Panorama Católico

El Dinoscopio, fuente de equívocos, a veces voluntarios

Seguramente es uno de los blogs más recurridos. Se escribe en inglés y con un lenguaje sotil, diría Cervantes. Lo cual requiere una traducción adecuada y una lectura igualmente sotil.

Escribe Marcelo González

Seguramente es uno de los blogs más recurridos. Se escribe en inglés y con un lenguaje sotil, diría Cervantes. Lo cual requiere una traducción adecuada y una lectura igualmente sotil.

Escribe Marcelo González

En su último post, Mons. Williamson alude a la metodología de las conversaciones doctrinales con Roma como conocidas por él vía ciertas declaraciones de Mons. Tissier.  Este redactor escuchó de una autorizada fuente de la FSSPX, en una reunión numerosa, la modalidad que se había previsto para estas conversaciones hace al menos un mes. De hecho no es un secreto y difícilmente Mons. Williamnson no estuviese informado antes y de primera mano.

¿Por qué elige ese approach al tema? Por cualquiera de estos u otros motivos: veleidad, estilo, porque quiso decir lo que ya era público y no revelar por su cuenta lo que no lo era, por prudencia, pues, agreguen ustedes. En fin. No necesariamente debe leerse: “me entero por los diarios”, como parece haber entendido más de un blog. Y es un hecho que no se entera por los diarios, sino que es informado puntualmente.

Dice también que el papa, subjetivamente hablando, (como “sujeto”) tiene buena voluntad para con la FSSPX. Es decir, que el papa hace lo que cree un bien, y no solo lo hace, sino que le pone el cuerpo a las consecuencias. 

También dice, con una expresión quizás demasiado perifrástica para no sospechar cierto matiz, que esa buena voluntad es correspondida por la FSSPX.

Bien pues, el punto está planteado.

Luego va a lo que constituye el grueso de su argumentación, y también el grueso de los equívocos. Afirma que son irreconciliables la religión de Dios y la religión del hombre. Ninguna novedad. Más adelante, que el Vaticano II  busca “combinar ambas cosas”. Otro punto que no deja duda.

Donde las dudas comienzan es cuando utiliza la metáfora de los cuartos y los octavos. Un recurso didáctico efectivo para los sencillos, pero peligroso para los que están a la búsqueda de mensajes ocultos.

El mensaje, postulado en otros términos, sería el mismo que había enviado antes: no hay mezcla posible, no importan los porcentajes. Lo cual es una formulación evidente en orden a la pureza doctrinal.

Un pequeño error corrompe cualquier formulación doctrinal. (“Inclusive un octavo es demasiado”, es decir 1/8 de error sobre 7 partes de verdad). “Una pequeña porción de agua en el combustible de un motor arruina el funcionamiento” –lo cual no es estrictamente correcto, porque si no, en la Argentina no funcionaría ni un solo automóvil-.

Mons. es un buen maestro de alumnos que no pretendan sobreinterpretarlo.

Cita luego a Elías profeta, que reprocha al pueblo de Israel pretender el culto de Baal junto con el del verdadero Dios.

Finalmente concluye: de un modo subjetivo, los israelitas deseaban las cosas mezcladas. Objetivamente esto era imposible.

“Ahí, ahí está la denuncia, la que sugirió en su comentario a la sinfonía “Heroica” de Beethoven”, dice un blog por ahí. La dinoscophermenéutica ha llegado a niveles finísimos.

El modo humano de hacer las cosas tiene más vericuetos. La inobjetable advertencia del obispo Williamson vale para los principios. En orden a los métodos –la apologética es una prueba viva de ello- se puede buscar la persuasión o la explicación del error solo cuando hay un terreno común de diálogo.

-“Con Ud. no hablo porque no es ortodoxo” no conduce a ninguna forma de apostolado.

-En cambio, “si Ud. sostiene esto, por fuerza y en buena lógica debe admitirme esto otro… etc.” es el modo de la persuasión, sobre todo cuando se habla con gente bien intencionada, y de buena voluntad, algo que es esencialmente “subjetivo”.

Es decir, no parece haber una objeción a que la FSSPX enfrente a ciertos “sujetos” y les plantee dónde cree hay errores objetivos. Sobre todo si de estos “sujetos” puede predicarse: “there is not lack of good will”.

Paz a los hombres de buena voluntad.
Christe eleison.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *