Panorama Católico

El Papa celebrará en Rito Tridentino el Comienzo del Año Litúrgico: tardía revelación de Clarín…

Revelación del diario
Corriere de la Sera. El Papa oficiará la primera misa en latín en 40 años y
crece la polémica. Será el domingo 2 de diciembre. Presidirá la ceremonia con
los viejos ritos. Para muchos es un nuevo paso del ala conservadora del
Vaticano.

Celebración. Benedicto XVI
el sábado, en una ceremonia en el vaticano. ratzinger busca su propia
revolución en el campo de la cultura y la liturgia.

Revelación del diario
Corriere de la Sera. El Papa oficiará la primera misa en latín en 40 años y
crece la polémica. Será el domingo 2 de diciembre. Presidirá la ceremonia con
los viejos ritos. Para muchos es un nuevo paso del ala conservadora del
Vaticano.

Celebración. Benedicto XVI
el sábado, en una ceremonia en el vaticano. ratzinger busca su propia
revolución en el campo de la cultura y la liturgia.

Julio Algañaraz
VATICANO
CORRESPONSAL
jalganaraz@clarin.com

Aunque se la esperaba, ha
causado impresión en los ambientes católicos, sobre todo dentro del Vaticano,
la noticia propalada ayer por el Corriere della Sera de Milán: Benedicto XVI se prepara a celebrar la
primera misa en latín de un Papa en los últimos cuarenta años. El Pontífice
habría elegido el domingo 2 de diciembre, primer día de la celebración del
Adviento -el tiempo de preparación para la Navidad-, para presidir una
ceremonia con los viejos ritos.

El gesto de Joseph
Ratzinger sirve para dar impulso a la
"liberalización" de la misa en el antiguo rito preconciliar, que
según muchos servirá ante todo como un nuevo paso en el alejamiento del
Concilio Vaticano II, en el que están empeñadas las conservadoras cumbres de la
Iglesia Católica.

El Papa está empeñado en liderar
su propia Revolución Cultural en los campos de la cultura y la liturgia
católicas. Ha ordenado obispo al sacerdote milanés Gianfranco Ravasi, quien
pronto cubrirá el estratégico cargo de "ministro de la Cultura" de la
Santa Sede y será nuevamente promovido, esta vez al cardenalato.

En la misma onda, están contados los días del maestro de
ceremonias litúrgicas del fallecido Juan Pablo II y hasta ahora del mismo papa
Ratzinger, el arzobispo italiano Piero Marini.

Marini es un partidario abierto de la misa reformada que gestó el
Concilio Vaticano II en 1962-65 con sus vientos renovadores y que promovió
Pablo VI, que en 1970 puso en vigor las nuevas normas. Benedicto XVI es un
tradicionalista y cree que monseñor Marini es muy proclive a las "escenografías
litúrgicas" que tanto gustaban a Juan Pablo II y que tanto detesta el
nuevo Papa.

Por eso se ha conseguido,
informa el vaticanista Luigi Accatoli en el Corriere della Sera, un nuevo
maestro de ceremonias litúrgicas, que tiene el mismo apellido que el actual. Se
llama monseñor Guido Marini y es de Génova, donde el poderoso secretario de
Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, que fue arzobispo de la ciudad xeneize,
lo tuvo como apreciado "cerimoniere".

El Papa quiere dar una señal clara en favor de sus decisiones de
reimplantar el viejo rito de la misa tridentina (por el Concilio de Trento, del
siglo XVI) del Papa San Pío V, con la reforma final que hizo en 1962 Juan XXIII
poco antes de que el Concilio impulsara la nueva liturgia.

Con el beneplácito del Papa
hubo misas en latín con el viejo rito en la basílica de Santa María la Mayor,
en Roma, y en el santuario de la virgen de Loreto.

La facultad para los
sacerdotes de dar la misa en latín si se la pide un grupo de fieles ha sido recibida sin ningún entusiasmo por
la mayoría de los 5.000 obispos de la Iglesia en el mundo. Es más, el
"vescovo" de Caserta, en el sur de Italia, monseñor Raffaelle Nogaro,
conocido por sus posiciones progresistas, directamente prohibió que la misa en
latín fuera celebrada.
"A los fieles hay que ofrecerles algo válido y
educativo, no ocasiones de desorientación. Creo que atontarlos con imágenes
sacras es coreografía", dijo monseñor Nogaró.

Hasta ahora no han llovido
los esperados fúlmines sobre este obispo, pues en las cumbres vaticanas no
quieren que se desate una guerra en torno al tema de la misa en latín. Ya la
asociación de los especialistas en liturgia y la orden de los padres dehonianos
afirmaron que la decisión del Pontífice representa "un salto en el pasado
que reactualiza las divisiones" en la Iglesia, minando en forma explosiva
"la renovación conciliar".

Son los grupos
ultraconservadores, especialmente los cismáticos partidarios del obispo francés
monseñor Marcel Lefebvre, fallecido hace una década, los más contentos con la
restauración de la misa en latín.

La reforma litúrgica tuvo
un éxito enorme en la Iglesia porque adaptó los ritos a la universalidad de los
1.100 millones de fieles.

En el viejo rito de la misa
tridentina, el celebrante oficia en latín dirigido al tabernáculo y de espaldas
a los fieles, cuya participación es limitada a pocos momentos. El canto
gregoriano es la única música admitida en misa. Nada de guitarreadas e
instrumentos folklóricos, que el actual Papa detesta.

En la misa actual se usan
las lenguas nacionales y no sólo el latín. Los laicos participan en las
lecturas bíblicas, celebrantes y fieles se intercambian el saludo de la paz,
las músicas pueden ser elegidas con libertad y hay mucha flexibilidad en el uso
de los cánones y lecturas eucarísticas.

En su "motu
proprio" (por iniciativa propia) de Benedicto XVI el 7 de julio último,
que reimplantó la misa en latín, el Papa afirmó que ésta no afecta la
celebración de la misa reformada. Pero crecen los temores de que tras un
período de prueba, el latín, algunos viejos ritos y la música sacra serán
introducidos en la misa del Concilio Vaticano II.

límite. Actualmente los
electores son 104, así que en el próximo Consistorio serán nombrados al menos
16 cardenales.

Además de Sandri que
encabeza la lista, por la América latina recibirá el bonete cardenalicio el
arzobispo de San Pablo, monseñor Odilo Pedro Scherer.

Vaticano. Corresponsal

www.clarin.com

Comentario Druídico: El hermano … corresponsal en el Vaticano del fraternal … diario Clarin ha profetizado como Caifás. Claro que es fácil profetizar lo que ya se
ha dicho antes. Todas las “novedades” que “anticipa” ya se han comentado en
este sitio. Además, Argañaraz pone un poquitín de veneno y desinformación.
Según algunos blogs, ya son unos 500 los obispos
que han celebrado la misa
tradicional (es decir un 10% del episcopado). No está tan mál. Asimismo más de
60 institutos religiosos
(sin contar los vinculados a la FSSPX) ya
le vienen celebrando regularmente. Dentro de algunos años podremos decirle al
amigo Algañaraz: ¿“Te acordás hermano … de la “misa nueva”? Y esto téngase
por profecía druídica.

Nota: Este Druída ha profetizado, pero se equivocó de diario: Algañaraz es columnista de Clarín… El paganismo está en decadencia.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *