Panorama Católico

El Club de San Isidro pierde puntos

Interesante análisis del columnista religioso de Página/12, el diario marxista del grupo Clarín. Ve con claridad el movimiento que se está produciendo en el episcopado argentino, con la bendición de la Santa Sede, a fin de recrear un polo conservador fuerte e influyente.

A pesar de los guiños

Por Washington Uranga

Interesante análisis del columnista religioso de Página/12, el diario marxista del grupo Clarín. Ve con claridad el movimiento que se está produciendo en el episcopado argentino, con la bendición de la Santa Sede, a fin de recrear un polo conservador fuerte e influyente.

A pesar de los guiños

Por Washington Uranga

En medio de una relación que se ha tornado compleja en los últimos tiempos entre el Gobierno y la jerarquía de la Iglesia Católica, hasta el momento no existe otra cosa que guiños de una parte y de la otra, intentando no perder la iniciativa y dejando en claro ante la opinión pública, unos y otros, que sigue existiendo disposición al diálogo. La conducción episcopal pretendió dejar una puerta abierta cuando en diciembre, en medio de la reunión de la Comisión Permanente, hizo saber que reiteraba una antigua invitación al presidente Néstor Kirchner para visitar la sede de la Conferencia Episcopal. Contrariamente a lo que supusieron en ese momento algunos obispos, en el Gobierno se leyó la iniciativa más como un “poner la pelota en el otro campo” que como un verdadero gesto.

Comentario Druídico: Sin duda la elite que dirige el episcopado argentino tiene una clara vocación colaboracionista con el gobierno de Kirchner. Esto queda claro con el “caso Baseotto”, los ataques a Aguer, la fallida promoción de Maccarone (donde el tiro salió por la culata), el silencio del ordinario de Luján-Mercedes cuando el presidente se apropió del púlpito en la Basílica de Luján; los elogios de Mons. Casaretto al dispendio de 10.000 millones pagados al FMI, etc. Por eso hacen “gestos” en busca del “diálogo”.

De todos modos, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, recibió instrucciones de la Casa Rosada para hacerles saber a los obispos acerca de la disposición al diálogo existente en el Gobierno. A Oliveri, un hombre que a diferencia de muchos de sus antecesores en el cargo no proviene de círculos cercanos a la Iglesia Católica, le está tocando una tarea sumamente difícil para servir de puente y acercar posiciones. Sin embargo, de una y otra parte se admite que por diversas razones su capacidad de iniciativa está sumamente limitada y su tarea se restringe a desempeñar, de la mejor manera, la función de un facilitador del diálogo.

Comentario Druídico: El secretario de Culto es bastante inculto en su materia específica. Con frecuencia toca el timbre equivocado, usa expresiones particularmente malsonantes a los oídos clericales y no logra mucho, por lo cual recibe reprimendas. Es inexplicable que un hombre tan incapacitado para el cargo esté allí. Claro que podrían venir otros peores…

El sábado, Néstor Kirchner asistió en Río Gallegos a la asunción del obispo Juan Carlos Romanín y a la despedida del obispo saliente, Alejandro Buccolini. Más allá de las razones de amistad que se puedan aducir, está claro que el Presidente, cuando se presenta la oportunidad, busca la ocasión para mostrarse con ciertos obispos como forma de dejar en claro que sigue teniendo vínculos con algunos sectores de la Iglesia Católica así como reafirmar su condición de cristiano. Se trata de otro guiño hacia el Episcopado. Lo de Kirchner fue precedido hace apenas unos días por un inesperado elogio del ministro del Interior, Aníbal Fernández, hacia el cardenal de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal, Jorge Bergoglio, en referencia a su homilía con ocasión del aniversario de la tragedia del boliche Cromañón. El ministro calificó de “excepcional” la alocución de Bergoglio en esa ocasión.

Comentario Druídico: Kirchner desprecia a la Iglesia, pero su instinto político le dice que no puede pelearse con ella. Para lo cual ha decidido aliarse con los “progres” y defenestrar a los “cavernícolas”. Incluso cree, o al menos creía, que esto era abrir la boca y comerse la empanada. A partir del “caso Baseotto” se dio cuenta de que la empanada no es tan fácil de tragar. Por eso vuela en círculo, como los buitres, a la espera de caer sobre los obispos que presiente abandonados por quienes detentan los cargos de la CEA. Y trata de seducir a otros, con notoria torpeza. La competencia por quedarse con el rédito político de Cromañón la ha ganado el Card. Primado, aunque el ministro Fernández quiera subirse al furgón de cola del triunfador.

Un guiño más.

Sin embargo, a pesar de todos los guiños, las dificultades siguen planteadas. Al Gobierno no le cae bien que los obispos, como volvieron a reiterarlo en los últimos días, hablen sobre temas sociales.

Comentario Druídico: Si no hablaran de temas sociales, la mayoría de nuestros obispos no tendría nada de qué hablar… puesto que la Fe, la moral, la doctrina, etc. no parece formar parte de su temario.

Lo sienten como una crítica directa y no siempre leal al Presidente y sus colaboradores. Desde el Episcopado se insiste en que la prédica no es “contra el Gobierno” sino una “mirada pastoral” sobre la realidad. Como prueba de ello subrayan que en el plano social existe la mayor colaboración entre la Iglesia y el Gobierno y que nadie piensa cambiar ese rumbo. Desde el mismo terreno episcopal se sostiene que en el Gobierno no hay una buena lectura de lo que dicen los obispos y que, incluso, “se trata a todos por igual como si dentro de la Conferencia Episcopal existiese una sola opinión”.

Comentario Druídico: La paranoia presidencial parece no valorar el interesante intercambio de dineros estatales con organismos eclesiásticos, manejados por el Club de San Isidro principalmente y con la Sede Primada a cambio de hacer la “vista gorda” o frenar toda resistencia a los proyectos antivida propiciados por el gobierno y patrocinados por los organismos multinacionales y la internacional de la muerte. Se quejan los mandamases de la CEA que Kirchner no distingue entre ellos y los “cavernícolas”.

Claro que no todas son rosas en este intercambio, y a Kirchner esto no le ha de causar gracia. Algunos de esos acuerdos han debido quedar en la nada por causa de las denuncias o acciones concretas de grupos católicos atentos. Mal o bien se logró frenar la ratificación del protocolo de la CEDAW y Belem do Pará en el Senado; también el proyecto de Educación Sexual tanto en la legislatura como en Diputados; y la ampliación de “abortos no punibles” y Uniones Civiles. También cayó el convenio entre el DEPLAI y Unicef con Procter & Gamble para repartir anticonceptivos (¡avalado por sectores eclesiásticos!). El desenmascaramiento de Maccarone, obispo preferido de Kirchner, fue un suceso amargo. Ya casi nadie duda que el foro personal del vocero primado, P. Marcó, es decir, el suplemento “Valores Religiosos” que publica el diario Clarín, tan benévolo con el gobierno, es un emprendimiento financiado por la DAIA y el Centro Islámico, lo cual no deja mucho espacio para que los “valores” sean demasiado católicos. Y vincula a quien hace las veces de mascarón de proa del proyecto, el dicho vocero, y a su mandante directo, a opiniones en exceso heterodoxas.

Tampoco está muy claro que desde el propio gobierno se analice en profundidad los problemas propios del Episcopado Argentino. Si en la Casa Rosada están molestos con el Vaticano y con la Secretaría de Estado en particular por la no resolución del “caso Baseotto” está claro que en la jerarquía católica argentina las diferencias con Roma son igualmente importantes, así sea por otros motivos. Los obispos argentinos se sienten frecuentemente desautorizados o desconocidos por Roma. Para ello vaya como ejemplo la designación como arzobispo Rosario del obispo José Luis Mollaghan, un hombre que a pesar de haber sido por dos veces secretario de la Conferencia Episcopal recibe muchas críticas de sus pares, hasta el punto de que no figuraba en las ternas propuestas a Roma para sustituir a Mirás. Sin embargo, el Vaticano -quizás escuchando otras voces argentinas, episcopales y no episcopales, que no forman parte de la conducción del Episcopado y que se mueven por los pasillos romanos- nombró a Mollaghan dejando en el camino a otros candidatos como Agustín Radrizzani y Jorge Casaretto.

Comentario Druídico: Este párrafo confirma lo adelantado muchas veces desde las páginas de Panorama. Roma puentea cada vez a la oligarquía episcopal de la CEA “que se reparte los cargos y habla pavadas todo el tiempo” (al decir de un importante prelado, sistemáticamente excluido de las comisiones directivas). Y así, otros sectores non gratos a Kircher han comenzado a tener la consideración de la Santa Sede a la hora de las decisiones renovadoras del cuerpo episcopal. Así, Casaretto sigue eterno candidato a una arquidiócesis y Radrizzani, otro importante elemento de la “mesa del diálogo” está empantanado. La sucesión de la Diócesis de San Miguel parece decidida también en contra de los deseos del sector más progre. Habrá que ver qué pasa con las demás sedes vacantes.

A todo lo anterior hay que sumar, sin duda, cuestiones de estilo y personalidad. Tanto Kirchner como Bergoglio, las dos cabezas institucionales, tienen personalidades fuertes, un dato que tiene que ser contemplado a la hora de propiciar el diálogo. Pero por ahora, entre Iglesia y Gobierno apenas existen guiños y algunas conversaciones en niveles secundarios o colaterales en el intento de allanar el camino.

Comentario Druídico: Pero la prueba del nueve de toda esta operación es el destino del Cardenal Primado. Se dice que está decido en Roma y que no es su continuidad en Buenos Aires. Se dice que hay persecución contra todo clérigo disidente o sospechado de disidencia en los lindes de la jurisdicción primada a causa de esta certeza del Arzobispo de que tendrá un destino de oropeles pero sin futuro en Roma, y que vendrá a Buenos Aires una suerte de “interventor” designado ad hoc por la Santa Sede. ¿Será verdad?

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *