Panorama Católico

El catolicismo perseguido en la Argentina

Los católicos somos la religión más perseguida en Argentina en la actualidad. No es nuevo, viene de lejos, lo que sí es nuevo es lo ostensible de la persecución. Ya no se la disimula más, ahora es directa y desembozada. Repasemos algunos hechos:

Los católicos somos la religión más perseguida en Argentina en la actualidad. No es nuevo, viene de lejos, lo que sí es nuevo es lo ostensible de la persecución. Ya no se la disimula más, ahora es directa y desembozada. Repasemos algunos hechos:

  • Profanación de la Catedral de Corrientes.
  • Robo del corazón de Fray Mamerto Esquiú en Catamarca.
  • Profanación de la Catedral Metropolitana.
  • Retiro compulsivo de la imagen de la Virgen del Palacio de Tribunales.
  • Prohibición por pedido de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas de Argentina) de enseñar religión a los niños de Catamarca que así lo soliciten en las escuelas públicas.
  • Cesantía del Obispo Castrense, Monseñor Antonio Baseotto, por oponerse al aborto y recordar en público al Evangelio.
  • Promoción del cambio de la bandera provincial en Tucumán, por parte del gobernador Alperovich, por contener la cruz de Cristo.
  • Constantes exposiciones blasfemas como la de León Ferrari en el estatal Centro Cultural Recoleta.
  • Designación de jueces explícitamente ateos y abortistas como Argibay y Zaffaroni.
  • Encarcelamiento de sacerdotes por meras denuncias televisivas (Caso Grassi) sin respetar el principio de inocencia hasta que exista sentencia condenatoria.
  • Programas amparados por el COMFER denigrando a la Iglesia de modo sistemático (Gasalla, Los Roldán, Padre Coraje, TV Registrada, La Cornisa, CQC).
  • Burlarse de las normas diplomáticas y morales del Vaticano proponiendo como embajador a un divorciado que vive en público concubinato.
  • Cesión de ámbitos públicos -Teatro Gral. San Martín- para promover el aborto, atacar a la Iglesia y promover “El barco de la muerte” de la provocadora holandesa Rebeca Gomperts.
  • Crítica constante a la labor evangelizadora y civilizadora de la Iglesia desde el descubrimiento de América, en especial a través del canal “Encuentro” del Ministerio de Educación.
  • Llevar a la cárcel a sacerdotes, como el Padre Von Wernich, en juicios ideológicos, revanchistas y manipulados por simpatizantes del terrorismo.
  • Financiamiento de organizaciones apóstatas y/o abortistas como “Católicas por el Derecho a Decidir”; FEIM de Mabel Bianco; ISPM de María José Lubertino o el CELS de Horacio Verbistky.
  • Promoción constante a través de legisladores, funcionarios y comunicadores de la homosexualidad como “algo natural y normal”, del aborto como “nuevo derecho”, de las esterilizaciones quirúrgicas, de la anticoncepción y hasta de la eutanasia.
  • Eliminación de la patria potestad apoderándose el Estado, con la excusa de “educar sexualmente”, la formación moral de los niños, aún los que concurren a establecimientos católicos.
  • Ataques impunes a templos y mujeres católicas que concurren a los llamados Encuentros Nacionales de Mujeres a defender la vida y la familia según los principios de la Iglesia.
  • Financiamiento desembozado de medios decididamente anticatólicos como, “Pagina 12”, cuyo director Fernando Socolowicz es el Presidente para América Latina del Centro Simón Wiesenthal.
  • Desaire a los creyentes porteños con el Tedeum el 25 de Mayo en la ciudad de Buenos Aires.
  • Apoyo internacional a figuras políticas claramente contrarias al magisterio de la Iglesia y favorables al aborto como los casos de los ex candidatos Kerry y H. Clinton (EEUU) y Rodríguez Zapatero (España).
  • Negativa a aceptar el nuevo Vicario Castrense propuesto por la Santa Sede.
  • Ignorar groseramente la beatificación de Ceferino Namuncurá.
  • No autorizar los nuevos obispados para la Patagonia que la Santa Sede ha solicitado.
  • Negar sistemáticamente en las currículas escolares la labor de los sacerdotes católicos en la Independencia Nacional.
  • Asignar en la grilla televisiva al canal 21 del Arzobispado un lugar fuera de toda competencia con las restantes señales locales.
Podríamos seguir, la lista es interminables. Mientras tanto ¿Qué hacen nuestros obispos? Piden dialogar y dialogar con quienes nos persiguen. ¿No será hora de que empecemos a defendernos si hemos sido abandonados?
 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *