Panorama Católico

“El ecumenismo ha encallado”, dice Kasper: es el tiempo de las “reformas institucionales”.

Al tiempo de reconocer los "progresos tan alentadores" que en el ecumenismo se vienen dando, el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Cardenal Walter Kasper, admitió hoy en Barcelona que "el diálogo de alguna manera se halla encallado" pues "hemos llegado al núcleo duro de nuestras diferencias eclesiológicas".

Al tiempo de reconocer los "progresos tan alentadores" que en el ecumenismo se vienen dando, el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Cardenal Walter Kasper, admitió hoy en Barcelona que "el diálogo de alguna manera se halla encallado" pues "hemos llegado al núcleo duro de nuestras diferencias eclesiológicas".

Al profundizar sobre el diálogo ecuménico, el Purpurado subrayó que éste "no tiene como objetivo primario el de inducir a los otros a convertirse a nuestra Iglesia, sino la conversión de todos a Cristo" y, por eso, "se ha dado el paso de la polémica al diálogo".

Más adelante, el Cardenal exhortó a apostar no solo por el ecumenismo "institucional" sino por el "espiritual", "corazón del Movimiento Ecuménico", no centrado en los diálogos teológicos sino en la "oración ecuménica común, conversión personal y reforma institucional, penitencia y esfuerzo por la santificación personal".

Fuente: ACI Prensa.

Comentario Druídico: Nuevamente queda en evidencia, como en el caso de la reforma litúrgica, que detrás del "ecumenismo" no hay solo una estrategia pastoral, sino otra teología. El llamado "ecumenismo de retorno", el diálogo con los que se han separado de la Iglesia para que vuelvan a ella, ese tiene un sustento teológico distinto. El que nace del y tras el CVII busca otra cosa. Kasper habla claro:

oración ecuménica común: ¿Dirigida a quién?
conversión personal:
¿en qué?
reforma institucional:
¡Temamos! ¿Supresión del Primado Petrino, "nucleo duro de las diferencias eclesiológicas"?)
penitencia y esfuerzo por la santificación personal:
¿por qué medios, sin misa, sin sacramentos, sin Fe íntegra?

Casi cabría preguntarse si la situación de los "hermanos separados" no es casi la misma de la mayoría de la Iglesia del Novus Ordo, donde la Misa ha dejado de existir prácticamente, idem los sacramentos y ya no se conocen siquiera los contenidos mínimos de la Fe. En esto nos aventajan los ortodoxos, que tampoco transigirán con la jurisdicción Universal de Pedro y apenas disimulan su aversión a lo romano.

¡Motu Proprio subito, que perecemos…!

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *