Panorama Católico

El Aborto de la Diosa

Juan E. Olmedo Alba Posse

Juan E. Olmedo Alba Posse

Virtud
Con alborozo incontenible, la Legislatura porteña votó por unanimidad la ley de educación sexual. Como un símbolo de la transparencia institucional el gobernador de la ciudad, Jorge Telerman rescató el “rostro virtuoso de la política” evidenciado en la disciplinada sanción. Por su parte, los legisladores Santiago de Estrada y Enrique Olivera, “con fuertes lazos con la Iglesia” respaldaron “todo el articulado” (La Nación, 13.10.06). En fín, fue una gran fiesta transideológica (o transexual?), a la que sin duda se habrá sumado SIGLA (Sociedad de Integración Gay Lesbiana) fogoneante desde el principio de la legislación ansiada. De este modo ha quedado establecido que “la ‘perspectiva de género’ será parte de los contenidos a dictar, todos elaborados por la administración porteña” (La Prensa, 13.10.06). Por lo que los observadores descuentan que los niños y jóvenes podrán elegir libremente entre cinco (5) categorías o géneros: homosexual, bisexual, lesbiana, heterosexual y transexual, reemplazando así el sexo biológico. Ello se encuentra resguardado -con elevada ambigüedad- al superarse “la visión de lo sexual como genital”, acordándose una definición del tema en términos de “integración de aspectos físicos, emocionales, intelectuales y sociales…” (La Prensa, 13.10.06). Sin embargo algunas fuentes refunfuñantes reconocieron, dice el diario, que hubo en ciertos aspectos presión de los sectores conservadores (sic)…

Cruzados
Para calibrar la reciedumbre de los legisladores católicos, se recuerda que cuando Enrique Olivera estuvo a cargo del gobierno de la ciudad, promulgó la famosa ley de salud reproductiva y procreación responsable, un tema apoyado por la Asociación de de Meretrices, Gays y Lesbianas de la Ciudad (cfr. La Nación, 23.6.00).

En cuanto al ex embajador Estrada, su mística dedicación a la función pública quedó evidenciada al permanecer impasible frente a la emisión en la Legislatura -cuya vicepresidencia ejerce- de un film que el 6 de Junio de 2006 se proyectó en pro del aborto; donde se perpetra una blasfemia satánica –repugna recordarlo- al satirizar la Encarnación del Verbo presentando a la Ssma. Virgen como una más de las mujeres que a lo largo de la historia fue forzada a quedar embarazada (v. Notivida, Año VI, nº 359).

En fin, por encima de las anécdotas descriptivas de este auge religioso en la Argentina, la incoherencia de ponerse el Estado liberal a educador sexual -mientras florecen y se le escapan a montones los violadores precoces o ancianos- marca trágicamente el aborto de la Diosa Razón.

Octubre de 2006

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube