Panorama Católico

El Papa introduce 200 enmiendas al documento final de la CELAM

El Vaticano modificó un texto clave de los obispos latinoamericanos

Son 200 cambios al escrito de una comisión que lideró el argentino Jorge Bergoglio.


El Vaticano modificó un texto clave de los obispos latinoamericanos

Son 200 cambios al escrito de una comisión que lideró el argentino Jorge Bergoglio.

EN CONFLICTO. EL PAPA ALEMAN BENEDICTO XVI INAUGURO LA CONFERENCIA DEL CELAM EN MAYO DE ESTE AÑO.

Julio Algañaraz ROMA CORRESPONSAL
jalganaraz@clarin.com


El documento final que aprobaron los 266 obispos de las conferencias episcopales latinoamericanas en la asamblea del CELAM fue alterado con más de 200 enmiendas
en el documento "oficial" que aprobó el papa Benedicto XVI en el
Vaticano. Las acusaciones de haber "adulterado" el texto son muy
fuertes en Brasil, donde el diario O Estado publicó un artículo
con críticas de religiosos y del cardenal primado brasileño, arzobispo
de Salvador de Bahía, Geraldo Majella Agnello.

El Papa
inauguró la Quinta Conferencia de los obispos latinoamericanos el 13 de
mayo en el santuario de Aparecida, en las afueras de San Pablo,
poniendo fin además a una visita a Brasil que había iniciado el día 9.

Según
laicos y religiosos que participaron en la asamblea episcopal de
Aparecida, el documento que aprobó el Papa tiene 200 cambios respecto
al que aprobaron los obispos latinoamericanos. Algunos cambios son
menores, con correcciones gramaticales y de redacción. Pero otros, afirman los que protestan, "son conceptuales y de contenido".

El
cardenal Majella Agnello se mostró irritado y reclamó que la versión
original del documento sea restaurada. Pero el nuevo presidente del
CELAM, el arzobispo de Aparecida, Raymundo Damasceno Assis, dijo que
era muy difícil que el texto aprobado por Benedicto XVI sea nuevamente
modificado.

Majello Agnello, como presidente de la Conferencia
Episcopal Brasileña (la principal del mundo católico), fue uno de los
que consignaron el documento final de la conferencia al Papa. "Yo creí
que estaba consignando al Papa el texto original", señaló. Con una dosis de ingenuidad,
el arzobispo de Salvador afirmó que los cambios habían sido seguramente
hechos fuera del Vaticano "porque el Papa respeta a los obispos". Hay
que recordar que la comisión de redacción del documento fue presidida por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio.

Los
que protestan consideran que las enmiendas fueron realizadas por el
cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz como presidente del CELAM y
por el obispo argentino monseñor Andrés Stanovnik, quien hasta la
reunión de Aparecida era el secretario de la asamblea de obispos
latinoamericanos.

En Internet se hallan listas comparadas de los 200 cambios. Los más significativos se refieren al ríspido tema de las Comunidades Eclesiales de Base,
una experiencia de la Iglesia en América latina que se difundió sobre
todo en Brasil, apoyada por los miembros de la Teología de la
Liberación. Es notorio que en el Vaticano se combatió sin descanso el fenómeno,
sobre todo desde el bastión de la ortodoxia, la Congregación para la
Doctrina de la Fe, que durante 23 años comandó el entonces cardenal
Joseph Ratzinger, principal colaborador del papa Juan Pablo II y que es
hoy su sucesor.

Fue Ratzinger, con el respaldo total del pontífice polaco, el encargado de decapitar a los teólogos de la liberación,
sancionándolos con duras medidas disciplinarias y con una tajante
condena, como el documento de 1984 que condenó al movimiento acusándolo
de radicalidad ideológica marxista. El cardenal Errázuriz
afirmó en Santiago de Chile estos días que en el documento definitivo
aprobado por el Papa "no hay ningún cambio contra la voluntad de los
obispos".

Errázuriz reconoció que los cambios sobre el tema de
las comunidades de base habían irritado "a muchos grupos en Brasil y
otros países". Pero afirmó que la experiencia de las comunidades "no
fue en todas partes muy bien llevada: algunas fracasaron y otras fueron
fecundas".

El purpurado chileno, cuyo mandato como presidente
del CELAM concluyó con la asamblea de Aparecida, pidió "olvidar" las
polémicas por los cambios ("que ponen contento sólo al demonio") y
minimizó el asunto, afirmando que el documento fue revisado en el
Vaticano y que algunos "ministerios" del Papa pueden haber querido
mejorar aspectos formales y "precisar un poco" algunas frases. Las
palabras del cardenal Errázuriz no hacen sino confirmar lo que todos
saben: que como siempre en las cumbres vaticanas los documentos de este tipo son revisados y repulidos,
incluso con la intervención del Papa de turno, que es quien
naturalmente los aprueba después de que se hacen los cambios que quiere.

Comentario Druídico: Llamativo: las enmiendas modifican las conclusiones sobre los grupos eclsiale de base y las corrientes vinculadas a la Teología de la Liberación. Si el Card. Errázuriz puso mano, parece haber tenido un mandato papal. Otro tema a considerar: ¿cómo queda el redactor en jefe de los textos, Card. Bergoglio, ante esta situación?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *