Panorama Católico

El Amor no es Amado

Queridos hermanos,

En el mes de junio 1675, Santa Margarita María oyó a Nuestro Señor
Jesucristo decir estas palabras: "He aquí este Corazón que tanto ha amado
a los hombres, que no ha ahorrado nada hasta agotarse y consumirse por testimoniarles
su Amor; y como agradecimiento, no recibo de la mayor parte más que
ingratitudes
…"


Queridos hermanos,

En el mes de junio 1675, Santa Margarita María oyó a Nuestro Señor
Jesucristo decir estas palabras: "He aquí este Corazón que tanto ha amado
a los hombres, que no ha ahorrado nada hasta agotarse y consumirse por testimoniarles
su Amor; y como agradecimiento, no recibo de la mayor parte más que
ingratitudes
…"

"¡El Amor no es amado!", repetía San Francisco, llorando. ¿Qué diría
hoy?

Estamos aquí reunidos, entonces, para pensar en Nuestro Señor, para amarlo,
consolarlo, para darle nuestro corazón, darle la preferencia sobre todo lo
que no es El. Pidámosle perdón por nuestros pecados que son faltas de amor
a El. Así Lo consolaremos. "Consolar" significa estar con el que está
solo. Estemos presentes de corazón y alma en esta santa Misa. Nuestro Señor
mismo está presente; dentro de algunos instantes, sobre este altar, renovará
la inmolación de su Pasión.

Se
preguntó un día a Padre Pío:

"Padre, ¿qué sucede en la consagración?…
– En ese momento se produce realmente una nueva y admirable destrucción
y creación. Es la destrucción de la sustancia del pan y del vino y la venida
de nuestro Redentor sobre el altar. Nuestro Señor no ve, ve lo íntimo de nuestra
alma, y se ofrece por cada uno de nosotros con la Misericordia y el Amor infinito
que lo hizo subir en la Cruz. Nos mira como miraba a los que estaban presentes
en el jardín de Getsemaní y al pie de la Cruz. ¿En que pensamos en este momento?…

"Padre, ¿qué es la Misa?…
Hijo mío, la Misa es una continua agonía.

Queridos
hermanos, ¿cómo debemos comportarnos cerca de un agonizante que, por causa de
las terribles heridas que le hemos hecho, muere por nosotros?

Con un real
arrepentimiento y una firme resolución de no hacerlo sufrir más.

Adorando y amando
al Hijo de Dios castigado en nuestro lugar, sacrificado en la Santa Misa. No
dejemos que su Sangre preciosísima sea derramada inœtilmente.

Se cuenta que
un Rey cristiano estableció leyes rigorosas para ordenar y pacificar su país.
Todo delito grave contra la ley divina había de ser castigado. Pero, un día,
llegó un ministro que le dijo que tal falta muy grave había sido cometida
y que el castigo previsto por la ley era 50 azotes recibidos en la plaza central
de la ciudad. Hay una dificultad, dijo el ministro. ¿Cual? El culpable es
su madre. La querida madre del Rey…

El Rey mantuvo
el castigo: "La ley dice: Tal delito, tal castigo; que la ley sea aplicada".
Algunos días después, en la presencia del Rey y del pueblo, llegó la culpable
en la plaza; mucha gente lloraba. Cuando el verdugo levantó el brazo para
flagelarla, el Rey se levantó, quitó su manto real y dijo: "Fue cometida una
culpa grave; es justo que haya un castigo; el castigado será yo y, así, la
reparación de la culpa será hecha". El Rey, delante de su pueblo conmovido,
recibió con grande valentía los 50 azotes.

Queridos hermanos,
Nuestro Señor, en su Pasión, en la Santa Misa, hace lo mismo por nosotros,
con un Amor infinito. La Hostia es, en realidad, un océano infinito de Caridad;
inmolado en silencio, Nuestro Señor espera de nuestra parte una respuesta
a este Amor, una verdadera compasión. "Busqué consoladores y no os hallé".
Estamos aquí para consolar a Jesœs, que está en agonía hasta el fin del mundo.

Sepamos,
también, ofrecernos con Él y para Él. Asociémonos con su sacrificio para
nuestra propia salvación y la de nuestro prójimo. "Muchas almas van al infierno
porque no hay quien reza y se sacrifica por ellas”.

"Sepan que soy dulce y humilde de corazón", dijo Nuestro Señor. Rechacemos
de nuestros corazones toda especie de temor. Acerquémonos del Corazón de Jesœs
con una inmensa confianza y una firmísima resolución de no pecar más y de
imitar su mansedumbre y su humildad.

Ave
María Purísima.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *