Panorama Católico

El Cuerpo Místico

Que la Iglesia es un cuerpo lo dice muchas veces el sagrado Texto. Cristo, dice el Apóstol, es la Cabeza del Cuerpo de la Iglesia.(13) Ahora bien, si la Iglesia es un cuerpo, necesariamente ha de ser una sola cosa indivisa, según aquello de SAN PABLO: Muchos formamos en Cristo un solo cuerpo.(14) Ni solamente debe ser una e indivisa, sino también algo concreto y claramente visible, como afirma Nuestro Predecesor LEÓN XIII, de feliz memoria en su Carta Encíclica "Satis cognitum": "Por lo mismo que es cuerpo, la Iglesia se ve con los ojos".(15) Por lo cual se apartan de la verdad divina aquellos que se forjan la Iglesia de tal manera que no pueda ni tocarse ni verse, siendo solamente un ser "pneumático", como dicen, en el que muchas comunidades de cristianos, aunque separadas mutuamente en la fe, se junten sin embargo por un lazo invisible. (,,,)

Respecto a lo cual es de advertir que así como Dios al principio del tiempo dotó al hombre de riquísimos medios corporales para que sujetara a su dominio todas las cosas creadas y multiplicándose llenara la tierra, así también en el comienzo de la era cristiana proveyó a su Iglesia de todos los recursos necesarios para que, superados casi innumerables peligros, no sólo llenara todo el orbe, sino también el reino de los cielos. Pero entre los miembros de la Iglesia sólo se han de contar de hecho los que recibieron las aguas regeneradoras del Bautismo y profesan la verdadera fe, y ni se han separado miserablemente ellos mismos de la contextura del Cuerpo, ni hayan sido apartados de él por la legítima autoridad a causa de gravísimas culpas. Porque todos nosotros, dice el Apóstol, somos bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo Cuerpo, ya seamos judíos, ya gentiles, ya esclavos, ya libres.(17) Así que, como en la verdadera congregación de los fieles existe un solo Cuerpo, un solo Espíritu, un solo Señor y un solo Bautismo, así no puede haber sino una sola fe…(18) y por tanto quien rehusare oír a la Iglesia, según el mandato del Señor, ha de ser tenido por gentil y publicano.(19) Por lo cual, los que están separados entre sí por la fe o por el gobierno, no pueden vivir en este único Cuerpo y de éste su único Espíritu.

Carta Encíclica Mystici Corporis, de S.S.Pïo XII

Que la Iglesia es un cuerpo lo dice muchas veces el sagrado Texto. Cristo, dice el Apóstol, es la Cabeza del Cuerpo de la Iglesia.(13) Ahora bien, si la Iglesia es un cuerpo, necesariamente ha de ser una sola cosa indivisa, según aquello de SAN PABLO: Muchos formamos en Cristo un solo cuerpo.(14) Ni solamente debe ser una e indivisa, sino también algo concreto y claramente visible, como afirma Nuestro Predecesor LEÓN XIII, de feliz memoria en su Carta Encíclica "Satis cognitum": "Por lo mismo que es cuerpo, la Iglesia se ve con los ojos".(15) Por lo cual se apartan de la verdad divina aquellos que se forjan la Iglesia de tal manera que no pueda ni tocarse ni verse, siendo solamente un ser "pneumático", como dicen, en el que muchas comunidades de cristianos, aunque separadas mutuamente en la fe, se junten sin embargo por un lazo invisible. (,,,)

Respecto a lo cual es de advertir que así como Dios al principio del tiempo dotó al hombre de riquísimos medios corporales para que sujetara a su dominio todas las cosas creadas y multiplicándose llenara la tierra, así también en el comienzo de la era cristiana proveyó a su Iglesia de todos los recursos necesarios para que, superados casi innumerables peligros, no sólo llenara todo el orbe, sino también el reino de los cielos. Pero entre los miembros de la Iglesia sólo se han de contar de hecho los que recibieron las aguas regeneradoras del Bautismo y profesan la verdadera fe, y ni se han separado miserablemente ellos mismos de la contextura del Cuerpo, ni hayan sido apartados de él por la legítima autoridad a causa de gravísimas culpas. Porque todos nosotros, dice el Apóstol, somos bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo Cuerpo, ya seamos judíos, ya gentiles, ya esclavos, ya libres.(17) Así que, como en la verdadera congregación de los fieles existe un solo Cuerpo, un solo Espíritu, un solo Señor y un solo Bautismo, así no puede haber sino una sola fe…(18) y por tanto quien rehusare oír a la Iglesia, según el mandato del Señor, ha de ser tenido por gentil y publicano.(19) Por lo cual, los que están separados entre sí por la fe o por el gobierno, no pueden vivir en este único Cuerpo y de éste su único Espíritu.

Carta Encíclica Mystici Corporis, de S.S.Pïo XII

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *