Panorama Católico

El Cardenal Bergoglio ¿apostató? Opina un lector.

BERGOGLIO APOSTATÓ
    EL CARDENAL PRIMADO PERDIÓ LA FE Y CON ELLA LA JURISDICCIÓN

RENUNCIA "AB IPSO JURE ADMISSA"

 

Escribe Arturo Ferrés

 

BERGOGLIO APOSTATÓ
    EL CARDENAL PRIMADO PERDIÓ LA FE Y CON ELLA LA JURISDICCIÓN

RENUNCIA "AB IPSO JURE ADMISSA"

 

Escribe Arturo Ferrés

 

La Santa Iglesia distingue entre jurisdicción ordinaria y extraordinaria. La Iglesia [Canon 188 &sect….4] admite la vacancia ipso facto de cualquier cargo de jurisdicción ordinaria por el hecho de que una persona con jurisdicción haga pública su adhesión a la herejía. Este juicio se basa en la incompatibilidad objetiva entre dos objetos de la voluntad del sujeto depositario de la jurisdicción… por un lado la ley Divina rechazada, y por otro la jurisdicción.

Sto.Tomas [SUMMA II-2&ordf… 39,3] distingue dos poderes espirituales en la Iglesia, conforme al criterio de unión de ellos con el hombre depositario:

 

1º los recibidos por sacramento, o sea por consagración, "que son inmóviles" que permanecen en la persona y aun en las cosas consagradas, "en cuanto que permanece la persona o la cosa consagrada". Aunque la persona depositaria" incida en herejía o cisma", no pierde el poder. Es conocido que el sacerdote herético no pierde el poder de absolver, y puede usarlo en casos especiales como ser "in artículo mortis". Lo que pierde es el derecho a usar legítimamente del poder, porque el uso legítimo está ordenado por la Iglesia. En caso que haga uso del poder, aun ilegítimamente, ese poder es válido… si consagra, consagra… la consagración es válida, ya que en ese actuar sacro, el hombre no actúa por sí, "sino como instrumento de Dios".

2º los poderes de jurisdicción, en cambio residen en el sujeto, que actúa por sí, y sólo metafóricamente, se pude decir que como instrumento de Dios. El poder de jurisdicción, reside en el sujeto "ex simplici iniunctione hominis" o sea, por imposición meramente humana, de lo que deduce que "non immobiliter adhaeret" O sea que no se une de manera inmóvil a la persona depositaria. De la naturaleza móvil de esa imposición del poder jurisdiccional deduce Sto.Tomas "unde in schismaticis et haereticis non manet", es decir que no permanece en los cismáticos y herejes. Pueden deducirse  de este fundamento que, explicitado por Sto. Tomás, ha sido siempre ley en la Iglesia, la nulidad de actos jurisdiccionales practicados por herejes y cismáticos. Esa movilidad proviene segun Sto. Tomás de que la entrega del poder es acto puramente humano: "Potestas autem jurisdictionalis est quae ex simplici iniunctione hominis conferetur". Por tanto la unión del poder de jurisdicción con la persona depositaria, depende de la voluntad del sujeto depositario: un papa elegido en el Cónclave, no recibe el poder hasta que lo acepta. Análogamente, puede renunciar por propia voluntad, sin que sea necesaria aceptación de nadie: (CIC.221) "Ad ejusdem renunciationis validitatem non est necessaria Cardinalium aliorumque acceptatio" Sto. Tomás, para afirmar que la jurisdicción no permanece en los herejes, supone que al apartarse de la recta Fé, practicaron un acto de voluntad contrario a la aceptación del poder jurisdiccional, porque la voluntad humana no puede querer dos cosas contradictorias en forma simultánea. La adhesión a la herejía, supone la renuncia a la jurisdicción.

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *