Panorama Católico

El Espíritu de la Sagrada Liturgia

El Arzobispo Piero Marini ha denostado la tradición litúrgica occidental, afirmando que la “Reforma Liturgica” producida en el posconcilio limpió de “costras” el venerable rito latino.

El Arzobispo Piero Marini ha denostado la tradición litúrgica occidental, afirmando que la “Reforma Liturgica” producida en el posconcilio limpió de “costras” el venerable rito latino.

Pío XII se había anticipado ya a estas desviaciones del llamado “movimiento litúrgico” en su Encíclica Mediator Dei, del 20 de noviembre de 1947. En ella hace un completo panorama de la liturgia y entre otros textos dignos de destacar, afirma:

“Ahora bien, si por una parte vemos con dolor que en algunas regiones el sentido, el conocimiento y el estudio de la Liturgia son a veces escasos o casi nulos, por otra observamos con gran preocupación, que en otras hay algunos demasiado ávidos de novedades, que se alejan del camino de la sana doctrina y de la prudencia… pues con la intención y el deseo de una renovación litúrgica, mezclan frecuentemente principios que en teoría o en la práctica comprometen esta causa santísima, y la contaminan también muchas veces con errores que afectan a la fe católica y a la doctrina ascética.

“La pureza de la fe y de la moral debe ser la norma característica de esta sagrada disciplina, que tiene que conformarse absolutamente con las sapientísimas enseñanzas de la Iglesia. Es por tanto deber Nuestro alabar y aprobar todo lo que está bien hecho, y reprimir o reprobar todo lo que se desvíe del verdadero y justo camino.

“No crean, sin embargo, los inertes y los tibios que cuentan con Nuestro asenso, porque reprendemos a los que yerran y ponemos freno a los audaces… ni los imprudentes se tengan por alabados cuando corregimos a los negligentes y a los perezosos.

“Aunque en esta Nuestra Carta Encíclica tratamos, sobre todo, de la Liturgia latina, no se debe a que tengamos menor estima de las venerandas Liturgias de la Iglesia Oriental, cuyos ritos, transmitidos por venerables y antiguos documentos, Nos son igualmente queridísimos… sino que más bien depende de las especiales condiciones de la Iglesia Occidental, que demandan la intervención de la autoridad Nuestra”.

Texto completo

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *