Sede, Jesucristo Portador del Agua de la Vida, es una reflexión cristiana sobre la «Nueva Era». Entre los fenómenos que en el se tratan está el eneagrama. En el glosario lo describe así:

Eneagrama: (del griego ennéa = nueve + gramma = signo) el nombre designa un diagrama compuesto por un círculo con nueve puntos en su circunferencia, unidos entre sí por un triángulo y un hexágono circunscritos. Originariamente se utilizó para la adivinación, pero recientemente se ha popularizado como símbolo de un sistema de tipología de la personalidad que consta de nueve tipos caracterológicos básicos. Se hizo popular tras la publicación del libro The Enneagram de Helen Palmer, pero la autora reconoce su deuda con el médico y pensador esotérico ruso G. I. Gurdjieff, el psicólogo chileno Claudio Naranjo, y el autor Óscar Icazo, fundador de Arica. El origen del eneagrama permanece envuelto en el misterio, si bien algunos sostienen que procede de la mística sufí.

El citado documento advierte sobre el eneagrama:

(La Nueva Era) es solamente un nuevo modo de practicar la gnosis, es decir, esa postura del espíritu que, en nombre de un profundo conocimiento de Dios, acaba por tergiversar Su Palabra sustituyéndola por palabras que son solamente humanas. La gnosis no ha desaparecido nunca del ámbito del cristianismo, sino que ha convivido siempre con él, a veces bajo la forma de corrientes filosóficas, más a menudo con modalidades religiosas o pararreligiosas, con una decidida aunque a veces no declarada divergencia con lo que es esencialmente cristiano». Un ejemplo de esto puede verse en el eneagrama, -un instrumento para el análisis caracterial según nueve tipos- que, cuando se utiliza como medio de desarrollo personal, introduce ambigíedad en la doctrina y en la vivencia de la fe cristiana.

Jesucristo Portador del Agua de la Vida 1.4

(Ver artículo completo)

Creemos que el tema amerita ser elevado a las máximas autoridades eclesiásticas argentinas y que quienes denuncien el dictado o la promoción de dichos cursos deberían hacerlo con copia al Sr. Nuncio Apostólico, a los efectos de que la Santa Sede tenga información fidedigna y pueda arbitrar los medios necesarios para esclarecer al clero, a los fieles e incluso tomar medidas disciplinarias allí donde fuese necesario.

Seguiremos investigando sobre el tema.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *