Panorama Católico

El Desarrollo Sustentable, la Nueva Ética Internacional

En pleno embate de las fuerzas abortistas en la Argentina, la lectura de este libro es indispesable para entender es problema. Dejando a un lado la falaces estadísticas de los partisanos de la muerte, sus falsos argumentos de piedad, las absurdas soluciones y hasta sus reclamos del aborto como un “derecho humano” (no es humano el ser abortado, aparentemente), esta propuesta insana y casi demoníaca tiene sustentadores poderosos en los organismos internacionales de origen masónico: ONU, OMS, UNICEF, FMI, Banco Mundial, y en otros nucleos de poder más discretos, como los grupos Bilderberger, la Trilateral Commission, etc. Toda su ideología y su acción quedan expuestas en este luminoso libro del P. Sanahuja.

Juan Claudio Sanahuja
El Desarrollo Sustentable,
La Nueva Etica Internacional

Prólogo de S.E.R. Card. Alfonso Lopez Trujillo
Editorial Vórtice
Buenos Aires, 2003, 390 páginas.

Una nueva obra del Autor acaba de aparecer. Y si bien se trata de una figura muy conocida en los ambientes provida de la Argentina y el mundo por publicaciones anteriores y especialmente por la insustituible labor cumplida mediante su newsletter “Noticias Globales“, este texto marca indudablemente un hito en su trayectoria.

La obra cuenta con una encomiable presentación del Prefecto del Pontificio Consejo para la Familia, Cardenal Alfonso López Trujillo, en la que afirma categóricamente: “Esta obra hará, sin duda mucho bien, sobre todo en la amada Argentina ( … ) Cuando llegan ciertas noticias sobre las grietas que se abren en relación con la política y la ética en el campo que nos ocupa, no sin lamentables olvidos e inocultables incoherencias, pienso que un libro como este suscitará nuevas energías que surgen del alma auténtica de esta gran nación que forjó su identidad en el Evangelio…”.

Precede la obra una introducción del Autor, en la que expone claramente la finalidad y objetivo: “En las llamadas grandes conferencias de las Naciones Unidas de los años 90, la burocracia internacional explicitó un propósito… la necesidad de imponer una reingenieria social global, al servicio de un proyecto holístico, mundialista ” y globalista, que procura la instauración de un plan de dominio universal, el Nuevo Orden Mundial. Para concretarlo, el Nuevo Orden necesita imponer un pensamiento único en el mundo. He ahí el origen de los nuevos paradigmas, especialmente de los nuevos paradigmas éticos: una reedición de la gnosis antigua y de diversas formas de panteísmo “.

Luego vienen diez capítulos bien trabados y cinco apéndices, más una abundante bibliografía y dos índices, uno temático y otro de nombres.

El primero de ellos se titula “La preocupación por la naturaleza” y allí el Autor desenmascara la concepción fisicista y materialista que se esconde detrás de tanto reclamo “ecologista” al que estamos acostumbrados. Se trata claramente de reemplazar la relación que desde las primeras páginas del Génesis, Dios estableció entre el hombre y la creación, por otra de raíz claramente pagana.

En el capitulo 11 se analiza “EI paradigma del desarrollo sustentable“, recogiendo la historia su a través de las distintas conferencias internacionales y sin obviar las menciones a grupos específicos como los Bildegerger y la Trilateral Commission, hasta la Cumbre de Rio. Especialmente valioso es el estudio del cambio del lenguaje, mediante el cual pretenden hacer aceptar lo inaceptable a los participantes ingenuos.

El tercer capitulo se aboca al “paradigma de la salud”. Según este, el embarazo se constituye en una “enfermedad” que debe ser tratada. Así, desde la O.M.S. se instruyen y aplican las campañas de “salud reproductiva” y “aborto seguro”, buscando alcanzar el “ideal” huxeliano de “procreación sin sexo y sexo sin procreación”(pág. 57).

El capitulo IV está dedicado a analizar “Los nuevos paradigmas éticos” imprescindibles para hacer cuajar estos planes. Se trata lisa y llanamente de reemplazar el Decálogo (pág. 80) por una “nueva ética” fundada en un “humanismo” realmente inhumano. No tienen desperdicio las referencias a la Carta de la Tierra y en especial al papel asignado por los mundialistas al Parlamento Mundial de las Religiones en esta tarea.

‘Indiferentismo religioso y relativismo moral ” es el título del quinto capítulo. Allí se termina de cerrar el círculo mostrando cómo la “nueva ética” propuesta, al tener los “fundamentos” del titulo resulta del todo incompatible con la idea de una verdad moral absoluta, y por ende destruye desde sus fundamentos la ética cristiana y hasta la simple ética natural. La mentalidad de la Nueva Era sirve de pseudo soporte espiritual a esta ideología anticristiana.

El capitulo VI se ocupa de “La alianza de la democracia y el relativismo ético“. Allí desfilan las diversas herramientas por las que se pretende imponer este nuevo paradigma: El Programa Macro Universal de Educación Moral, Salud y Bienestar Social, la Comisión para la Gobernabilidad Global, eI Foro del Estado del Mundo, la URI, y el nuevo papel asignado por los mundialistas a las ONG. El Autor no vacila en señalar entre quienes apoyan estos proyectos ‑amén de otros‑ a la misma Masonería (págs. 120 y 150). Denuncia que pocos se animan a formular hoy en día.

En el séptimo capítulo el tema es “La reinterpretación de los derechos humanos”. Comenzando per una crítica a su falta de “fundamento ontológico (pág. 57) el Autor estudia la “evolución que han sufrido desde la Declaración del año 1948 hasta la fecha.

Así, al final de dicha “evolución”, el derecho a la vida no solamente queda seriamente afectado. sino que, incluso, a tenor de ciertos documentos, hasta podría pretenderse perseguir a los Estados y a las organizaciones que se oponen al aborto como violadores de los derechos humanos.

En el capitulo VIII se trata de “Colonización Ideológica”, a la que estamos siendo sometidos. El Autor no duda en denominar “democracia totalitaria” (en la pág. 215) a la actual organización de nuestros estados. Agudas referencias se efectúan sobre el recientemente modificado Código de ética médica.

EI noveno capitulo es uno de los más interesantes: “Las bases para una persecución ideológica y religiosa”. A la luz de los nuevos documentos internacionales convertidos en Iey por muchos Estados, a la creación de la Corte Internacional Penal y otras medidas anexas, la respuesta a la pregunta que se formula el Autor: “Podría la Iglesia predicar a Jesucristo? “, tiene claramente una respuesta: sí, si se acepta que él precio puede ser la persecución y el martirio.

El capítulo final se titula La respuesta cristiana. En él, el Autor retoma los grandes argumentos teológicos de nuestra Fe, recuerda que somos “imagen y semejanza de Dios” por la creación, e hijos adoptivos suyos en Nuestro Señor Jesucristo. Explica que si bien no tenemos aquí ciudad permanente (pág. 282), ello no nos Iibera del deber de actuar en la historia.

El último subcapitulo, “¿Diálogo o confrontación?” debieran meditarlo muchos “dialoguistas” incorregibles. Dice: “Para el relativismo imperante, dialogar significa colocar las propias convicciones al mismo nivel que las de los otros, sin reconocerle por principio más verdad que la que se le atribuye a la opinión. Así el diálogo se consiste en un intercambio de actitudes que tienen fundamentalmente el mismo rango. Por tanto, son mutuamente relativas. Para el cristiano, este diálogo lleva sin más a la disolución de la propia fe.

Los apéndices aportan una serie de información importante sobre la cronología de los acontecimientos, así como la estructura y modo de funcionamiento de ciertos organismos internacionales.

Realmente es una obra importantísima que aparece en un momento crucial de nuestra Patria, en donde la batalla por “la vida” parece haberse colocado como la última trinchera desde donde se puede defender los restos del orden social cristiano que nos queda. Obra que además supera uno de los limites más terribles de muchos grupos provida.. reducir el combate a una cuestión casi de moral individual o familiar. Por el contrario, el Padre Sanahuja muestra claramente que la imposición del aborto, la eutanasia y la “salud reproductiva” no son sino herramientas de un proceso mundial de destrucción política, económica, social, cultural y religiosa de nuestras Patrias. Y es en todos esos campos donde debemos dar la batalla. Para ese combate, esta obra aporta elementos fundamentales.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube