Panorama Católico

El Evolucionismo ¿Hipótesis científica o dogma de Fe?

Si de opinar gratuitamente se trata, se puede sostener la opinión de que el gato, ¿por qué no? adquirió su cola y sus bigotes en el transcurso de un largo proceso evolutivo de varios millones de años… Pero si acaso fuera verdadera, no por eso deja de ser científicamente insostenible, desde el momento que es absolutamente indemostrable.

Escribe Alberto G. del Castillo

Si de opinar gratuitamente se trata, se puede sostener la opinión de que el gato, ¿por qué no? adquirió su cola y sus bigotes en el transcurso de un largo proceso evolutivo de varios millones de años… Pero si acaso fuera verdadera, no por eso deja de ser científicamente insostenible, desde el momento que es absolutamente indemostrable.

Escribe Alberto G. del Castillo

Y puesto que el tiempo no es de suyo causa de proceso alguno, es evidente que los millones y millones de imaginados años, en nada contribuyen a apuntalar la hipótesis “científica”.

Llegados a esta conclusión -de simple sentido común- veamos qué se puede pensar de la siguiente aseveración del famosísimo biólogo evolucionista Jean Rostand: “Creo firmemente que los mamíferos proceden de los lagartos, y los lagartos de los peces”.

Y bien: al igual que del gato supuestamente si cola y sin bigotes, esto es también sin duda un desatino. Tan es ello así, que el mismísimo Rostand confiesa a renglón seguido lo siguiente:

 “Pero afirmo que cuando pienso en ello, debo hacer un esfuerzo para olvidar que esto es una enormidad indigesta, y prefiero dejar en la vaguedad, el origen de éstas escandalosas metamorfosis, a añadir a su inverosimilitud, la de una interpretación irrisoria”.

Digna de admiración y de aplauso la confesión de este señor -miembro de la academia francesa- ¿Pero cómo se explica entonces, que siendo un biólogo de nota, defienda una hipótesis incomprobable? Sencillamente ocurre que lo que él dice no es resultado de una comprobación experimental, sino expresión de un artículo de Fe. ¿Artículo de Fe?  Sí, ya que se trata de un inequívoco enunciado dogmático de la religión de la evolución, a la que adhiere este ilustre señor. Tal como claramente lo dice: Creo firmemente que…” Científicamente no le consta nada, pero él “Cree que los lagartos etc., etc.”.

Estimado lector:
Si le interesa esta temática, le recomendamos la lectura del libro del profesor Silvano Borruso, “El evolucionismo en apuros” editado por Criterio Libros. Madrid, 2001, del que hemos trascrito el interesantísimo texto de Jean Rostand.

Sobre el mismo asunto se pueden consultar los amenos libros del doctor Raúl O. Leguizamón:

“En torno al origen de la vida”, EDICIONES FIDELIDAD; “Fósiles polémicos”, EDICIONES ESCLARECIMIENTO Y DIFUSIÓN, 1984; “Y el mono se convirtió en hombre”, EDICIONES NUEVA HISPANIDAD.

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
11/06/2009 a las 3:52 pm

RESPUESTA A LAS MENTIRAS CREACIONISTAS:

RESPUESTA A LAS MENTIRAS CREACIONISTAS:
Los Creacionistas, tienen una combinación muy especial de Ignorancia y Pedantería que los caracteriza, diferenciándolos de otro tipo de Pseudocientíficos. Primero mezclan todo, como si fuera lo mismo: Big-bang, Abiogénesis y Evolución Biológica. Después, pasan de un supuesto Pseudocientífico a otro supuesto Pseudocientífico, y finalmente transliteran textos científicos, sacándolos de contexto, para que digan lo que ellos quieren que digan. Por supuesto pensando que todas esas tácticas de tergiversación son VERDADERA CIENCIA.
Tanto el Big-bang, como la Abiogénesis y la Evolución Biológica son cosas completamente distintas. La Primera y la Tercera son Teorías Científicas debidamente comprobadas, en cambio, la segunda está en fase de Hipótesis Científica, con un conjunto de Hipótesis Rivales compitiendo entre sí. El único hilo conductor que tienen es la Filosofía de la que son parte: Naturalista, Materialista, Mecanicista y Transformista. Pero, por supuesto, eso los creacionistas NO lo saben, o lo ignoran deliberadamente. Dudo mucho que lo enseñen en la Iglesia, en las Escuelas Dominicales, o en las Universidades Creacionistas.
La Teoría del Big-bang tiene las siguientes evidencias: Homogeneidad a Larga Escala, Diagrama de Hubble (Expansión del Universo), Fondo Cósmico de Radiación de Microondas, Fluctuaciones en el Fondo Cósmico de Radiación de Microondas, Abundancia de Elementos Primordiales Livianos, Estructura a Larga Escala del Universo, Edad de las Estrellas, Tiempo de dilatación en el Brillo de las Supernovas, Evolución y Distribución de las Galaxias, etc…. Presentando los siguientes problemas: Horizonte, Planitud, Edad de los Cúmulos Globulares, Monopolos Magnéticos, Materia Oscura y Energía Oscura, etc…
La Hipótesis Abiogenética trata de explicar el origen de los organismos a partir de la materia no viva, y tiene los siguientes modelos (en ninguno de los cuales hace falta un “Ser Sobrenatural”): Urey-Miller, Fox, Eigen, Wachstershauser, Mundo de ARN, Mundo de Hierro-Sulfuro, Burbujas, Autocatálisis, Arcillas, Gold, Mundo de Lípidos, Polifosfatos, Ecopoiesis, Panspermia, etc…Muy pocos científicos, como Nasif Nahle del Biology Cabinet Organization, piensan que la Abiogénesis y la Evolución son lo mismo, ya que consideran que la primera involucraría a la Evolución Química. Aunque los Creacionistas “Científicos” y los Creacionistas del Diseño Inteligente, insistan NO tiene nada que ver con la Generación Espontánea de la antigüedad.
Por más que los Pseudocientíficos Creacionistas digan lo contrario, el lento ritmo de cambio geológico no pudo haber bastado para producir la actual diversidad de organismos en un lapso entre 6.000 y 10.000 años, (NO importa cuantos “tipos creados” o baramines, se inventen) la edad de la tierra y el universo según muchos Creacionistas “Científicos” (Witcomb & Morris, 1961; Morris, 1970-1974; Barnes, 1971; Humphreys, 1989; etc…), según sean la supuesta “antigüedad aparente” que el dios Judéo-Cristiano le dio al universo, supuestos defectos en la datación radiométrica, la taza de crecimiento de la población mundial, el supuesto decaimiento del campo magnético terrestre, la supuesta disminución en la velocidad de la luz, la deposición de los sedimentos oceánicos y la geología “diluvial” con el imposible ordenamiento hidrodinámico de los fósiles, etc… Las técnicas de la geología moderna para estimar las edades confirman que la edad de la Tierra oscila entre los 4.200-4.600 millones de años de antigüedad, tiempo más que suficiente para abarcar el desarrollo de las modernas formas de vida a partir de ancestros primitivos. Según Schopf (1968), los fósiles más antiguos de organismos que presentan una estructura celular aparente se han datado en 3200 millones de años y fueron encontrados en la Serie Onwerwacht de Sudáfrica, consistente en barras (del tipo de las bacterias) y esferoides (del tipo de las cianofitas) carbonosas que se conservan en sílex y otras rocas sedimentarias de grano fino. En la formación Ferrífera de Gunflint de Ontario, Canadá, que tiene una antigüedad aproximada de 1900 millones de años (Precámbrico inferior y medio) se han encontrado estructuras del tipo de las cianofitas (algunas de las cuales forman estromatolitos) y estructuras del tipo de las bacterias. En la formación de Bitter Springs, de Australia Central, que cuenta con una antigüedad de 1000 millones de años se han descrito algunos fósiles eucariotas, que parecen representar algas superiores y hongos. La fauna de animales multicelulares más antigua que se conoce es la de Ediacara Hills, en el sur de Australia, de unos 680-700 millones de años (Precámbrico superior), y que consta de una totalidad de animales de cuerpo blando, algunos de los cuales son o presentan gran parecido con celenterados (medusoides y pennatulaceos), anélidos, equinodermos y organismos de afinidad desconocida.
Sobre la Teoría de la Evolución Biológica les voy a hacer un pequeño resumen (aunque dudo mucho que lo entiendan):
I. La evolución es un concepto unificador de la Biología: La Teoría de la Evolución (Lat. Evolvo: desenrollar o desplegar), nos capacita para comprender la inmensa variedad de formas de vida que existen en el planeta. La Evolución es el cambio acumulativo en las características de poblaciones u organismos, que aparece en el transcurso de generaciones sucesivas relacionadas por descendencia. La Teoría de la Evolución trata del origen de todas las formas de organismos que ahora existen y se opone al mito religioso de la Creación Especial, que dice que cada “tipo” (Baramin) de organismo fue creado sobrenaturalmente como tal y no está, por lo tanto, relacionado por descendencia con cualquier otro. Se establece una diferencia entre los conceptos antiguos de la evolución y el estudio científico, relativamente moderno, de los mecanismos de la evolución (Gradualismo, Saltacionismo y Neutralismo).
1. Lamarquismo (1809): según Jean Baptiste conde de Lamarck (1744-1829), los caracteres adquiridos durante el desarrollo de un organismo son heredados. Se creía entonces que en las plantas estos cambios eran el resultado de los efectos directos del ambiente. En los animales, un cambio en el ambiente provocaría un cambio en las necesidades del animal, suscitando la producción de nuevas estructuras para satisfacer dichas necesidades. El desarrollo ulterior de estas estructuras o su desaparición al cabo de muchas generaciones se explicaba por la teoría del uso y desuso. Desgraciadamente para esta hipótesis, los efectos del uso y desuso se hallan restringidos a los tejidos somáticos, por lo que fue desechada.
2. Darvinismo o Darwinismo (1858-1859): Charles Robert Darwin (1809-1882) & Alfred Russel Wallace (1823-1913), independientemente proponen idénticas teorías sobre el origen de las especies por selección natural producida por la acción de leves variaciones de diverso tipo, seleccionando, por lo tanto, aquellas especies mejores adaptadas para sobrevivir.
2.1. Selección Artificial: Partiendo originalmente de unas pocas especies de animales y vegetales útiles, los seres humanos han producido gran número y variedad de razas selectas, mediante la cría y reproducción de aquellos ejemplares que poseían las características más valiosas.
2.2. Selección Natural: Es la parte esencial de la explicación darwiniana de las causas de la evolución, y se basa en las siguientes proposiciones:
A. Sobreproducción de descendientes: Cada especie produce más crías de las que puedan sobrevivir hasta la madurez. Debido a su aumento en progresión geométrica el número de individuos de una especie tiende a ser enormemente grande; no obstante las poblaciones permanecen aproximadamente constantes, permaneciendo el número de individuos de cada especie casi estacionario en condiciones normales, porque las enfermedades, la competencia, el clima, etc…, eliminan a muchos individuos; lo cual muestra que gran parte de la descendencia, en cada generación, debe perecer.
B. Variación o Variabilidad: Entre todos los individuos y especies naturales existen variaciones, de todos los grados, entre las crías. Dada esta variación, algunos individuos estarán mejor dotados para la lucha por la existencia, que otros.
C. Competencia o “Lucha por la Existencia”: Como se producen más individuos de los que pueden sobrevivir, hay entre ellos competencia por los alimentos y el espacio. La lucha por la existencia, es el resultado del elevado índice de reproducción de la mayoría de los organismos; los individuos que presentan variaciones poco adaptadas a las condiciones naturales son eliminados, mientras que aquellos que las presentan favorables continuarán existiendo y reproduciéndose. Hay competencia entre las crías por los recursos indispensables para la vida, por ejemplo: alimento, espacio, hábitat. El éxito de esta lucha por la existencia decidirá cuáles deben sobrevivir y cuáles desaparecer.
E. Supervivencia para reproducirse o Transmisión hereditaria de las características: Las crías con la combinación de las características más favorables están en condiciones de sobrevivir y reproducirse, traspasando dichas características de la siguiente generación. La selección natural, o sea, la acción del ambiente sobre las variaciones heredadas que tendrá como consecuencia la conservación de los individuos con variaciones favorables y la eliminación de aquellas cuyas variaciones son desfavorables. Los menos dotados, como en su mayoría morirán jóvenes, no alcanzarán a reproducirse.
2.3. Selección Sexual: según la cuál la competencia en la elección del compañero, por ej: luchas entre los machos, elección ejercida por las hembras, etc…determina quién será favorecido en la unión.
3. Neolamarquismo: modificación de la hipótesis evolutiva de Lamarck, que asevera que los caracteres heredados forman el principio de las diferencias específicas. Fue sostenido, entre otros, por Trofim D. Lysenko (1898-1976) en la ex URSS en contra de la “Burguesía Darwinista”, apoyado primero por Stalin y luego por Khrushchev, pero cuándo este último fue destituido, los líderes soviéticos reestablecieron la genética clásica y el Neodarwinismo.
4. Neodarwinismo o Teoría Sintética de la Evolución (Julian Huxley, 1942): se denomina así, a las interpretaciones modernas, del Darwinismo, basadas en conocimientos que combinan a la teoría de la Selección Natural con las Leyes de Mendel, la Teoría Cromosómica de la Herencia, la Dinámica de Poblaciones y la Biología Molecular.
A. Leyes de Mendel (1866): anunciadas por Gregor Johann Mendel (1822-1884), son las que gobiernan los caracteres de los seres vivos.
a. Primera Ley de Mendel (Ley de Segregación): asevera que los Alelomorfos se segregan. En la meiosis se segregan los miembros de las parejas de cromosomas homólogos y se reduce a la mitad el número de cromosomas que pasa a cada gameto.
b. Segunda Ley de Mendel (ley del Arreglo Independiente): es la distribución al azar de los gametos de los alelos. En la fecundación, la unión al azar de 2 gametos de sexo distinto, reúne las dotaciones de cromosomas (y por lo tanto de genes) procedentes de los 2 padres, dando lugar a la producción de individuos con combinaciones génicas distintas.
B. Teoría Cromosómica de la Herencia (Walter Sutton & Theodor Boveri, 1902): Los cromosomas, que son cuerpos filamentosos que consisten de ADN y proteína, existentes en todos los núcleos celulares contienen los genes ultramicroscópicos dispuestos linealmente, de los cuales depende el desarrollo de los caracteres de un individuo.
C. Mecanismos que introducen Variabilidad en el ADN: Los cuales pueden ser:
C.1. Mutaciones: los genes presentan mutaciones, que son los cambios de un gen de una forma alélica a otra, o los cambios heredables en la secuencia del ADN cromosómico (produciéndose también reordenamientos cromosómicos); ambos procesos tienen por consecuencia alteraciones de la dotación génica (y por lo tanto de caracteres) que se transmiten a las generaciones sucesivas. El gene alterado es alelomórfico con respecto al anterior. Las mutaciones pueden ser:
d. Mutaciones Puntuales o Génicas: afectan a 1 sola base nitrogenada (1 sólo nucleótido),que se producen por Sustitución (Transición o Transversión), Inserción o Delección.
e. Mutaciones de Sitio Múltiple o Cromosómicas: afectan la estructura del Cromosoma en regiones más o menos amplias, se producen por Duplicación, Inversión, Supresión o Translocación.
f. Mutaciones Genómicas o Cariotípicas: afectan el número de cromosomas debido a errores durante la formación de los gametos.
C.2. Elementos Genéticos Móviles: son secuencias de ADN capaces de desplazarse de una célula a otra, incluso entre especies diferentes, o dentro de una misma célula, y de multiplicarse en ellas, por medio de:
d. Virus: hay Virus capaces de insertar su material genético en el genoma de la célula hospedadora alterando su estructura, por ej: Provirus, Oncovirus, etc…
e. Plásmidos Bacterianos: son pequeños segmentos de ADN circular, capaces de autorreplicarse del mismo modo que el cromosoma bacteriano.
f. Elementos Genéticos Transponibles, Transposones o Genes Saltarines: son secuencias discretas de ADN que pueden pasar a otros sectores del genoma de la misma célula, insertándose al azar en secuencias génicas, intergénicas o reguladoras de genes. Pudiendo ser Transposones Bacterianos o Eucarióticos.
C.3. Aparición de Nuevos Genes Funcionales: ocurre en ocasiones que un solo gen primitivo origina durante la evolución una familia de multigenes, localizados en distintos cromosomas.
D. Genética de Poblaciones: la evolución ocurre siempre que se produce un cambio en las frecuencias génicas (alélicas) de la población, incluso cuando este cambio no tiene efecto visible.
E. Selección Natural: la evolución ha ocurrido por Selección Natural producida por Mutaciones, no por mutación directa; la selección natural elimina multitud de mutaciones perniciosas, pero preserva las que son útiles.. La mayoría de las mutaciones son deletéreas, trastornando el mecanismo del desarrollo embrionario del organismo, pero un pequeño grupo de las mismas son realmente la materia prima del cambio evolutivo.
F. Gradualismo: Los grandes cambios que ocurren durante la especiación (Macroevolución) son el resultado de cambios menores que se acumulan durante largos períodos (Microevolución).
5. Teoría Neutralista de la Evolución Molecular (Motoo Kimura, 1967): Las mutaciones son piezas inofensivas que el genoma adquiere con el paso del tiempo. Estos genes inofensivos se extienden a través de la población mediante deriva genética aleatoria. Puesto que no alteran el funcionamiento de las proteínas, escapan a los efectos de la selección natural.
6. Teoría de los Equilibrios Puntuados(Niles Eldredge & Stephen Jay Gould, 1972): Las estirpes cambian poco durante la mayor parte de su historia, pero ocasionalmente esta tranquilidad se ve puntuada por rápidos procesos de especiación.
II. Pruebas de la Evolución: el concepto de Evolución es un pilar de la Biología y está bien fundamentado.
A. Paleontología: Los fósiles son restos o huellas de animales y plantas ya desaparecidos. Existen grupos, con Formas Transicionales, como, entre las plantas, las Progimnospermas y Pteridospermas (formas transitorias entre las Pteridofitas y las Gimnospermas), Las Benettitales, Pentoxylales y Caytoniales (con formas que relacionan a las Gimnospermas y a las Angiospermas); entre los animales, los Crosopterigios y los Ichthyostégidos (con formas transitorias entre los peces y los anfibios), los Antracosaurios y Seymouriamorfos (formas intermedias entre anfibios y reptiles), los Therapsidos (que son los llamados “reptiles mamiferoides”, por razones obvias), los Maniraptores y las Arqueornitas (que presentan una clara transición Reptil-Ave), etc…
En lo que toca a las formas persistentes o pancrónicas (los “fósiles vivientes”), según B. Melendez (1977), en primer lugar, sí han variado, aunque poco, y en ellos la velocidad de la evolución ha sido menor que en otros organismos. En segundo lugar, evolucionaron muy rápidamente, antes de llegar al estado en que se encuentran. La realidad es que la evolución no es constante para los diversos grupos sistemáticos, ni para uno mismo en el transcurso del tiempo.
B. Anatomía o morfología comparada: Sí los organismos se hallan de hecho relacionados entre sí, es lógico suponer que cuánto más estrecha sea la relación entre dos especies cualesquiera mayor será el número de características comunes que ellas posean.
1. Órganos homólogos (Gr. Homos: el mismo + lego: hablar): Cuando en distintos organismo encontramos estructuras que tienen igual origen estructural e idéntico origen en el desarrollo, y se hallan construidas según el mismo plan fundamental, decimos que tales órganos son homólogos, oque poseen semejanza homóloga, sin tener en cuenta que sean o no similares en su aspecto, o que desempeñen iguales funciones. La Homología es una semejanza fundamental; igualdad estructural de un órgano o parte en una clase de organismos comparada con la misma unidad de otros, que es consecuencia de comunidad de antepasados.
2. Órganos análogos (Gr. Analogía: relación): Cuando en diferentes organismos encontramos estructuras que parecen iguales y poseen funciones similares, pero difieren en su plan estructural y en su origen, decimos que duchas estructuras son análogas, o que poseen similitudes análogas. La Analogía es la semejanza de rasgos o funciones externas, pero no de plan estructural o del origen.
3. Órganos vestigiales (Lat. Vestigium: huella o resto): Son órganos pequeños o degenerados, pero que corresponden a órganos, otrora útiles, que habían estado completamente desarrollados, que han dejado de serlo, lo que es probado por el hecho de que órganos homólogos de aquellos, se encuentran aún en función en otros organismos emparentados.
C. La Embriología comparada: La embriología, que es el estudio de las etapas del desarrollo individual de los organismos, si bien constituye una rama especial de la biología, está íntimamente relacionada con la anatomía comparada. Los problemas abarcados y las evidencias que proporciona la embriología se dividen en 2 categorías:
C. La Embriología comparada: La embriología, que es el estudio de las etapas del desarrollo individual de los organismos, si bien constituye una rama especial de la biología, está íntimamente relacionada con la anatomía comparada. Los problemas abarcados y las evidencias que proporciona la embriología se dividen en 2 categorías:
1). Las semejanzas entre embriones de distintos grupos y las semejanzas entre embriones de grupos “superiores” y adultos de grupos “inferiores”. El parecido entre embriones de animales diferentes es más próximo que el parecido entre los animales adultos.
2). Algunos caracteres ancestrales son conservados en la ontogenia de los descendientes; esta persistencia puede ser una ayuda en la interpretación de las relaciones evolutivas.
La acumulación de cambios genéticos procedentes de organismos de diversa evolución modifica el patrón de desarrollo de los embriones de los vertebrados superiores.
D. Bioquímica, Biología Molecular y Fisiología Comparadas: Las semejanzas fundamentales entre las propiedades fisiológicas y funciones de los organismos, proporcionan evidencias contundentes para la Evolución.
l). El suero sanguíneo es más parecido en los vertebrados próximos que en los vertebrados distantes.
2). La secuencia de aminoácidos en proteínas como citocromos y hemoglobina revelan mayor similitud en especies próximas.
3). La mayor proporción de las secuencias de nucleótidos de ADN es idéntica en organismos estrechamente relacionados.
4). La universalidad del Código Genético es una evidencia decisiva para afirmar que todos los seres vivos están relacionados. Las pocas excepciones confirman acontecimientos importantes, como la generación de la célula eucariótico por endosimbiosis (Teoría Endosimbiótica de Lynn Margulis, 1970).
E. Taxonomía: la asignación de los organismos a las distintas categorías taxonómicas, no es arbitraria; se basa en el hecho de que las diferentes especies poseen características en común, más o menos numerosas, y pueden ser reunidas en grupos reducidos o amplios, de acuerdo al grado de relación determinado por las homologías u otros medios.
F. Ecología: la adaptación de los organismos a modalidades especiales de vida, presentan 2 aspectos, por un lado, se observa una gran perfección en muchas funciones y estructuras adaptables, y por el otro, se observan especies imperfectamente adaptadas al medio, o que carecen de características de adaptación que serían deseables.
G. Biogeografía: Las especies animales y vegetales no se hallan universalmente repartidas, y difícilmente una especie cualquiera se encuentre en todas las partes del mundo cuyas condiciones sean apropiadas para su existencia. La distribución geográfica de los organismos, no es arbitraria, sino que responde a un patrón definido, y apoya la evolución.
1). Áreas que se han separado del resto del mundo por largo tiempo, tienen una flora y fauna específica de esas áreas (endemismo).
2). Cada especie es originada solamente una vez (como su centro de origen).
3). De ese centro de origen, cada especie se expande hasta que una barrera la detenga.
III. Conclusión: La gran mayoría de los biólogos, serios, aceptan la teoría de Darwin-Wallace como la mejor explicación general de la evolución. Discrepan, principalmente, debido a la mejor comprensión de algunos procesos biológicos esenciales, desconocidos en su época, pero descubiertos por las investigaciones recientes, como ser el Neutralismo y el Equilibrio Puntuado, pero no del hecho evolutivo en sí.
Por más que los Creacionistas se esfuercen en decir lo contrario, las expresiones Evolución y Darwinismo NO son necesariamente sinónimas, aunque a menudo se las emplee como tales; muchos biólogos reservan la segunda para la explicación que dio Darwin de las causas de la evolución.
El Diseño Inteligente es un reciclado del teólogo inglés William Paley, creador de la famosa analogía del fabricante de relojes: “si encontramos un reloj de bolsillo en un campo- escribió Paley en 1802- inmediatamente podemos inferir que fue producido no por procesos naturales actuando ciegamente pero por un intelecto humano diseñador. De la misma manera- él razonó- el mundo natural contiene abundante evidencia de un creador sobrenatural”.Para ir finalizando, debo decirles que, tanto las falacias lógicas del Universo bien afinado, la Complejidad Bioquímica Irreductible de Michael J. Behe (1993) y la Información Compleja Específica de William A. Dembski, ya han sido ampliamente refutados por científicos como Ken Miller y Francisco J. Ayala, entre muchos otros. El “Diseñador Inteligente”, es sólo una criatura imaginaria que vive en las mentes de los seguidores del “Delirio Ininteligente”.
Los Creacionistas son profundamente deshonestos y mentirosos, primero quisieron Prohibir la Teoría de la Evolución, luego dijeron que el Creacionismo es una Ciencia, después admitieron que es una religión, pero aduciendo que la Evolución es una Religión del “Dogma Ateo-materialista”, y finalmente inventaron el engendro del Diseño Inteligente. Pasando de un “manotazo de ahogado” a otro. Se la pasan pregonando a los cuatro vientos la “caída del Evolucionismo”, contando uno a uno los “científicos” disidentes a la “Ortodoxia Darwinista”, y MINTIENDO DESCARADAMENTE a los fieles de sus Iglesias, diciéndoles que cada vez hay un “mayor consenso entre los científicos” apoyando el Diseño Inteligente, la Creación Especial y el Diluvio Universal. Ni hablar de los fracasos contundentes en las cortes de los EEUU.
Los Creacionistas son MENTIROSOS, y lo único que les interesa es juntar fieles para vender libros, recolectar su DIEZMO, y que visiten sus “Museos de la Creación”.
Pero al final (como ya lo he escrito en muchos Blogs), los Creacionistas deben tener razón, ya que la principal evidencia ´´científica´´ en contra de la Evolución en general, y la humana en particular, se encuentra en: Génesis 2, 7 ´´Entonces Yahvéh-Dios formó al hombre del polvo de la tierra, insufló en sus narices aliento de vida y fue el hombre ser viviente´´, debido a que en la cabeza de los creacionistas en lugar del Cerebro encontramos mucho, pero mucho, polvo…

P.D.: Esta respuesta, ya la he estandarizado, con más o menos modificaciones para correos personales y para Blogs, contestando a las mentiras y medias verdades de los Creacionistas en general; y debo decir que NINGUNO hasta ahora ha respondido satisfactoriamente, salvo con un montón de jerigonza religiosa y pseudocientífica.

Phosphoros



    Anónimo
    17/11/2009 a las 10:34 pm

    Phosphoros
    Copiar y pegar 25000 caracteres no le va a dar la razon en nada.

    En concreto ni usted, ni algunos cientificos que defienden esta “teroria” de la evolución pueden probar que la evolucion es cierta y que la creación es un verso.

    De ahi, el hecho de que todavia siga siendo (y a mi humilde entender seguirá asi para siempre) una teoria y no una ley.

    Podria yo tambien cortar y pegar refutaciones a sus muy largas argumentaciones, pero por honestidad intelectual y para no caer en su pobre juego de ignorante de cortar y pegar no lo voy a hacer.

    El meoyo de la cuestion no esta en probar si la creación es o no un hecho, si hubo un diseño inteligente, o si la evolución fue en hecho del azar.

    La cuestion esta en poder probar, si hay inteligencia o no detras de lo que existe, para cualquier ateo respetable, esto es (en palabras de sartre) absurdo, porque no hay nada, todo en sintesis es azar, en otras palabras del mismo autor, la existencia precede a la esencia.

    En cambio por otro lado estamos los que creemos, que existe voluntad detras de todo y todo lo que es, es porque alguien asi lo quiere, para nosotros la esencia precede a la existencia.

    Es decir hay dos caminos, o el del azar o el de la voluntad, la casualidad (usted) y la causalidad (yo), y aqui es donde usted el ateo casualista no tiene pruebas y donde yo el creyente causalista si y por ende termino demostrando que el que se equivoca es usted y no yo, ya que esta comprobado (hace mas de 800 años por Santo Tomas), que el universo tiene causa y no es causalidad.

    Es asi que lo dejo, vaya, medite, revise su soberbia (que es la peor puesto que es la del ignorante) y recuerde que alguien dijo, “el azar no existe, Dios no juega a los Dados” Albert Einstein.



      Anónimo
      18/11/2009 a las 8:39 pm

      ¿Para qué le da bolilla, don Meoyo? (que firma Albert Einstein)
      ¿O es un concurso de urinatores, esto?

      Porque usted salta, don Meoyo, cuando el desubicao orinó ajuera ‘el tarro. Y agrega usted sus sesudas disquisiciones a las 3711 palabras y 25000 caracteres contra los evangellstas que plantó el guinguista desubicao…

      Y encima, don Meoyo, va usted justito y mete las dos de andar en el hoyo urinatoribus, usando “teoría” como mero sinónimo de “conjetura” en el más remanido e insostenible argumento de los Wilberforces protestantes, cuya adopción deshonraría la inteligencia de un católico. ¿Puedo pedirle que antes que nada vaya y estudie algo de epistemología, por lo menos Lakatos, en alguna enciclopedia, aunque fuera en la Wiki? Porque con los argumentos de amigos como usted estamos pirdidos, jefe.

      Y encima-encima le hace propaganda al plagiario de Olinto De Pretto y de su propia e inteligentísima esposa, la fea, bigotuda, sufridísima y recorneada Mileva Maric que al final al moishe se le plantó. ¿O por qué cree que le tuvo que dar a ella toda la biyuya cuando le dieron el Nobel? Ya sé, va a decir que es otro holocuento, que prefiere no enterarse de eso para que el INADI no lo deporte, que la adoración del avivao como genio es dogma de fe y apoyo de la lucrativa victimización … Lo será, pero no lo use para argumentar, porque razonar desde el argumentum ad aucthoritatem es una falacia lógica.

      (Y si usted es curioso, lea bien leída para empezar la síntesis titulada “Einstein – philosopher, saint, communist, One Worlder, scientist, plagiarist, Zionist”, en
      http://www.mailstar.net/einstein.html
      y después léase
      Albert Einstein : the incorrigible plagiarist / by Christopher Jon Bjerknes
      y, pa’ completar, “The Einstein-Freud correspondence on ending war (i.e., World Government)” y “Einstein on Spinoza as formulator of pantheistic Judaism”, cuyas URLs encontrará abajo en la página
      http://www.mailstar.net/einstein.html
      donde también se menciona a mi amiga prematuramente fallecida, Carolina Thompson, que algo tenía para decir sobre esto. O sea, don Meoyo, que le ruego que no nos defienda más con ideas de Einstein; prefiero las de un católico e pata’l suelo y fe de hidalgo de la tierra).

      Lo que usted debió decir se ha repetido bastante aquí, y aun más podría repetirse, y es que para que usted sea libre Dios no permite distinguir entre la caída de una piedra por causación general y la caída de una piedra por providencial puesta en acto de cada tramo físicamente mínimo de su cambio de lugar. Menos va a distinguir un proceso bioevolutivo maximizador de la entropía de uno maximizador de la libertad, entonces.

      ¿Pero cree usted, don Meoyo, que al copipasteador salvaje esto le va a entrar en el meollo? No tiene cacumen para percatarse de lo que está en juego; mejor, no le dé bolilla…

      Un cordial abrazo para todos,
      Á. B. L.



Anónimo
11/06/2009 a las 9:10 pm

BUé, EN VEZ DE CONVERSAR CON EL PAISANO, CAYó ESTE DESUBICADO…

 … que se cree en EE.UU. y se mandó 3711 palabras y 25000 caracteres contra los evangellstas, que nada tienen que ver con los católicos.

Pucha con estos gringos.

Bué, tiene derecho a equivocarse y venirse al cuhete. Lástima que ocupa lugar y confunde a no pocos lectores ajenos, que pueden creer que el desubicao participa en lo que estamos comentando.

Aguantemos. Veinticinco mil caracteres no es nada, aunque sumen ruido inútil en el canal de comunicación. Pacencia, aparceros.

Later,

Á. B. L.

 



Anónimo
23/06/2009 a las 1:11 am

evolucionismo

Gente como uds, llos editores de esta pagina son lo q provocan q la gente sienta asco de la religios, especialmente de la catolica, uds viven enfrascados en sus batallas medievales, rancias, anacronicas, insignificantes, desconectados de la realidad, aterricen, salgan de su franso, y abran los ojos al planeta, hay cosas mas grandes e importantes que vuestras jilipolleces teologicas, piensen en la jsuticia social, enla ecologia, en el dialogo con la sociedad, despierten de la edad media, soy catolico, pero no de la msima iglesia q uds, un abrazo fraterno y adolorido



    Moderador
    23/06/2009 a las 1:28 am

    A católico adolorido,

     Estimado, 

    Me permito, ya que me alude de alguna manera, invitarlo a la coherencia. 

    Si no pertenecemos a la misma Iglesia, no debería enviarnos un abrazo fraterno. 

    Acepto lo de adolorido, y lamento que así sea. Pero, no obstante la certeza con la que Ud. proclama nuestras presuntas faltas (si se empeñara en la verdaderas tendría mucho más trabajo) habla sin saber.

    Ud. pide justicia social, y está muy bien. No veo como la teología se oponga a la justicia, sea esta social, conmutativa, distributiva o la que Ud. quiera.

    Me parece que siendo católico está un poco huérfano de doctrina, más movido por buenos sentimientos que por una clara formación, lo que le hace confundir su identidad, creyendo que para ser católico tradicional es necesario oponerse a la justicia. Pobre idea tiene Ud. se la Iglesia a la que pertenece, según su propia declaración. 

    En fin, lo invito a deponer prejuicios y ver el sentido de estas discusiones, que son, con sus matices inevitables, discusiones sobre doctrina, liturgia, virtudes, historia, etc.  Aquello que hace a la formación básica de un católico, de la cual, me parece, Ud. ha recibido poca y mala. 

    Le retribuyo el saludo fraternal, por lo que hay en Ud. de católico, que primordialmente su bautismo y lo que ello implica y que espero Ud. conozca.

    Atte.

    El Moderador.



    Anónimo
    03/07/2009 a las 11:42 pm

    IMPRESIONANTE TESTIMONIO DE LA EVOLUCION DEL CUERPO

     

    http://www.youtube.com/watch?v=faRlFsYmkeY&NR=1



    Anónimo
    25/11/2009 a las 12:46 am

    Creo , anónimo, que usted
    Creo , anónimo, que usted está algo equivocado, la justicia social no es tema de la Iglesia, sí lo es la Justicia Divina que tarde o temprano llegará para todos. Conociendo lo que Nuestro Señor nos enseña, conociendo el Reino del que nos ha hablado, no necesitamos que nadie nos de cátedra de justicia social ya que la sabremos y la practicaremos por añadidura. Lo mismo para el cuidado de la tierra y del hábitat que nos tocó. Dialogar con la sociedad, que significa eso para usted? es algo muy amplio y sería bueno que lo aclare. Nadie de esta página vive en la edad media, gracias a Dios, puede ser que se confunda con otras. No se equivoque, ¿usted pertenece a la Iglesia que fundó Cristo?, bueno entonces es la misma, no se “adolorice” y conózcala un poco más, ya que con la justicia social pegada con saliva , no sirve. Sí sirve cuando nace del corazón pleno y lleno de las enseñanzas de Cristo. Ahora si cree como los de la teología de la liberación que Cristo no fundó ninguna iglesia sino que fue obra de los apóstoles, bueno entonces tiene razón. No está en la Verdadera. Lástima.



    Anónimo
    22/12/2009 a las 11:30 am

    Es falso que no se pueda
    Es falso que no se pueda demostrar que el gato adquiera su cola mediante el mecanismo evolutivo. Usted tiene un vestigio de “cola” al final de su columna vertebral, ¿lo sabia?¿Fue Dios quien se la quitó cuanod creó al hombre y, más tarde, a la mujer?¿Para qué querria Dios poner tal estructura similar a la de otros animales en nuestro cuerpo?
    El problema principal es que históricamente, el hombre no acepta que su orígen sea en el mundo animal, de aquí diversos comentarios que he podido leer. La evolución está demostrada, y mientras hallazgos científicos puedan comprobarla y sea útil, se mantendrá.



      Anónimo
      22/12/2009 a las 8:26 pm

      De acuerdo, es fácil demostrar que la evolución trae cola…
      … y que toda conformación orgánica de relevancia biológica se halla sujeta a selección funcional a lo largo de las generaciones.

      Su equívoco es creer que los católicos disputamos esto.

      Lea bien, más abajo, los intercambios ya habidos en este tópico y saldrá de ese por desgracia divulgadísimo error, originado en el enorme peso de los verdaderos disputantes (Protestantes) en las noticias mediáticas.



    Anónimo
    23/12/2009 a las 5:59 am

    Te dices católico y no sabes
    Te dices católico y no sabes cual es la prioridad numero uno de la iglesia, no es la democratisación del país como dijo hace mucho mons. Laguna ni ninguna jiripollas de las que nombras,es la salvación de las Almas por lo tanto hay que restaurar todo en Cristo el resto se da por añadidura, respeto por el prójimo la creación etc..Por otro lado la evolución que vos crees como un dogma es una teoría y no una ley como la de Newton así que no des nada por cierto por que faltan demostrar muchas cosas que no pueden demostrar. Por último yo prefiero decender de una mis mundo como EVA y no de una asquerosa ameba como vos. Saludos en Cristo y María . Caballero de María



Anónimo
23/06/2009 a las 4:56 am

Apenas me entero: Muy agradecido Carlista por tu interés. . .

Tu comentario del día primero lo acabo de ver accidentalmente.

Propongo, puesto que pude perderme de él en definitiva (caigamos en cuenta que lo que abunda en Panorama son los comentarios que pasan con rapidez sin dejar más huella) que se establezca como en los juzgados un estrado en el que los foristas podamos enterarnos de lo que nos concierne. De otra manera esfuerzos tan valiosos como el tuyo corren siempre el riesgo de parar en la nada.

Vayamos pues al tema, ya que hasta ahora hemos coincidido en todo.

Ojalá y el asunto fuera tan sencillo como lo ves. Si a ello se redujera, te diría: un abrazo, y de acuerdo. Pero la responsabilidad personal en el tema que hace el asunto tan difícil y doloroso no da lugar a una salida fácil. Me entenderás mejor si caes en cuenta que el papa y el Concilio no son temas independientes. En otras palabras: desde Juan XXIII hasta hoy ningún papa se ha desligado un ápice del Concilio; y es el Concilio el que contradice al Evangelio de cuya defensa a ultranza somos responsables.

Puedes quedarte tan tranquilo como yo en conciencia si exiges de todos que sea el papa el que de contestación a las contradicciones que presenta el Concilio en rebeldía contra el Evangelio.

Me tomé la libertad de hacer el trabajo, lo envié a 70 obispos mexicanos y a las universidades católicas comenzando con la Universidad Pontificia de México.

El mensaje es claro:

1.- Si estoy en el error, dígase.

2.- Si esto está errado, condénese.

Lo monté igualmente en un blog:

perfidiaconciliar.blogspot.com/

Lo encontrarás con fecha del 1º de Junio, lo que coincide con tu mensaje, y el título comienza: ¿Tiene derecho a seguirse llamando católica una iglesia. . ."

Hasta ahora no he tenido una sola objeción.

En el terreno práctico: "No he callado ante la gran asamblea. . ."

Gracias mil por tu buena intención, y quedo a tus órdenes para entrar en detalle una vez que lo leas.

En cuanto a rezar por el papa, por supuesto que lo hago. Como miembro de la Adoración Nocturna me lo fija el ritual.

Un abrazo fraternal

 

 



Anónimo
16/07/2009 a las 9:36 am

 Condiciones para que exista

 Condiciones para que exista una remota posibilidad de vida en un astro

1º.- La primera condición, ineludible, para la posible existencia de vida en un astro, es que el astro no dependa de las fuerzas de un tercero. Un astro que depende de las fuerzas que se originan sobre él, obligado a orbitar, no puede originar vida vegetal alguna; menos aún vida animal y, del todo imposible, vida humana. Son muchos los expertos y aficionados a la Astronomía que ignoran cuestiones relevantes como la referente a las tempestades y vientos planetarios. Se ignora que las velocidades de los vientos atmosféricos en los planetas, se muestran directamente proporcionales a la distancia. Este hecho, que apoya a la tesis geocéntrica, significa que los planetas se mueven con velocidades orbitales directamente proporcionales a las distancias, lo que origina el fenómeno citado sobre los vientos ecuatoriales. Siendo así, la germinación de vida orgánica, aún cumpliendo las siguientes condiciones, resulta del todo improbable.

 

2º.- La segunda condición, también ineludible, es que en el astro debe contener agua en cantidades “oceánicas” y atmósfera suficiente como para mantener el sistema de lluvia o de “regadio”. La propia Tierra sirve de modelo empírico y de sistema referencial. Si la Tierra no tuviera la ingente cantidad de agua en mares y océanos, generadores de la lluvia, de la flora y, consiguientemente, del oxígeno, no estaría escribiendo estas líneas. Resulta absurdo que los científicos defiendan la idea de que en ese o en aquel planeta podría haber existido vida porque se han encontrado casquetes superficiales con hielo.

 

3º.- La tercera condición, sujeta a las dos primeras, es que el astro en cuestión debe recibir y mantener luz y temperatura en la medida y cantidad adecuada para el éxito de la germinación y la proliferación de la vida orgánica en toda su superficie.

 

4º.- La cuarta condición es que en la superficie terrestre del astro debe mantener una presión atmosférica adecuada para que no interfiera en el desarrollo de la vida vegetal. Por consiguiente, no basta con que se cumplan las condiciones anteriores y extraordinarias que se dan en la Tierra, deben concurrir todas las condiciones citadas y aún otras de segundo orden. Solo cuando se cumplan estas condiciones imprescindibles y fundamentales podrá contemplarse la posibilidad de la existencia de vida orgánica. En esas condiciones la existencia de género animal pero, sobre todo y en especial, del género humano o lo que éste representa: inteligencia, sensibilidad, creatividad y emociones, requiere de una participación Superior. Ya que no se trata simplemente de un desarrollo genético de una complejidad extrema, se trata del aspecto sensible y espiritual que acompaña a la estructutura orgánica, y eso no se consigue mediante evolución azarista alguna.

 

Todos los argumentos científicos que no contemplen estas condiciones, no hacen otra cosa que engañarse a sí mismos, confundir a la sociedad y agudizar su grado de necedad.

 

http://caridad-en-la-verdad.blogspot.com

http://cienciafalsa-religion.blogspot.com

http://laultimateoriacosmologica.blogspot.com

Un cordial saludo



    Anónimo
    17/11/2009 a las 10:36 pm

    ¡Que malentendido! Todas condiciones superfluas, esas que exige
    1. “condición, ineludible, para la posible existencia de vida en un astro, es que el astro no dependa de las fuerzas de un tercero”. Absurdo. Todo sector de la naturaleza forma un sistema abierto.

    2. “el astro debe contener agua en cantidades “oceánicas” y atmósfera suficiente como para mantener el sistema de lluvia o de “regadio” “. Absurdo. Precisamente fue un científico argentino quien descubrió que, para sostener microorganismos exobiológicos con agua por solvente intracelular, no hacen falta macrovolúmenes de agua en estado líquido: aun a temperaturas más frías que cien ºC bajo cero, las fuerzas de van derr Waals generan un flujo permanente de sólido a líquido en los meniscos de agua adsorbida a los granos de polvo silíceo, absorbible para sostener metabolismo a esa temperatura (que en la Tierra conocemos procede y se mantiene hasta cerca de 30 ºC bajo cero). Precisamente por esto en 2006 pudo bionomenclar los datos de una antigua misión interplanetaria…

    3. “el astro en cuestión debe recibir y mantener luz y temperatura”. Absurdo. Cualquier estudiante de astrobiología sabe que la flexión gravitacional basta para generar flujos energéticos en océanos encapsulados, incapaces de recibir ninguna iluminación directa.

    4. “la superficie terrestre del astro debe mantener una presión atmosférica adecuada para que no interfiera en el desarrollo de la vida vegetal”. Absurdo. Conocemos microbiotas terrestres a una legua de profundidad en el suelo continental, y a dos leguas en las fosas marinas, para no hablar de otros extremófilos.

    Cuatro disparates. Evidente: de alguien que no tiene ni idea de por donde va la biología.

    ¡Cómo pueden escribir tantas macanas, sabiendo que no saben! Porque es a sabiendas: son macaneadores de vocación. Con tal de hacer bochinche disertan sobre lo que se les ocurre, con entera irresponsabilidad…
    Á. B. L.



      Anónimo
      18/11/2009 a las 1:56 am

      ABL
      Sin entrar en polemica, porque no soy un especialista en la materia, pero

      1) Que el planeta sea un sistema abierto (de hecho no existen sistemas cerrados en un 100% con lo cual todos son abiertos). No quiere decir que sea una refutación a lo que el otro forista estaba presentando, lo mismo sucede con el punto 4. Usted no puede considerar un extremofilo que vive dos leguas bajo el agua comparable con un ser humano.

      Si bien coincido con usted que muchos creyentes, muchos protestantes americanos, caen en la mas bruta ignorancia al negar 100% la ciencia.

      No obstante yo creo que lo que el forista quiso explicar aqui es que las condiciones para que un planeta como la tierra tenga la vida que tiene, son muy dificiles de alcanzar al mismo tiempo como sucede actualmente con nuestro planeta, y que esto plantea el eterno dilema de si estamos aca por casualidad o por causalidad, la primera no se ha podido probar todavía, mientras que la segunda si, y por ende se anula a la primera.

      Saludos.

      Benigno



        Anónimo
        18/11/2009 a las 9:23 pm

        Sí, estimado Benigno; y eso es lo que me indigna: la chantada
        Bien lo decís, el forista quiso explicar aqui que las condiciones, para que un planeta como la tierra tenga la vida que tiene, son muy dificiles de alcanzar. Esa es la chantada.

        El forista habló de lo que no tiene idea, y esa irresponsabilidad en medio de una guerra es lo que me indigna.

        No hay más derecho a ser chanta, ahora.

        Dijo esas cuatro burradas porque no entiende que la complejidad sea termodinámicamente preferida. Y por supuesto cayó en suponer que la persona se describe por su cuerpo y por lo que provee su cuerpo, los contenidos diferenciados por su alma. Esa es la trampa del concepto angloestadounid. de mind, y de su suplantación de psijée por consciousness.

        Por supuesto que por hablar de lo que no sabe no se da cuenta de lo que dice, y menos de cómo obra su acción en esta guerra.

        Creo que es necesario ser mucho más prudentes, en el sentido bíblico de la palabra.

        En cuanto a lo de sistemas abiertos, el forista se expresa sin sentido y es perder tiempo intentar refutar a un insensato. Por eso no intenté discutirle, sino mostrar lo grave de su benévola pero irresponsable acción.

        Me gustó mucho tu comentario “Benigno overseas”, y quisiera agradecerte que te hayas tomado la molestia de compartir tan interesante cuan vívido retrato. La señora que se limpiaba el pie antes de comulgar con las manos, al igual que nuestro forista chantún y perorador, no tenía la menor idea de lo que estaba haciendo. Pero por lo menos no es irreverencia voluntaria, y me es útil, por lo menos a mí, para reflexionar y vigilar que no cometa de modo similarmente inadvertido irreverencias paralelas. I’m wholeheartedly grateful!

        Fraterno abrazo,
        Á. B. L.



          Anónimo
          19/11/2009 a las 3:26 am

          Estimado ABL
          Es un placer leerlo, y una tranquilidad saber que somos pocos pero al menos no estamos solos en estos momentos de tribulación

          Quiera el señor que algun día podamos juntarnos a tomar un cafe.

          Fraterno abrazo

          Benigno



Anónimo
17/11/2009 a las 6:30 pm

Arrogancia del que cree saberlo todo
“Las personas que no leen ningún libro tienen más arreglo que las que leen sólo uno”, Jorge Wagensberg

Por lo que he podido leer, gran parte de los creacionistas que opinan sobre evolución de una forma tan vehemente como el comentarista anterior caen facilmente en una verborrea facilona, llegando al insulto, cuando, en realidad, no tienen el más mínimo conocimiento riguroso de lo que están hablando (no sean tan arrogantes).Personalmente, lo que más pena me da es la cantidad de “perlas” sin sentido que se han ido soltando en este post, por lo que he podido leer (como por ejemplo que “la termodinámica esta en contradicción con la evolución” (¿dónde ha estado los últimos 50 años?); este tipo de frases definen muy bien la poca rigurosidad de estas opiniones). Por cierto, no creo que sean los más indicados para hablar de “creencias” y juzgar erroneas las opiniones y enunciados de los demás.

Quien decide si algo es “científicamente verdadero” o no es la comunidad científica (mediante un método que muchos no comprendeis y, posiblemente, ni conoceis), no los charlatanes ignorantes del creacionismo. La arrogancia intelectual que les caracteriza es sumamente pueril; intentan eludir los hechos manipulando la realidad a su conveniencia utilizando una retórica inflada. Método diametralmente opuesto al científico. Si quieren discutir sobre evolución utilizen el lenguaje y el método científico no el discurso teológico.

Si os gusta leer la biblia y creeis en su lectura literal, os recomendaría los libros de Bart D. Ehrman, a ver si os descongestionan un poco la mente. Os dejo escrito un texto de S.J. Gould sobre los juicios que hubo en Estados Unidos en referencia a la cuestión de introducir el creacionismo en las escuelas:

“El debate es una forma artística. Consiste en ganar argumentaciones, no en descubrir la verdad. Hay ciertas normas y procedimientos de debate que, en realidad, nada tienen que ver con el establecimiento de los hechos, pero sirven de mucho. Algunas de estas normas son: nunca digas nada positivo de tu propia postura porque lo pueden poner en tela de juicio, pero lánzate sin contemplaciones sobre las debilidades de tu adversario. Se les da bien. No me creo capaz de vencer a los creacionistas en un debate. Empatar sí puedo. Pero los creacionistas son muy malos en los tribunales de justicia, porque son sitios donde no se pueden soltar discursos. En un tribunal estás obligado a responder con concisión a las preguntas sobre los hechos que avalan tu teoría. Los destruimos en Arkansas. Al segundo día de un juicio que iba a durar quince, celebramos la fiesta de nuestra victoria”

Un saludo



    Anónimo
    17/11/2009 a las 9:48 pm

    Otro que nos cree sectarios protestantes a los timbrazos…
    Os equivocáis, arrogante que creéis saberlo todo. Los católicos no tenemos problema ninguno en aceptar la evolución del cuerpo, como ha quedado aquí comentado varias veces.

    Son las sectas anticatólicas, enviadas desde la anglósfera para disputar los recursos económicos de la Hispanidad, las que repiten hasta el hartazgo la colisión de su cultura y sus valores –que no son los nuestros– con la ciencia laica. Los católicos no aceptamos la lectura literal de la Biblia.

    Al contrario, hace más de un siglo que reconocimos que la “arcilla” o materia mencionada en el Génesis bien pudo haber estado evolutivamente organizada.

    Valete,



      Anónimo
      21/11/2009 a las 3:26 am

      Saltar como un resorte
      Por lo que veo os dais por aludidos, cosa que no entiendo si no os considerais creacionistas (hacia quienes iba dirigido, explicitamente, el mensaje). ¿Acaso digo católicos? en ningún momento he dicho católicos en el mensaje, o he generalizado siquiera. Si ahora me negais que una parte importante de los comentaristas son creacionistas (como el mensaje que contesté con el mio anterior, o el propio artículo original, entre otros) es que o bien no sabeis leer o directamente preferisteis “saltar como un resorte” para descalificarme (gratuitamente). Ahora me pregunto, ¿quién es el arrogante aquí?



        Anónimo
        21/11/2009 a las 7:24 pm

        Órdago a la grande – ¿Tú juegas al mus ceñudo?
        Arrogante es quien titula “ARROGANCIA DEL QUE CREE SABERLO TODO” una provocación en una bitácora llamada “PANORAMA CATÓLICO”, y luego se resiente de que en réplica le espeten “AL ARROGANTE QUE CONFUNDE CATOLICOS CON HEREJES” por tratarnos como a creacionistas protestantes de habla inglesa y sus bien forrados emisarios.

        Al revés de lo que ocurre entre ellos, la doctrina católica acuerda con que el término correspondiente a “arcilla” en el Génesis se refiera a la materia evolutivamente organizada, de modo que nosotros mirando el cielo veamos la evolución.

        Parece que tú no adviertes que la relación al tiempo es diferente en ambas culturas, ni qué es lo que implica poder decir “MÁS FÁCIL, CUMPA ALBOROTAO: OLVIDE LOS FÓSILES, MIRE LA LUNA…”

        Pero vamos al juego: ¿qué tienes contra la idea de que la Providencia utiliza la formación evolutiva de la Natura? No te dejo descartarte, y órdago a la grande. Muestra las cartas, sonriendo.

        Epa, epa. ¿Te crees que fruncir el ceño es una seña? No olvides una frase bastante desalentadora, que circula sobre quienes al mus jueguen ceñudos… salvo quieras recordarme el estribillo de lo que cantaba por Álava el trío Los Bocheros allá por el año diez, “Apaga luz, Mariluz, …/ “Los booorrachos, en el cementeeerio, / juegan al mus. ¡Juegan al mus! /”

        ¿O quienes que te lo ponga en lunfardía hispanocriolla? 🙂

        Salu2,
        Á. B. L.

        NB: Resérvate, te ruego, aquella indocta cita, “Las personas que no leen ningún libro tienen más arreglo que las que leen sólo uno”, que atribuyes al ignoto paisano Jorge Wagensberg. Por lejos prefiero el clásico “Timeo hominem unius libris”, traído si mal no recuerdo tanto por el hiponense cuanto por el aquinate — aunque no el “Timeo hominem unia mulieris” de los chocarreros.



          Anónimo
          22/11/2009 a las 1:59 am

          “Quien se pica ajos come” dice un refrán español
          “¿qué tienes contra la idea de que la Providencia utiliza la formación evolutiva de la Natura?”

          Yo personalmente nada, es una idea que surge de una creencia innecesaria para mi (sí, ya se; ahora aqui es cuando utilizará su petulante y autocomplaciente prosa para despotricar contra mi persona. Dejaré que se suba un poquito más el ego).

          “por tratarnos como a creacionistas protestantes de habla inglesa y sus bien forrados emisarios.”

          Repito, y si no está ciego lo podra verificar usted mismo, en este post hay muchas personas creacionistas, independientemente de que sean o no católicos. Lo uno no lleva a lo otro. Por mucho que le cueste creerlo mi entrada iba dirigida a los creacionistas, en particular a los que creen saberlo todo por una supuesta “revelación”. Los hay, no se escandalize.

          En lo que respecta al titulo del anterior comentario, he de suponer que le molesta porque usted mismo considera que lo sabe todo. ¡Que suerte la suya!

          NB: La cita de Wagensberg esta lejos de ser “indocta” (que facilidad tiene para denigrar autores que, con toda seguridad, son más inteligentes y cultos que usted). Si le gusta más el “Timeo hominem unius libris” es perfectamente respetable.
          Para que no rabie le voy a transcribir algunas citas más del mismo autor:

          “Existe la duda del científico, la duda del artista y la duda del creyente;

          – El científico trata sus dudas conversando con la realidad y, ante la duda, prima la realidad.

          – El artista trata sus dudas conversandocon su obra y, ante la duda, prima el artista.

          – El creyente trata sus dudas conversando con su creencia y, ante la duda, prima la creencia.”



          Anónimo
          22/11/2009 a las 4:58 am

          “es una idea que surge de una creencia innecesaria para mi”
          ¿Así que no tienes “personalmente, nada” en contra? Bien; sabía que en esto no ibas a confundirte. Por eso te pregunté, “¿qué tienes contra la idea de que la Providencia utiliza la formación evolutiva de la Natura?”

          Y, si nada tienes en contra, bienvenido al club. Eso es lo que está en juego; no la repetición de angloprejuicios.

          ———

          En cuanto a lo que dices, de que “El científico trata sus dudas conversando con la realidad y, ante la duda, prima la realidad”, permíteme sugerirte la inconveniencia de esa opinión para tratar de aprobar algún curso de epistemología.
          Abur,



          Anónimo
          22/11/2009 a las 5:17 pm

          Fin de las discrepancias
          Después de un par de mensajes “acalorados” parece que vamos llegando a la calma que sobreviene a la tempestad. En algo estamos de acuerdo; se puede aceptar la evolución y ser católico, no hay contradicción en ello. A mi lo que me pone nervioso es la cantidad de personas en este y otros foros (de habla hispana, no anglosajones) que aceptan de una forma acrítica y dogmática el creacionismo y denigran a la ciencia sin tener el menor conocimiento riguroso de ella. Creo que aquí también estaremos de acuerdo.

          Cuando respondí a su pregunta, le dije que surgía de una creencia innecesaria para mí puesto que no soy creyente (me considero agnóstico). Eso no está en disputa con que yo respete a las personas que así lo crean (siempre que el respeto sea mutuo).

          “En cuanto a lo que dices, de que “El científico trata sus dudas conversando con la realidad y, ante la duda, prima la realidad”, permíteme sugerirte la inconveniencia de esa opinión para tratar de aprobar algún curso de epistemología.”

          Está claro que esta cita no es un tratado sesudo de epistemología, sino que sólo es un intento de sacar la esencia de la ciencia en comparación con otras ramas del conocimiento en forma de aforismo. Que el desarrollo de la ciencia se enmarca en un contexto histórico, social y psicológico no lo niega nadie (yo mismo, después de haberme licenciado en biología estoy pensando seriamente en hacer un master en filosofía de la ciencia).

          Bueno, después de todo, creo que es buen momento para limar asperezas y pedirle disculpas si le he faltado.

          Un saludo



          Anónimo
          23/11/2009 a las 12:32 am

          Vale, hombre, no hay aspereza alguna, ni has faltado en nada
          A mí también me pone nervioso esa “infiltración” de los creacionistas protestantes entre los católicos. Una vez fanatizados y científicamente estultificados será fácil atacarnos y derrotarnos socialmente como tales, siempre en perjuicio de la verdad, y representando mal nuestra fe.

          Esa maniobra política se basa en un solo pivote, sobre el que excusarás que aquí no sea muy claro. Lo hallarás aludido en la lista de comentarios, ya que ha sido mencionado o rozado varias veces y por varios comentaristas. Atañe a la pretensa producción encefálica del alma (no de sus contenidos).

          Por otra parte, Filosofía e Hist. de la Ciiencia se ha puesto de moda porque, tal como Bioética en los ya famosos comités, brinda poder sobre los biólogos de a pie: los demás que aún no la han estudiado. No digo que no la estudies, no; pero hacer una maestría es demasiado y lo creo superfluo ante el gran caudal concurrente de interesados en hacer de la biología una mera y cómoda “humanidad” de sillón.

          Creo que más te valdría, si me permites una sugerencia y si aún aspiras a contribuir a la biología en cuestiones pivotales, que estudies biiofísica, y en particular los aspectos relativístiicos de la misma. Usarías en principio sólo la Rel. especial, aunque luego necesitarás de la Gral. para describir la variación de las fluctuaciones del vacío ccuántico en ocasión de las fluctuaciones de algunos parénquimas, como el gris neuralX. Con lo que te situarías en los sectores duros de la biociencia al par que en su intersección con las humanidades. Es una opinión, claro.

          Bonus track, si después permanecieras agnóstico, o te hicieras creyente, tomarías tu decisión en base a hechos específicos de atingencia directa a esa decisión, que habrías investigado por tí mismo y ajeno a las sutiles maniobras de política cultural que charlábamos más arriba. Así que tal vez te interese explorar esta humilde propuesta.
          Un abrazo,



          Anónimo
          23/11/2009 a las 3:29 pm

          Has dado en el clavo
          La verdad es que no has podido estar más acertado en lo referente a la biofísica, por que de hecho es la opción que más me atrae, junto con filosofia de la ciencia. Creo que, de hecho, es mi prioridad y si después, si consigo otra beca, ya terminaría por hacer el master de filosofía de la ciencia.

          Ahora mismo, más que la relación entre las teorías de la relatividad (o incluso cuántica) y los procesos biológicos, tienen un campo más esperanzador las teorías de la complejidad; entrando en este ambito la termodinámica del no equilibrio, los sitemas complejos, teoría del caos, autoorganización, redes complejas, etc. He estado interesándome por estos campos de estudio durante toda la licenciatura haciendo lecturas complementarias, pero siento que necesito formalizarlo haciendo carrera de ello.

          La verdad es que mi posición (o para ser más justos, cosmovisión) agnóstica y atea (dependiendo de que estemos hablando lo uno o lo otro) la he alcanzado por el estudio y la reflexión más que por el ambiente cultural y político en el que estamos inmersos (bastante deplorable en muchos casos). De hecho me eduqué en un colegio católico y he recibido desde bastante cerca la religión católica. Creo que el haber tenido la suerte de estudiar una licenciatura de biología y mi propio interés por la física, y la ciencia en general, la filosofía y la historia de las religiones (en especial los escritos de Mircea Eliade y Bronislaw Malinowsky), ha dado un soporte intelectual a mi posición (cosa que muchos ateos no tienen).

          Un saludo



          Moderador
          23/11/2009 a las 4:36 pm

          De hecho me eduqué en un colegio católico y he recibido desde ba
          ¿Está seguro?



          Anónimo
          23/11/2009 a las 5:00 pm

          ¿Está seguro?
          No es que esté más o menos seguro, es que es un hecho. He estudiado la religión católica, su ética y valores (no ya sólo por mi cuenta, sino como he dicho en el colegio mediante profesores y sacerdotes), he leido la Biblia en varias ocasiones y conozco la filósofia de Tomás de Aquino y de Agustín de Hipona (entre otros). No se porque resulta tan dificil de creer, o se tiene que dudar de ello. Diría, sin equivocarme, que conozco la religión católica mejor que muchos practicantes.



          Anónimo
          23/11/2009 a las 8:33 pm

          Yo te creo, la pregunta fue de otro integrante del foro
          Creo que la pregunta vino porque quien la formuló advirtió la distancia que has llegado a tomar con la fe del carbonero. Le habrá parecido rara esa suerte de apostasía. Bien, a mi no. Cada uno tiene su itinerario y creo que la Providencia lo ha permitido enhorabuena, por alguna razón conectada con el ejercicio de tu libertad; te ruego no dejes que esa curiosidad te moleste.
          Otro abrazo,



          Moderador
          23/11/2009 a las 8:51 pm

          Un poco de ciencia…

          “Un poco de ciencia aleja de Dios, mucha ciencia acerca a Dios”.

          Louis Pasteur.



          Anónimo
          23/11/2009 a las 9:38 pm

          Pasteur, gran científico
          Esta cita de Pasteur (muy respetable, pero que no comparto) hay que situarla en su contexto histórico, completamente distinto al que se vive hoy día. En el siglo XIX, aún teniendo ya la teoría de la evolución de Darwin, era mucho más problemático para el hombre culto dar una base intelectual sólida a las posiciones ateas. Hoy no es el caso. Un dato reciente; en 1998 Edward J. Larson y Larry Withman (teistas ambos) hicieron una encuesta a miembros de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense (uno de los paises occidentales con mayor número de creyentes y en el que está mal visto por la sociedad el declararse ateo). Sólo un 10% de los científicos creian en Dios; el porcentaje descendía al 5% entre los biólogos (los datos actualizados de una encuesta del 2003 rebajo este porcentaje al 4,7%). Como puede ver las cosas han cambiado bastante desde los tiempos del ilustre y magnífico científico Pasteur. Estos datos por si solos no son una prueba de nada en absoluto, solo muestran que la cita en cuestión no se corresponde a la realidad actual. La tendencia en los últimos 50 años entre los científicos es hacia posturas naturalistas, no teistas.

          En mi caso particular, creo que me puedo situar un poco más cerca (aunque aún sea joven y me quede mucho recorrido y muchisimas cosas que aprender) de la parte “mucha ciencia”.

          Un saludo



          Moderador
          23/11/2009 a las 10:26 pm

          Inteligencia superior infinita

          “A todo investigador profundo de la naturaleza no puede menos de sobrecogerle una especie de sentimiento religioso, porque le es imposible concebir que haya sido él el primero en haber visto las relaciones delicadísimas que contempla. A través del universo incomprensible se manifiesta una Inteligencia superior infinita”.

          Albert Einstein



          Anónimo
          23/11/2009 a las 11:19 pm

          Religiosidad de Einstein
          Es habitual ver en estos foros la utilización de citas de Einstein para dar un soporte a las posiciones Teistas, cuando el propio Einstein no podría estar más lejos de esta postura (creo que A.B.L. ya lo ha hecho notar en otro post). Mejor se lo dejo escrito de sus propias palabras:

          “Era mentira, por supuesto, lo que leyó usted sobre mis convicciones religiosas, una mentira que se repite sistemáticamente. Yo no creo en un Dios personal; es algo que no he negado nunca, sino que lo he expresado claramente. Si dentro de mí hay algo que se pueda llamar religioso, es la admiración ilimitada a la estructura del mundo en la medida en que puede revelar nuestra ciencia”

          “La idea de un Dios personal me es ajena, y hasta me parece ingenua”

          “Me parece que la idea de un Dios personal es un concepto antropológico que no puede tomarse en serio. Tampoco me siento capaz de imaginarme voluntades u objetivos fuera de la esfera humana. Mi postura se acerca a la de Spinoza: admiración de la belleza, y creencia en la sencillez lógica, del orden que podemos aprehender con humildad, y solo de modo imperfecto. Creo que debemos conformarnos con nuestro saber y nuestro entendimiento imperfectos…”

          ” Creo en el Dios de Spinoza, que se revela en la armonía ordenada de lo que existe, no en un Dios que se preocupa por los destinos y los actos de los seres humanos”

          Y como me imagino que sabrá, en Spinoza “no habia Dios sino filosofalmente” en palabras de fray Tomás Solano (un agustino que acudio a la inquisición a delatar). Un diagnóstico de experto, a fin de cuentas.

          Antes de citar a un autor conviene conocerlo bien para no caer en errores de interpretación o abusos del lenguaje como es el caso. No obstante, no creo que haya sido a drede.

          Un saludo



          Moderador
          24/11/2009 a las 12:11 am

          ¿La cita es falsa?
          Se trata de una atribución falsa, entonces…



          Anónimo
          24/11/2009 a las 12:26 am

          ¿La cita es falsa?
          No se lo puedo asegurar a ciencia cierta, pero no creo que sea falsa. Es muy probable que lo dijera, pero tiene que entenderlo dentro de su particular visión de la religiosidad. Cuando menciona una Inteligencia superior se refiere a las leyes que rigen el universo, a su orden, al “Deus sive Natura” de Spinoza, no a un legislador o a un Dios personal como el cristiano. Como ves no hay contradicción en lo que dice, simplemente hay que saberlo situar en su justo contexto.

          Un saludo



          Moderador
          24/11/2009 a las 2:18 am

          Inteligencia superior infinita

          “Inteligencia superior infinita” no es “algo” es “alguien”.

          La cita podría ser falsa, no lo creo.

          Puede ser previa o posterior a la que Ud. cita. 

          Definitivamente, no es compatible con el panteísmo spinoziano.



          Anónimo
          24/11/2009 a las 11:21 am

          Querer ver donde no hay
          Piense lo que quiera, no voy a ser yo el que le diga lo que pensaba o no Einstein. Sus escritos están hay y son inequívocos (no cambió de postura, o tuvo una “conversión”), sólo necesita leerlos, no interpretarlos a su manera.

          Un saludo



          Anónimo
          24/11/2009 a las 4:45 pm

          “”Inteligencia superior
          “”Inteligencia superior infinita” no es “algo” es “alguien”.

          Definitivamente, no es compatible con el panteísmo spinoziano.”

          Con respecto a esto creo que le convendría repasar (o leer) la Ética de Spinoza, en la cual en el segunda parte (De la naturaleza y origen del alma) escribe proposiciones como estas:

          “Paso ahora a explicar aquellas cosas que han debido seguirse necesariamente de la esencia de Dios, o sea, del Ser eterno e infinito”

          Proposición I

          “El pensamiento es un atributo de Dios, o sea, Dios es una cosa pensante”
          Demostración: “…es, pues, el pensamiento uno de los atributos de Dios, que expresa la eterna e infinita esencia de Dios, o sea, Dios es una cosa pensante. Q.E.D.”.

          Como podrá ver el concepto o la idea de Dios no se agota con el Dios cristiano.

          Un saludo



          Anónimo
          24/11/2009 a las 6:34 pm

          Pero ese concepto es insostenible
          Lo real existe. Y el dios subjectivista-trascendenttalista no tiene motivo para crear ad extra (no hay valor ad extra). Ergo, Dios no es así.

          Menos, una cosa. Dios no es un ente. Es, pero no existe.

          Por favor, no opine sin la debida preparacióm.



          Anónimo
          24/11/2009 a las 8:37 pm

          Sin la debida preparación
          Jajaja, bueno que le vamos a hacer, ya veo como están las cosas. Supongo que por preparación se refiere a pensar como usted piensa y a aceptar acríticamente lo que usted dice. Amén. Que suerte tengo de poder hablar a una persona más brillante que el propio Spinoza (que no tenía “la debida preparación”).



          Anónimo
          25/11/2009 a las 2:25 am

          Lo felicito por la academicidad de su respuesta
          Se ve bien que no sabe de qué se trata y no quiere enterarse.
          Chau



          Anónimo
          25/11/2009 a las 1:37 pm

          Lo felicito por su intromisión parcial y sesgada
          Se ve bien que no quiere enterarse (y no sabe, posiblemente) del tema en cuestión. Me gustaría ver como hace ese mismo comentario a todos los usuarios que han vertido sandeces en este post en particular



          Anónimo
          25/11/2009 a las 3:40 pm

          Lo congratulo por reconocer que usted se puso afuera
          Lo de contestarle a los otros sandios, como me pide, lo consideraré. Usted ya omitió acusar recibo de los tecnicismos de arriba; es señal de que no los reconoció.



          Anónimo
          23/11/2009 a las 5:50 pm

          ¿Me permitirías una pequeña opinión más, sobre caos/complejidad?
          Los campos que describes (teorías de la complejidad, termodinámica lejos del equilibrio, sistemas complejos, teoría del caos, autoorganización, redes complejas, etc.) dependen todos ellos de los nuevos esfuerzos políticos de platonización, es decir, de cierta permutación ilegítima complicada de explicar: la conceptualización del significado de “ser” como un predicado. A través de ese recurso, nada novedoso y dependiente a su vez de la teoría rabínica de los denominados “aspectos”, se viene produciendo, fomentando y autosustentando en ciencias naturales un reduccionismo a lo estructural, que puede desarrollarse útilmente para describir cualquier cosa con excepción de lo que no tiene estructura, por ejemplo sensaciones y emociones.

          Por tal motivo con cualquiera o todos esos recursos no podrías abordar la producción encefálica de estas, menos la selección natural de la producción oportuna de sus variedades, y menos pues el ajuste cognoscitivo al medio de parte de los organismos con psiquismo, ni la ingeniería de esos medios — ni siquiera la taxonomía de aquellas variedades.

          Te encerrarías como Maturana y adláteres, y tantos anglos y anglodependientes, en el estructuralismo que presupone el corte platonista entre lo que ellos estiman verdadera realidad (las Ideas) y lo que estiman pura apariencia (lo conocido por los sentidos), condenado a ingeniártelas para ocuparte de ingenios pero impedido por siempre de investigar e implementar tecnológicamente esas realidades que no pueden reducirse a dispositivos, por incluir componentes que no son estructuralidades.

          En cambio, la biiofísica relativística, que por supuesto incluye (aun sin armonizar) los aspectos cuánticos del tejido, te exige (por un teorema de conservaciones) reconocer la realidad de aquellos componentes que no son estructuralidades.

          De ubicarte profesionalmente como científico en esa área temática, no te afectará que las platonizaciones sean un medio de dominación por todo el mundo, que puritanos ingleses y afines juren que los psiquiismos no existen en la naturaleza y por ende son ajenos a la física y que los agnósticos y ateos en física juren que tales psiquiismos pueden reducirse a dispositivos y estructuralidades, los que harta celebridad ganaron para Descartes y Lacan. Te lo digo con la sana intención de apartarte de ambas malas compañías 🙂

          Pero ante la prevalencia que las perspectivas de esas malas compañías han tomado entre los recursos intelectuales públicos, veo muy probablemente infructuosos los señalamientos de esta modesta cartita. No te preocupes: te deseo lo mejor, pero rompiendo se aprende 🙂
          Muy cordialmente,



          Anónimo
          23/11/2009 a las 11:00 pm

          Nuevas leyes para una biología general
          El enfoque de las teorías de la complejidad más que hacer enfasis en la estructura pone su foco de actuación y comprensión en el sistema como un todo. Atendiendo a las propiedades que emergen ya no de la estructura misma, sino de las interacciones que se dan entre sus componentes. El todo no se puede reducir a sus partes, ni siquiera a su estructura. Por eso mismo huye de todo reduccionismo.

          La fortaleza de este enfoque reside en su pluralidad de actuación en los distintos niveles de constitución de la realidad. Desde la regulación génica, pasando por el metabolismo y la emergencia de patrones cerebrales (de consciencia) como epifenómeno de las interacciones neuronales, hasta las redes ecológicas. La utilización de redes complejas en ecología evolutiva es ya una realidad, con un futuro alentador.

          Lejos de negar un psiquismo potencial a diversas formas de vida, lo que hace es darle una potente herramienta para entender su origen y funcionamiento. Desde la bacteria más sencilla hasta el ser humano, la vida intercambia información con el medio y es capaz de vencer la incertidumbre (en esto hay grados, por supuesto, siendo los humanos los seres con mayor capacidad para anticipar los cambios del medio). Desde un enfoque sistémico (que no estructural) el estudio de esta lucha contra la incertidumbre se torna inteligible.

          El estudio de las propiedades emergentes en un sistema complejo desecha el dualismo como hipótesis de trabajo, ya que trata de dar una explicación natural lejos de cualquier vitalismo o separación entre materia y espíritu. Lo que nosotros sentimos como un “yo” no sería sino un producto emergente de nuestra actividad neuronal. Se puede estar de acuerdo o no con esto, y entiendo que a un católico se le puede tornar dificil o quizá imposible aceptar la explicación de nuestra individualidad e inteligencia mediante un modelo naturalista, pero la ciencia, en su conjunto, van hacia esta vía.

          Un saludo cordial



          Anónimo
          24/11/2009 a las 5:55 pm

          No me he explicado bien sobre tendencias de la biología general
          Ni, falto de tiempo, podría mantener la profusa correspondencia para hacerlo. Pero tu nota revela no una diferencia de opinión, sino cierta distancia del área que yo quise señalar. Aclaro un poquito más.

          Precisamente el “foco en los sistemas como un todo” es estructural. Por eso lo sindico como tal. Viví demasiado el estructuralismo de los ’50 y ’60 como para no reconocerlo de muy lejos.

          También recuerdo cuando Miller lo quiso disfrazar para el baile del ’68. Justo cuando Nichols y un amigo mío judío fallecido hace pocos años abordaban los disipativos hipercompllejos, ya bien lejos de las células de Bènard. Esos y otros muchos personajes coincidían todos en pasar de la etiqueta “estructuralismo” a la de “sistemas”. ¡Ganó mucho prestigio este comodín!

          Por eso, mi buen amigo, cuando yo digo “estructuralismo” tú ráyate. No pretendas diferenciar ningún sentimiento ni sensación.

          Es que ningún sistema descripto por esas disciplinas contiene nada carente de estructura – y los componentes últimos, preténdese, se disuelven en la indeterminación microfísica.

          Pero tu sistema neuronal opera por sensaciones, carentes de estructura. Sin ellas muchos de tales sistemas no hubieran podido ser seleccionados, ya que su nutrición y reproducción depende de ese eslabón causal. Sin ellas, como te mencioné aunque tal vez hubiera debido destacarlo mucho más, no se hubiera logrado nada de ajuste cognoscittivo al ambiente. Jamás se hubieran superado en la adaptación los límites internos de los formalismos que describen a (pongo “a” para marcar el objeto directo) las máquinas de Tturing.

          No puedo escribirte mucho más, pero espero haberte planteado un enigma, o tal vez con suerte una anomalía… ¡pues que me he levantado kuhniano hoy!

          Sin embargo lo que queda por comentar de tu carta toca asuntos cruciales. Apenas puedo mencionarte dos. Todo el resto de tu carta adhiere, y con afecto debo decir acríticamente, a la confusión de moda en los “consc. studies”: entre psiquuismo y mente.

          Por eso necesitas y pretendes explicar como “emergencia” lo que en microfísica se ve de otro modo. Eso es lo crucial …

          Pero no puedo seguir, falto de tiempo, ni creo útil escribir sobre estas cosas. ¿Por casualidad estás o puede ponerte en Skype? Así podríamos charlar, como a veces lo pude hacer con otr@s f@ristas.

          Si no puedes, te ruego te “insegurices” y busques en Google materiales sobre los puntos que te mencioné en mi nota anterior.

          Saludos,



          Anónimo
          24/11/2009 a las 6:44 pm

          No dispongo de Skype
          Como bien dices creo que se generaría una conversación muy extensa y desgraciadamente no tenemos ni el tiempo ni el espacio (no es el foro adecuado) para realizarla. No estoy de acuerdo con algunas de las afirmaciones o valoraciones que haces, aunque supongo que también influirá la forma precipitada en la que hemos ido intercambiado pareceres. Te pediría que me facilistases parte de la bibliografía (por lo menos los autores más representativos) en la que basas estos puntos de vista para poder leerla con mayor quietud y sopesar mejor su contenido. Gracias de antemano

          Un saludo

          Pd: Si quieres, o tienes tiempo, para leer algo de la situación actual de las teorías de la complejidad te recomendaría un par de libros de alta divulgación que me parecen bastante brillantes:

          -La biología del futuro. ¿Qué es la vida? cincuenta años después. Edición de Michael P. Murphy y Luke A.J. O’Neill. En el que intervienen con artículos Stuart Kauffman, Manfred Eigen, Lewis Wolpert, Roger Penrose, James J. Kay, entre otros.

          -La termodinámica de la vida. de Eric D. Schneider y Dorion Sagan.

          Ambos libros están editados en castellano por la editorial Tusquets, en la colección Metatemas (una gran colección de ciencia, para pensar la ciencia)



          Anónimo
          25/11/2009 a las 4:33 pm

          Reduccionismo estructuralista y teoría de la complejidad
          Gracias a tí por las refs. de alta divulgación sobre teoría de la complejidad. Pueden seguramente servirle a otros seguidores de esta línea de comentarios; por mi parte yo trabajé un año en Göttingen con uno de los autores que tu citas y he publicado bastante sobre ese asunto, criticando sus limitaciones tanto como aportando cálculos en la línea de XChaitin.

          Pero me temo que, lamentablemente, aún no logré hacerte ver que la complejidad no puede generar entidades carentes de estructura, como las que te señalé.

          Ni qué otros eventos físicos constituyen alternativas a la emergencia.

          De modo que no creo que puedas evitar seguir asumiendo el equívoco de que la complejidad sí puede hacerlo, a saber, generar entidades carentes de estructura (equívoco derivado de la metábasis o traducción a las ciencias físicas de una prefiguración de nivel completamente diferente, la de que ser es una ppredicación y que, por ende, el mero pensar puede producirlo), y, debido a eso, encaminarte profesionalmente hacia el área que te sugerí evitar porque la creo improductiva (aunque bien puedo estar equivocado, pero ya te expuse mi motivo) para el desarrollo central de la biología general en el futuro.

          Como -aunque tal vez no te percates- tienes mayor amplitud de miras por ser de cultura latina (¡aunque Mat. y Varela también!) y venir de la biología y no desde las matemáticas, pienso que seguramente te darás cuenta de eso que te digo, tras haber trabajado un tiempo en esa área. Göttingen es un buen lugar para que un latino sienta pronto la estrechez de aquella prefiguración; en Oxford son más disimulados. Releyéndote, me parece que el reduccionismo estructuralista (llámeselo como se lo llame: estructuralismo, teor. de sistemas, t. de la complejidad y conexas, caos y biofractales, quasispecies model, etc.) te queda chico: ojalá no me equivoque.

          En cuanto a las referencias que me pides sobre los temas que te sugerí en corresponencias anteriores, cualquier búsqueda en Google te encaminará adecuadamente. Eso sí, hay más trabajos en inglés y alemán que en castellano, pero algunos importantes están en nuestra lengua nativa.

          Por favor avisame acá si te pones en el Skype u otro teléfono gratuito y quieres comentar ocasionalmente esos temas; cordial saludo,



          Anónimo
          25/11/2009 a las 9:48 pm

          Escuela neurobiológica argentino-germana
          ¿Ando muy desencaminado buscando artículos de esta escuela? He encontrado artículos de Mariela Szirko, Diego Luis Outes, Christofredo Jakob.

          Por curiosidad, ¿con que autor, de los que mencioné, trabajó en Göttingen? Reconozco que siento una envidia sana!

          Un saludo



          Anónimo
          26/11/2009 a las 12:53 am

          Respondo
          1. Con Eigen; 2. Sí, esa es una línea agnóstica muy respetada y estudiarlos serviría para el propósito presente.
          Saludos,



          Anónimo
          24/11/2009 a las 12:19 am

          Rompiendo se aprende
          Antes se me olvido comentar esta última frase!. No puedo estar más de acuerdo con ella (siempre que la ruptuta o “heterodoxia” sea viable).

          Mi postura frente a la situación actual del neodarwinismo es crítica; creo que es un paradigma en crisis (muchos datos experimentales necesitan una explicación “dura” que no es compatible con el marco teórico actual, eminentemente reduccionista) y que debe ser superado en las próximas décadas.

          Los soportes en los cuales se basa para explicar los cambios de sistema deben reformularse; ya no es sostenible concebir la información biológica como un sistema cerrado, sin intercambio con el medio, y la variación de forma estocástica bajo una dinámica interna (mutaciones al azar). El ambiente puede inducir fenómenos directos e indirectos (procesados por el fenotipo) a modo de bucle de retroalimentación en el sistema.

          Espero que en los proximos años tengamos una biología más acorde con la realidad de los procesos biológicos, porque como bien dice Wagensberg (podrás ver que tengo predilección por este autor 😉 ):
          “La naturaleza no tiene la culpa de los planes de estudio y de los proyectos de investigación de escuelas y universidades”

          Un saludo cordial



    Anónimo
    17/11/2009 a las 10:07 pm

    AL ARROGANTE QUE CONFUNDE CATOLICOS CON HEREJES
    Mire, don, a los católicos no nos aplique el tratamiento que corresponde a protestantes de habla inglesa y sus bien forrados emisarios.

    Al revés de ellos, nosotros mirando el cielo vemos la evolución, y el litio que escaseando en su cabeza no alcanza a morigerar su páthos sabemos que se formó hacer cerca de 13700 millones de años, no demasiado lejos del big-bang local (mientras que la mayoría del carbono que ahora forma su cuerpo no se formó antes de unos cinco mil millones de años ha).

    Fue una pena que esta sencilla cuestión no se esclareció aun más en los comentarios, aunque me permito rogarle que trate de meditar sobre el mío titulado

    “MÁS FÁCIL, CUMPA ALBOROTAO: OLVIDE LOS FÓSILES, MIRE LA LUNA…”

    Sí, fue una pena que el cumpa no hubiera jugado el papel de Sócrates para evitar malos entendidos como el suyo. En jin…

    Después vino el otro infeliz que copió y pegó acá 15000 palabras contra los protestantes (¿no lo puede sacar, Moderador? – Es del todo ajeno al tema) y así dio pábulo a lectores superficiales y apresurados a pensar que en efecto esa era la cuestión. No, no es así; ha metido usted las de andar.

    Pero, señor, constato que no toda la cupa es suya, y veo que anda bastante acompañado.
    Cordialmente,
    Á. B. L.



Anónimo
17/11/2009 a las 6:43 pm

Madurez espiritual e intelectual
Por lo que puedo ver, usted si que presenta esa madurez espiritual e intelectual que le denega a Camus. Será que le conoció bien. Que bonito es denigrar a un autor cuando no comulga con tus ideas!

Sobre la supuesta banalidad de la frase de Cortazar… que puedo decir. Si no es capaz de ver la profundidad, la genialidad y la franca verdad del susodicho juego de palabras es que “carece de la madurez espiritual e intelectual para hallar respuesta a ese hecho”, si me permite citarle.

Quizá si todos (desde el creacionista más aferrimo al señor Richard Dawkins) fuesemos más prudentes y humildes no caeriamos en este tipo de arrogancias y puerilidades. Pienso que sería un mundo mucho más equilibrado y más sano, por que no.

Un saludo



    Anónimo
    17/11/2009 a las 9:35 pm

    LEO SUS FRASES GRANDILOCUENTES Y NADA SOBRE EL TEMA
    No está comentando en una tribuna gremial ni de café. Fundamente su desacuerdo con un mínimo de academicidad o quede como incapaz de hacerlo.



      Anónimo
      21/11/2009 a las 3:06 am

      Hablar contra un muro no es productivo
      Ya lo hice en anteriores post y no tuvo resultado (más bien recibí insultos y respuestas pueriles y dogmáticas), asi que ya no quiero perder el tiempo. Suficiente se ha dicho para quien quiera (o pueda) entenderlo. Si la frase de Cortazar o el texto de Camus no le dicen nada, me temo que 1000 palabras mias no le servirán de nada. Lo que denuncié (mayormente) en el comentario anterior es la arrogancia y petulancia tan característica de muchos de los comentarios aqui escritos.



        Anónimo
        21/11/2009 a las 5:28 pm

        REZAR EN EL MURO DE LOS LAMENTOS ES COMO HABLARLE A UNA PARED
        “Lo que denuncié (mayormente) en el comentario anterior es la arrogancia y petulancia”

        Exacto. Por eso le pedí argumentos.

        “HABLAR CONTRA UN MURO NO ES PRODUCTIVO”

        Exacto, pero otra vez se equivocó de religión. Dígaselo a los rabinos que se la pasan hablándole al Muro de los Lamentos.



Anónimo
18/11/2009 a las 1:46 am

Al Paisano
La respuesta es facil, cuando Dios creo al mundo, incluyo en sus estratos geologicos inferiores, fosiles de animales que nunca existieron.

Benigno



    Anónimo
    18/11/2009 a las 5:39 pm

    A Benigno
    Es cierto, que Dios haya creado fósiles que nunca existieron nada más que “per codere” es una alternativa. Pero no parece demasiado seria…
    Saludos
    Paisano Alborotador
    Hablando de fósiles, ¿quién resucitó este debate?



      Anónimo
      18/11/2009 a las 8:52 pm

      Lo resucitó muy confiado y con toda malicia un topo
      … que participa en una Cooperativa catalana de Consumo Agroecológico, tiene varias bitácoras ateas, jura por Dawkins y habla como catalán, pero es argentino.

      (Y progresista, por si hacen falta más señas)



      Anónimo
      22/11/2009 a las 3:57 am

      A eso lo dijo Jorge Sábato
      Es gracioso, pero quien dijo o escribió con desdén -me dijeron, no soy testigo directo- algo así como “qué saben los evolucionistas si Dios no se puso a diseminar fósiles de animales que nunca existieron”.
      Claro que -supongo-, debe ser tomado como una coz de escepticisimo del ex científico al pensamiento cientificista, por más que hay sido comunista y proclive a explicar todo con tal de dejar a Dios afuera -supongo que habrá “apostatado” de tal religión-. Pero algo es algo.

      Lo que es notorio, es la reacción que produce cuestionar el evolucionismo, hoy o ayer (el 21-11-09) hay un comentarista que tira truenos y rayo a la conferencia que cuestiona la Doctrina Evolucionista, pero con toda la alteración atomosférica de sus refucilos, no da un argumento en contra, y ahora acá en Buenos Aires, nos llueve… Ufff,

      Salutes



        Anónimo
        22/11/2009 a las 9:16 pm

        Jorge Sábato y muchos más…
        … porque si usted leyera las explicaciones predarwinianas de los restos fósiles, hallaría que esa explicación la blandieron numerosísimos teólogos y naturalistas de los siglos XVII y XVIII, especialmente en Francia y Alemania.

        Las especulaciones de usted, pues, no tienen otro fundamento que la completa ausencia de familiaridad con el tema.

        Incluya ahí su pretendida hermeneusis de “la reacción que produce cuestionar el evolucionismo”, porque se trata de otra especulación sólo existente en su afiebrada imaginación, como ha quedado a la vista más arriba…

        Uffffffffffffff…



Anónimo
18/11/2009 a las 12:41 pm

Placard
Porque lo revuelven para buscar la billetera del marido.



    Anónimo
    18/11/2009 a las 5:51 pm

    Placard II
    Totalmente de acuerdo con el comentario precedente. Pero se ve que al pobre lo tienen tan cortito que ni siquiera se atreve a firmar. ¿Tendrá miedo de que la “jabru” lo convierta en sapo?
    Y dos acotaciones bíblicas:
    1) El Génesis no dice “no es bueno que el hombre esté solo”. Según un nuevo manuscrito hallado en el Mar Muerto, la versión correcta es: “no es bueno que el hombre esté tranquilo”.
    2)Un amigo mío, algo escéptico el hombre, sostiene que San Pablo dijo “el hombre es la cabeza”… porque era soltero.
    Salud@s a todos y todas
    Paisano Alborotador



Anónimo
22/11/2009 a las 1:05 am

Lo que recomendó es una basura intelectual
Me he tomado el trabajo de buscar la obra de Baliña (o Valiña) y soportar una hora y pico de su conferencia en mp3.

Intelectualmente, es un desastre. La acumulación de falsedades es indiscutible por tratarse de una catarata de falsas descripciones, docenas de ellas. Molinos de viento, insostenibles como obstáculos excepto para quien se encapriche en caminar a su través.

Pero lo que importa es que el disertante NO se da cuenta de que todo lo que dice NO sirve como apologética.

La gracia de la Fe y el amor a Dios no merecen ser defendidas con tanta estupidez y acúmulo de falsedades. El problema es intelectual: el convencidísimo disertante, que aprobó no sé cuantas carreras donde jamás se le planteó lo relevante, no entiende cuál es la presuposición en juego y se defiende de lo que no hay ninguna necesidad de defenderse, mientras acepta la prefiguración materialista de la conexión del alma que debería negar y no lo hace (y debido a ello trata de negar la evolución del cuerpo).

¡Líbrenos Dios y su Santísima Madre de estos apologetas!



    Anónimo
    22/11/2009 a las 4:51 am

    Lea el Cap. 2 de Dei Filius, del Concilio Vaticano I, y no tema
    “La misma Santa Madre Iglesia sostiene y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza a partir de las cosas creadas con la luz natural de la razón humana: «porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de lo creado».”

    Le cité arriba la parte más pertinente, que incluye, en el mismo documento del Concilio Vaticano I, una cita del católico apóstol San Pablo, que algo sabía de apologética.
    Esta cita no hace referencia necesariamente todavía al Dios personal, pero está en camino.
    Los argumentos de esa conferencia son pertinentes, en tanto sean verdaderos, para acercar a simplemente creer en Dios, aunque no sea propiamente apologética cristiana, vinculada a ese cristianismo del que surgieron las universidades. La inteligencia de la creación es un buen “argumento” intuitivo. Los evolucionista dotan al azar, perdón, Azar, de tantos atributos, que así lo convierten en una especie de Dios.

    Su diatriba no ha presentado un sólo argumento en contrario.
    Solamente una reacción más propia de quien ha visto rechazadas sus creencias, dogmas, o doctrinas.
    Lo que justamente nos devuelve, en este caso con el ejemplo que da usted mismo, al artículo de esta entrada, en que se cita a Jean Rostand, declarando que su vinculación intelectual con la evolución es nada menos que de la índole de la creencia, lo que lo asemeja entonces a una Doctrina, bastante variable, pero que mantiene incólumne la visión de su fé, en “virtud” de la cual podrán hacerse y deshacerse cientos de “teorías” -¿no son más bien emplastos muchas de ellas?- que mantengan como la zanahora delante del burro, el manojo de expectativas derivadas de la martillada creencia.
    Su actitud parece otro indicio más de que se trata realmente de una creencia, y por tal motivo habrá sido que se descargó con tanta agresión y un sólo argumento, a mi criterio bastante discutible en su “espíritu”, aunque entiendo que formalmente cierto (nadie va a aprender los contenidos de la Fe por demostrar la endeblez de lo que se promociona, en este caso la Doctrina de la evolución).

    Es curioso si usted no nota el grado en que se encuentra tomado por tal creencia. Lo notable es que generalmente quienes adoptan posturas evolucionistas dan vuelta el argumento, y acusan de estar cegados por “creencias” a quienes ponen el evolucionismo en cuestión. En el caso suyo, usted no ha brindado las verdades con las cuales demostrar “la estupidez y el acúmulo de falsedades” que refiere (BTW, se dice “cúmulo”, no “acúmulo”).

    Saludos cordiales



      Anónimo
      22/11/2009 a las 4:58 pm

      Su acúmulo parece un cúmulo, pesado como un estrato
      Me señala que no he brindado las verdades con las cuales demostrar “la estupidez y el acúmulo de falsedades” del conferenciante. ¡Pero si he dicho bien claro que la acumulación de falsedades es indiscutible por tratarse de una catarata de falsas descripciones, docenas de ellas”.

      ¿Me toma por tonto, requiriéndome plegarme gratis a los incontables disparates y explicárselos uno por uno? ¿Cuánto me paga?

      Cosas tenedes, mio Cid, que farán fablar las piedras, / pues por cualquier niñería facéis campaña a la iglesia. No escribí una diatriba ni menos me extendí (exigiéndole a usted su diatribeé) sino un claro y sucinto comentario.

      Dije por título, LO QUE RECOMENDÓ ES UNA BASURA INTELECTUAL. Que intelectualmente es un desastre. Agregué indignado que la gracia de la Fe y el amor a Dios no merecen ser defendidas con tanta estupidez y acúmulo de falsedades. Que lo que importa es que el disertante NO se da cuenta de que todo lo que dice NO sirve como apologética. Impetré que Dios nos libre de apologetas como este, que no entiende cuál es la presuposición en juego y se defiende de lo que no hay ninguna necesidad de defenderse (la evolución de la materia), mientras acepta la prefiguración materialista de la conexión del alma que debería negar y no lo hace (cae en la trampa lockeana) y, debido a ello, trata de negar la evolución del cuerpo.

      No es mi culpa, querido hermano, si usted apurado leyó mal y no entendió mi sucinto comentario. Si la Providencia me pusiera en un largo viaje en tren como acompañante de ese gil diplomado, tal vez le explicase su acumulación de equívocos irrelevantes uno por uno señalándole que soslaya lo único científico-naturalmente central al tema, que es lo que acabo de enunciar para concluir el párrafo precedente. Pero producir en el aire o Internet ese esfuerzo de corrección que usted ahora me solicita sería torpe, imprudente y sandio.

      No me explico cómo se le ocurrió solicitármelo, a menos que pretendiera así fácilmente “triunfar” en esta conversación anónima – lo que no quiero creer, porque sería ofender su inteligencia y eso no está en mi ánimo.

      Como usted bien dice, “Los argumentos de esa conferencia son pertinentes, en tanto sean verdaderos.” Yo le aclaro que son todos falsos, una catarata de falsas descripciones, indiscutible por tratarse de docenas de ellas.

      Ahora que, si compensa usted que abandone otras cuestiones más graves y urgentes, no tengo inconveniente en explicárselos.

      Pero aun así, perdería usted de vista el punto técnico central, que no pienso repetirle por tercera vez.

      No me excita usted a cumplir con esa obligación de caridad, porque me ha descalificado injustamente, sea dándose cuenta de ello o no. Mi comentario no fue “Solamente una reacción”. Mucho menos “propia de quien ha visto rechazadas sus creencias, dogmas, o doctrinas.” Esa injusta descalificación suya exhibe que usted no advierte el punto científico-naturalmente central al tema y en vez de eso pretende tranquilizarme y me dice “no tema” – palabras del todo irrelevantes.

      Y sobre todo ello usted displicentemente me adoctrina, me dice “Es curioso si usted no nota el grado en que se encuentra tomado por tal creencia”, a la cual ataco con aquel señalamiento.

      Cosas veredes, Sancho, que non crederes…



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *